null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Un dulce aliento de vida'

20 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

locutor 2: televisa presenta...

marisa: ay, por fin estamos

en nuestro hogar.

ya quería que llegáramos aquí.

antonia: ay, lo dices de una

manera.

como si yo los hubiera tratado

mal en mi casa.

marisa: no, suegra, no diga eso.

pero no hay como la casa de uno.

antonia: yo siento que

hicieron muy mal

en venirse a su casa

si acaban de tener a la niña.

marisa: yo le agradezco mucho

todas las atenciones que

ha tenido conmigo.

y especialmente con mi pequeña.

pero ya me siento bien,

y gracias a la virgencita ya no

hubo problemas en el parto.

antonia: ¿por qué no dices la

verdad? tú nunca me has querido.

por eso no quieres que yo la

cuide.

joaquín: ya lo hemos hablado,

mamá.

por favor no toques el mismo

tema, ¿sí?

bien sabes que nos es que marisa

no te quiera, sino que ella

desde muy chica ha sido muy

independiente,

prácticamente era una niña

cuando murieron sus papás.

así es que ella está

acostumbrada a valerse por si

misma.

antonia: pero a nadie le viene

mal un poco de ayuda, por muy

independiente que sea.

marisa: no se sienta, suegra.

yo le voy a aceptar toda la

ayuda que quiera darnos.

pero aquí en mi casa, así mi

hija y yo vamos a estar más

cómodas.

antonia: bueno, está bien,

ya que están empeñados

en estar en su casa,

espero que sí me dejen

ayudarlos a organizar

el bautizo de mi única nieta.

marisa: sí, claro que sí,

y como quedamos,

mi pequeña se va a llamar dulce

y usted va a ser su madrina.

joaquín: muchas gracias,

mi amor, gracias por aceptar

que nuestra hija se llame así.

tú sabes lo mucho que significa

para mi mamá.

antonia: claro que significa

mucho.

más aún cuando tuve una hija que

se llamaba dulce.

pero lamentablemente se me

murió.

fue muerte de cuna.

joaquín: ya no te acuerdes de

eso, ahora pongámonos felices

por la llegada de dulce

a nuestra vida.

marisa: somos afortunados de ser

papás.

tener el más grande regalo que

es nuestra hija.

joaquín: sí, y le voy e echar

muchas ganas a mi trabajo

para sacarlas adelante.

tú y ella son mi aliento de

vida.

marisa: muchas gracias, joaquín.

estoy segura que vas a ser un

gran padre.

joaquín: sí, y como el hombre de

la casa, estoy comprometido con

ustedes para que no les haga

falta nada.

absolutamente nada.

marisa: oye, mi amor,

ya casi no hay fórmula,

me vas a tener que dar dinero

para mañana pasar a comprar al

súper.

joaquín: y con lo cara que está.

marisa: ¿qué pasa, mi amor?

joaquín: estoy haciendo cuentas

y por muy sencillo fue el

bautizo de dulce,

la verdad es que gastamos demás.

con todo y el préstamo que pedí

en el trabajo, vamos a estar muy

apretados.

marisa: mira, no te preocupes,

yo ya puedo regresar a trabajar

en la compañía.

joaquín: pero, ¿quién va a

cuidar a la niña?

marisa: podemos meterla a una

guardería.

tú no te apures por eso, de

todas maneras, ya está por

concluir mi incapacidad, con que

me adelante unos días, no pasa

nada.

joaquín: gracias por tu apoyo.

no hubiera querido que

trabajaras pero estamos pasando

por una racha difícil.

marisa: somos un matrimonio,

nos vamos a apoyar.

joaquín: sí, ya con tu ayuda

vamos a estar del otro lado.

porque también los intereses de

la tarjeta con la que pagué el

hospital, me están comiendo.

marisa: tranquilo, dios aprieta

pero no ahorca.

te voy a preparar un tecito

para que aplaques tus nervios.

¿va?

joaquín: gracias.

marisa: bueno, otra vez

a trabajar.

ni modo.

a darle con entusiasmo

por nuestra familia.

giménez: marisa, bienvenida,

felicidades a los dos por su

pequeña hija.

joaquín: gracias.

giménez: me da gusto de que haya

regresado antes de que

haya terminado su incapacidad.

porque sus suplente no hace tan

bien el trabajo como usted.

marisa: me voy a poner al

corriente lo antes posible,

sólo le quiero pedir la

oportunidad de salir una hora

antes.

para poder pasar por mi hija a

la guardería.

giménez: mientras que usted no

se retrase con el trabajo,

no le veo ningún problema.

entonces, bienvenida y trabajar.

marisa: sí, licenciado, muchas

gracias.

joaquín: gracias.

yo también ya me voy a trabajar.

nos vemos al rato, te amo.

marisa: yo también te amo.

bye.

vámonos, porque no quiero que se

nos haga tarde.

no me gusta que el licenciado

giménez llegue antes que

nosotros.

[golpean]

joaquín: mamá.

antonia: hijo.

¿cómo es posible que lleves a

dulcecita a la guardería?

como si no tuviera quien la

cuidara.

y lo que más me enoja es que no

me la hayan dado a mí para que

yo la cuide.

marisa: suegra, no se enoje,

la verdad es que no quisimos

molestarla porque usted también

trabaja.

antonia: pero yo trabajo en la

tarde.

por las mañanas la puedo cuidar

perfectamente.

mi dulcecita no puede estar en

manos de extrañas.

joaquín: está bien, mamá.

está bien, tú cuida a dulce

mientras mi esposa trabaja.

antonia: ay, sí, yo cuido a mi

nieta, déjenmela.

ya váyanse.

se les va a hacer tarde, órale.

marisa: bueno todo lo que

necesita está aquí.

antonia: sí, ya sé.

marisa: también en la cocina...

antonia: sí, perfecto, ya

váyanse.

yo me encargo.

ay, mamacita, chiquitita,

qué bonita estás.

giménez: marisa, le encargo una

copia del balance de este mes.

marisa: sí, licenciado, ahorita

se lo llevo a su oficina.

estaba dándole la última

revisión a este informe de

mañana para ya irme.

es que sabe que tengo que pasar

por mi hija a casa de mi suegra.

giménez: lo siento, pero usted

no se puede ir, se acerca el

cierre de mes y necesitamos

tener toda la información lista

porque se presenta ante la junta

directiva.

así que va a tener que hacer

horas extras.

hay que cuadrar todo para que la

empresa siga funcionando.

espero la copia del balance en

mi escritorio.

marisa: sí, licenciado.

antonia: estos zapatitos te van

a quedar muy bien.

ay, me acuerdo que yo misma se

los tejí a mi hijita dulce.

y es que te pareces tanto a

ella.

hasta podría decir que tú eres

mi dulce.

[teléfono]

¿bueno?

marisa: suegra, buenas tardes.

¿cómo está mi hija?

antonia: bien, muy bien,

se ha portado como lo que es.

un ángel.

marisa: es que estoy un poquito

preocupada porque no voy a poder

salir temprano.

tengo varios informes que

elaborar pero me preocupa mi

hija.

es que usted tiene que irse a

trabajar.

antonia: no, ni te apures,

yo me quedo con la niña.

mira, me reporto enferma en mi

trabajo y listo, no pasa nada.

tú mejor concéntrate en lo que

tienes que hacer.

ajá, sí, aquí la cuido muy bien.

hasta luego.

ay, mi dulcecita.

mi niña.

tú y yo siempre vamos a estar

juntas, siempre.

joaquín: yo sé que me pasé unos

días con el pago de la tarjeta.

bueno, también usted entiéndame.

cada vez me es más difícil pagar

los intereses.

sí, está bien, trataré de hacer

el pago mañana mismo.

sí, hasta luego.

marisa: ¿qué pasó, mi amor?

¿no has podido pagar la tarjeta?

joaquín: no, el dinero no sale,

entre la leche y los pañales,

el gasto del pediatra, los

gastos de la casa,

no hemos podido reponernos

financieramente.

mira, ve todo lo que debemos de

la tarjeta por los intereses.

marisa: bueno, voy a pedir más

trabajo para traerme a casa.

así puedo sacar un poquito más

de dinero.

joaquín: eso no va a ser la

solución, digo, claro nos va a

ayudar pero aún así nos va a

hacer falta dinero.

no sé, ya veré la forma de sacar

adelante a mi familia,

porque para eso soy el hombre de

la casa, ya lo verás.

giménez: aquí le dejo el informe

financiero.

ya le hice algunas correcciones

para que usted las pase

al documento oficial.

marisa: ok, licenciado, no se

preocupe, estos documentos se

los tengo listos lo antes

posible.

giménez: muchas gracias, marisa.

me gusta que sea así de

eficiente.

porque confío plenamente en su

trabajo.

y más si estamos hablando de las

finanzas de la empresa.

marisa: yo también le quiero

agradecer que me haya dado

trabajo extra.

con ese dinero puedo solventar

algunos de los gastos de mi casa

y de mi bebé.

giménez: no tienes nada que

agradecer.

me da gusto ayudar a empleadas

tan eficientes.

bueno, voy a visitar a unos

clientes, ya no regreso, te

encargo eso.

marisa: sí, licenciado.

giménez: nos vemos.

joaquín: sí.

marisa: ¿listo para irnos?

joaquín: no, mi amor, me voy a

quedar un poco más.

me salieron unos pendientes.

