null: nullpx
Cargando Video...

Por Amar Sin Ley Capítulo 11

Univision28 Mar 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta... quiroz: la corrupción tiene

muchos rostros, licenciado. a mí me toca enfrentarme contra

ellos casi a diario. ricardo: es nuestra única vía

para dar con los responsables de los atentados.

quiroz: se equivoca, licenciado. por fin pude dar con una imagen

más clara de las cámaras que están afuera del club,

donde asesinaron a la familia del licenciado soto.

este es uno de los responsables de la muerte de isabel y luis.

ricardo: por fin tenemos al desgraciado.

quiroz: esto lo tenemos que mantener entre nosotros,

licenciado. ricardo: por supuesto, sí, sí,

tiene toda mi discreción. quiroz: he trabajado con

mi equipo tratando de dar con más información, pero lo único

que hemos encontrado de este hombre son algunos delitos por

los que fue detenido años atrás. ricardo: yo intenté hablar

con ramiro dorantes y lo único en lo que me insistió fue

que nos estábamos metiendo con alguien muy peligroso.

quiroz: ¿no le dijo nada más? ricardo: que era alguien que

tenía mucho poder. quiroz: eso confirma

una de mis teorías. ricardo: ¿a qué se refiere?

quiroz: el responsable en ejecutar los atentados tiene

influencia dentro de la prisión, es por eso que nadie se atreve

a declarar, ni siquiera los custodios.

ricardo: comprendo los riesgos, agente, pero tenemos que

llegar al fondo de todo esto. quiroz: licenciado, tenemos

que estar prevenidos y mientras menos gente involucrada esté

en esta investigación, va a ser mejor.

ricardo: de acuerdo. quiroz: porque si es cierto

lo que dice ramiro dorantes, quiere decir que la amenaza no

ha terminado. sofía: sé que es difícil,

miriam, pero ¿nos puedes describir qué pasaba

cuando él te agredía? miriam: [solloza]

el siempre me decía que yo era una golfa, que lo engañaba

y que solamente me casé con él por la ciudadanía.

luego me golpeaba, me tiraba al piso, me pateaba.

sofía: ¿nunca pediste ayuda, miriam?

miriam: no, nunca. el era el padre de mis hijos, yo

no quería que tuviera problemas. sofía: ¿alguien se dio cuenta

de lo que te pasaba? miriam: una vez que me dolía

el pecho yo fui al hospital, ahí me dijeron que tenía

una costilla rota. la enfermera no me creyó

cuando le dije que me había lastimado con un mueble.

sofía: ¿qué hiciste? miriam: nada, solamente pedí

que me dieran algo para el dolor y me fui a mi casa.

sofía: ok, en general, ¿cómo era la relación entre ustedes?

miriam: bueno, cuando estaba tranquilo, era normal.

después de pelearnos me pedía perdón, me daba un regalo,

pero al siguiente problema me iba peor.

>> sr. juez, el difunto era un ciudadano americano

y después de escuchar su declaración tenemos elementos

suficientes para pensar que se esperó para estar en méxico

para cometer el asesinato. pensando, claro, en tener

una pena menor aquí. y discúlpeme, sr. juez, pero

de nuestras instituciones nadie se burla.

miriam: ino, no, eso no es cierto, licenciada,

no es cierto! sofía: todos sabemos

que no es cierto. porque ese argumento es

muy supositivo porque no hay agravantes que acrediten

el homicidio. no hay ningún elemento

que pruebe que mi clienta planeó esto.

juez: ¿tiene alguna prueba de su teoría, licenciado?

>> no por el momento, sr. juez. juez: continúe, licenciada,

por favor. sofía: gracias.

miriam, ¿qué fue lo que hizo enojar a tu esposo

en esta ocasión? miriam: el me escuchó hablando

con mi hermano cuando yo le dije que me quería quedar aquí

en méxico con mis niños y que yo no quería regresar con él.

sofía: ¿y luego? miriam: se quiso quedar conmigo

en la casa y ahí fue cuando me golpeó.

yo les juro-- les juro que--

[solloza] sofía: señoría, en los "folders"

que les entregué está el registro del hospital

general de san antonio, donde avala todas las entradas

de mi clienta por lesiones. juez: la prueba es aceptada.

después de escuchar la declaración de la imputada,

de revisar todas las pruebas y argumentos aquí presentados,

puedo determinar que la imputada efectivamente actuó en legítima

defensa, por lo que ordeno que sea puesta en libertad

inmediatamente. no obstante, el ministerio

público mantendrá en posesión sus papeles, incluido

su pasaporte, hasta que se ordene el no ejercicio

de la acción penal, para lo cual será notificada y se le hará

su devolución. >> nos ponemos de pie

para despedir a su señoría. miriam: [ríe]

muchas gracias, muchas gracias, no sé ni cómo agradecerle.

sofía: no tienes nada que agradecer, miriam,

yo solo hice mi trabajo. miriam: mis hijos, me preocupan

mucho mis hijos, ¿cómo voy a poder pelear?

si no puedo ir a estados unidos. sofía: tranquila, están en manos

de la licenciada ponce y estoy segura que alejandra va a lograr

que tus hijos regresen a méxico contigo.

miriam: sí. sofía: vamos un paso a la vez,

miriam, y mira, el que ya estés en libertad es muy importante.

miriam: gracias, gracias, gracias, gracias.

quiroz: mucho gusto, licenciado. javier: mucho gusto.

ricardo: siéntese, licenciado, si es tan amable.

el licenciado rivas va a estar trabajando con nosotros,

su prioridad es darle seguimiento al caso

de la familia de gustavo soto. quiroz: excelente.

aquí tiene todos mis datos, licenciado.

ricardo: el oficial quiroz logró identificar a uno

de los involucrados. javier: es una imagen clara,

puede ser muy útil. ricardo: ¿me puedo quedar

con una copia de la foto del sospechoso?

javier: yo también la voy a necesitar.

quiroz: no se preocupen, tengo un par más.

pero, por favor, que esto se mantenga solo entre

los involucrados en el caso. ricardo: por supuesto, este paso

es muy importante para gustavo soto y para nosotros.

javier: yo acabo de ingresar un escrito para solicitar

los videos del c5 que están en los puestos de vigilancia

de la zona y lo amplié a un radio de 10 kilómetros,

quizá pueda encontrar hacia dónde se fue el coche

con los atacantes. ricardo: lo que más me importa

es que trabajemos para ayudar a gustavo soto.

quiroz: a mí, sinceramente, lo que me preocupa es que

el licenciado soto haga algo impulsivo.

ricardo: no se preocupe que yo voy a responder por él.

voy a hablar con gustavo para que no se precipite.

ricardo: gustavo, qué bueno que te veo, necesito hablar contigo.

gustavo: ¿qué pasa? ricardo: tienes que saber algo

muy importante sobre el caso de tu familia.

gustavo: ricardo, dime, por favor.

ricardo: el agente quiroz encontró a uno

de los sospechosos de la muerte de isabel y luisito.

ya está trabajando para su captura.

gustavo: ¿y cómo sabe que es él? ricardo: analizaron las cámaras

que estaban afuera del club y dieron con ese rostro.

gustavo: ¿qué más saben de él? ricardo: tiene antecedentes

penales. bueno, está en libertad,

hay registros de delitos menores de hace años.

gustavo, te dije que estoy contigo en esto, ya tenemos

avances y vamos a dar con este infeliz.

gustavo: gracias, ricardo. ricardo: lo único que te pido

es que estés tranquilo. ya le prometí al agente quiroz

que ibas a estar calmado. gustavo: idiario lo intento,

diario! pero ya el asesino tiene rostro,

el asesino de mi familia. y eso me da mucha fuerza

para no detenerme hasta encontrarlo.

ricardo: escúchame, escúchame, ven, por favor, por favor.

estamos en una biblioteca, gustavo, por favor, tranquilo.

lo vamos a hacer, sí. pero juntos.

adrián: hola, victoria, ¿no vas a ir a comer?

victoria: sí, de hecho ya casi. adrián: ¿te acuerdas que

me dijiste que te encantaba la comida española?

victoria: ajá. adrián: pues, quería invitarte

a comer al mejor restaurante de comida española.

victoria: oye, muchas gracias, pero no puedo.

adrián: bueno, bueno, en otra ocasión será.

victoria: sí, ya tenía un compromiso, pero

otro día vamos todos. adrián: me parece una gran idea.

así nos conocemos mejor. victoria: todos lo van

a disfrutar mucho, créeme. adrián: bueno, pues, te dejo,

pero lo realizamos otro día. victoria: por supuesto.

[celular] alejandra: sofía, ¿cómo te fue?

sofía: muy bien, alejandra, muchas gracias por mandarme

el reporte médico. era fundamental para sustentar

mis alegatos. alejandra: ay, qué bueno,

la verdad es que me costó muchísimo trabajo conseguirlo.

qué bueno que valió la pena. sofía: me lo imagino.

alejandra, gracias nuevamente, pero te tengo una sorpresa,

porque hay alguien que quiere hablar contigo.

alejandra: a ver. sofía: miriam.

miriam: gracias. ¿licenciada ponce?

soy miriam, estoy libre. samuel: muchas gracias,

licenciada. alejandra: no sabe el gusto

que me da escucharla, miriam. miriam: dígame que ya tiene

a mis hijos. alejandra: no, pero ya fui

a hablar con el sr. robbins y le advertí que voy a proceder

legalmente. miriam: ay, ¿qué le dijo?

alejandra: estaba molesto. está dispuesto a llegar

a juicio, pero que usted esté en libertad nos ayuda muchísimo.

miriam: el problema es que yo no puedo viajar, el juez me pidió

que me mantuviera aquí en el país.

alejandra: sí, lo sé. pero no se preocupe, yo ya

levanté la denuncia en contra de su cuñado y en este momento

comienzo a preparar todo para el juicio.

miriam: licenciada, haga lo que sea necesario

para recuperar a mis hijos. alejandra: no se preocupe,

miriam, yo no me voy de aquí hasta que los pueda llevar

a su lado. adiós.

[música] [música]

ricardo: no, para nada, aquí, mira, aquí está perfecto.

esta es la reservadita. victoria: gracias.

mesero: caballero, el especial que me pidió.

ricardo: eso es todo, perfecto, muchas gracias.

oye, las cartas de una vez, por favor.

dejamos esto aquí, por fin siento que mi suerte empieza

a cambiar. victoria: ¿y eso?

roberto: bueno, pensé que no ibas a venir como antes.

sí te acuerdas, ¿no? cuando no me dabas ni siquiera

una sola oportunidad de salir, de cenar, de comer ni de nada.

victoria: ¿por qué te importa tanto?

roberto: ¿es en serio? porque eres especial.

victoria: ¿y eso se lo dices a todas?

roberto: es que ya ni siquiera hay todas, ya no existen todas.

victoria: no te creo nada. roberto: mira, con todo lo que

ha pasado ni siquiera he salido. bueno, ayer fui a echar

un whisky con juan y con ricardo, nada más.

victoria: ay, pobre de ti. roberto: te estoy diciendo

la verdad. además, tú eres la mujer

con la que más tiempo he estado. victoria: roberto, estuviste muy

pocas noches en mi departamento. roberto: por eso, eso es

un logro para mí. victoria: eres de lo peor.

roberto: no, es la verdad, o sea, nunca he pasado

noches seguidas en casa de alguien más.

victoria: ¿en serio? roberto: te lo juro, la única

que lo pudo lograr fuiste tú. pues, salud.

juan: fer, ¿cómo estás? fernanda: pues, contenta

de escucharte, ahora sí no he sabido nada de ti.

ayer te estuve esperando con tu mamá y ni siquiera

me llamaste. juan: y me siento muy mal

por eso. no sabes cómo se me complicó el día, pero estoy

pensando, no sé, tal vez pueda pasar por ti y llevarte a cenar

donde tú quieras. fernanda: ay, no, no puedo,

juan, en estos días que te estuve esperando me atrasé mucho

con mi trabajo y ahora me tengo que poner al día.

juan: pues, solo cenamos y ya, nada más y no te quito más

tiempo. fernanda: no, no, de verdad,

no puedo, yo también tengo que cumplir con mi trabajo.

juan: te entiendo, fer. siento mucho que no hayamos

podido vernos. fernanda: pues, sí, yo también,

pero ya será pronto. adiós, juan.

victoria: la gente no cambia, tú vas a volver a ser el mismo

de siempre muy pronto. roberto: a ver, si tú no

me haces caso en algo tengo que invertir mi tiempo, ¿no?

victoria: qué cínico. [ríe]

roberto: tú sabes perfectamente que por ti me he olvidado

de todas, tú eres la única. victoria: ¿y tú cómo sabes

que yo cambiaré mi mirada por ti?

roberto: no lo sé, pero podría ser un acto de fe.

primero acepta que te la pasas muy bien conmigo, te ríes, pasan

las cosas divertidas, todo. victoria: eso no lo puedo negar.

roberto: conmigo estás mucho más feliz.

es más, todo lo seria que estás cuando te vi platicando con

el ostias este, con el nuevo. victoria: con adrián.

roberto: así se llama. victoria: no estaba divertida

como tú dices, quizá interesada. roberto: ay, por favor,

victoria, ¿de qué me hablas? a ver, ¿en qué podrías

estar interesada? victoria: en su trabajo, en

lo que ha hecho con las mujeres. roberto: a ver, victoria, él

solamente conoce el protocolo. eso no te hace especial, ¿eh?

para nada. victoria: hay gente que

lo conoce y ni así lo aplica. roberto: pero yo soy especial.

victoria: especial y celoso. roberto: ¿yo celoso?

no, no, victoria, no, no, yo nunca me he puesto celoso.

y créeme que no voy a empezar ahora a ser otelo, qué flojera.

victoria: ya, eso espero, otelo.

mesero: la carta, caballero, por acá.

roberto: ¿de casualidad no te llamas adrián?

[ríe] híjole, qué "timing", mano.

sabes que la propina va a bajar, ¿no?

bueno, pidamos. gilberto: qué bueno que jaime

esté bien. paula: sí.

gilberto: no me imagino el estrés que vivieron.

paula: siéntense, siéntense, no se lo deseo, créeme, gilberto,

ni a mi peor enemigo. ielvis! mi amor, ¿me traes

dos cafés, por favor? alicia: fuiste muy fuerte

al aguantar todo eso, paula. paula: pues, la verdad yo no fui

fuerte, fue alejandra. la hubieras visto tan decidida,

con tanto valor, yo lo único que traté es no quedarme muy atrás,

la verdad. gilberto: alicia me dijo que

pagaron un rescate muy grande. paula: enorme.

gilberto: queríamos ayudarlos con alguien, pero es que todo

el dinero que tenemos está invertido en el negocio.

paula: sí, me dijo alicia, pero no te preocupes, muchísimas

gracias. gilberto: bueno, pero en parte

por eso estamos aquí también. alicia: paula, gilberto necesita

pedirte un favor. paula: sí.

gilberto: ¿te acuerdas que necesitábamos que fueran

nuestro aval para lo del negocio?

es que ahora me están dando un préstamos con unas condiciones

muy buenas de pago. paula: ah.

gilberto: y solamente necesitamos que nos ayudes para

que nos liberen ese dinero. es algo seguro, paula,

y te vamos a dar un porcentaje de las ganancias para que

se recuperen de lo que gastaron con el rescate de jaime.

¿qué dices, eh? ¿nos ayudas? juan: sobre todo en la primera

instancia del gobierno del estado.

tatiana: ¿se puede, licenciado? juan: hola.

tatiana: [ríe] sorpresa.

juan: tatiana, ¿qué haces por aquí?

tatiana: pues, andaba por esta zona y quise pasar a saludarte.

ya vi tu nombre en la puerta, ya eres un hombre tan importante,

te lo dije, ¿no? juan: bueno, pues, bienvenida

a mi oficina. tatiana: y está muy bonita,

muy bonita. aunque está un poco vacía,

¿no crees? le falta--

le falta... juan: es que, bueno,

me la acaban de dar. tatiana: ¿sabes algo, juan?

me dio muchísimo gusto que nos encontráramos,

ese encuentro fue como mágico. y quise pasar a decirte

que a tomasito le encantó el regalo que le enviaste.

juan: ¿de verdad? tatiana: sí, ¿qué? estaba feliz,

estaba dichoso, le encantó. muchísimas gracias.

juan: no, pues, me da muchísimo gusto.

tatiana: jurisprudencia mexicana, guau.

1917-1985. oye, ¿no vas a salir a comer?

porque podemos ir a algún sitio juntos, tú y yo a comer,

juntitos. juan: me encantaría en verdad,

pero ahorita tengo muchísimo trabajo.

tal vez otro día. tatiana: no, tú tienes que

comer, tú no te puedes quedar todo el día mal pasándote, no.

juan: [ríe] es lo mismo que dice mi mamá.

tatiana: ay, tan linda doña susana, pues, hazle caso, ¿ves?

juan: sí, sí, ya pedí algo. tatiana: bueno, pues, está bien.

entonces, te dejo trabajar, me dio muchísimo gusto

saludarte. juan: a mí también,

a mí también. tatiana: prométeme que no vas

a dejar que pase tanto tiempo para que nos volvamos a ver.

juan: te prometo que no. tatiana: eso espero, ¿eh?

a veces pienso mucho en ti. [música]

paula: ¿y de cuánto es el préstamo?

gilberto: son siete millones de pesos.

paula: es mucho, gilberto. gilberto: sí, pero con eso vamos

a impulsar el negocio para que produzca el doble.

te aseguro que voy a poder pagar ese préstamo muchísimo

antes del tiempo que me dan. paula: ah.

alicia: gilberto esta apostándole todo a este

proyecto y se está dedicando por completo.

paula: sí, ya veo. alicia: te aseguro que es

una gran oportunidad. paula: bueno, pues, supongo que

si tienes un plan tan armado, no debe haber problema.

gilberto: te lo aseguro. mira, con el porcentaje

de las ganancias que te demos, vas a poder terminar la deuda

que tienen por lo del rescate de jaime.

paula: ¿de verdad? gilberto: tú eres la mejor amiga

de alicia y nos vas a ayudar, así que nos corresponde pagarte

por este gran favor. paula: gracias, gilberto.

gilberto: entonces, ¿contamos contigo?

paula: sí, sí, claro. gilberto: perfecto.

paula: dime qué papeles necesito y dame una copia del contrato

de este préstamo para que lo revise alejandra.

gilberto: sí, sí, por supuesto. paula: entonces, yo te aviso.

en cuanto ella lo lea, yo creo la semana que entra a más tardar

lo está leyendo, entonces ya, ya te digo qué pasa

con esos papeles. gilberto: vas a decir que soy

un abusivo, pero ¿no podría ser todo esto hoy mismo?

es que mañana tengo que dejar todo listo porque me regreso

a miami y-- paula: no, es que ale está

llevando un caso en estados unidos y tengo entendido

que regresa hasta la semana que entra.

alicia: te aseguro que todo está en regla, gilberto

lo revisó cuidadosamente. gilberto: es solo un préstamo,

sin mayor complicación, pero tengo que resolverlo mañana.

paula: [suspira] está bien, está bien, dime qué

papeles necesitas. gilberto: necesitamos estos

requisitos, aquí vienen numerados.

este no le hagas, nos salteamos este, pero este sí, este y,

pues, el más importante es este. paula: sí, el más--

está bien, está bien. carmen: licenciado.

ricardo: sí. carmen: aquí está su cita.

ricardo: gracias, carmencita, por favor.

carmen: pase, pase, por favor. ricardo: gracias, carmen.

mucho gusto, soy el licenciado bustamante.

tome asiento si es tan amable. rafael: le agradezco.

ricardo: ¿todo bien? ¿en qué le puedo ayudar?

rafael: [tartamudea] yo no sé cómo decirle esto,

licenciado. ricardo: a ver, lo escucho,

y puede confiar en mí. rafael: pues, voy a necesitar

de toda su ayuda, licenciado. porque acabo de matar

a un hombre. ricardo: a ver, necesito

que esté tranquilo y que me diga qué fue lo que pasó.

rafael: yo-- yo tengo mucho miedo,

licenciado, no sé qué hacer. mire, yo le juro que no soy

una mala persona, pero lo hice por una buena razón.

ay, ya no sé ni qué estoy diciendo.

ricardo: cálmese, por favor. cálmese y escúcheme.

voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudarlo.

rafael: sí, sí, sí. ¿qué va a pasar conmigo,

licenciado? ricardo: seguramente tendremos

que dar aviso a las autoridades. rafael: voy a ir a la cárcel,

¿verdad? ricardo: sí, pero si se entrega

y coopera en todo momento con la policía, puede que

su defensa sea más fácil. por favor, espéreme.

rafael: no. ricardo: no, tranquilo, todo

bien, le voy a hablar a mis compañeros que son especialistas

en derecho penal. ellos son los indicados

en llevar su defensa. confíe en mí, por favor.

rafael: disculpe. ricardo: carmen, ¿le puedes

pedir a roberto y a adrián que vengan a mi oficina,

por favor? gracias.

alan: bueno, aquí están las cláusulas de tu contrato.

revisa bien antes de firmar, por favor, nancy.

nancy: es un poco alta la comisión con la que se queda

la firma, ¿no? alan: sí, pero conforme

demuestres compromiso con la firma, la comisión

la ajustamos, no te preocupes. nancy: está bien.

nancy: muchas gracias, cuando puedas, ¿me das mi copia,

por favor? alan: sí, tu copia se la pides

a martita que es nuestra secretaria.

nancy: perdón, pensé que tú te encargabas de eso.

alan: ¿de las fotocopias? no, yo también soy propietario

de esta firma. nancy: perdón, no sabía.

alan: carlos se encarga, por supuesto, de la dirección

general y de la parte pública, pero la administración la llevo

yo. nancy: no sabía que

el licenciado ibarra tuviera socios.

alan: soy su mano derecha. nancy: ah, ya veo.

alan: y me da gusto que lo menciones, porque todo

lo que vayas a realizar con carlos, todo, primero

lo ves conmigo, ¿de acuerdo? nancy: claro.

[música] roberto: señor, le aseguro que

vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para llevar

muy bien su defensa. adrián: pero para eso

necesitamos que nos cuente exactamente qué es lo que pasó.

rafael: yo fui a buscar al dr. lara para matarlo.

lo estuve esperando en el estacionamiento.

roberto: ¿y estás segurísimo que está muerto?

rafael: no me consta, licenciado, pero había mucha

sangre, yo creo que no sobrevivió.

roberto: tome un poco de agua. por favor.

rafael: gracias, muchas gracias. roberto: no hay de qué.

tranquilo. rafael: yo solo lo hice

por defender a verónica. roberto: ¿quién es verónica?

rafael: verónica es la esposa del hombre que maté.

adrián: ¿usted conocía a su esposa?

rafael: sí, ella y yo teníamos una relación.

ricardo: ¿cómo era esa relación? rafael: pues, empezamos como

amantes, luego yo me terminé enamorando y respetándola más

que su propio esposo. es que su marido siempre

la golpeaba y cuando se enteró que verónica se quería

ir conmigo, casi la mata. ella se escapó para venir

a verme y para despedirse de mí. ahí fue cuando entendí que él

nunca la iba a dejar en paz, por eso lo maté.

miren, licenciados, yo les juro que yo no soy una mala persona.

yo nunca me imaginé que podría hacer algo así por alguien, pero

por ella yo soy capaz de todo. hasta de matar por amor.

gilberto: no sabes el apoyo que esto es para nosotros.

paula: qué bueno. alicia: en cuanto el negocio

empiece a dar ganancias, te vamos a entregar la parte

que te corresponde por tu ayuda. paula: ay, sí, que sea pronto,

por favor, no me gusta en lo más mínimo que alejandra le deba

tanto dinero a carlos. alicia: ay, sí, te entiendo.

paula: sí, yo ya vendí todas las joyitas que tenía y unas cositas

más, pero ale ya no quiere que me deshaga de nada.

según ella, se va a encargar de toda la deuda.

alicia: y no lo dudo, con todo lo que trabaja.

paula: ay, esa es otra. no está bien que trabaje tanto,

no me canso der decírselo, gilberto.

digo, entiendo que ame su trabajo, pero también

tiene que amar su vida, tiene que amar divertirse,

tiene que enamorarse. gilberto: claro.

alicia: pero de un buen hombre, no de otro que le rompa

el corazón. paula: es que ya no hay buenos

hombres, gilberto, parece que de tu generación para abajo

ya no hay. alicia: no, no puedes confiar

en nadie. paula: yo no sé qué voy a hacer

con alejandra. gilberto: bueno, yo creo que es

momento de irnos. paula: ay, no.

gilberto: muchísimas gracias por todo, ¿eh?

y te avisamos cómo van las cosas.

alicia: se estaba poniendo buena la plática.

[ríe] gracias.

paula: no, gracias a ustedes. roberto: rafael, ¿y dónde está

esa mujer ahora? rafael: no sé.

desde que maté al dr. lara la estuve llamando, pero ella

nunca me contestó. lo más seguro es que esté

con la policía o no sé. roberto: ¿y a qué hora asesinó

a ese hombre? rafael: no tiene más de una hora

que lo maté. adrián: ¿y tiene la dirección

de su casa? rafael: nunca supe dónde vivía.

ella siempre me buscaba a mí. pero yo tengo mucho miedo

de que le haya pasado algo, licenciados.

ricardo: ¿cuándo fue la última vez que la viste?

rafael: desde antes de ayer en la noche no sé nada de ella.

ricardo: mira, entiendo que hayas querido proteger

a verónica, pero pudiste haber hecho una denuncia anónima

por violencia intrafamiliar. rafael: ay, licenciado, eso

nunca funciona. ella me dijo que ya había

levantado un reporte y que no había pasado nada.

roberto: ¿y estás seguro de que lo hizo?

rafael: verónica siempre me ha dicho la verdad.

adrián: sí, pero las mujeres que son víctimas de violencia

de género es muy difícil que se atrevan a denunciar

los abusos que sufren. rafael: si ustedes hubieran

visto la desesperación y el miedo que ella le tenía,

le creerían. yo no tenía más remedio

que matar a su marido. roberto: ¿y dónde la conociste?

rafael: en mi trabajo. roberto: ¿en dónde trabajas?

rafael: soy cajero de un supermercado, ella siempre

hacía sus compras ahí. ricardo: muy bien, ¿qué es

lo mejor que puede hacer nuestro cliente?

adrián: lo mejor es que se entregue.

roberto: vamos a llegar a un acuerdo antes

de que se entregue. adrián: roberto, yo pienso

diferente. roberto: conozco muy bien

la operación de los juzgados penales aquí en méxico.

adrián: sí, yo también. roberto: no me digas.

adrián: sí, es mejor que se entregue y que luego

lleguemos a un acuerdo. roberto: eso sería reconocer

el error y querer enmendarlo. yo creo que es mucho mejor que

desde un principio estén seguras las garantías de nuestro

cliente. adrián: no, tenemos que proteger

los derechos de rafael sobre todas las cosas.

si se entrega, la buena voluntad ya está implícita.

rafael: perdón, licenciados. yo vine con usted, licenciado

bustamante porque lo he visto en las noticias.

usted dígame, ¿qué es lo que tengo que hacer?

[celular] alejandra: hola, carlos.

carlos: ¿cómo estás, guapa? alejandra: bien, carlos,

con mucho trabajo. carlos: sí, me imagino,

¿cómo va todo? alejandra: bien, ya hice la

denuncia y estoy esperando a que me informen sobre el juicio.

carlos: ¿quieres que te ayude en algo?

alejandra: gracias, te lo agradezco, pero no, no,

por el momento la verdad es cuestión de esperar.

carlos: bueno, pero también puedo ayudarte a que la espera

sea menos larga, ¿no? alejandra: no, prefiero

aprovechar este tiempo para preparar bien la defensa.

carlos: sí, sí, yo sé, solo quiero recordarte que cuentas

con todo mi apoyo. alejandra: te lo agradezco

mucho. carlos: bueno, no te quito

más tu tiempo. te mando un gran beso y te deseo

mucha suerte en el caso. alejandra: gracias, igualmente,

"bye". [música]

[música] [sirena]

rafael: solo espero que esta sea una buena decisión, licenciado

bustamante. ricardo: confíe en nosotros.

roberto: les voy a pedir que quede asentada la buena

voluntad, eso de entrada te va a reducir un par de años

de prisión. rafael: no, yo tengo mucho miedo

de ir a la cárcel. adrián: a ver, rafael,

no te vamos a mentir. vas a estar preso, pero podemos

lograr que no estés más de cinco años.

rafael: cinco años. roberto: vamos, vamos.

aquí a la izquierda. adrián: por aquí, rafael.

pase. buenas tardes.

siéntese aquí. aquí.

rafael: lo único que lamento es que ahora que verónica ya

está libre de su esposo, yo voy a estar preso.

roberto: licenciada, ¿cómo está? qué gusto.

sonia: ¿qué se le ofrece, licenciado morelli?

roberto: le presento al licenciado adrián carvallo.

se acaba de integrar a nuestra firma.

sonia: claro que lo conozco, me da mucho gusto verlo,

licenciado. adrián: a mí también

me da mucho placer verla. sonia: gracias.

ricardo: licenciada, venimos en representación de nuestro

cliente, el sr. rafael olmos, viene de buena voluntad a

declarar que cometió un delito. sonia: ¿qué clase de delito?

ricardo: homicidio, con la agravante de premeditación.

roberto: declaró el asesinato del dr. lara, porque mantenía

una relación amorosa con la esposa del doctor, que

era constantemente golpeada por él.

sonia: ¿y esa es una excusa para un crimen pasional?

roberto: licenciada, mi cliente está aquí con toda la buena

disposición de cooperar con las autoridades, por favor.

sonia: se equivoca, licenciado morelli, el señor está aquí

porque no le queda de otra. adrián: abogada, siento mucho

contradecirla. nuestro cliente pudo haber

huido. ricardo: es correcto.

adrián: pero no lo hizo. desde que cometió el asesinato

nos buscó para negociar su entrega.

roberto: para que eso ocurra, le pedimos que quede por escrito

la buena voluntad de mi cliente, para que el juez lo tome en

cuenta en el juicio, por favor. sonia: [suspira]

está bien, le vamos a tomar su declaración.

roberto: muchísimas gracias. sonia: señorita, por favor.

>> sí, licenciada. gustavo: ¿quién eres?

te voy a encontrar y cuando lo haga, te voy a matar.

rafael: ya cuando lo vi muerto, yo me fui.

después estuve tratando de llamar a verónica y ya nunca

la encontré. luego ya no supe qué hacer.

y en ese momento decidí ir a buscar al licenciado

bustamante. sonia: ¿eso es todo?

rafael: sí. sonia: en un momento

le dan impresa la declaración para que la firme.

adrián: gracias, licenciada. roberto: gracias.

ricardo: vamos a estar al pendiente de su proceso

y tranquilo, que no lo vamos a dejar solo, ¿está claro?

rafael: muchas gracias, licenciado.

y, por favor, busque a verónica, yo necesito saber si ella está

bien y sobre todo, pues, que ella sepa que yo la amo, la amo,

la amo, por eso lo maté. roberto: cuando la veamos,

nosotros se lo decimos. básicamente que usted la ama.

rafael: gracias. roberto: de nada.

sonia: fírmela, por favor. ricardo: momento.

bueno, sí, muy bien. sí.

adrián: rafael, aquí, por favor. firme, hágalo.

sonia: procedan, por favor. adrián: aquí tiene.

sonia: gracias. roberto: tranquilo, tranquilo.

ricardo: con cuidado, por favor. sonia: siempre es un gusto

verlo, licenciado carvallo. adrián: el gusto es mío.

sonia: gracias. si necesitan algo más,

aquí nos vemos mañana. roberto: muchísimas gracias,

cualquier cosa le avisamos. sonia: con permiso, licenciado.

ricardo: muy bien, mañana nos vemos en la oficina y de ahí

nos venimos para acá. adrián: allá nos vemos.

adiós, roberto. roberto: cuídate.

creo que estaba muy acostumbrado a trabajar con leonardo, porque

no sé, siento que no me entiendo con adrián.

ricardo: sí, me di cuenta. roberto: al menos se lleva

muy bien con sonia, eso sí es ganancia.

pero es raro.

[llaman a la puerta] alejandra: ¿estás bien?

Cargando Playlist...