publicidad
Las inundaciones de enero de 2005 en Santa Clarita, en California, causaron graves detrozos en viviendas. Una de ellas fue arrastrada por las aguas del río Santa Clara.

Las megainundaciones, el otro ‘Big One’ que amenaza a California

Las megainundaciones, el otro ‘Big One’ que amenaza a California

Varios estudios indican que cada 200 años aproximadamente las lluvias torrenciales causan una gran inundación en el norte de California con efectos devastadores equiparables a un gran terremoto generado por la falla de San Andrés.

California es alertada de la posible llegada a California del río atmosférico más fuerte en 10 años Univision

LOS ÁNGELES, California.- Las previsiones meteorológicas confirman la llegada de uno de los ríos atmosféricos más fuertes de las últimas décadas al norte y al centro de California, unas precipitaciones que potencialmente causarán grandes inundaciones, según el Servicio Nacional de Meteorología (NWS). La última vez que se dio un fenómeno de esta magnitud fue en 2005. Aquel año más de una docena de personas perdieron la vida a consecuencia de las lluvias y los deslaves.

Según los pronósticos actuales, partes del norte de California podrían experimentar entre el sábado y el lunes precipitaciones no vistas en los últimos 25 años. Las autoridades están siguiendo la evolución del río atmosférico (una serie de ellos seguidos) y su aproximación a la costa desde el Pacífico en una semana que está resultando muy intensa en el Departamento de Recursos Hídricos del estado. El climatólogo Mike Anderson aseguró a Univision Noticias que están preparados para actuar en coordinación con las autoridades locales en caso de inundaciones.

Anderson explicó que las zonas más sensibles a estos fenómenos realizan con periodicidad simulacros de catástrofe por trombas de agua, aunque no hay campañas generales de concienciación y respuesta ante grandes inundaciones, como sí hay para los sismos.

“Las tormentas son menos repentinas, menos dramáticas y por lo tanto ocupan un espacio menos relevante que los terremotos a la hora de imaginar los riesgos. Pero la evidencia muestra que estas tormentas representan un riesgo real para California, de alguna manera mayor que la de los terremotos”, advierte un estudio ‘ ARkStorm’ (Atmopheric River 1000 Storm) publicado en 2010 por más de un centenar de expertos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Ese informe tomó como modelo de referencia lo ocurrido en la última megainundación de California, la que tuvo lugar a partir del 24 de diciembre de 1861 en el Valle Central debido a las lluvias que cayeron durante 43 días seguidos. Para febrero de 1862, se había formado un mar interior de 300 millas de largo y 20 de ancho.

publicidad

Ese evento se cobró la vida de miles de californianos, dejó a la ciudad de Sacramento sumergida bajo diez pies de agua por un lapso de seis meses, devastó el sector ganadero y llevó al ‘Estado Dorado’ a la bancarrota. Este capítulo de la historia de California es ignorado por muchos californianos, aunque recientes estudios constatan que no se trató de un episodio aislado. Al igual que con los temblores de San Andrés, las megainundaciones se producen con carácter cíclico.

En fotos: las grandes inundaciones y deslaves de California desde 1995

En fotos: las grandes inundaciones y deslaves de las últimas décadas en California

¿Qué hay detrás de las inundaciones masivas en California?

En 2013 Lynn Ingram, profesora de la Universidad de California en Berkeley, y Michael Dettinger, científico del Servicio Geológico de EEUU (USGS), publicaron un estudio titulado ' The Coming Mega Floods', en el cual examinaron la inundación de 1861 y atribuyeron el desastre natural a un río atmosférico.

Estos 'ríos' son grandes masas nubosas y húmedas que se desplazan de forma rápida por el Pacifico hasta California y canalizan agua de zonas cálidas hasta la costa, donde suelen dejar altos niveles de precipitación durante varios días.

El frente que azotó el estado desde diciembre de 1861 hasta febrero de 1862 depositó una cantidad de lluvia tal que causó el desborde de los sistemas fluviales a lo largo de Sierra Nevada y rebasó los diques edificados para proteger las zonas pobladas del Valle Central, incluyendo la ciudad capitalina de Sacramento.

publicidad

Inundaciones de esta magnitud, según la investigación, han ocurrido en California aproximadamente cada 200 años en los últimos dos milenios, y los científicos alertan de que estadísticamente el estado está ya en situación de que se produzca uno de esos episodios.

Relacionado
preview
Alertan de la posible llegada a California del río atmosférico más fuerte de la última década
Los ríos atmosféricos o 'Pineapple Express' son frentes lluviosos que se forman en invierno en el océano Pacífico y que pueden transportar agua equivalente a 15 veces el caudal del río Mississippi.

Estudio ‘ARkStorm’ de USGS

En 2010 USGS reunió a un equipo de 117 expertos para elaborar un modelo de capaz de proyectar la destrucción que podría ocasionar hoy en día una megainundación. Para ese trabajo se tomaron como referencia las tormentas del invierno de 1861, así como las de 1969 y 1986.

Llamado ‘ ARkStorm’ (Atmopheric River 1000 Storm), estimó unas lluvias de 23 días para el Valle Central.

Una foto de K Street en el centro de Sacramento.  La capital quedó sumer...
Una foto de K Street en el centro de Sacramento. La capital quedó sumergida bajo 10 pies de agua por un lapso de 6 meses después de una inundación en 1861 y 1862.

De acuerdo con ese simulacro, unas precipitaciones de esa magnitud llevarían a la evacuación de aproximadamente 1.5 millones de habitantes, estarían acompañadas de vientos de entre 60 a 125 millas por hora en algunas zonas, causarían centenares de aludes de lodo y podrían dejar al menos 400,000 millones de dólares en daños materiales.

Las inundaciones también llegarían a regiones de los condados de Orange, Los Ángeles, San Diego, el área de San Francisco y varias comunidades costeras.

La megainundación generaría pérdidas en los negocios estatales, especialmente en el sector agrícola, que podrían alcanzar los 325,000 millones de dólares, según las estimaciones del estudio.

publicidad

Las proyecciones para un gran terremoto de magnitud 7.8 grados con origen en la falla de San Andrés sitúan las pérdidas materiales en 213,000 millones de dólares. La cifra de muertos se eleva hasta 1,800. No existen estimaciones de fallecidos para una megainundación que, a diferencia de un sismo, es previsible con las tecnologías actuales y eso facilita las evacuaciones preventivas.

Lea también:

Relacionado
Formación creada por movimientos telúricos en el sur de California.
La falla de San Andrés está "cargada y lista" para un gran terremoto, asegura un experto
El director del Centro Sísmico del Sur de California, Thomas Jordan, asegura que la falla de San Andrés está preparada para liberar la energía que ha ido acumulando durante el último siglo, en el que ha estado demasiado tranquila.
Relacionado
Imágenes del terremoto del 8 de septiembre de 2017 en Oaxaca, México.
Resguardarse bajo la puerta y otros mitos sobre los terremotos que debes conocer
¿Es mejor quedarse en casa o salir corriendo?, ¿puede un sismo causar otro a millas de distancia?, el sismólogo Jean-Paul Ampuero, del Instituto Tecnológico de California (Caltech), aclara las dudas.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad