publicidad

Así es el duelo de la madre de una víctima de la Mara Salvatrucha: "Ella es una policía en el cielo"

Así es el duelo de la madre de una víctima de la Mara Salvatrucha: "Ella es una policía en el cielo"

En septiembre se cumplió un año de la muerte de Kayla Cuevas quien junto a su amiga Nisa Mickens fue asesinada por la Mara Salvatrucha. Evelyn Rodríguez, la mamá de Kayla, relata cómo era su hija y las circunstancias que rodearon su muerte.

"Era mi pequeña valiente": El duelo de una madre víctima de la violencia de la MS-13 en Nueva York Univision

LONG ISLAND, Nueva York. - Desde que Kayla Cuevas murió hace un año a manos de la Mara Salvatrucha, Evelyn Rodríguez, su madre, no ha podido soñar con ella. Un largo silencio ocupa el espacio donde estamos con ella cuando reflexiona sobre esa falta.

La ve, sin embargo, al pensar en las memorias de los 16 años que tuvo a Kayla en su hogar. "Ella decía que si no lograba convertirse en una baloncelista profesional, el cumplimiento del orden sería su carrera, siempre lo decía. Hacía que le tomara fotos con policías en el 7-Eleven, se tomaba selfies, les hacía preguntas. Estaba tan fascinada con lo que hacían".

publicidad

Muchos le dicen a Evelyn que Kayla es una policía en el cielo. "Ella está ayudando a la policía a abrir más puertas. Si no hubiese sido por ellas, por la tragedia que le pasó a mi hija y a Nisa (Mickens), no hubiesen encontrado a los otros individuos", reflexiona.

Unos días después de sus muertes, las autoridades hallaron los cuerpos de Miguel García Morán y Oscar Josué Acosta quienes llevaban meses desaparecidos y, como Kayla y Nisa, estudiaban en la Brentwood High School de Long Island.

"Así que dicen que Kayla está abriendo las puertas. Y sé que ella está jugando baloncesto, tiene un aro especial", menciona Evelyn con ternura.

Tal como iban juntas en la vida, Kayla y Nisa encontraron la muerte aquel 13 de septiembre, víspera del cumpleaños de Nisa. Esa noche, un año atrás, los padres de Nisa planificaban la fiesta de los 16 años de su hija. De acuerdo con Evelyn, Kayla y Nisa eran como hermanas que se cuidaban la una a la otra. "Mi hija nunca la hubiese dejado sola y Nisa nunca hubiese dejado sola a mi hija".

"Era mi bebé", dice Evelyn, al inevitablemente sollozar su pérdida mientras la evoca con mirada tan desolada como estoica desde un sofá en Suffolk.


El vacío que se le ha quedado es el mismo de todas las familias que han perdido a sus hijos por la MS-13 en Long Island.

"Mami, ven búscame"


Cuando Evelyn dejaba a Kayla en la escuela, ella asegura que la personalidad de su hija cambiaba. "Solían decirle nombres, decirle cosas inapropiadas, mandaban a que otros estudiantes la empujaran para poder comenzar una pelea y, en muchas, muchas ocasiones Kayla se alejaba", relata quien recuerda llamadas o mensajes de texto de su hija que leían, “Mami, ven búscame, hoy no es un buen día”.

Durante una audiencia el pasado junio sobre esta pandilla en Long Island, Evelyn expresó con impotencia: "Quedé desamparada emocionalmente porque no pude protegerla de estos salvajes que son unos asesinos desalmados".

El mundo de Evelyn colapsó, agregó ella en aquel entonces, cuando supo que su Kayla "fue brutalmente asesinada por el mismo grupo de niños involucrados en la pandilla MS-13 que le hizo bullying en la escuela por los últimos dos años".

publicidad

La madre cuestiona lo que considera falta de acciones de parte de las autoridades escolares. "Si un muchacho va al director o al decano y le dicen que fueron amenazados por alguien, ¿por qué no toman el teléfono y llaman a la policía?".

Con ánimo combativo al abundar en sus críticas a la escuela, Evelyn manifiesta: "¿Cuántas vidas hubieran podido salvar si simplemente hubiesen levantado el teléfono y hubiesen permitido que las fuerzas del orden se involucraran e hicieran su trabajo?".

La Brentwood High School, a juicio de Evelyn, negaba que hubiese un problema. "Hago a la escuela responsable por lo que le ocurrió a mi hija, porque luché con ellos durante dos años y no hicieron nada, y siguen sin hacer nada por los otros niños", sostiene con una frustración que matiza sus palabras.

Evelyn no discute lo que sucedió en esos últimos días de Kayla pero asegura que se produjo una situación el primer día de clases que "no fue abordada de la forma apropiada".

Félix Adeyeye, portavoz del distrito escolar de Brentwood que engloba a escuelas como la secundaria donde Kayla, Nisa y otras víctimas de la MS-13 estudiaban, sostiene que a través de cada incidente de Kayla, tienen documentación que intervinieron de alguna forma u otra.

Homicidios relacionados con la Mara Salvatrucha en Long Island

Nueva

York

LONG ISLAND

SUFFOLK

Nueva

York

NASSAU

Central Islip

KINGS

QUEENS

Brentwood

EDAD

ASESINATO

LUGAR

Nisa Mickens

Kayla Cuevas

Miguel García Morán

Oscar Josué Acosta

Dewann A.S. Stacks

José Peña H.

Esteban Alvarado

Justin Llivicura

Jorge Tigre

Jefferson Villalobos

Michael López B.

15

16

15

19

34

18

29

16

18

18

20

2016

2016

2016

2016

2016

2016

2017

2017

2017

2017

2017

Nueva

York

LONG ISLAND

SUFFOLK

Nueva

York

NASSAU

Central Islip

KINGS

QUEENS

Brentwood

EDAD

ASESINATO

LUGAR

Nisa Mickens

Kayla Cuevas

Miguel García Morán

Oscar Josué Acosta

Dewann A.S. Stacks

José Peña Hernández

Esteban Alvarado Bonilla

Justin Llivicura

Jorge Tigre

Jefferson Villalobos

Michael López Banegas

15

16

15

19

34

18

29

16

18

18

20

2016

2016

2016

2016

2016

2016

2017

2017

2017

2017

2017

Nueva

York

LONG ISLAND

SUFFOLK

Nueva

York

NASSAU

Central Islip

Brentwood

KINGS

QUEENS

EDAD

ASESINATO

LUGAR

Nisa Mickens

Kayla Cuevas

Miguel García Morán

Oscar Josué Acosta

Dewann A.S. Stacks

José Peña Hernández

Esteban Alvarado Bonilla

Justin Llivicura

Jorge Tigre

Jefferson Villalobos

Michael López Banegas

15

16

15

19

34

18

29

16

18

18

20

2016

2016

2016

2016

2016

2016

2017

2017

2017

2017

2017

EDAD

ASESINATO

LUGAR

Nisa Mickens

Kayla Cuevas

Miguel García Morán

Oscar Josué Acosta

Dewann A.S. Stacks

José Peña Hernández

Esteban Alvarado Bonilla

Justin Llivicura

Jorge Tigre

Jefferson Villalobos

Michael López Banegas

15

16

15

19

34

18

29

16

18

18

20

2016

2016

2016

2016

2016

2016

2017

2017

2017

2017

2017

Nueva

York

LONG ISLAND

SUFFOLK

Nueva

York

NASSAU

Central Islip

KINGS

QUEENS

Brentwood

FUENTE: Documentos judiciales y reportes de prensa.| Mariano Zafra UNIVISION

"En el suelo de la escuela, en horas escolares, Kayla estaba segura. Nosotros brindamos cada recurso que pudimos para asegurarnos que ella y los demás estudiantes estuvieran seguros en campus", menciona Adeyeye bajo un árbol en el estacionamiento de la secundaria de Brentwood.

Adeyeye afirma que oficiales de la escuela -del edificio y la administración central- tomaron pasos para remediar la situación, incluyendo acercamientos de la escuela a los padres de Kayla para discutir el tema.

Sin embargo, Evelyn critica que la escuela "no hizo nada" al respecto durante dos años. "Si la hubiesen ayudado", expone, "mi hija estuviese aquí en este momento. Si se hubiesen hecho cargo de la situación, muchos niños aún estuviesen aquí con sus familias".

publicidad

Adeyeye, en otra entrevista con Univision Noticias, refuta eso: "No hubo una sola ocasión en que la escuela no tratara de intervenir con el asunto que teníamos ante nosotros".

En el código de conducta del distrito hay mención de una política de cero tolerancia a actividades de pandillas, pero Adeyeye afirma que para que un estudiante sea suspendido se debe seguir un proceso.

"Por ejemplo, si hay un estudiante que lo observan con colores asociados a la pandilla o llevando a cabo actividades de pandilla, un maestro, principal, consejero o alguien de autoridad se le acercará al estudiante y le pedirá que no continúe con eso, que se cambie", destaca Adeyeye.

El distrito escolar de Brentwood tiene un nuevo superintendente pero no por ello las preguntas y los reclamos de Evelyn se frenan. "Sé que hay mucha basura sobre su mesa, que debe limpiar", reconoce Evelyn, "pero quiero saber cuál es su plan, porque ha pasado un año de la muerte de mi hija y, ¿qué han hecho para hacer una diferencia? Así sea una diferencia pequeña".

La madre cuestiona la falta de respuestas o que le dijeran que "estaban trabajando" en ello: "¿Colocaron cuatro cámaras en una secundaria (la de Brentwood) que tiene 5,000 estudiantes? ¿Eso te hace sentido?", debate Evelyn porque a su entender la escuela debería estar llena de seguridad.

publicidad

Kayla, según Evelyn, llegó a cortar clases solo para evitar toparse con ciertos estudiantes y entrar en alguna discusión o pelea con ellos. El portavoz del distrito dice, por su parte, que "oficiales escolares se aseguraron que Kayla tuviera interacciones limitadas con quien, o quienes, ella estaba teniendo algún problema".

De la preocupación a la acción


La terapia de Evelyn, dice ella, es luchar para que la situación mejore y en el proceso ayudar a las familias afectadas por el paso de la MS-13. Está en contacto con ellas así como Bárbara Medina, una ferviente organizadora comunitaria que da apoyo a víctimas que conocen de cerca la pérdida que deja la Mara Salvatrucha.

Si bien Evelyn desconfía de las autoridades donde cursaba estudios su hija, manifiesta su apoyo a la policía del condado de Suffolk y a quienes a nivel federal intentan que se erradique la MS-13. Ella acepta que aunque es díficil despejar la sospecha y que uno debe proteger siempre a los suyos, ha ido viendo que más niños salen a correr bicicleta o a familias que llevan a sus niños al parque.

publicidad

Otros, sin embargo, han decidido que es mejor irse de Long Island porque creen, asegura Evelyn, que el problema de la MS-13 no tiene solución.

"He hablado con otros padres y están pasando por lo mismo. Y les he dicho que sigan peleando, que vayan a las audiencias de la junta escolar y digan cuáles son sus preocupaciones porque tienen que ser escuchados. Se tiene que hacer algo".

Evelyn exhorta a que los padres asistan a reuniones, que no guarden silencio. "Si necesitas apoyo, yo te llevaré", afirma tras sostener que muchos se quedan en las sombras por su estatus migratorio. "Eso está aguantando a muchas personas. Los agentes del cumplimiento del orden no están ahí para ver tu estatus migratorio, ellos están ahí para ayudarte a ti y a la comunidad", subraya, al mostrar su confianza en el cambio de paradigma en la policía que le atribuye al liderazgo de Timothy Sini.

La exhortación de Evelyn es a tomar el teléfono, a tener fe nuevamente y confiar en la policía. Por ello, en la escuela o afuera, Evelyn envía un mensaje de acción de los padres en nombre de sus hijos.

"Ese es tu hijo, tú exiges, no pides: 'Quiero que mi hijo esté a salvo, quiero que se haga algo por mi hijo'", sostiene con la fuerza de un mantra en el que se apuesta por un mejor camino.


Si bien Evelyn no ha podido soñar con Kayla, su hija -una de tres que tiene- le contó que sí pudo verla en sus sueños. “Mamá, fue tan real que sentí como si hubiese estado aquí conmigo, la toqué en mi sueño. Me dijo, 'Estoy bien, estoy bien donde estoy, pero no puedo ir contigo'. Sé que está en paz por la sonrisa que me dio”.

Lo cuenta, y de pronto, la sonrisa de Evelyn regresa.

Esta historia forma parte de una serie dedicada a la MS-13 en Nueva York. Patricia Vélez y María Sánchez Díez reportearon también en esta nota.

En fotos: La estela de duelo y muerte que ha dejado la Mara Salvatrucha en Long Island
publicidad