null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe- 'Un mundo de fieras'

27 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

>> vamos, chicos.

velocidad, vamos.

vamos, muévanse.

jorge, vamos.

vamos, mario, vamos.

bernie: apúrate, menso,

no vamos a ganar.

>> muy bien, niños,

todos tienen el punto

de la actividad menos toño

y bernie porque llegaron

al final.

bernie: eres un tarado,

por tu culpa perdimos.

toño: hice lo mejor que pude.

bernie: no, a ver,

yo te dejé una muy buen ventaja.

pero como eres un idiota,

perdimos.

>> ey, ey, tranquilos.

ey, ¿qué te pasa?

no quiero pleitos.

¿qué les pasa?

bernie: que le diga a este menso

que por su culpa

no ganamos ese punto.

>> ¿por qué insultas

a tu compañero?

a ver, a ver, todos,

recojan sus cosas,

ya la clase se acabó, vámonos.

¿qué pasa?

bernie: es que cómo me pone

con uno que no sabe ni caminar.

o sea, es de pensar.

>> tolerancia, bernie.

¿por qué no tienes tolerancia?

tantita tolerancia.

bernie: [se burla]

>> a ver, no me faltes

al respeto.

cálmate, ¿sí?

bernie: sí, sí.

>> te voy a reportar

con la directora.

bernie: ¿qué quieres que haga?

¿que te ponga así atención?

>> ya, basta, vámonos,

recoge tus cosas, vamos.

toño: bueno, hasta luego.

>> hasta mañana, chicos.

que les vaya bien.

y la mochila.

bernie: a ver si aprendes

a ser más rápido a la próxima.

toño: ya bájale, bernie.

bernie: no, no le bajo.

y aquí no está el maestro

para salvarte, gallina.

>> por favor, tranquilos,

ya párense.

bernie, bernie, déjalo,

por favor.

ya, los demás váyanse

a su casa, por favor.

tranquilo.

rafaela: hola, mi amor.

ay, ya llegó mi príncipe.

bernie: ay, chale, ma,

no me beses.

rafaela: pero ¿por qué no,

mi amor? yo quiero besarte.

eres mi chiquito.

bernie: a ver, ya no soy

chiquito, ma.

rafaela: ¿qué te pasa?

tú para mí siempre

vas a ser mi nene,

mi pequeñito.

bernie: ay, me chocas.

por tu culpa, mis hermanos

se la pasan molestándome.

rafaela: ay, mi amor,

pues no los escuches.

bernie: a ver, escúchame

tú a mí.

ya no quiero que me llenes

de arrumacos.

ya no quiero que mis hermanos

digan que soy el nene

de la casa, no manches.

rafaela: ay, pues este.

ya parece que no puedo yo

besuquear a mis niños,

¿por qué no?

ay, estos niños de ahora.

bernie: estate quieto, gabriel.

gabriel: ay, el nene

ya se sintió.

bernie: que no me digas nene.

pedro: y para que duermas

como el nenito que eres,

te vamos a dar una paliza,

¿cómo ves, cómo ves?

bernie: vamos a ver

quién le da la paliza a quien.

pedro: [gime]

bernie: ya me hartaron.

gabriel: ya cállate,

te vamos a matar.

bernie: ah, ¿sí?

rafaela: ey, ya, ya, sepárense.

ya, bernardo, gabriel.

¿qué les pasa?

todo lo solucionan a golpes.

¿que no se dan cuenta

que son hermanos?

bernie: son unos tarados.

se la viven diciéndome

que soy nene y se la pasan

molestándome con eso.

gabriel: claro que eres el nene.

¿ya viste?

mamá tuvo que venir

a defenderte.

rafaela: ya, ya, bernardo, ya.

ya te calmas tú también.

párale.

oigan, se la pasan golpeando.

pero ¿que no se dan cuenta

que se más pequeño que ustedes?

pedro: díselo a él,

que es el nenito.

bernie: ¡te odio!

¡todo esto es tu culpa!

mejor me voy a dormir afuera.

rafaela: ya, ya, ya, ya.

es increíble, de verdad.

me tienen harta.

voy a ir por él.

y ahorita cuando regrese,

no quiero que lo molesten ya.

se duermen.

gabriel: sí, sí.

[ríen]

>> su hijo volvió a golpear

a uno de sus compañeros

a la hora de la salida, señores.

y no es la primera vez

que se pelea.

rafaela: de verdad

que lo sentimos muchísimo.

yo sé que mi hijo

tiene un carácter muy fuerte,

muy difícil.

pero eso es porque sus hermanos

son muy abusivos con él.

>> bueno, señora rafaela.

ustedes son los padres,

son los encargados

de corregir a sus hijos.

de corregir a bernie.

>> además, su desempeño escolar

no es muy bueno.

va muy mal en las clases, ¿eh?

marcos: bueno, profe,

usted es su maestro

de educación física.

y sabe perfectamente bien

que mi hijo es muy bueno

en el deporte.

>> sí, señor marcos, entiendo.

pero es muy importante

que tenga buen rendimiento

en todas las materias,

no solo en el deporte.

>> los maestros y yo

lo hemos platicado.

y hasta hemos pensado

que es conveniente

que bernie repita el sexto año

de primaria.

rafaela: ay, no, por favor,

no nos diga eso,

dele una última oportunidad.

marcos: miren, nosotros haremos

que estudie.

es más, yo me comprometo

a que saque

buenas calificaciones

y no sea ningún problema.

pero, por favor,

no lo reprueben.

>> está bien, señor marcos,

pero también encárguese

de que bernie aproveche

esta oportunidad

que le estoy dando

para que no repita el año.

rafaela: sí.

marcos: que no,

que chiapas está en el sur.

en el norte está sonora,

ya te lo dije.

no puede ser que no te puedas

aprender los nombres

de los estados.

te los he repetido tres veces,

hijo.

bernie: pues no se me pegan.

marcos: ah, no se te pegan, ¿eh?

pues a ver si así se te pegan.

que tuve que hablar

con tu directora

y le prometí que vas a mejorar

tus calificaciones.

¿y sabes qué? lo vas a hacer.

bernie: está bien, papá,

pero ya no me pegues.

marcos: es que me sacas

de quicio, hijo.

de verdad no puede ser

que seas tan bruto,

¿por qué eres tan bruto?

bernie: está bien, papá.

marcos: se me hizo tardísimo

por tu culpa otra vez.

ya me voy,

pero cuando regrese,

quiero que te aprendas

todos estos nombres

de memoria, ¿me oíste?

bernie: sí.

marcos: ¿me oíste?

bernie: sí.

marcos: ¿o te lo repito? ¿eh?

órale, a estudiar.

bernie: [llora]

todos: ¡gol!

pancho: ganamos porque no saben

jugar.

bernie: yo sí sé jugar,

lo que pasa es que tú

me metiste el pie.

pancho: así se juega el futbol.

bernie: ah, ¿sí?

pues yo te voy a quitar

las ganas de jugar sucio.

marcos: es que me sacas

de quicio, de verdad,

no puede se que seas tan bruto.

¿por qué eres tan bruto?

>> ey, no manches,

ya lo noqueaste.

bernie: no, se está haciendo

para que ya no le dé.

>> no, a mí se me hace

que ya lo mataste, ¿eh?

[balbucean]

bernie: [jadea]

rafaela: bernie, mi amor,

¿ya llegaste?

bernie: sí.

rafaela: bernie, ven, salúdame.

oye, te estoy hablando.

bernie, ¿estás bien?

contéstame, ¿qué pasa?

bernardo.

bernie.

bernie, te estoy hablando, hijo.

¿qué pasa?

¿por qué no me contestas?

[timbre]

ahorita que regrese hablamos,

¿eh?

voy.

ya voy.

[timbre]

voy, voy, voy.

michelle, ¿cómo estás?

michelle: mi hijo viene muy mal

por culpa de tu hijo

que es un delincuente.

rafaela: por favor,

no le digas así a mi hijo.

michelle: es la verdad.

rafaela: ¿qué pasó?

michelle: tu hijo lo golpeó

y lo dejó inconsciente.

los niños me fueron a avisar

y me contaron

todo lo que había pasado

cuando fuimos al parque.

pancho: bernie me dejó

casi muerto.

michelle: afortunadamente,

después recobró la consciencia.

pero te quiero avisar

que lo voy a llevar

al hospital,

le van a hacer estudios

y ustedes van a pagar eso.

rafaela: sí, sí, perdóname,

por favor, se me cae

la cara de vergüenza.

no sé qué decirte.

perdón, mi amor.

michelle: no, no,

ni te disculpes.

aquí ustedes van a tener

que pagar todo.

nada justifica que tu hijo

casi mata al mío.

rafaela: bueno, pero yo creo

que bernie no lo hizo

con esa intención

de lastimarte.

ahorita mismo voy a hablar

con él y le voy a decir

que estuvo muy mal lo que hizo,

perdónenme.

michelle: pues habla con él,

haz lo que quieras.

pero ustedes van a pagar esto.

faltaba menos.

vámonos, mi amor.

rafaela: [suspira]

ay, no, bernardo, ¿qué hiciste?

¿qué voy a hacer?

bernardo, tenemos que hablar.

la mamá de pancho

acaba de venir.

hijo, ¿qué te pasa?

ya sé qué fue lo que hiciste,

bernardo.

[suspira]

bernie, ya sé por qué

estás escondido,

porque lastimaste a pancho,

hijo.

bernie: quiero estar solo,

no me molestes.

rafaela: bernardo, tenemos

que hablar tú y yo, hijo.

lo que estás haciendo

no está bien.

estás apenado, ¿verdad?

yo sé que tu intención

no era esa,

la de lastimar a pancho.

su mamá está enojadísima

y con toda razón, bernie.

mi amor, no puedes seguir así,

pareces un salvaje.

sal, por favor.

vino pancho y pancho está bien.

tiene la cara lastimada,

pero está bien, hijo, sal.

bernie: ¿pancho está bien?

entonces, ya no hay problema.

rafaela: a ver, bernardo,

¿qué estás diciendo?

por supuesto que hay problema.

y tú y yo tenemos que hablar.

bernie: pero yo no quiero

hablar contigo.

rafaela: mi amor,

no puedes andar ahí por la vida

así, peleándote.

no puedes ya ser violento,

no está bien.

bernie: ni empieces a decirme

lo mismo, ma.

porque tengo que demostrarle

a mi papá y a mis hermanos

que no soy chiquito,

que no soy el nene.

rafaela: pues lo que te dicen

tu papá y tus hermanos

no está bien.

y no por eso tienes

que reaccionar así.

ya deja de ser violento,

por favor.

bernie: mira,

es la única manera,

y toda la culpa la tienes tú.

¡tú!

rafaela: óyeme--

¿qué voy a hacer con este niño?

[música]

[música]

pedro: te quedó

riquísima la salsa, ma.

rafaela: ¿sí?

uy, mi amor,

pues no quisiera darte

más preocupaciones,

pero michelle, la vecina,

estuvo aquí.

resulta que bernie

se peleó con pancho

y ella estaba muy enojada.

dijo que va a traer

la cuenta del hospital

para que nosotros la paguemos.

marcos: qué vieja tan exagerada.

pues a ver quién le paga, ¿eh?

rafaela: no, no, no.

yo creo que sí tenemos

que pagarle.

pancho estuvo desmayado

por unos segundos.

gabriel: mira al nene.

chiquito, chiquito,

pero bien que le dio su trancazo

al vecino, ¿eh?

rafaela: gabriel,

ya, por favor.

te he dicho que no molestes

a tu hermano.

marcos: déjalos, rafaela,

son hermanos.

son hombres y se llevan pesado.

eso es lo más natural,

así se les forja el carácter.

además, lo que mi hijo hizo hoy

me demuestra que tengo la razón.

bernie: ¿cómo?

¿no me vas a pegar o a regañar

por haberme noqueado a pancho?

marcos: al contrario, hijo.

así me gusta que seas.

es más, hasta te felicito

por no dejarte de ese pancho

ni de nadie.

rafaela: no, a mí no me parece

lo que acabas de decirle

a bernie.

marcos: a ver, rafaela,

yo educo a mis hijos, ¿sí?

tú encárgate de alimentarlos

y de tenernos todo limpio.

no le sigas, por favor.

te salió muy buena esta cena

como para que me estés

amargando con tus cosas.

pásame el agua, por favor.

bernie: no manches,

no me acuerdo de nada.

se me fue la onda.

toño, ¿qué pusiste en la uno?

pásame la respuesta.

toño.

>> toño, bernie, a su examen,

por favor.

toño: sí, maestra.

bernie: dame las respuestas

o te voy a surtir.

que me des las respuestas.

>> bernie, a tu examen.

bernie: sí, maestra.

ahora sí te la voy a cumplir.

toño: conmigo no te metas.

bernie: me meto con quien

quiera.

y aquí no está la maestra

para salvarte.

toño: o salvarte a ti,

porque yo no me dejo.

[gritos]

rafaela: hola--

mira nada más cómo vienes.

pues ¿qué te pasó?

bernie: pues vieras

que al otro lo dejé peor.

rafaela: no puede ser

que te volviste a pelear

en la escuela, bernardo.

bernie: esta vez fui más listo,

lo esperé a la vuelta

de la escuela.

y ahí me lo surtí.

rafaela: ¿qué estás diciendo?

basta, se acabó, bernardo.

no puedes andar por la vida

peleándote con quien quieras.

¿qué te pasa?

y no entiendes, ¿verdad?

no lo entiendes.

estás castigado.

súbete a tu cuarto.

óyeme, te estoy hablando,

bernardo, ven acá.

te estoy hablando.

hazme caso.

marcos: no me gusta

que no respetes a tu madre.

y que la hicieras salir

detrás de ti

después de que te castigó.

bernie: es que yo no había

hecho nada, pa.

marcos: exacto, sí, eso fue,

no hiciste nada.

mira nada más cómo traes

ese moretón en la cara.

y el suéter mira, todo roto.

eso quiere decir

que te dieron tupido y tú

no hiciste absolutamente nada.

bernie: al otro le fue peor.

marcos: sí, pero a ti también

te dio.

eso me enoja mucho.

mira, más te vale

que no vuelva a suceder, ¿eh?

ándale, ya vete a tu recámara.

rápido.

rafaela: oye, ¿qué te pasa?

no puedo creer

que lo hayas regañado

porque no se peleó bien.

tenías que castigarlo.

marcos: no lo voy a castigar

jamás por pelearse.

rafaela, vivimos en un mundo

de fieras.

y él tiene que sobresalir.

rafaela: sí, pero no puede ser--

marcos: no tenemos hijas

para que tú te encargues

de su educación, ¿eh?

ellos son hombres,

y yo me encargo de eso.

por favor, no le andes hablando

a mi mamá para preguntarle

si los educo bien o no,

¿estamos?

bernie: no tenías que traerme,

ya no soy un niño.

rafaela: pues sí,

pero de alguna manera

me tengo que asegurar

de que no te vuelvas a agarrar

a golpes con nadie.

y aquí voy a estar

a la salida, ¿me escuchaste?

bernie: ajá.

rafaela: ¿cómo te vas a andar

ahí peleando con todo el mundo?

no está bien.

buenos días, maestra.

>> buenos días.

lo siento, señora,

pero bernie no puede entrar

a clases el día de hoy.

rafaela: pero ¿cómo?

¿y eso por qué?

>> porque la señora directora

los está esperando.

los acompaño, pasen, por favor.

bernie: ahora sí no hice nada.

>> lo lamento, señora.

pero su hijo no puede continuar

en esta escuela.

se volvió a pelear.

rafaela: ay, pero, por favor,

no lo corra, directora.

le juro que yo ya estoy

haciendo todo lo posible

para que él entienda

y se corrija.

>> es que no solo son

los pleitos, entiéndame,

por favor.

son también las razones.

¿sabe que su hijo le pegó a toño

porque no lo dejó copiar

en el examen?

y mire el examen de bernie.

volvió a reprobar

porque nunca estudia,

no le interesa.

rafaela: sí, yo lo sé.

de verdad que discúlpeme,

no sé qué decirle.

>> lo siento, señora,

ya es demasiado.

así que su hijo

está dado de baja

definitivamente de este plantel.

[música]

[música]

marcos: no puede ser

que te hayan expulsado

de la escuela, bernie.

me hiciste quedar

como un imbécil

con tu directora, ¿eh?

después de que puse

mi carota con ella ahí.

bernie: yo no quería, pa,

pero el menso de--

pero toño no me dejó copiarle.

marcos: a ver, no me digas

tarugadas.

estuvimos estudia y estudia

toda la tarde, ¿sí o no, eh?

pero claro, no te entró nada

en esa cabezota que tienes.

bernie: es que no se me quedaba

nada, pa.

marcos: ese es el problema,

que tienes una cabeza hueca.

eres un bruto, bernie,

es lo que eres.

¡eres un bruto!

bernie: yo no quise, pa.

rafaela: oye, no, no, no.

deja de golpear a nuestro hijo.

marcos: déjame darle su lección,

rafaela.

rafaela: no, basta.

una cosa es que regañemos

a nuestro hijo

por lo que hace mal,

pero no te voy a permitir

que lo tortures, ya no.

ya no llores, mi amor,

ya no llores.

todo va a estar bien, vámonos.

pedro: ¿qué?

¿el nene ya está chillando?

rafaela: mucho cuidado, pedro.

mucho cuidado los dos

con estarse burlando

de su hermano, se los advierto.

pedro: chale, ma,

tampoco es para que te enojes.

rafaela: estoy harta

de que no apoyen a bernie,

de que no me apoyen a mí.

de que no tengan

otra actitud de vida.

oigan, son los hermanos mayores.

y en lugar de cuidarlo

y de orientarlo, ¿qué hacen?

solamente lo atacan

y lo atacan y lo atacan.

pedro: está bien, ya no--

ya no nos regañes.

rafaela: sálganse.

quiero estar a solas

con bernie para que se calme.

y óiganme bien,

si oigo algo en la noche,

pobre de ustedes.

los quiero dormidos

y tranquilos.

¿está claro?

gabriel: claro como el agua,

mamá.

¿ves como sí eres

el nenito de la casa?

rafaela: ¡ya, gabriel!

¡ya, por favor, sálganse!

bernie: ya no te metas.

me va peor.

rafaela: mi amor.

no dejes que te afecte.

ya cálmate, mi amor.

se me--se me rompe el corazón

de verte así.

[suspira]

pues ya, les leí la cartilla

a gabriel y a pedro

y se acostaron como unas seditas

para no molestar a su hermano.

marcos: ya deja de estar

metiendo a bernie en tus faldas,

mi amor, ¿eh?

tiene que aprender

a defenderse solito.

rafaela: oye, soy su mamá,

y lo voy a defender

de quien sea, ¿eh?

marcos: sí, y por andar ahí

de protectora entre bernie y yo

estuve a punto de darte

un golpe a ti.

rafaela: me lo hubieras dado.

marcos: ¿qué?

no, a ver, yo nunca le he pegado

a una mujer, y tú lo sabes, ¿eh?

rafaela: lo sé.

pero tampoco te la deberías

de pasar dándole golpes

a bernie.

no me está gustando

cómo lo estás educando,

no me gusta.

marcos: pues con los otros dos

me funcionó muy bien.

rafaela: no sé.

muchas veces te dije que sentía

que no estaba bien

que pusieras a pelear

a mis dos hijos,

pues ¿qué te pasa? ¿cómo crees?

marcos: mi amor, a ver,

es natural, son hermanos,

rafaela.

rafaela: lo sé.

y tú me puedes decir

lo que quieras, marcos,

pero no me gusta.

me hace sentir muy mal.

así que, ¿sabes qué?

voy a buscar ayuda

para ayudar a mi hijo.

marcos: pues mira, ¿sabes qué?

haz lo que quieras, ¿eh?

estoy muy cansado.

hasta mañana.

rafaela: virgencita, madre mía,

ayúdame, por favor, ya no puedo.

necesito encontrar la manera

de ayudar a mi hijo.

de demostrarle que el mundo

no tiene por qué ser violento.

así, como fieras.

ilumíname, por favor,

a encarrilar la vida

de mi hijo.

pedro: ¿qué pasó?

bernie: ¿qué se traen?

pedro: eres el nenito de mami.

bernie: que no me digas nene.

gabriel: claro que lo eres.

tanto, que hasta tu mamita

te vino a dejar rosas.

bernie: yo no quiero

ninguna rosa.

pedro: al nenito

le dejaron su rosa.

marcos: muchas gracias,

mi amor, muy rico.

rafaela: qué bueno

que les gustó.

marcos: bueno, familia,

ya me voy al trabajo.

rafaela: sí, mi amor,

que te vaya muy bien.

gabriel: nosotros también

ya acabamos, ya nos vamos.

rafaela: con cuidadito.

no quiero quejas.

sí, bye, mi amor.

se portan bien.

¿sí me oyeron?

ambos: sí.

rafaela: bye, mi amor.

pedro: ¿qué pasó, nenita?

rafaela: ya, déjalo en paz.

bye, adiós.

bernie: yo también ya me voy.

rafaela: ¿cómo que tú te vas?

¿adónde?

bernie: a jugar al parque.

y no quiero que me sigas

dejando rosas en la cama

porque las voy a seguir tirando.

rafaela: ¿de qué

estás hablando?

bernie: de que por tu culpa

se la viven molestándome.

rafaela: ay, mira.

rosas, ¿de qué habla?

ay, está hermosa.

no tiene por qué estar

en la basura.

se la voy a llevar

a la virgen de mi cuarto

para que bernie

no la vuelva a tirar.

>> ¿y el beto?

>> pues entró a la escuela.

>> ¿y el tortas?

>> está chambeando

con la dueña de los raspados.

>> pero ¿qué está haciendo ahí?

>> no sé.

oye, mira, mira,

¿ves aquel que viene allá?

ese lo podemos agregar

para que completemos

el equipo de la cascarita.

>> no sé, se ve muy morrito.

>> pero es rebueno

para los trancazos,

nos puede servir para algo.

>> pero se ve

muy chamaquito, no.

>> no, el otro día

lo hubieras visto cómo

noqueaba a uno a puro trancazo.

>> está bien.

ey, morro, tú, ven.

nos falta uno, ¿quieres jugar

una cascarita?

bernie: sí, me late mucho.

además, soy muy bueno

para el fut.

>> ¿ves?

ya está.

pues órale, vamos a empezar.

>> está bien, órale, vamos.

>> tú vas a ir

con nosotros, ¿eh?

bernie: ok.

>> mira, tú te vas poner allá.

>> todos a sus posiciones.

rafaela: es que ya tendría

que estar aquí.

gabriel: y luego dice

que no es un nenito.

rafaela: ya cállate,

gabriel, cállate.

por favor, ve a buscar

a tu hermano.

pedro: ¿yo?

rafaela: sí, tú,

¿o quién más?

pedro: ya les estoy

para mandadero, ¿no?

rafaela: oye, se fue desde

muy temprano, ¿qué tal

si le pasó algo?

ve, por favor.

pedro: está bien, voy.

rafaela: ya, no seas así.

tú ya cálmate, gabriel.

bueno, ya.

gabriel: ahí está.

rafaela: pues ¿dónde andabas,

bernardo?

bernie: por ahí jugando.

rafaela: qué bien, qué padre.

me tienes preocupadísima.

bernie: qué bueno que ya

está la comida.

traigo un buen de hambre.

rafaela: no, no, no, primero

te vas a lavar las manos.

están muy mal, ¿eh?

todos: ¡gol!

bernie: les ganamos.

>> sí.

qué bueno que te uniste

al equipo.

bernie: me caen súper,

me la paso muy bien con ustedes.

>> qué bueno que

te sacaron de la escuela.

así vas a venir a jugar

fútbol con nosotros

y no vas a andar estudiando.

bernie: ¿a ustedes también

los dieron de baja?

>> nel, yo salí

antes de que me echaran.

>> y yo también me salí.

la neta el estudio

no era para mí.

bernie: para mí tampoco.

el estudio no se hizo para mí.

pero el fútbol sí.

>> ¿qué les parece si vamos

por unos caguamas?

>> va, va, va.

bernie: ¿caguamas?

>> sí.

bernie: espérate, ¿qué es eso?

>> vamos.

>> vas a aprender

más de lo bueno con nosotros

que con los profes.

vamos con el chuy.

>> qué buena onda

el don de la tienda

que nos vende los caguamas

sin fijón, ¿no?

>> ¿buena onda?

de todos modos gana

su buena lana.

>> pero es normal.

>> órale, vas.

órale.

bernie: nunca he tomado.

>> el hijo de mami,

el nenito.

bernie: dámela para que veas

que no soy ningún nene.

>> pues órale, vas.

vas.

[música]

[música]

>> ¿ahora qué?

bernie: me siento mal.

>> ¿cómo no te vas

a sentir mal si te empinaste

toda la caguama de una?

>> ya se te va a pasar.

bernie: ¿cuánto?

todo me da vueltas--

>> ve, ve a ver.

>> no, vas tú.

>> ¿yo por qué?

>> pues ¿por qué?

>> empezaste tú.

>> no.

¿y ahora qué vamos

a hacer con el novato?

ni modo que se regrese

así a su casa.

>> no, espera.

deja que se eche un sueñito

el cabeza de pollo.

todos: [ríen]

>> ni aguanta nada.

está como tú.

todos: [hablan a la vez]

rafaela: ¿qué pasó?

¿por qué llegan sin su hermano?

¿dónde está?

pedro: no lo encontramos, ma.

lo buscamos

en todos lados y nada.

rafaela: ¿cómo que no

lo encontraron?

regrésense a la calle

a encontrarlo, por favor.

pedro: pero ¿adónde?

rafaela: adonde quieras,

a la iglesia,

pregúntenle a la gente,

pero vayan ya.

su papá va a llegar

y él tiene que estar aquí

cuando llegue su papá.

gabriel: está bien, ya vamos.

rafaela: sí, pues ya.

apúrenle, por favor.

pedro: ya, mamá, ya.

>> ¿qué hubo, mano?

¿qué tal te cayó?

bernie: bien.

¿qué me pasó?

>> te empinaste toda

la caguama.

pero la cosa es leve.

>> sí, mano,

hay que llevársela tranquilo.

bernie: es que me sentía

bien mientras me la tomaba,

me sentía feliz.

>> pues así es el trago,

a todos nos pone felices.

¿sí o no?

>> nada más

que no se enteren tus jefes

porque sino ya no te van

a dejar venir, ¿oíste?

pues tómale.

órale, empínatela.

rafaela: ¿dónde andabas?

no, no me hagas caras.

tus hermanos salieron a buscarte

y no han regresado.

bernie: jugando con mis amigos.

rafaela: sí, ya sé, pero ¿dónde?

te buscaron por todos lados.

bernie: mamá, no me digas nada.

no quiero escucharte.

rafaela: ¿qué tienes?

bernie: nada.

rafaela: no, no, no,

te ves raro.

¿qué tienes?

bernie: que no tengo nada.

rafaela: oye, te estoy

hablando, ¿sí me escuchas?

bernardo.

te estoy hablando,

no me dejes así,

no seas grosero.

ábreme.

tenemos que hablar, ábreme.

bernardo.

bernie no quiso abrirme.

en cuanto sus hermanos

se metieron, volvieron

a ponerle seguro a la puerta.

seguro los tres están felices

de que yo no haya podido entrar.

marcos: es normal que tengas

problemas con bernie, mi amor.

pues ¿cómo no?

si está aquí metido en la casa

todo el día sin hacer nada.

anda de ocioso.

pero ya cuando lo metamos

en la nueva escuela van

a cambiar las cosas, vas a ver.

rafaela: o no.

yo no lo veo así tan fácil

como tú dices, marcos.

ya lo llevé a dos escuelas

y en ninguno

me lo pudieron recibir.

marcos: bueno, pues te las vas

a tener que arreglar mientras

bernie esté aquí en la casa.

rafaela: no, fíjate.

como tú me restaste autoridad

con él, que porque yo nada más

estoy aquí para limpiar

y para alimentar,

pues ¿qué crees?

no me obedece.

y no puedo retenerlo aquí

en la casa todo el santo día.

ah, ¿por qué no te lo llevas tú

a tu trabajo?

marcos: ¿qué?

¿cómo crees?

sí, ya crees que me lo voy

a estar llevando al trabajo,

¿no?

bonito me voy a ver

ahí con mi hijo, ¿no?

rafaela: pues no sé, algo

tenemos que hacer.

el que bernie esté de flojo

no le va a llevar a nada bueno.

se va a ir a la vagancia.

escúchame bien

lo que te estoy diciendo.

marcos: ¿qué vagancia?

¿de qué hablas?

ya déjame ver, por favor,

la televisión. gracias.

rafaela: hijo.

¿vas a seguir encerrado ahora

que regresaste de la calle?

ábreme, por favor.

no puede ser.

bernie: ¿por qué te metes?

no quiero hablarte.

rafaela: no me importa

que no quieras.

tenemos que hablar

y lo vamos a hacer.

ya estuvo bueno.

¿qué te pasa, hijo?

has estado muy raro

desde que te sales a jugar

al parque con esos amigos.

aparte, no me quieres decir

quiénes son.

bernie: bueno, son unos amigos

que no conoces.

ya, no tengo nada.

rafaela: claro que sí.

te estás llevando con vagos,

¿verdad?

bernie: claro que no.

rafaela: si te la pasas

con ellos tanto tiempo,

es porque ellos tampoco tienen

nada que hacer,

están de flojotes.

además, todos sabemos

que se la pasan tomando

en las calles de la colonia.

bernie: pero no soy yo, ma.

mis amigos son otros chavos.

rafaela: sí, claro que sí.

sóplame.

bernie: ¿qué te pasa, ma?

rafaela: que te acerques

y me soples.

bernie: conmigo no te metas.

rafaela: óyeme, ¿qué te pasa?

claro que me meto,

soy tu mamá.

bernie: ¿y qué?

yo soy hombre,

no me puedes mandar.

rafaela: a mí me respetas.

ya se acabó, bernardo,

no voy a permitir

que me hables así.

ni que me insultes, se acabó.

sóplame.

no lo puedo creer.

hijo.

has estado tomando.

bernie: no, ma.

rafaela: claro que sí,

si apestas a alcohol.

bernie: bueno, sí.

he estado tomando.

¿y qué?

¿qué me vas a hacer?

marcos: ¿qué?

a ver, no, no, no.

¿cómo puede ser que nuestro hijo

esté tomando alcohol

con los vagos de la colonia?

rafaela: marcos, por favor,

tranquilízate.

pues sí, no le quedó de otra más

que aceptarlo y más porque

lo descubrí oliendo a alcohol.

muchísimo, no sabes.

marcos: vas a ver cómo--

rafaela: marcos, ven.

[chista]

marcos: ¿qué le pasa?

¿está tarado?

tiene que entender que no puede

tomar alcohol en esta edad.

rafaela: yo lo sé,

yo lo sé, te entiendo.

pero a golpes ya no, se acabó.

además, si tú lo sigues

golpeando, él se va

a aferrar más.

¿sabes por qué?

porque nos va a llevar

la contraria.

marcos: bueno, tienes razón

en ese sentido.

pero ¿qué hago?

¿nos vamos a quedar de brazos

cruzados viendo nada más

cómo nuestro hijo se convierte

en un vago borracho?

rafaela: por supuesto que no.

no lo voy a permitir.

y no lo voy a consentir.

necesito, por favor,

que me ayudes.

y no sé, tenemos

que buscar apoyo para sacar

a nuestro hijo de ese vicio.

ayúdame, por favor.

marcos: lo vamos a hacer.

pero te juro que me dan ganas

de ir y darle unas buenas

nalgadas.

rafaela: ya sé.

marcos: ¿qué le pasa?

tiene 11 años, mi amor.

¿qué le pasa a bernie?

lo desconozco, de verdad.

rafaela: cuando fuimos

a la alcaldía,

nos dieron ahí su contacto.

les platicamos todo

lo que nos pasaba

y, bueno, para nuestro caso,

nos dijeron que usted era

la mejor opción para nosotros.

marcos: así es, cuando

les contamos que a nuestro hijo

lo expulsaron de la primaria,

nos dijeron que usted era

la mejor opción, justamente,

porque también es orientadora

en la secretaría de educación.

>> así es.

y parte importante

del tratamiento para su hijo

es ayudarlo en su situación

académica.

rafaela: nosotros vamos a hacer

lo que usted nos pida.

lo que nos diga, de verdad,

ya no sabemos cómo corregir

o cómo educar a nuestro hijo.

marcos--

le voy a decir.

pues los ha educado

a base de golpes, pero yo

no creo que esté bien.

a mí no me gusta.

>> en efecto, rafaela,

educar a golpes es

un pensamiento equivocado.

y el carácter violento de bernie

se debe en gran parte

a que su padre lo agarra

a golpes en la primera.

marcos: pues es lo que yo

sabía hacer, doctora.

a mí me educaron de esa forma

y pensé erróneamente que así

tenía que ser.

>> lo entiendo, marcos.

pero hay otras maneras de forjar

a nuestros hijos para que se

conviertan en hombres de bien.

la violencia solo perjudica

a quienes la reciben,

pero no se preocupen.

lo importante es que bernie

va a comenzar una terapia

conmigo para que se dé cuenta

que pelearse no es lo correcto.

rafaela: yo estoy

muy preocupada porque

no va a clases,

no hace nada en todo el día.

y ya empezó a juntarse

con vagos.

doctora, pues últimamente

está tomando mucho.

¿cómo va a tomar alcohol?

es un niño de 11 años.

>> nuestros niños

son muy vulnerables

y más en el estado anímico

en que se encuentra bernie.

se dejan llevar muy fácilmente

por todos los vicios que abundan

en nuestras calles.

así que lo primero que haré

será mandar una orden a la

escuela para que lo reintegren

y que todos los integrantes

de la familia tomen terapia.

rafaela: sí, claro que sí,

doctora.

marcos: muchísimas gracias.

[música]

[música]

rafaela: estuve hablando

con una psicóloga

que también es orientadora.

bueno, ella me explicó

que ustedes también tuvieron

mucha culpa en que bernie cayera

en el alcohol.

sí, sí, así es.

porque ustedes fue mucho más

fácil aventarlo para la calle

que, no sé, responsabilizarse

por un niño que tiene problemas.

>> entienda una cosa, señora.

nosotros tenemos que ver

por el bienestar de todos

los niños que asisten

a este plantel

y que muchas veces

se ven afectados por el solo

comportamiento de un alumno.

rafaela: sí, sí, sí.

yo eso lo entiendo

perfectamente.

lo único que le pido

es que no vea a mi hijo

como perdido.

es más, a ningún niño que tenga

problemas lo vean así, perdido.

desde que bernie se quedó

sin ocupación, pues ¿qué hizo?

se fue directito a la vagancia

y empezó a tomar alcohol

y solo tiene 11 años.

¿y sabe por qué?

porque ustedes

no lo corrigieron.

porque ustedes no supieron

decirle hacia dónde

ni dirigirlo ni nada.

>> está bien, señora.

voy a proceder de otra manera

ahora que bernie regrese

a clases porque acabo

de recibir la notificación

de que tengo que recibirlo

nuevamente en el plantel.

rafaela: así es

y se lo agradezco.

pero esta vez sí voy a estar

muy pendiente de mi hijo.

¿mm?

>> después del movimiento

de independencia, hubo conflicto

entre los grupos políticos.

[llaman a la puerta]

¿sí?

>> perdón la interrupción,

maestra, ¿podemos pasar?

>> adelante.

>> buenos días, niños.

todos: buenos días.

>> les vengo a comentar

que a partir del día de hoy,

su compañero bernie vuelve

a integrarse nuevamente

con todos ustedes.

toño: chale, tan bien

que estábamos sin el peleonero.

>> maestra.

>> toño, más respeto.

rafaela: no, maestra,

está bien, déjelos.

yo entiendo que ustedes

se sientan así, porque sé que

bernie es un poquito

problemático, pero yo les pido

de todo corazón que le den

solo una oportunidad.

no es culpa de bernie.

es culpa de nosotros, los papás

que no hemos sabido educarlo.

somos humanos también.

así que les pido

que no lo rechacen,

que le tengan paciencia.

nosotros ya lo estamos educando,

ya lo estamos ayudando

y les pido que ustedes

también lo hagan.

que no lo vean como un problema,

sino como uno más de ustedes,

como un niño.

así como ustedes son,

que necesita de su amistad,

de su apoyo, de su comprensión.

se los pido con todo el corazón,

por favor.

¿me ayudan?

bernie: hoy me la pasé súper

en la escuela y, además,

no me peleé con ningún niño.

rafaela: qué bueno, mi amor,

me da mucho gusto.

y así vamos a tratar de que sean

todos tus días.

marcos: chaparro, ven.

perdóname, la regué contigo.

traté de ser igual de rígido

que con tus hermanos.

bueno, es que con ellos

sí me salió.

rafaela: pues eso de que

te salió tampoco, mi amor.

porque entre ellos a veces

ni se aguantaban.

y menos a su hermano menor.

gabriel: sí, perdón

por aprovecharnos

de que éramos más grandes

y burlarnos de ti.

pedro: sí, hermano,

pero te prometemos

que nos vamos a pasar padre,

¿va?

rafaela: claro que sí,

juntos como familia vamos

a lograr que eso suceda.

y además, también, con la ayuda

de la terapia, vamos a hacer

que esto no sea un mundo

de fieras.

bernie: gracias, ma.

por meterte y hacerme

un niño feliz.

rafaela: mi amor.

yo también te quiero,

mi amor, muchísimo.

ay, ya sé.

los quiero a todos,

a todos mis hombres.

marcos: entonces, ¿qué?

¿de aquí adónde?

pedro: al cine, ¿no?

¿va? ¿tú qué dices?

rafaela: no hay mayor ejemplo

para educar a nuestros niños

que con el de la armonía,

la templanza y el amor.

porque ni las agresiones

ni los golpes acarrean

beneficios a las emociones

de nuestros niños.

al contrario, los perjudican

y los vuelven agresivos

y problemáticos.

muchos nos podemos rendir

fácilmente con ellos.

mermando sus sentimientos

al grado de orillarlos

a vicios como el alcohol.

ni los maestros ni los papás

debemos dar por perdidos

a los niños problemáticos.

debemos redoblar esfuerzos

con ayuda profesional

para que nuestros niños

se mantengan sanos

y crezcan felices.

libres de los golpes

y llenos de mucho amor.

para que no vayan a caer

en la perdición

de un mundo de fieras.

[música]

el recodo: ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

juan dieguito

a la virgen le dijo

juan dieguito

a la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...