publicidad
La Acción Ejecutiva protege de la deportación a 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales.

Indocumentados: “No somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos”

Indocumentados: “No somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos”

Un año después del anuncio de la Acciòn Ejecutiva, millones de indocumentados viven con miedo a ser deportados y dejar abandonados a sus hijos.

La Acción Ejecutiva protege de la deportación a 5 millones...
La Acción Ejecutiva protege de la deportación a 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales.
Francisca Ajtú es madre de tres ciudadanos estadounidenses. “El mayor tiene 8 años, el otro 4 y la bebé 10 meses”, cuenta orgullosa, alegre, como cualquier otra madre cuando habla de sus hijos. Segundos después recobra la tristeza de todos los días. “Soy indocumentada y mi esposo fue deportado. No nos vemos desde octubre del año pasado”.



Ajtú entró a Estados Unidos en 2004 por la frontera entre México y Texas. Huyó de la violencia y la pobreza que asolan el campo en Guatemala, con la ilusión de alcanzar el sueño americano.

Leer: Un año después de la Acción Ejecutiva, los indocumentados siguen sumidos en el miedo


“No pensé que vivir sin papeles iba a ser tan difícil”, dice. “Pero ha valido la pena aunque ahora no tengo a mi esposo a mi lado. A él lo deportaron el año pasado, unas semanas antes del anuncio” de la Acción Ejecutiva.


El 20 de noviembre de 2014 el presidente Barack Obama comunicó que había tomado una Acción Ejecutiva para amparar de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes permanentes (DAPA, por su sigla en inglés), y dreamers protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés).

Leer: Claves de la decisión judicial contra la Acción Ejecutiva


El plan protege a indocumentados que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales. También permite el regreso de deportados que cumplen con estos requisitos.


Seis puntos clave de la acción ejecutiva que anunciará Obama Univision


Miedo a flor de piel


La Acción Ejecutiva iba a entrar en vigor el 18 de febrero pero un fallo cautelar emitido por una corte de Texas la detuvo. Dos fallos posteriores dictados por la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Distrito en Nueva Orleans confirmaron el freno.

Lea: El fallo completo contra la Acción Ejecutiva


“Fue difícil la noticia”, dijo Ajtú. “Tenemos tiempo aquí y también la esperanza de que, quizás un día, vaya a pasar. Solo tenemos que esperar”.


La inmigrante apuntó que su esposo fue deportado de Estados Unidos en octubre de 2014 tras batallar varios años en una corte de inmigración.

Leer: La Acción Ejecutiva agoniza tras nuevo revés en un tribunal


“A él lo agarraron en agosto y estuvo dos meses detenido. El 1 de octubre lo expulsaron cuando le dijeron que por decisión de la corte no podía quedarse. Fue una noticia muy triste para todos nosotros”, dijo.


publicidad


El marido de Ajtú entró a Estados Unidos siendo menor de edad. “Tenía 17 años cuando lo agarraron en la frontera. Lo llevaron a la corte sin tener antecedentes criminales. Nosotros no somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos. Pero eso no le sirvió porque igual lo echaron”.


Si la orden de expulsión de Ajtú hubiese esperado hasta después del 20 de noviembre de 2014, es probable que no hubiera sido ejecutada de acuerdo a las nuevas prioridades de deportación emitidas por Jeh Johnson, el jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos.


“El no tiene antecedentes criminales. Lo deportaron con más de 20 años en Estados Unidos y siendo padre de tres hijos. Eso es muy triste”, dice su esposa.


Activistas piden que se acepte DACA y DAPA Univision


Intento fallido


El esposo de Ajtú trató de volver al poco tiempo de ser deportado. “Pero lo agarraron en la frontera con Texas, cuando fue la crisis de los niños”, contó la inmigrante.


La crisis referida fue reconocida por la Casa Blanca después que la Patrulla Fronteriza había detenido en la frontera a más de 68,000 niños migrantes solos cuando intentaban entrar indocumentados al país.


La mayoría de los arrestados provenían del denominado Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), quienes huyen de la violencia de las pandillas y la pobreza.


“Con sus hermanos acá justamos $8,000 dólares. El día que lo tomaron ya había pagado todo al coyote. Ahora está en Guatemala de regreso esperando a ver si puede volver”, dijo Ajtú.


publicidad


A los deportados les cae encima la Ley del Castigo, que sanciona con tres años fuera a indocumentados que permanecen más de 180 días indocumentados en Estados Unidos, y 10 años cuando la permanencia sin papeles supera el año.


La segunda deportación sepulta las aspiraciones de los Ajtú en caso que el beneficio sea liberado por las cortes y entre en vigor. “Todo este tiempo ha sido muy duro. Yo no sé si él va a regresar. Lo quiere intentar otra vez pero nada garantiza que lo conseguirá. Y si entra nada dice que podrá pedir el amparo de la Acción Ejecutiva”, dijo Ajtú.


Batalla política por DAPA llega a las puertas de la Corte Suprema Univision


Miedo permanente


El gobierno de Obama informó la semana pasada, tras un segundo fallo adverso de la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito  que llevará la Acción Ejecutiva a la Corte Suprema de Justicia, instancia que podría emitir un dictamen final en el verano de 2016.


Mientras espera, Ajtú dice que “tenemos miedo de salir a la calle. Nosotras las mujeres temblamos cuando vamos a la tienda o a dejar los niños en la escuela. Hay muchas redadas aquí en Homestead (ciudad agrícola ubicada al sur de Miami, Florida). Son sorpresivas. Los carros de la migra se parquean afuera de las casas y esperan. Cuando se asoman los que buscan, les piden los papeles y se los llevan”.


“A muchas mujeres las han agarrado y se las llevan. Dejan a sus niños abandonados y eso es lo que nos da mucho miedo. Si lo hacen conmigo no tengo planes con quién dejarlos, ninguno, nada”, dice entre sollozos.


publicidad


“Si pudiera pedirle algo al presidente, le diría que ojalá nos deje papeles antes de que se vaya. Y que de esa manera ya no nos preocuparíamos de nuestros hijos cuando los llevemos a la escuela. Y que escuche que en Guatemala no hay trabajo y que los niños sufren con la violencia. Allá el gobierno no nos ayuda. Solo queremos papeles para poder trabajar sin miedo”, dice.


Obama anuncia 'Acción Ejecutiva' Dallas: KUVN


Los deportados del 2015


El miedo a ser deportado, a pesar de la política de nuevas prioridades anunciada por Johnson el 20 de noviembre, lo justifican las cifras registradas durante los primeros 11 meses del año fiscal 2015.


Si bien la Administración podría registrar el menor número de deportados desde que llegó a la Casa Blanca en 2009, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) deportó entre el 1 de octubre de 2014 y el 31 de agosto de 2015 a 214,264 extranjeros. De ellos 126,283 tenía antecedentes criminales (58.89%) pero el resto, 87,981 (equivalente al 41.1%) “no tenía antecedentes”, confirmó a Univision Noticias la agencia federal.


“Las cifras finales todavía están siendo recopiladas. El DHS no ha finalizado su reporte del año fiscal 2015”, dijo a Univision Noticias Jennifer Elzea, subsecretaria de prensa de ICE en un correo electrónico.


publicidad


El gobierno estima que en el año fiscal 2015 el número total de deportados bajará en un 42 por ciento comparado con las deportaciones registradas en 2014, que sumaron 315,953.


En lo que va de las dos administraciones de Obama el número total de deportados bordea los 2.5 millones. “Son muchos”, dice Ajtú. “Por eso tenemos miedo”.


El mismo día que Obama anunció la Acción Ejecutiva, el DHS implementó el Programa de Cumplimiento de Prioridad (PEP, por su sigla en inglés) que establece el mismo nivel de colaboraciones con las policías locales utilizado con el polémico Comunidades Seguras.


Comunidades seguras operó entre 2008 y 2014. ICE dijo que en los seis años fueron deportados 375,031 indocumentados con antecedentes criminales.


Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes insisten que entre seis a siete de cada 10 deportados por el gobierno de Obama no representaban una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad