null: nullpx
Univision 41 Investiga

Consejero juvenil abusó sexualmente de un menor indocumentado en un albergue financiado por el gobierno federal

Miguel Cutignola, de 24 años de edad, es acusado de haber tenido relaciones sexuales con un adolescente en un refugio para inmigrantes en Long Island al que le prometió patrocinarlo para obtener residencia legal en Estados Unidos. Un suceso que ha sido develado por Univision 41 Investiga.
Read this article in English
10 Jul 2019 – 8:42 AM EDT

En una institución privada que recibe fondos del gobierno federal para cuidar a menores indocumentados en Nueva York, un consejero juvenil fue acusado de abusar sexualmente de un adolescente hondureño, quién estuvo bajo su cuidado —algo que se mantuvo en secreto por dos años y que ahora esta siendo expuesto por Univision 41 Investiga.

Miguel Cutignola le dijo al menor de 15 años de edad —que se encontraba desesperado luego de ser separado de su familia durante cuatro años— que él lo "apadrinaría" para sacarlo del centro de detención para inmigrantes, de acuerdo con una investigación interna del centro sobre el incidente. Cutignola se declaró culpable de un "acto sexual criminal" el mes pasado.

Pero se espera que durante su próxima audiencia de sentencia en la corte, Cutignola no vaya a ser condenado a estar tras las rejas.

Si no fuera por la investigación de Univision Noticias 41 Nueva York, las acciones por las supuestas acciones de Cutignola contra el menor —y su leve castigo— no serían del conocimiento público. Tampoco se sabría que esto ocurrió en MercyFirst, un refugio privado que recibe fondos para atender a los niños y adolescentes migrantes que cruzan la frontera México-Estados Unidos en busca de asilo.

"No es justo. Diez años de libertad condicional no son suficientes. Necesita estar en la cárcel, porque lo que le hizo a este niño lo traumatizó", dijo Margarita Rodríguez, tía de la víctima, quién ahora tiene su custodia. "No creo que sea justo en lo absoluto."

Univision 41 Investiga abordó a Cutignola frente a su casa el mes pasado, pero él se negó a contestar nuestras preguntas. "¿Por qué estás grabando?", dijo dos veces, luego cerró la puerta de su camioneta y se fue corriendo.

La supuesta víctima sigue siendo menor de edad y fue llevado al estado de Washington por su tía, quien habló con Univision 41 Investiga sobre el trauma del niño. Lo llamaremos Juan, un seudónimo para proteger su identidad. Algunos detalles sobre su pasado problemático han sido reconstruidos mediante documentos que sólo están disponibles en la corte federal de Brooklyn, donde Juan presentó una demanda de hábeas corpus suplicando al gobierno que lo dejaran en libertad.

Un niño cruzando la frontera solo

Juan nació en Honduras en 2001. Su madre murió cuando él tenía 4 años de edad, después de lo cual "varios adultos" comenzaron a abusar sexualmente de él, según lo declarado en su demanda de hábeas corpus. Juan recuerda que su padre abusaba físicamente de él y constantemente violaba a su hermana mayor. El padre fue asesinado por pandillas cuando Juan cumplió 9 años.

Después de sufrir abuso y violencia durante años, Juan —que entonces tenía 11 años— decidió huir del país con su hermana y emprender un viaje al norte, cruzando por Guatemala y México, para así buscar asilo en los Estados Unidos. Los dos hermanos se presentaron en la frontera en noviembre de 2013, momento en el que fueron separados por las autoridades, según la demanda. Juan fue puesto bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, la cual se supone que coloca a los niños en hogares grupales como medida temporal, antes de reunirlos con sus familiares para poder ser patrocinados.

De inmediato, Juan dejó en claro su deseo de vivir con familiares que ya estaban en el país, como su abuela materna o cualquiera de sus tías. Pero ellas no pudieron recibirlo, nos dijo su tía durante las entrevistas. La abuela de Juan ya estaba muy ocupada cuidando a otros cuatro niños. Otra tía que se ofreció a patrocinarlo murió en un accidente automovilístico en Omaha en 2015 mientras iba en camino al trabajo. Fue así que el gobierno mantuvo a este niño bajo su custodia durante cuatro años, enviándolo a diversos hogares temporales y seis refugios en los estados de Illinois, Nueva York, Oregón y Texas.

A medida que la condición de Juan empeoró, el menor desarrolló problemas de comportamiento perturbadores, según la demanda. Cuando le dijo a una de las familias que lo albergaban que estaba contemplando el suicidio, fue alejado de ellos y puesto bajo detención restrictiva.

De acuerdo a los registros de la corte, el único momento de felicidad que Juan vivió en todos esos años fue cuando su tía Margarita Rodríguez inició el proceso de patrocinio y fue a visitarlo al albergue MercyFirst en Nueva York en el otoño de 2016. Fue la primera vez que Juan veía a un familiar en persona en dos años. Poco después, Juan fue puesto en una situación de vivienda menos restringida: un dormitorio para niños altamente frágiles que están en proceso de rehabilitación.

Fue aquí donde Juan conoció al "Sr. Miguel".

El trayecto del "Sr. Miguel"

Miguel Reyes llegó a Estados Unidos procedente de El Salvador cuando era un niño. Creció en Long Island, según pudimos corroborar en documentos del gobierno y a través de entrevistas de Univision con sus amigos. Después de completar la escuela secundaria, se convirtió en gerente ambulante en varios restaurantes de comida rápida de Wendy's hasta que fue despedido por robar dinero del registro varias veces, según antiguos compañeros de trabajo. Se casó en 2016 y adoptó el apellido de su esposo, Cutignola.

A principios de 2017, Cutignola buscó un puesto como consejero de jóvenes en MercyFirst. El albergue comenzó como un orfanato católico y ahora opera en un campus de 64 acres en las afueras de un pueblo de Long Island llamado Syosset. La organización sin fines de lucro siempre está buscando personal enérgico para ayudar con los muchos niños con problemas. Recientemente describió el trabajo de esta manera: "Los trabajadores juveniles cumplen un papel vital para nuestros jóvenes. Ellos observan y aprenden de ti. A medida que llegan a conocerte, comienzan a conectar contigo. Empiezan a confiar. Empiezan a sanar".

Cutignola y su esposo se sometieron a una investigación de antecedentes con la Oficina de Servicios para Niños y Familias del Estado de Nueva York que verificó que ninguno de los dos tenía un historial de abusar de niños. Cutignola consiguió el trabajo, y en la primera semana de abril, tomó más de 6 horas de cursos obligatorios sobre comportamiento inapropiado como "Identificando Depredadores Sexuales" y "Límites para Consejeros de Servicio Juvenil", de acuerdo con registros internos obtenidos por Univision 41 Investiga. Comenzó a trabajar en el turno de medianoche, generalmente los fines de semana, llevando un registro escrito que documentaba que los niños bajo su cuidado estaban a salvo y dormidos. Siguiendo el protocolo del hogar grupal, los niños lo llamaban "Sr. Miguel".

MercyFirst especifica en listados públicos y en documentos corporativos internos que el refugio exige que sus consejeros juveniles reciban una capacitación extensa para que puedan brindarles apoyo y atención a los niños. En algunos casos, el objetivo es dar a estos menores "el primer lugar seguro en el que han vivido". Se advierte a los futuros consejeros: "Los niños en nuestro centro de tratamiento residencial tienen problemas emocionales y psiquiátricos. La mayoría ha sufrido pérdidas devastadoras....ayudar a nuestros hijos a estabilizarse y a mantenerse estables es la clave para que tengan un buen futuro".

No está claro cuándo exactamente Cutignola, de 24 años, comenzó a agredir sexualmente a Juan, de 15 años. Una investigación posterior reveló que Cutignola mantuvo contacto inapropiado con el joven durante todo el mes de junio de 2017, según los registros del fiscal de distrito del condado de Nassau.

Pero un domingo por la noche todo cambió.


Fue el 2 de julio de 2017, justo antes de la medianoche. Cutignola esperaba a que su compañera de trabajo, Juana del Carmen López Pérez, terminara su turno de la noche antes de dirigirse a la puerta de la habitación de Juan. Un video de vigilancia interno muestra cuando deja su puesto. Cutignola había sido asignado al turno de noche en otra unidad del campus, pero sin embargo se dirige a las habitaciones de la Unidad Gillies. Cutignola y Juan comenzaron a hablar, y sin que ellos se dieran cuenta, el compañero de cuarto de Juan yacía despierto bajo las sábanas, escuchando todo. Él relata los eventos de esa noche, tal y como los muestran las notas escritas a mano por el personal de MercyFirst que obtuvimos:

Cutignola preguntó si ellos dos eran los únicos despiertos en la habitación. Juan le aseguró que su compañero de cuarto estaba dormido.

"Tengo un compañero, pero lo dejé", le dijo Cutignola al joven. Era una mentira.

"¿Podemos casarnos?" Juan respondió.

"Sí, una vez que cumplas 18 años. Puedo patrocinarte," dijo Cutignola.

"Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que lo hicimos", dijo Juan.

"Sí, es verdad. ¿Recuerdas cuándo?" preguntó Cutignola.

"Sí, en el baño", dijo el chico.

"Pero hay cámaras", dijo Cutignola, y luego pausó. "Quítate la ropa si realmente quieres."

En ese momento, el teléfono sonó fuera de la habitación y Cutignola salió rápidamente. Cuando regresó, el niño pidió usar el teléfono celular personal del consejero. Cutignola se lo dió y le dijo: "Si lo hacemos esta vez, será nuestra tercera vez... Te voy a prestar mi teléfono, pero si me meto en problemas, te voy a matar. No quiero perder ningún trabajo sólo porque tú quieras hacer esto conmigo".

El compañero de cuarto, aún bajo las sábanas, escuchó lo que creyó era un beso. Entonces Juan le dijo: "Vas demasiado rápido. Tienes que ir más despacio".

El archivo del expediente de la policía del condado de Nassau, que también obtuvimos, muestra imágenes de vigilancia que documentan cómo Cutignola dejó su puesto y entró en la habitación de Juan más de una docena de veces esa noche. Cuando Cutignola regresó a su escritorio, llenó el registro del personal, cada media hora repitiendo en un texto burbujeante: "(7) residente en la unidad.... ¡mismo estado que el anterior! (7) ¡Los niños parecen estar dormidos! -- MC."

Los registros de Cutignola esa mañana terminan con: "Resumen de turnos - el turno terminó bien, ¡nada importante que reportar!"

La investigación

Cuando la "Sra. Carmen" regresó a trabajar el lunes, el compañero de cuarto de Juan le contó lo que había pasado. Inmediatamente denunció el incidente a la compañía, de acuerdo con notas internas de la organización. A las 4 de la tarde, otro miembro del personal llevó a Juan a la oficina médica del campus para una “revisión del cuerpo". Cuando Juan finalmente se dio cuenta de por qué estaba allí, nerviosamente "negó todo contacto sexual" y tuvo que ser "asegurado de que no estaba en problemas", según las notas de un miembro del personal. El empleado salió de la habitación. Estando a solas con el médico, Juan reconoció que hubo contacto físico, y que Cutignola "le había hecho declaraciones de índole sexual en ocasiones anteriores".

La policía del condado de Nassau recibió una llamada de "abuso sexual" al 911 a las 8:30 pm. Después de la llegada de los agentes, el detective Joseph Rubino fue enviado allí para investigar. MercyFirst informó a ORR, la agencia federal que entonces tenía la custodia de Juan, según documentos federales. Cutignola fue puesto en excedencia, según notas de la compañía.

Al siguiente día, Juan fue llevado al Centro Médico de la Universidad de Nassau y le administraron un examen de violación, según las notas del personal. Mientras tanto, Cutignola y su esposo tomaron un ferry a Fire Island para pasar el feriado en la playa, de acuerdo con publicaciones privadas de Facebook que obtuvimos.

Esa noche, Juan regresó a MercyFirst y el hospital le dio "un diagnóstico de presunto abuso sexual infantil", según muestran las notas del personal. El FBI fue notificado sobre el incidente, según los registros federales del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Su tía dice que pasaron cinco días antes de que MercyFirst la notificara sobre el encuentro. E incluso entonces, el centro no le ofreció detalles, diciendo que había una investigación en curso.

En las próximas semanas, la investigación avanzó lentamente. Cuando la policía de Nassau solicitó una copia del video de vigilancia, MercyFirst les negó el acceso hasta que los detectives completaran un formulario de autorización federal. Una semana después, la vicepresidenta ejecutiva de recursos humanos del albergue, Joanne Cordaro, emitió un informe interno de 11 páginas que decía que MercyFirst debía "considerar la posibilidad de despedir al empleado Miguel Cutignola" porque "comprometió seriamente sus límites profesionales con los residentes".

Tres semanas después del diagnóstico de Juan, el Escuadrón de Víctimas Especiales de la policía de Nassau visitó al niño y a dos empleados de MercyFirst. El detective Juan C. Girón entrevistó a Juan durante media hora, luego regresó días después para recoger shorts, ropa interior y un calcetín del niño como evidencia potencial de ADN.

Un portavoz de la policía de Nassau le diría más tarde a Univision 41 Investiga: "Como en cualquier caso, hay que hacer una investigación a fondo. En este caso, las entrevistas a las víctimas y a los testigos llevaron tiempo".

Cutignola fue arrestado en su casa a las 11:10 de la noche del jueves 17 de agosto. Habían pasado 45 días desde que se denunció su relación depredadora con el niño. Según el expediente policial, Cutignola "hizo varias admisiones" tras habérsele dicho que tenía derecho a guardar silencio. Reconoció que el menor le hizo sexo oral, luego él le hizo sexo oral al menor y luego tuvieron "relaciones sexuales anales", según las notas del detective Girón. Mientras estaba detenido, Cutignola llamó a su madre y luego a su marido.

Al día siguiente, Cutignola fue liberado de la cárcel del condado de Nassau después de que su esposo contrató a un fiador para pagar la fianza de 20,000 dólares. Vincent Cutignola aseguró que podría devolver cualquier dinero prestado con su trabajo como maestro de preescolar. Mientras tanto, la jueza Darlene D. Harris, de Nassau, le ordenó al deshonrado consejero juvenil que se mantuviera alejado del niño durante el próximo año.

En las próximas semanas, no se hizo mención pública del crimen sexual ni del arresto de Cutignola. Esto parece ser por la Ley de Derechos Civiles del Estado de Nueva York, que prohíbe a cualquier gobierno compartir la identidad de una víctima. Sin embargo, en efecto, también sirvió para prevenir que un suceso tan vergonzoso y angustioso involucrando el abuso de un niño inmigrante se hiciera público.

La noticia más grande de MercyFirst en esas semanas posteriores fue cuando la Segunda Dama Karen Pence, esposa del Vicepresidente Mike Pence, visitó el campus de Long Island en septiembre y participó en una sesión de terapia artística con algunos de los niños.

"MercyFirst trabaja con niños que han sido traumatizados; crecieron sin padres; y adolescentes que han perdido la esperanza en el futuro", dijo Pence, según una declaración de la Casa Blanca sobre los acontecimientos de la época.

La semana siguiente, Cutignola, que ahora trabaja en una pizzería, celebró su cumpleaños 25 en un restaurante con familiares y amigos. Juan permaneció en el refugio en contra de su voluntad, aún espera vivir con una de sus tías.

Con el paso de los meses, Juan se desesperó. Días antes de Navidad presentó una demanda contra ORR exigiendo ser liberado, gracias a la ayuda de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York. La demanda de hábeas corpus detallaba cómo el gobierno había ignorado repetidamente las recomendaciones de psiquiatras y administradores de que se le permitiera a Juan reunirse con su familia. Si el gobierno lo hubiera aprobado, Juan nunca habría conocido al consejero de jóvenes que se aprovechó de él.

El 30 de diciembre de 2017, Juan fue entregado a su tía.


Declaración de culpabilidad

El caso contra Cutignola pareció estancarse durante meses. La prueba de ADN solicitada por la policía resultó negativa. Los técnicos de laboratorio sólo encontraron rastros del material genético del menor. Luego, el 24 de septiembre de 2018, un gran jurado del condado de Nassau acusó a Cutignola de cuatro cargos de "acto sexual criminal" por aprovecharse de un niño bajo su supervisión directa (un delito grave de tercer grado), así como de dos cargos de "poner en peligro el bienestar de un niño". Cutignola tiene un abogado defensor nombrado por la corte, Patrick O'Connell.

En esa época, la oficina del fiscal de distrito del condado de Nassau tenía una sentencia recomendada: tres años de prisión y cinco años de supervisión posterior a la liberación, según los documentos que obtuvimos. Pero a medida que las negociaciones avanzaban, la oficina del fiscal de distrito reveló que otro de los niños del albergue afirmaba que las acusaciones contra Cutignola habían sido inventadas.

El 4 de junio de 2019, Cutignola firmó un acuerdo en el que admitió “tener sexo oral" con Juan, de acuerdo de una copia marcada "Confidencial " que fue obtenida por Univision 41 Investiga.

A cambio de la declaración, a Cutignola le ofrecieron una sentencia que no excedería 10 años de libertad condicional y se le obligó registrarse como delincuente sexual.

La Fiscalía de Nassau dijo que "tomó en cuenta los deseos y el bienestar de la persona que fue víctima" y que Cutignola "había sido responsabilizado".

“Este acuerdo evitó que el adolescente tuviera que testificar frente a la persona que lo victimizó, y le hemos ahorrado al niño un interrogatorio potencialmente traumático y degradante". Con este acuerdo, el acusado será supervisado durante los próximos diez años por el departamento de libertad condicional y será registrado como un delincuente sexual", dijo la oficina del fiscal de distrito en una declaración.

El abogado defensor de Cutignola no respondió a nuestras múltiples solicitudes de comentarios.

Cutignola será sentenciado el 23 de julio en la Corte Suprema de Nassau ante el juez Robert A. McDonald.


Hay otros

No está claro cuántos otros incidentes han ocurrido en MercyFirst. Pero un documento publicado por el congresista Ted Deutch, del sur de Florida, quién ha abogado por un mejor trato a los menores no acompañados, muestra que en los últimos años han ocurrido al menos otros dos incidentes en ese albergue. Un caso de abuso sexual fue reportado al Departamento de Justicia en mayo de 2017, apenas dos meses antes de que Cutignola fuera detenido. Otro fue reportado en mayo de 2018. No se han hecho públicos los detalles de esos incidentes.

El director general de MercyFirst, Jeffrey McCaffery, no reconoció ningún detalle sobre el caso de Cutignola ni sobre los demás. En un correo electrónico a Univision 41 Investiga, escribió: "Desafortunadamente, no puedo hablar de los detalles de ningún niño que esté o haya estado bajo nuestro cuidado. Ten en cuenta que MercyFirst tiene una política de tolerancia cero para cualquier nivel de abuso o negligencia —sexual, física y emocional— por parte de cualquier persona que involucre a jóvenes bajo nuestro cuidado. Somos claros con nuestro personal acerca de la necesidad de respetar la privacidad y los límites de aquellos a quienes cuidan y con quienes trabajan".

Según esas revelaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, que dirige ORR, en los años fiscales 2017 y 2018 se produjeron 49 incidentes de este tipo en todo el país en los que participaron miembros del personal que se aprovechaban de los niños detenidos.

Pero mientras que algunos casos en otros estados se han hecho públicos, como el abuso sexual en los refugios de Arizona, los casos en Nueva York permanecen ocultos al público debido a la ley de privacidad del estado.

Es por eso que se sabe poco sobre acusaciones específicas de los últimos años en los albergues privados del estado, subsidiados por el gobierno, incluyendo los Servicios Católicos de Guardianes, los Centros Cayuga, The Children's Village, Lincoln Hall Boys Haven, y los Servicios Sociales Luteranos.

El futuro de Juan

Juan tiene ahora 17 años y asiste a la escuela secundaria en una pequeña ciudad cerca de las majestuosas Montañas Cascada en el estado de Washington. Es el miembro mayor de su nueva familia. Hace poco entró en el cuadro de honor de su escuela y ha empezado a hablar de su interés por la aeronáutica. Sueña con unirse al ejército de los EEUU y algún día a la NASA. Pero su tía ha notado que pasa la mayor parte del tiempo solo en su habitación, y Juan se siente muy incómodo cuando está cerca de un adulto. Le han dicho que aún no está listo para hablar de lo que pasó, así que ella no lo ha llevado a un terapeuta.

"Está muy afectado emocionalmente. Siente que todos le van a hacer algo", dijo Rodríguez.

Rodríguez es madre soltera, tiene con sus propios hijos y un trabajo que la mantiene lejos de casa 14 horas al día. Dijo que ahora está considerando una demanda contra MercyFirst y Cutignola pero que no tiene los fondos. En este momento, su energía está siendo dirigida a otra cosa: adoptar a Juan como su propio hijo y conseguirle un estatus legal permanente en los Estados Unidos.

Si tienes alguna información sobre otros incidentes en un albergue, o si deseas contarnos sobre su experiencia personal, envía un correo electrónico a este reportero o un mensaje a WhatsApp: 201-983-9527.

Editado y traducido por Reuben Torres y Sheyla Navarro.


Más contenido de tu interés