pero adelántate tú y pasas por

la niña con mi mamá, ¿sí?

marisa: ok.

joaquín: sí.

marisa: ¿estás bien?

te noto raro. nervioso.

joaquín: no, no pasa nada,

es sólo que me tengo que quedar

un poco más y no me gusta.

además, ya quería ver a la niña

y estar contigo,

te veo al rato, ¿sí?

marisa: sí.

joaquín: ok.

ahora sí, mi chiquita, todo

va a estar bien.

las cosas van a mejorar para

nosotros.

marisa: mi amor, ay, ya estoy

aquí.

joaquín: ay, qué bueno, mi amor.

estaba pensando salir a comer a

algún lado con nuestra hija.

marisa: oye, fíjate que me pasó

algo muy extraño.

pasé al cajero automático para

sacar el dinero que iba a ocupar

en el súper y me di cuenta que

había una cantidad muy

considerable de dinero.

creo que tengo que ir al

banco a hacer una aclaración.

joaquín: ¿y te gustó la

sorpresa?

marisa: ¿cómo? no entiendo,

¿tú sabías de ese dinero?

joaquín: sí, claro, no me lo vas

a creer pero me gané un premio

en un sorteo.

marisa: tienes razón, no te lo

voy a creer.

¿qué sorteo?

¿por qué no me dijiste nada?

joaquín: bueno, compré un boleto

y me saqué un premio.

ayer apenas me di cuenta,

y quería darte la sorpresa.

te dije que yo me iba a hacer

cargo de ustedes y mira.

lo estoy cumpliendo.

ustedes son lo más importante

para mí.

marisa: pero, ¿por qué pusiste

esto en mi cuenta?

joaquín: ah, eh, bueno, porque

dije que quería darte una

sorpresa, además yo quiero que

manejes ese dinero.

marisa: quédate tranquilo,

yo le voy a dar a ese dinero el

mejor de los usos.

y le voy a sacar provecho para

nuestra familia.

joaquín: pues, esto hay que

celebrarlo, ¿no?

te dije que quiero que vayamos

los tres a comer a algún lugar.

marisa: ay, sí, vamos a mi

restaurante favorito.

hace tanto tiempo que no salimos

los tres.

ya nos hace falta.

joaquín: perfecto.

[golpean]

¿quién es?

joaquín: ah, es mi mamá,

adelante, mamá.

¿cómo estás?

antonia: bien, m'ijito.

marisa: ¿cómo está, suegra?

¿qué hace usted aquí?

es que pensé que como es fin

de semana, se iba a ir a comer

con sus amigas como siempre lo

hace.

antonia: lo cancelé porque

quiero estar con mi nieta,

ya la extrañaba.

y quería traerle estas cobijitas

que yo misma hice.

mira, hijo.

¿te acuerdas de estas?

joaquín: ¿no son las que tenías

guardadas de mi hermana dulce?

antonia: sí, claro, pero están

en perfecto estado. casi nuevas.

y las puede aprovechar muy bien

dulcecita.

marisa: no se hubiera molestado.

antonia: no, no es ninguna

molestia.

joaquín: muchas gracias,

es un gran detalle.

me alegra mucho que estés aquí.

y así los cuatro podemos ir a

comer.

marisa: pero, mi amor,

ya teníamos planes.

joaquín: sí, pero ahora en vez

de ser un plan de tres,

puede ser un plan de cuatro

incluyendo a mi mamá.

giménez: fueron ellos,

fueron ellos los que cometieron

el fraude a la empresa.

¡deténgalos!

marisa: ¿de qué nos acusan?

¿qué pasa? no hicimos nada.

giménez: no te hagas, tú y tu

esposo le robaron a esta empresa

bastante dinero,

y por rateros, los dos se van a

ir a la cárcel.

¿oyeron? ¡a la cárcel!

marisa no, pero, ay, no.

nosotros no hicimos nada,

¿qué pasa?

suéltenme, por favor.

>> confiese que usted y su

esposa planearon el fraude

a la empresa donde laboran.

joaquín: sí, yo hice el fraude

de la empresa.

puse el dinero en la cuenta de

marisa para que nadie

sospechara.

>> fue muy tonto pensar que

nadie se daría cuenta, señor

méndez.

pero pagarán por lo cometido.

joaquín: conmigo hagan lo que

quieran pero dejen libre a

marisa, ella es inocente,

ella no sabía nada.

>> es más que obvio que su

esposa estaba enterada de todo.

por eso usó ese dinero.

joaquín: le digo que no,

ella no tiene nada que ver.

>> eso lo decidirá un juez pero

los dos pagarán por el delito

de fraude.

>> y después de analizar las

pruebas presentadas por la parte

acusadora, declaro culpables del

delito de fraude

al señor joaquín méndez

alatriste y la señora marisa

garcía de méndez.

el señor méndez cumplirá una

condena de seis años y la señora

garcía, por complicidad,

cumplirá una condena de cuatro

años en el reclusorio femenino.

marisa: yo soy inocente.

antonia: hijo, no quiero

perderte a ti también, hijo.

joaquín: marisa, perdóname,

por favor.

tú sabes que lo hice por

ustedes, por ti, por mi hija,

¡perdóname por favor!

antonia: por ti mi hijo hizo ese

fraude, tú indirectamente lo

empujaste a cometer ese delito.

marisa: yo no hice nada, no

sabía nada.

antonia: claro que sí,

pobre mi hijo.

dios mío.

ayúdame.

marisa: por favor, doña antonia,

yo sé que usted piensa que yo

soy la culpable de que joaquín

haya cometido un fraude en la

empresa, pero no es así.

yo también voy a pagar por un

delito que yo no he cometido.

antonia: no, yo ya reflexioné y

yo sé que tú no tuviste nada

que ver.

pero siento un dolor muy grande

al ver a mi hijo y a ti

tras las rejas.

marisa: por favor, le encargo

a mi pequeña dulce, ¿sí?

cuídela mucho.

antonia: no, no que lo digas,

tú bien sabes que yo la quiero

con todo mi corazón.

marisa: ya lo sé.

va a ser para mí algo muy

doloroso no verla.

pero le pido que no la traiga

a esta prisión.

este no es un lugar para una

bebé.

antonia: no te preocupes,

a mi nieta nunca la voy a traer

aquí.

es una bebé y no se da cuenta,

pero tienes toda la razón.

este no es un sitio para ella.

marisa: gracias, suegra.

antonia: pero por lo mismo, a mí

me gustaría pedirte que me

dieras legalmente la custodia

de dulce.

marisa: pero, ¿por qué?

antonia: yo te la pido pensando

en el bien de la niña.

dulce va a crecer y si no tengo

la custodia, no voy a poder

hacer muchos trámites que luego

se necesitan.

además, piensa que para

cualquier necesidad yo tendría

que venir aquí a la prisión

para que tú me autorices, pero

bueno, ya teniendo la custodia,

yo hago lo necesario para que mi

nieta esté bien y nunca ponga un

pie aquí.

marisa: está bien.

sí, hágase cargo de los trámites

para que le otorgue la custodia

de mi hija.

yo sé que mi bebé no va a estar

en mejores manos.

antonia: no, hija, no te

preocupes, vas a ver que todo va

a estar bien, ya no llores.

tranquila, tranquila.

ay, los juguetes de mi

dulcecita.

pero cuando sea más grandecita,

le voy a enseñar a que los ponga

en su lugar.

ya no tarda en despertarse de su

siesta y va pedir de comer.

me voy a apurar.

[golpean]

¿quién será?

si es un vendedor, lo corro,

porque cómo quitan el tiempo.

y yo ando bien apurada.

voy, voy.

marisa: buenas tardes, señora

antonia.

antonia: no puede ser.

¿tú?

marisa: soy yo, cumplí mi

condena, estoy libre.

antonia: pero todavía te faltan

dos años para cumplir tu

condena.

marisa: sí, pero salí antes por

buena conducta.

¿qué pasa?

pensé que le daría gusto verme.

estoy aquí, estoy ansiosa por

ver a mi hija y por abrazarla.

antonia: tú no tienes nada que

hacer aquí, marisa, ¡vete!

vete, dulce, ya no es tu hija,

es mi hija.

¿lo oyes? es mía.

[música]

marisa: pero, ¿qué tontería está

diciendo? ¿cómo que dulce ya no

es mi hija?

antonia: dejó de serlo desde el

momento en que me diste la

guardia y custodia.

cuando quedaste presa.

al cometer ese fraude junto con

mi hijo, ¿te acuerdas?

marisa: mire, señora, yo no

cometí ningún fraude.

fue su hijo joaquín.

a mí me condenaron siendo

inocente y usted ya lo sabía.

en segundo lugar, yo le di la

custodia de mi hija porque en

ese momento era lo mejor para

ella, pero estoy libre y quiero

que me la dé, porque soy su

madre.

antonia: mira, hazle cómo

quieras, porque yo no te la voy

a dar.

la bebé está creciendo a mi

lado.

y sabe que no tiene madre.

marisa: ¿qué?

¿qué le dijo a mi hija?

antonia: que habías muerto,

así que ni tú ni mi hijo

existen para ella.

marisa: ¿con qué derecho lo

hizo?

antonia: lo hice por el bien de

la niña.

para que no supiera que sus

papás son unos delincuentes.

marisa: ¿qué? ¿está usted

enferma?

¿qué clase de madre le hace esto

a su hijo?

joaquín no va a estar en la

cárcel toda la vida, yo ya salí.

ya estoy aquí.

antonia: mira, es muy tarde,

ya no hay nada qué hacer.

dulce ahora es mía.

ella no tiene padres.

marisa: no, en este momento

va a ver que yo...

antonia: vete, lárgate de mi

casa, no quiero verte, no quiero

que lastimes a mi hija.

porque es mi hija.

marisa: ¿qué le pasa?

¡ábrame la puerta!

[grita]

¡regréseme a mi hija!

¡ábrame la puerta!

¡dulce mía!

>> claro que tiene derecho de

recuperar a su hija por el

simple hecho de ser su madre.

sólo que sí tiene algunas

desventajas.

la primera es que usted acaba

de salir de prisión.

y no puede ofrecerle a la niña

un ambiente adecuado para su

desarrollo.

tampoco tiene trabajo.

ni medios con qué mantenerla.

marisa: pero yo tengo una

profesión.

>> no la quiero desalentar,

pero ya con un antecedente

penal, no será tan sencillo

conseguir un buen trabajo.

aún así, no se desanime.

lo primero que tiene que hacer

para recuperar la guardia y

custodia de su hija es

garantizar un ambiente seguro.

y que usted se pueda hacer cargo

de la niña.

marisa: sí, lo voy a conseguir.

voy a hacer todo lo posible para

que ningún juez pueda negarme el

derecho de estar con mi pequeña.

de ahora en adelante, ella va a

ser mi dulce aliento de vida.

joaquín: me da gusto verte,

mi amor.

marisa: a mí también me da gusto

verte, aunque no todo son buenas

noticias.

joaquín: ¿ahora qué pasó?

marisa: cuando nos encarcelaron

cedimos la custodia de dulce a

tu mamá y ahora no me la quiere

regresar.

y lo peor de todo es que le dijo

que estamos muertos y ahora no

existimos para nuestra hija.

joaquín: ¿qué?

marisa: tienes que hablar con

ella, no puedes dejar que nos

quite a la niña.

joaquín: sí, le voy a llamar,

pero encerrado en este lugar es

difícil que yo pueda hacer algo.

incluso, tiene mucho tiempo que

no viene a visitarme.

marisa: tienes que convencer

a tu mamá, por favor que nos

regrese a dulce.

joaquín: tienes razón, yo voy a

hacer todo lo posible por

recuperarla.

es nuestra hija, y cuando salga

de aquí por supuesto que quiero

que esté con nosotros.

marisa: no va a ser fácil.

volver a empezar es difícil.

sobre todo por el antecedente

penal que ya tenemos.

pero tenemos que lograrlo, ¿va?

joaquín: sí, ahora que estás

libre, vas a ver que te voy

a ayudar a salir adelante.

mira, te voy a dar todos los

cuadros que hice en el taller

de carpintería para que los

puedas vender, ¿sí?

marisa: haré el intento aunque

no conozco a nadie que los pueda

vender.

ya veré dónde los coloco.

tú y dulce son mi única familia.

joaquín: tú siempre has tenido

buena actitud frente a la vida.

sé que mi mamá está haciendo

mal, pero no descansaremos

hasta recuperar a nuestra hija.

marisa: sí, tenemos que

recuperar ese dulce aliento

de vida.

[música]

[música]

marisa: que doña antonia no

insista en separarme de ella,

te lo suplico.

tú bien sabes, madre mía.

yo soy inocente,

yo no cometí ese fraude,

yo no le he robado nada a nadie.

lo único que hice fue confiar

en mi suegra.

por eso te pido que pueda

recuperarla.

debemos estar juntas porque mi

hija siempre será para mí

como un dulce aliento de vida.

antonia: ¿y esa rosa?

ay, ¿quién la habrá puesto ahí?

marisa nunca debió regresar.

debería seguir encerrada.

yo no puedo permitir

que me aparten de ti, mi niña.

ya una vez la vida me arrebató

a mi hija dulce.

esta vez no.

no voy a dejar que nadie me

aparte de este aliento de vida.

no lo permitiré.

marisa: por favor, señora, deme

el trabajo.

le aseguro que soy bien

eficiente.

aprendo bien rápido y me gusta

mucho trabajar.

margarita: ay, no lo sé, la

verdad no tienes experiencia en

ventas y no traes referencias.

marisa: usted misma se va a dar

cuenta que puedo con el trabajo

y que soy bien honrada.

es más, si quiere póngame un mes

a prueba, si no le funciono,

me da las gracias y ya.

¿cómo ve?

margarita: bueno, está bien.

estarás a prueba un mes,

y ya después veremos que pasa.

te voy a enseñar a llevar las

cuentas y el inventario de la

tienda.

>> mire, señora antonia.

ya estudié su caso.

y lo que tengo que decirle

no es muy alentador.

porque si la madre de la niña

logra demostrar que puede

hacerse cargo de ella,

ningún juez dudará en

regresársela.

antonia: bueno, pero esa mujer

estuvo en la cárcel.

no puede quedarse con la niña.

>> la señora marisa ya pagó su

deuda con la sociedad.

cumplió su condena.

y como me indicó, salió libre

por buena conducta.

y eso será considerado por el

juez que tome el caso.

antonia: no, no,

yo creo que debe haber alguna

forma de no devolverle la niña

a esa mala mujer.

usted me entiende, ¿no?

>> la buena conducta que tuvo su

nuera en la cárcel es la muestra

de que quiere mejorar por el

bien de su hija.

antonia: es que yo no puedo

permitir que se quede con dulce.

>> lo siento mucho, pero no hay

forma de impedirlo.

antonia: si la ley no puede

evitarlo, entonces lo evitaré

yo.

y aunque el mundo entero

se oponga,

yo me voy a quedar con la niña.

margarita: la verdad es que vas

muy bien, tu desempeño es

impecable y eficiente.

marisa: le dije que no se

arrepentiría y le aseguro que no

lo hará.

margarita: si sigues así,

te aseguro que nunca lo haré.

aquí vas a tener trabajo

siempre.

ahora ve a la bodega por más

blusas de la nueva temporada.

marisa: claro que sí.

voy por ellas.

antonia: buenas tardes,

margarita.

margarita: doña antonia,

qué gusto verla por aquí.

ya tenía rato que no venía.

nos ha tenido muy abandonadas.

antonia: es que no he podido

venir porque tengo algunos

problemas pero ahora tuve un

tiempito libre y antes de ir por

dulce a la guardería,

me gustaría ver lo nuevo que

tienes.

margarita: tengo unos modelos de

la nueva temporada que le van a

encantar.

antonia: muy bien.

¿ella es tu empleada, margarita?

margarita: sí, tiene poco de que

entró a trabajar aquí, ¿por qué?

¿algo está mal?

antonia: sí, no vuelvo a poner

un pie en esta tienda otra vez

porque esta muchacha es una

ratera.

pero yo no sé cómo puedes tener

una gente así en tu negocio.

marisa: no, doña margarita,

yo le puedo explicar.

antonia: no hay nada

que explicar.

eres una ladrona y por eso

estuviste dos años en la cárcel.

margarita: ¿qué?

yo no sabía esto.

margarita: por favor, escúcheme.

margarita: no, ya escuché

suficiente.

de ninguna manera puedo tener

a alguien así en mi tienda.

mi prestigio va de por medio.

vete inmediatamente.

estás despedida.

[música]

[música]

marisa: nunca me imaginé

que fuera una harpía.

que provocara que me corrieran.

antonia: ya ves que como enemiga

soy de cuidado.

marisa: no crea que por haber

provocado que me despidiera

me voy a dar por vencida.

no voy a dejar de luchar para

salir adelante y recuperar a mi

hija.

antonia: más vale que dejes de

insistir, porque si no,

te vuelvo a meter a la cárcel.

marisa: ¿y bajo qué cargo?,

yo no he hecho nada.

mira, antonia.

yo no le tengo miedo.

y estoy dispuesta a luchar por

mi hija.

lo único que hago es tratar de

ganarme la vida honradamente.

así que la que lo debe de

entender de una vez por todas

es usted.

tarde o temprano voy a estar

con mi hija.

antonia: dulce es mía.

marisa: no, usted es su abuela.

yo soy la madre, la que tiene

todos los derechos sobre dulce.

así que espero que le quede bien

claro que mi hija va a regresar

a mis brazos.

lo quiera o no.

antonia: ¿y para qué?

¿para que tu hija se avergüence

de la madre que tiene?

porque nada va a quitar que

estuviste dos años en la

cárcel.

marisa: sí, y me encerraron

injustamente, y eso usted ya lo

sabe.

lo que sí le exijo es que me

deje ver a mi hija.

antonia: eso jamás.

no voy a dejar que me la quites.

nunca, nunca vas a volver a ver

a tu hija, nunca, nunca.

>> efectivamente tiene

experiencia laboral,

sobre todo en el ámbito

financiero.

pero me llama la atención que no

pone los datos de su jefe

anterior.

para pedir referencias de usted,

también necesitamos una carta

de no antecedentes penales.

marisa: ah, es que disculpe,

pero no tengo referencias y

tampoco le puedo entregar la

carta de no antecedentes

penales.

pero yo le aseguro que soy muy

buena trabajadora,

póngame a prueba.

>> lo siento, sin esos

requisitos que son

indispensables,

no puede laborar.

de hecho, todas las empresas

lo piden.

marisa: bueno, gracias por su

tiempo, con permiso.

[piensa] pero no me voy a dar

por vencida.

yo saldré adelante como sea.

nada, nadie me quiere dar

trabajo, todos piden

referencias.

ay.

virgencita, a este paso no voy

a recuperar a mi dulcecita.

no me puedo derrumbar,

tengo que seguir luchando

por ella.

[música]

ahí está, señor.

gracias, eh, que dios lo

bendiga.

hasta luego.

[claxon]

estos tipos son unos cafres.

todo sea por mi dulcecita.

mi aliento de vida.

>> ey, ey,

¿quién te dio permiso de estar

aquí?

marisa: yo no tengo por qué

pedirle permiso a nadie.

la calle es de todos, así que

como todos los demás, yo tengo

derecho a trabajar aquí.

>> aquí no puedes trabajar

porque este es mi semáforo.

¿cómo la ves?

marisa: yo no veo tu nombre ahí.

>> por lo visto tú no sabes cómo

funciona el business.

para estar aquí necesitas el

permiso de alguien como yo.

y para que te deje trabajar,

te tienes que mochar con una

lana.

¿a ver, cuánto sacaste?

marisa: oye, este dinero me lo

saqué yo, no te voy a dar nada.

>> maldita, nada más que te

agarre.

marisa: apenas saqué para un par

de tortas.

morenita, esto está bien

difícil.

no gané mucho y aparte son un

chorro de peligros a los que se

enfrenta uno al trabajar en la

calle.

casi que estuvieron a punto de

atropellarme, me tuve que

enfrentar al tipo ese que se

cree dueño de la esquina.

ilumíname.

tengo que encontrar otra manera

de ganar dinero, por favor.

[aplausos]

>> aparte de los chicles,

te quiero comprar un beso.

marisa: uy, es que para tener

un beso mío tendrías que

trabajar un año o dos.

así de caros son mis besos,

con permiso.

>> deberías animarte a bailar.

eres joven y a muchos de los

clientes les llamas la atención.

marisa: no, digo, respeto mucho

el trabajo de mis compañeras que

bailan pero no es lo mío.

yo sólo quiero dinero.

>> por eso, ahí ganarías mucho

dinero.

marisa: no, digo, no sólo por

respeto a mí, también por

respeto a mi hija que es la que

quiero recuperar. mi aliento de

vida. y nunca permitiría que mi

hija se avergonzara de mí.

>> como tú quieras, pienso que

tú especialmente, tendrías

posibilidades de ser la reina

del baile.

marisa: ay, morenita, a veces es

tan difícil soportar esta

lejanía con mi hija.

sigue dándome fuerzas,

por favor. ¿sí?

[golpean]

voy.

>> marisa, ¡le traigo una

excelente noticia!

el juez ya le otorgó la guardia

y custodia total de la niña.

marisa: ¿qué?

ay, gracias, gracias.

por fin llegó el día de

recuperar a mi hija.

>> se hizo justicia, marisa.

y el juez no se pudo negar a

regresársela porque ha

demostrado que está capacitada

para proporcionarle a su hija

un ambiente sano.

que la niña a su lado puede

estar segura y puede usted

proveerle todo lo necesario.

marisa: sí, es que yo por mi

hija lucho todos los días,

por estar con ella.

de verdad, muchas gracias.

ya no puedo estar más tiempo sin

mi hija.

quiero ir en este momento

a la guardería.

¿se puede?

>> sí.

seguramente su suegra ya está

enterada de la situación

porque se le iba a a notificar

el fallo del juez por medio de

su abogado.

marisa: vamos, porque ¿quién

sabe de qué es capaz esa señora?

vamos.

>> no, señora, le repito que

dulce no está.

marisa: pero es que no puede

ser, todavía no es la hora de la

salida.

>> pero no está porque la señora

antonia vino muy temprano por la

niña y dijo que no iba a traerla

a dulce.

marisa: ¿qué?

>> ¿y dijo el motivo?

>> sí, que porque iba a dejar

la ciudad.

marisa: no, no puedo perder a mi

hija otra vez.

se la llevó antonia, se llevó

a mi hija otra vez.

[música]

[música]

marisa: joaquín, por favor haz

memoria.

¿dónde se pudo haber llevado tu

mamá a nuestra hija?

joaquín: no lo sé, mi mamá es

tan impredecible.

no tengo idea dónde se la pudo

haber llevado.

no tenemos familia, sólo somos

ella y yo.

marisa: es que me estoy muriendo

de la angustia.

tengo miedo de jamás volver

a verla. no puedo.

joaquín: bueno, ya sé dónde

pudo haber ido.

ella tiene unas tías de parte de

su mamá, están en torreón.

es el único lugar donde se me

ocurre se la pudo haber llevado.

marisa: ok.

antonia: te voy a comprar

ahorita un dulce.

marisa: ¿pensó que podría

escaparse?

las cámaras de seguridad de la

terminal de méxico la vieron

abordar el autobús.

los aviones son más veloces.

devuélvame a mi hija.

antonia: no te la voy

a devolver.

ella es mi pequeña dulce.

marisa: esta vez la justicia

está de mi lado, señora,

no complique más las cosas.

antonia: no, ella es mía,

es mi hija, es mi pequeña dulce.

marisa: no, no es verdad,

ella no es su hija.

su hija murió cuando era una

bebé.

yo sé lo doloroso que es quedar

con los brazos vacíos,

porque es lo que ahora está

usted haciendo conmigo.

me está arrebatando a mi hija.

por favor, señora antonia,

no quiero que pase el resto de

su vida en la cárcel por haberse

robado a mi hija.

démela. piense, es lo mejor

para ella estar conmigo,

soy su madre.

ven, hijita mía, por fin te

puedo tener entre mis brazos

para ya no separarnos nunca.

porque tú eres mi dulce aliento

de vida.

jamás volveremos a separarnos,

mi vida.

y cuando venga tu papá,

lo vamos a estar esperando

con los brazos abiertos.

para que juntos los tres

volvamos a empezar.

tú serás nuestro motor.

serás como un dulce aliento

de vida.

>> llévensela.

joaquín: nuevamente te pido que

me perdones, marisa.

por mi culpa tuviste que pasar

por todas estas situaciones.

siendo inocente.

te condenaron cuando lo único

que hiciste fue confiar en mí.

marisa: claro que te perdono.

de las malas experiencias

siempre hay que tomar lo mejor.

yo creo que con esto nos vamos

a ver más fortalecidos.

incluso como familia.

joaquín: cometí errores que

ahora quiero rectificar.

y cuando salga de aquí sólo

estaré dedicado a ustedes dos.

pero haciendo siempre

lo correcto.

[música]

antonia: marisa, buenas tardes.

quizás ya no quieras volverme

a ver nunca más.

pero soy sincera cuando yo te

digo que me perdones.

yo sé que hice mal.

solamente pido que traten

de comprenderme.

cuando yo supe que venía en

camino una niña,

me sentí muy feliz.

y cuando nació y supe que le

pondrían dulce,

yo me puse todavía mucho más

contenta y agradecida.

desde el primer momento

tu hija llenó mis brazos.

de un dolor que tengo aquí, muy

callado, y lo he tenido desde

hace muchísimos años,

desde que murió mi hija.

tuve a joaquín y él ha sido el

motivo de mi vida.

pero una madre nunca va a

olvidar a sus hijos que han

muerto.

nos siguen doliendo, uno aprende

a vivir con ese dolor,

yo espero que me comprendan.

y puedan perdonarme.

joaquín: tú eres mi madre y yo

no puedo recriminarte nada.

te entiendo y te perdono.

pero como tú sabes, el dolor de

una madre al ser separada de sus

hijos es muy grande.

marisa es quien en realidad

te tiene que perdonar.

antonia: sí, perdóname, marisa,

la muerte de mi hija fue un

golpe muy duro para mí.

yo lo que te pido es que no me

alejes de ella.

yo ya entendí que solamente

soy su abuela.

yo te prometo que si es

necesario busco ayuda

psicológica para ver a dulce

como es:

como mi nieta.

marisa: está bien.

será un proceso largo para

que nosotros podamos volver

a confiar en usted, pero...

claro que puede estar cerca

de mi hija.

esta pequeñita que es un dulce

aliento de vida.

antonia: muchas gracias,

y perdón, otra vez perdón.

marisa: separar a una madre de

sus hijos es algo muy doloroso.

incluso cruel.

nadie tiene el derecho de

quitarle a una madre estar cerca

de sus hijos.

a veces, las circunstancias nos

alejan de ellos, pero siempre

albergamos la esperanza

de volver a unirnos

y de estrecharlos nuevamente

entre nuestros brazos.

sin importar lo que haya pasado,

el lugar de los hijos es al

lado de su madre.

porque el amor de madre

es incondicional.

ese amor tan grande y

maravilloso hacia un hijo fue

creado y forjado desde

que ese pequeño ser estuvo

en nuestro vientre.

demostrándoles a nuestros hijos

que ellos son siempre y serán

un dulce aliento de vida.

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo una hermosa

mañana

desde el cielo una hermosa

mañana

la guadalupana, la guadalupana,

la guadalupana bajó a tepeyac

>> juan pedrito, la virgen le

dijo

juan pedrito, la virgen

le dijo... ♪

Cargando Playlist...