publicidad

Obama se atreve contra el petróleo y el carbón

Obama se atreve contra el petróleo y el carbón

El presidente de EEUU marca el camino de la transición energética en su último discurso de la Unión.

Obama se atreve contra el petróleo y el carbón GettyImages-141669723.jpg

Por Clemente Álvarez: @clementealvarez

En su último discurso del estado de la Unión, Obama volvió a mostrar su enorme determinación para impulsar la transición que deje atrás las energías sucias. Un mensaje para EEUU, pero también para el resto del planeta. Después de lo ocurrido en la Cumbre del Clima de París, aquí va otra señal muy clara del fin del dominio de las poderosas industrias del petróleo y el carbón. Y es que se trata nada menos que un presidente de EEUU el que marca la dirección: “en lugar de subsidiar el pasado, tenemos que invertir en el futuro”, dijo Obama.

“¿Cómo hacer que la tecnología trabaje para nosotros, y no contra nosotros, especialmente cuando hay que resolver desafíos urgentes como el cambio climático?”. Esta fue señalada por el presidente como una de las cuatro grandes preguntas a las que debe responder EEUU, independientemente de quién sea el siguiente presidente o quién controle el futuro Congreso.

Dentro de este apartado, Obama se centró principalmente en la transición hacia las energías limpias. “Hace siete años, hicimos la mayor inversión en energía limpia de nuestra historia. Aquí están los resultados. En campos de Iowa a Texas, la energía eólica es ahora más barata que las más sucias convencionales. En los tejados de Arizona a Nueva York, la energía solar está ahorrando a los estadounidenses decenas de millones de dólares al año en sus facturas energéticas, y empleando a más estadounidenses que el carbón –en trabajos de media mejor pagados–”, destacó el presidente, que señaló otro cambio esencial para los ciudadanos: “Estamos avanzando para dar a los propietarios de las casas la libertad de generar y almacenar su propia energía”, algo que, como explicó, ha unido a algunos ambientalistas y miembros del Tea Party.

publicidad

“Mientras tanto, hemos cortado nuestra importaciones de petróleo foráneo cerca del 60% y hemos reducido la contaminación de carbono más que ningún otro país en la Tierra. El gas por debajo de los dos dólares el galón tampoco está mal”. Subrayó el presidente, que no habló del enorme impulso dado también durante su mandato a los combustibles fósiles alternativos, como el shale gas o el fracking.

Con todo, hay que reconocerle a Obama su valentía para colocarse delante de una industria con un enorme poder en EEUU. “Ahora tenemos que acelerar la transición para dejar atrás la energía sucia”, señaló el presidente. “En lugar de subsidiar el pasado, tenemos que invertir en el futuro, especialmente en comunidades que depende de los combustibles fósiles. Es por eso que voy a impulsar cambiar la forma en la que se gestionan nuestros recursos de petróleo y carbón, para que reflejen mejor el coste que suponen para los contribuyentes y nuestro planeta”.

El presidente no detalló cómo piensa hacerlo, pero no hay que olvidar que para conseguir que el aumento de la temperatura media del planeta se quede muy por debajo de 2 °C (3.7°F) –intentando limitarlo a 1.5 °C– deben dejarse bajo tierra gran parte de las reservas de estos combustibles fósiles.

De alguna forma, en su último discurso el presidente marcó el camino hacia la transición energética: energías renovables, más participación del ciudadano, internalización de los costes del petróleo y carbón… Según defendió, se trata de una forma de crear empleo y ahorrar dinero, pero también de garantizar la seguridad.

publicidad

“El cambio climático es solo una de las muchas cuestiones en las que nuestra seguridad está vinculada a la del resto del mundo”, comentó Obama. “Cuando conducimos casi a 200 naciones al acuerdo más ambicioso de la historia para luchar contra el cambio climático esto ayuda a los países vulnerables, pero también protege a nuestros hijos”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad