null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Un amor imposible'

Univision21 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

carmen: perdóname, hija,

por dejarte.

perdóname.

retomé la decisión

de vivir plenamente mi amor.

me tengo que ir.

mi nena.

te quiero mucho, damiana.

no puedo desaprovechar

una oportunidad de ser feliz.

sergio papá: déjame ayudarte.

eso.

carmen: ay, sergio, es que no sé

si estamos haciendo bien.

sergio papá: ay, no, no, carmen.

por favor no pienses a dudar

ahora.

mira, tú y yo nos amamos.

tenemos todo el derecho

de estar juntos, carmen.

carmen: es que si estamos

escapando es porque sabemos

que está mal.

sergio papá: por favor no nos

juzgues, carmen.

así nos tocó vivir nuestro amor.

mi amor, mi amor,

además yo siempre te he amado.

siempre te he amado.

desde antes de que me casara

con ximena, tú lo sabes.

carmen: tampoco te olvidé nunca,

a pesar de todo.

sergio papá: bueno, está bien.

entonces, ya no lo pienses

y haz lo que te dicta

tu corazón, mi amor, por favor.

carmen: es que no nada más

estamos abandonando

a nuestras parejas,

sino también estamos abandonando

a nuestros hijos.

y a mi me parte mi corazón

dejar a mi niña.

sergio papá: mi amor,

regresamos una vez

que todo se calme.

¿sí?

te prometo que voy a querer

a damiana como si fuera

mi propia hija,

pero ahorita lo más importante

es que tú y yo seamos felices.

carmen: está bien.

sergio papá: orale.

ven antes de que tu marido

se aparezca.

[celular]

carmen: ¿por qué te está

llamando renata?

sergio papá: no sé.

carmen: no sabía que tuvieras

el teléfono de mi mejor amiga.

[celular]

que raro.

ahora también me está marcando

a mi.

sergio papá: no le contestes.

¿hablaste con ella?

¿le dijiste que íbamos

a escapar juntos?

porque si nos está hablando

a los dos es porque sabe

que estamos juntos.

sergio papá: carmen, por favor,

confía en mi.

te estoy diciendo

que no le contestes

y no dejes que nada nos separe

ahora.

carmen: dime por qué

tienes miedo que hable

con renata.

sergio papá: por nada.

carmen: idime la verdad, sergio!

¿por qué hablar

con mi mejor amiga

nos puede separar?

sergio papá: porque me acosté

con ella.

carmen: ay, no, no, no.

ino, no, no puede ser esto!

ino!

¿cómo que te acostaste con ella?

sergio papá: fue algo sin

importancia, carmen.

por favor, fue algo

sin importancia.

carmen: isoy una estúpida!

¿como pude creer en ti?

me lo hiciste hace diez años.

creí que ibas a cambiar.

iy me lo vuelves a hacer

y ahora con mi mejor amiga!

sergio papá: fue un error.

te juro que yo te amo a ti,

carmen.

carmen: iesto es una locura!

iquiero que te regreses

y mi lleves a mi casa!

sergio papá: no puedes--

por un error

no puedes cambiar de opinión.

carmen: ¿error?

error fue querer dejar

todo por ti que no vales nada.

casi estuve a punto

de dejar a mi hija

por un desgraciado como tú.

sergio papá: yo te amo a ti.

no dudes de eso, carmen,

por favor.

carmen: ino me importa!

ino me importa nada,

no me importa!

iquiero que te des la vuelta

y me lleves a mi casa!

illévame ahí o me bajo!

sergio papá: icarmen,

estas loca!

carmen: idate la vuelta!

ique te des la vuelta

o me bajo aquí!

sergio papá: no me voy a

regresar hasta que no me des

la oportunidad de explicarte,

carmen.

carmen: icuidado!

damiana: mamá,

cuanto te extraño.

me has hecho mucha falta

estos seis años que han pasado

desde que moriste

en ese accidente.

pero hoy más que nunca

quisiera que estuvieras conmigo

para compartirte lo feliz

que estoy

y estoy profundamente enamorada

de mi novio.

renata: damiana, de nada

te serviría que tu mamá viviera

porque te todas maneras

no estaría contigo.

damiana: por favor, renata,

no empieces.

renata: es la verdad.

tu mamá estaba escapando

con su amante cuando murió.

los había abandonado a ti

y a tu papá,

así que dudo mucho

que de estar viva,

siguiera a tu lado.

damiana: ¿cómo hablas así

de mi mamá si se supone

que eran mejores amigas?

pero ¿qué me puedo esperar

de ti?

si mi mamá no tenia

ni un mes de muerta

cuando te casaste con mi papá

y te viniste a vivir aquí.

renata: porque tu papá

necesitaba una mujer leal

y que lo amara de verdad

para salir adelante de su dolor.

damiana: ¿y tú amabas a mi papá

a pesar de que era el esposo

de tu mejor amiga?

renata: yo amé a rafael

desde antes de que carmen

se metiera y me lo arrebatara.

pero la vida todo lo puso

en su justo lugar.

y ahora yo soy

la mujer de rafael

y tenemos un hijo.

damiana: claro.

te embarazaste luego luego

para terminar de amarrarlo,

pero ni con todo

lo que has hecho

has conseguido

que el recuerdo de mi mamá

se borre de esta casa.

renata: pues, vas a ver

como me encargo

de que no quede ni rastro

de carmen en mi casa.

damiana: ¿qué vas a hacer?

¿qué haces?

iestas loca!

renata: esta es mi casa

y no tiene porque estar aquí

el fantasma de una traidora.

damiana: no, no la rompas.

no tienes derecho.

renata: tengo todo el derecho

y ahora soy yo la señora.

rafael: bueno ¿qué pasa?

¿qué son esos gritos?

damiana: tu esposa, papá,

está rompiendo las fotografías

de mi mamá.

renata: porque no es justo

que conservemos

en nuestras vidas a alguien

que ya no quería estar

con nosotros.

rafael: pero no es la manera,

renata.

pudiste haber dejado que

damiana conservara las fotos

en su recamara.

renata: como siempre poniéndote

de lado de ella.

como si yo no te importara.

pues, no me importa

si tú no me das mi lugar.

iyo me lo doy!

rafael: ya, hija, cálmate.

damiana: no, es que vale, papá,

tu esposa siempre me ha odiado.

no sé por qué

si era la mejor amiga

de mi mamá,

¿por qué te casaste con ella?

rafael: hija, por que yo

necesitaba un motivo

para seguir viviendo.

después de que

tu mamá me engañó y se murió.

me daba igual lo que fuera

y ahora renata, tú,

y tu hermanito

somos una familia

y debemos de tratar

de llevarnos bien.

te lo pido, por favor.

damiana: [suspira]

está bien.

te prometo no meterme con ella.

rafael: gracias, mi amor.

bueno y...

¿por qué empezó el problema?

damiana: porque me escuchó

cuando le decía a mi mamá

que la extrañaba

y que me gustaría compartirle

que estoy enamorada.

rafael: bueno, pero, pues,

yo estoy aquí,

que soy tu papá

y bueno creo que ya es tiempo

de que me presentes a tu novio,

¿no crees?

damiana: pues, sí.

ya llevamos seis meses

y estoy segura de que

vamos a durar para siempre.

rafael: mi vida.

no quiero que mi hija y tú

sigan teniendo enfrentamientos.

renata: ¿tu hija?

rafael: sí, mi hija.

te prohibí que volvieras

con esas insinuaciones.

renata: solo digo lo que tú

también piensas en el fondo.

pero está bien,

si te quieres seguir

haciendo el tonto, pues,

a mi no me importa.

lo que no me parece

es que no me des mi lugar

frente a damiana,

cuando es hija de la mujer

que te traicionó.

rafael: sí, carmen me defraudó

como esposa,

pero siempre será la madre

de damiana.

además, tú no has colaborado

en nada para que mi hija

te vea con ese cariño.

renata: damiana no me soporta

y no deja que me acerque a ella.

nunca va a aceptar

que me haya casado contigo.

y mucho menos me va a aceptar

como su madrastra.

rafael: mi amor, yo solo te pido

que se lleven con cordialidad,

por favor.

¿sí?

me voy a trabajar.

nos vemos a la noche.

renata: que te vaya bien.

[suspira]

sergio: es la esposa de tu papá,

mi amor.

que nada nos amargue

que estamos celebrando

seis meses de novios.

damiana: yo sé que mi mamá

se equivocó.

recuerdo entre sueños

cuando se fue a despedir de mi

mientras yo dormía,

pero yo prefiero acordarme

de la buena mamá

que fue siempre

antes de tomar la decisión

de irse.

sergio: te entiendo.

yo también así es

como recuerdo a mi papá

desde que murió

en ese accidente.

damiana: que chistoso

que los dos hace seis años

se haya muerto

uno de nuestros papás

en un accidente.

sergio: mi mamá nunca me ha dado

detalles de lo que pasó.

en cuanto enterramos a mi papá,

me mandaron a un internado

en inglaterra,

en el que estuve

hasta hace poco.

supongo que lo hizo para que

yo me distrajera

y no me dejaba deprimir

por su muerte.

damiana: pues, que bueno

que regresaste

para que nos conociéramos

y nos enamoráramos.

sergio: sí, y te amo tanto.

y a mi también me gustaría

que mi papá estuviera vivo

para compartirle lo feliz

que me haces.

ximena: ay, mi amor,

no sabes lo feliz que me siento

de que cenemos juntos, mi amor.

fueron casi seis años

los que estuvimos separados.

sergio: yo también lo disfruto

mucho, mamá.

ximena: la verdad es que pensé

que me ibas a reprochar

que te había apartado

de mi lado

después de que tu papá murió.

sergio: al principio un poquito.

luego comprendí que lo hiciste

para protegerme.

para que me diera cuenta

de que en la vida

tenia muchas cosas

por las cuales seguir adelante

a pesar de la ausencia

de mi papá.

marcia: sí, y aunque se nos

partía el corazón

cada vez que íbamos a visitarte

en inglaterra,

teníamos que regresarnos

para que tu mamita

siguiera atendiendo

sus negocios,

pero hoy veo que su sacrificio

valió la pena

porque eres un buen muchacho,

un muchacho feliz.

sergio: sí, abuela,

porque gracias a que volví,

conocí el amor.

ximena: mi amor, respétala, ¿eh?

no vayas a defraudarla

ni a engañarla.

sergio: ¿cómo crees?

yo la amo.

ximena: pues, sí,

pero muchas veces

el amor no es suficiente.

por eso te pido

que la trates bien

y que nunca,

nunca le vayas a mentir.

sergio: te lo prometo.

damiana: ya le mandé mensaje

a mi novio diciéndole

que venga el viernes

para que lo conozcas, papá.

rafael: me voy a apurar

en la oficina

para reuniones pendientes

y llegar a tiempo.

renata: espero que también

te apures para llegar

con tu hijo.

mañana empieza

su entrenamiento personal.

rafaelito: sí, mañana empiezo

a entrenar para la competencia

infantil de karate.

renata: escogieron a rafaelito

para competir

porque es el mejor de su clase.

rafaelito: sí.

rafael: y ahí voy a estar,

campeón, para apoyarte.

damiana: ya terminé.

me voy a mi cuarto.

rafael: ok.

[chista]

yo también ya terminé.

me voy a descansar.

renata: yo me voy contigo,

mi amor.

rafaelito: yo también ya me voy

a mi cuarto.

renata: no, tú te quedas

en la mesa.

tienes que comerte

todas las verduras.

rafaelito: pero ya no tengo

hambre.

renata: porque te la pasaste

comiendo puras galletas.

pero también tienes que comer

verduras.

así que no te levantes

hasta que no dejes

el plato limpio.

rafael: lo siento.

renata: [ríe]

¿cómo te fue?

rafael: bien, mi amor.

renata: ¿sí?

¿terminaste todo?

rafael: todo.

rafaelito: voy a tirar

las verduras a la basura,

total mi mamá ni se da cuenta.

denise: se me ocurre que

pudimos irnos saliendo

los dos solos de clases.

sergio: no.

ya tengo novia.

denise: pero no soy celosa.

además, nadie tiene por qué

enterarse

y la podemos pasar muy bien.

sergio: no insistas, denise.

pavel: mira.

ahí está tu noviecito

tirándole los perros a denise.

damiana: a mi se me hace

que es ella la que está

de resbalosa.

pavel: pues, sí,

porque seguramente él

le da entrada.

si te hubieras quedado conmigo,

yo no te pondría los cuernos.

sergio: en buen plan, denise,

yo amo a damiana.

damiana: sí.

ten tantita dignidad.

denise: la dignidad estorba

cuando luchamos

por lo que queremos.

damiana: aquí no hay nada

por lo que tú tengas que luchar.

¿no te cansas de que sergio

siempre te rechace?

denise: pues, fíjate que no.

hasta me provoca más.

damiana: mejor vámonos.

pavel: [suspira]

ahora sí ya no tenemos chance,

denise.

denise: no.

yo no me pienso rendir, pavel.

estoy segura que al final

sergio va a ser mío.

damiana: me choca que denise

se te ande ofreciendo.

sergio: mi corazón es todo tuyo,

mi amor.

no te preocupes por eso.

damiana: lo sé, y me lo

demuestras siempre

que la bateas.

sergio: y no creas

que no me he dado cuento

de que pavel tampoco quita

el dedo del renglón contigo,

¿eh?

damiana: pues, se va a cansar

porque yo no voy a dejar

de amarte nunca.

instructor: uno.

pon el pie ahí.

el otro, sí, sí, sí.

y eso corregirlo para que salga.

rafael: ya llegué, mi amor.

renata: estaba segura

de que ya no ibas a llegar.

rafael: se me hizo

un poquito tarde,

pero ya estoy aquí.

instructor: itres!

renata: corriéndote,

pero no se trataba de damiana

porque bueno.

rafael: ya, ya, mi amor,

por favor.

renata: ya, por favor tú.

ocúpate más de quien

verdaderamente es tu familia.

rafael: sabes qué,

ya no me fastidies.

déjame disfrutar

del entrenamiento de mi hijo.

adelante.

pasen, por favor.

sergio: muchas gracias, señor.

damiana: el es rafael, mi papá,

y su esposa renata.

el es mi novio.

sergio: mucho gusto.

sergio orala.

rafael: ¿sergio orala?

sergio: sí, así me llamo.

rafael: no, no puede ser.

no puedes ser hijo

de sergio orala.

sergio: sí, así se llamaba

mi papá.

¿usted lo conocía?

renata: yo también,

como lo conocía la mamá

de damiana.

damiana: ¿de qué hablas?

renata: de que tu mamá

fue amante del papá de sergio.

murieron en el accidente

cuando escapaban juntos.

damiana: no, no puede ser.

renata: ellos están muertos.

lo que en realidad no puede ser

es que ustedes sean novios.

damiana: ¿por qué?

rafael: cállate, por favor,

renata.

renata: no, no me voy a callar.

no sería justo, rafael.

damiana: dime lo que sea.

renata: que sergio y tú

no pueden amarse

porque son hermanos.

tú no eres hija de rafael,

sino del papá de sergio.

damiana: estas mintiendo.

dime que está mintiendo.

renata: no, no miento.

tu mamá siempre fue el amante

del papá de sergio

y tú eres su hija.

ustedes son hermanos.

sergio: no.

sigo sin poder creer que damiana

sea mi hermana.

virgen de guadalupe,

tú sabes que amo sinceramente

a damiana.

no sé si pueda dejar de amarla

y estar cerca de ella

como un hermano.

no sé si me haga la idea

de que nuestro amor

es imposible.

ayúdanos, morenita.

te lo pido.

rafaelito: mamá, vengo para que

me peines.

renata: hola, mi amor.

sí, a ver, ven.

ay, que guapo.

rafaelito: gracias.

renata: quedaste guapísimo.

perfecto.

a ver.

camisa, el suéter.

y ya.

listo, vámonos a que te sirva

de desayunar.

[ríe]

damiana: casi no dormí

por estar dándole vueltas

a lo que me dijiste anoche.

renata: [suspira]

mi amor, adelántate.

tengo que hablar con damiana.

rafaelito: sí, mamá.

renata: bye, mi amor,

ahorita te veo.

rafaelito: sí.

damiana: te voy a dar

la oportunidad

de que te arrepientas

y me digas

que todo lo inventaste

nada más para fastidiarme.

renata: yo no inventé nada.

tú no eres hija de rafael.

eres hija del papá de sergio.

damiana: no, no es cierto.

eres una embustera.

isiempre me has odiado,

pero esto es el colmo!

renata: pues, deja de

atormentarte.

toma el cepillo de rafael

para que con su cabello

hagas una prueba de paternidad

y de una buena vez

salgas de dudas.

damiana: por supuesto

que lo voy a hacer

para callarte la boca.

rafael: hija.

estuve esperando a que volvieras

del laboratorio

con los resultados.

¿te los dieron?

damiana: sí, aquí los traigo

y no eres mi papá.

rafael: no.

no es cierto.

debe estar mal.

renata: siempre supiste

que era verdad, rafael.

para que dejes de negarlo.

damiana: el porcentaje

de probabilidad

resultó del cero porciento.

no soy tu hija.

renata: porque eres hija

del papá de sergio.

ustedes dos son hermanos.

[música]

rafael: hija, no llores.

renata: que no es tu hija,

maldita sea.

rafael: icállate, renata!

suficiente daño has hecho ya.

renata: solo digo la verdad.

ya no te puedes seguir negando

ante las pruebas.

rafael: pues, mira lo que hago

con tus pruebas.

ime vale lo que digan!

yo amo a damiana

y es mi hija.

renata: porque carmen te colgó

en milagrito,

pero a pesar de lo que hagas,

damiana no lleva tu sangre.

damiana: ya no quiero

seguir escuchando.

ino quiero!

rafael: idamiana!

idamiana!

sigo sin aceptar

que damiana no sea mi hija.

renata: ¿por qué quieres seguir

siendo un ingenuo

con todo el tema de carmen?

ella y sergio

tenían una relación

desde antes de que se casara

contigo.

rafael: sí, pero damiana nació

cuando cumplimos dos años

de casados.

renata: carmen se casó contigo

por despecho,

cuando se enteró de que sergio

la engañó con ximena,

con quien se tuvo que casar

porque, pues, la embarazó.

y precisamente de ese muchachito

que damiana nos presentó

como su novio.

sergio y carmen

nunca dejaron de amarse

ni de tener una relación.

fueron amantes diez años

hasta que decidieron

mandarlos a la goma

y escapar para vivir

su gran amor.

rafael: no puedo perder

también ahora a mi hija.

renata: damiana no es tu hija.

imétetelo en la cabeza!

la única familia que tienes

somos tu hijo y yo.

sergio: vengo a buscar a damiana

porque me deja en visto

y no me contesta los mensajes.

rafael: perdóname, sergio,

pero damiana no se siente bien

para verte.

sergio: yo la amo.

señor, y quiero decirle

que juntos

vamos a demostrarle

que nuestro amor sí es posible.

damiana: no, sergio,

no es posible.

rafael: por favor, hija.

damiana: no, no me llames hija.

y que bueno que estas aquí

para que lo sepas de una vez.

nuestro amor es imposible

porque no soy hija de rafael.

no coincidimos

en la prueba de paternidad.

sergio: no.

ino, no es cierto!

damiana: sí, sí lo es.

así que lo nuestro es imposible

porque somos hermanos.

sergio: no, no, no.

no, no es cierto.

ximena: lo siento, pero--

pero sí es verdad que tu papá

me engañó toda la vida

con carmen.

incluso es cierto

que estaban escapando juntos

cuando murieron.

sergio: no, no, no pude haberme

enamorado de mi hermana.

marcia: sergio.

¿ustedes dos tuvieron intimidad?

sergio: sí, abuela.

me acosté con mi hermana.

ximena: no.

idamiana!

damiana, por favor escúchame.

tenemos que hablar.

damiana: sergio, te lo ruego.

no es bueno que estemos cerca.

sergio: lo único que pienso

es que te amo

y que no puedo vivir

lejos de ti.

damiana: tenemos que aprender

a que solo podemos estar juntos

como--como hermanos.

no, no, no.

esto no está bien.

sergio: ya lo sé,

pero es que no puedo

dejar de amarte

con todo mi corazón.

damiana: por favor, sergio,

suéltame.

pavel: isuéltala!

dime si te está molestando

para romperle la cara

en este momento.

damiana: no, no, no, pavel,

no me estaba haciendo nada.

vámonos, vámonos.

denise: no, no, no.

deja que se vaya.

no le tienes por qué

estar rogando

si ella es la que no quiere

estar contigo.

ximena: ay, mami,

que bueno que llegas.

estoy muy preocupada por sergio.

se fue muy mal

a la preparatoria.

marcia: recibió un golpe

muy duro, ximena, entiéndelo.

ximena: pues, sí, mamá,

pero no sé cómo ayudarlo.

yo misma lo alejé de aquí

cuando su papá se murió

precisamente para que

no sufriera por los errores

de sergio.

y mira, que ironía.

marcia: que no te sorprenda

si le salen más hijos

a tu marido, ximena.

no era un hombre malo,

pero sí muy mujeriego.

ximena: sí, sergio no era

precisamente el hombre más fiel.

¿quién mejor que yo

para saberlo?

si se acostó conmigo

siendo novio de carmen

y nos casamos obligados

precisamente

porque salí embarazada

de sergio.

marcia: nunca pudo superar

su relación con carmen

y continuaron como amantes.

relación que dio fruta

con la vida de damiana.

ximena: pero ¿por qué mi hijo

tenia que enamorarse

precisamente de ella?

marcia: a lo mejor es el precio

del error que cometiste

al involucrarte con un hombre

que no era libre, hija.

[música]

[música]

instructor: ilistos!

renata: mejor no hubieras venido

si ibas a estar en la luna

pensando en alguien

que no es tu hija.

rafael: renata, por favor.

¿no puedes entenderme?

así de la noche a la mañana

que alguien a que he amado

como mi hija

durante toda su vida.

renata: tú no tienes

ninguna obligación con damiana.

es una extraña.

tu único hijo es rafaelito.

es el único al que

debes de amar.

rafael: claro que también amo

a mi hijo.

por eso estoy aquí,

para apoyarlo.

pero no me atormentes

con que me olvide de damiana

porque no lo voy a hacer.

instructor: listo, chicos.

es todo por hoy.

ivámonos!

[aplausos]

rafaelito: gracias.

instructor: vas muy bien,

rafaelito.

rafaelito: muchas gracias.

rafael: lo estas haciendo

muy bien, campeón.

rafaelito: gracias, pa.

voy a ser el numero uno

de la competencia.

instructor: te va a tocar

enfrentarte a un niño

de estados unidos

y le vas a demostrar

que los mexicanos

somos unos ganadores.

rafaelito: sí, le voy a ganar

al gringo.

instructor: isí!

renata: ¿qué pasa?

¿qué pasó, mi amor?

rafael: hijo ¿qué te pasa?

¿estás bien?

rafaelito: sí.

solo me dio un mareo.

seguro fue porque

me hinque muy fuerte,

pero ya se me está pasando.

renata: amor, ¿estas bien?

rafaelito: sí, sí, gracias.

instructor: mírame.

respira profundo.

renata: respira.

ya, rafael.

no hay que estar enojados.

yo te amo.

y todo lo hago

con la única intención

de que seamos felices.

rafael: mi amor,

no es un buen momento.

renata: siempre es

un buen momento para amarnos.

ven, ven.

yo te lo voy a demostrar.

rafael: carmen.

mi amor, perdóname.

mi amor, perdóname.

renata: no, es que estoy harta

que hasta muerta

carmen este en medio

de nosotros dos.

rafael: mi amor, perdóname.

lo que pasa es que

con todo esto de damiana,

bueno, se me ha removido

el pasado y no me la puedo sacar

de la cabeza.

creo que lo mejor es que

nos durmamos.

yo mañana tengo que volar

muy temprano para méxico.

damiana: de en serio que no es

necesario, pavel.

pavel: yo quiero hacerlo.

sobre todo si al tarado

de sergio se le ocurre

molestarte otra vez.

tú sabes todo lo que siento

por ti, ¿verdad?

y que estaría dispuesto

a protegerte.

sergio: damiana, esto es

mucho más fuerte que yo.

por favor escúchame.

damiana: no tengo nada

que escucharte.

entre nosotros todo se acabó

porque ahora estoy saliendo

con pavel.

pavel: vámonos al salón.

denise: ya no tienes pretexto

para rechazarme.

si tu ex ya lo hizo,

tú deberías de hacerlo conmigo.

sergio: no, denise.

yo amo a damiana

y no voy a traicionar

lo que sienta por ella,

pase lo que pase.

renata: pensé que ibas a tardar

más en regresar.

damiana: solo salí a dar

una vuelta.

necesitaba tomar aire.

sentía que me asfixiaba.

renata: ya no tendrás que sentir

que te ahogas.

damiana: ¿y esa maleta?

renata: son tus cosas.

aproveché que no estabas

para empacarte lo indispensable.

no eres hija de mi esposo.

ya no tienes nada que hacer

aquí.

damiana: mi papá no me dijo

nada.

renata: porque tiene corazón

de pollo y por eso prefirió

escudarse en un viaje

de negocios,

porque sabía que no se iba

a atrever.

pero yo sí.

te vas de esta casa.

ivámonos!

damiana: ioye, suéltame!

renata: tú no tienes nada

que hacer aquí.

damiana: no me puedes echar.

renata: claro que puedo.

te dije que me iba a deshacer

de todo lo que hubiera de carmen

en esta cosa.

solo me faltabas tú.

así que te largas.

ino vuelvas nunca!

[música]

[música]

sergio: ¿damiana?

¿qué pasó?

damiana: renata me corrió.

mi papá ya no quiere

que viva con ellos

porque no soy su hija.

sergio: tranquila.

todo va a estar bien.

damiana: no tengo a donde ir.

sergio: claro que sí tienes.

vamos a mi casa.

damiana: no, no, no.

yo no puedo vivir contigo.

sergio: no te voy a dejar sola.

mira, vamos a mi casa

y después vemos qué hacemos.

ximena: es que no sé si sea

buena idea que damiana

se quede aquí, hijo.

sergio: si damiana es hija

de mi papá,

una parte de esta casa

también le corresponde, ¿no?

ximena: bueno, sí,

pero tú y ella

bajo el mismo techo, no sé.

sergio: me voy a comportar,

pero es que damiana no puede

quedarse en la calle.

marcia: no sabias como ayudar

a tu hijo, ¿no?

pues, ahora estas

ante una manera de apoyarlo,

ximena.

ximena: ay.

bueno, bueno, bueno, está bien.

está bien.

voy a pedir que le preparen

la recamara de huéspedes.

damiana: gracias, señora.

[llaman a la puerta]

sergio: ¿puedo pasar?

damiana: sí, pasa, sergio.

sergio: ¿te sientes mejor?

damiana: sí, al menos no tendré

que pasar la noche en la calle

gracias a ti y a tu mamá.

sergio: no estés triste.

todo va a pasar.

damiana: no.

no deberías de estar aquí.

no es sano

para ninguno de los dos.

sergio: entonces ¿todavía me

amas y no es en serio

lo de pavel?

damiana: sí, todavía te amo,

pero sí es en serio lo de pavel.

y tú también deberías

de intentarlo con denise.

sergio: no.

no puedo hacerle eso

al amor que siento por ti.

damiana: ya no lo repitas.

sergio: puedo callarlo,

pero no puedo dejar de amarte

aunque seas mi hermana.

y tampoco voy a aprovecharme

de denise,

si mi corazón todavía es tuyo.

damiana: quisiera que todo esto

fuera una pesadilla.

sergio: si esa es la manera

en que puedo apoyarte

y estar cerca de ti,

entonces, que sea

como tu hermano que soy.

rafael: ¿cómo fuiste capaz

de correr a damiana de la casa?

renata: porque ya estuvo bueno

de que te hagas cargo

de una extraña.

a ver, tú tienes que ocuparte

al 100% de rafaelito y de mi,

que somos tu única

y verdadera familia.

rafael: pero ¿por lo menos

sí sabes dónde está?

renata: no, y ni te atrevas

a buscarla, porque entonces,

me desaparezco con tu hijo

y no nos vuelves a ver nunca.

te lo advierto.

damiana: bueno, luego nos vemos.

¿qué haces aquí?

rafael: vengo a buscarte.

damiana: no lo hubiera esperado

después de que no tuviste

el valor de correrme tú mismo.

rafael: yo nunca tuve

esa intención.

fue algo que renata hizo

por sí sola.

damiana: hizo bien.

después de todo, tiene razón,

y yo no soy nada tuyo

como para seguir viviendo

en tu casa.

rafael: claro que eres

algo mío, hija.

porque el amor que te tengo

no va a desaparecer

de mi corazón.

anda, vamos por tus cosas

para que regreses.

damiana: no.

tengo que comenzar a pensar

la manera de salir adelante sola

y no te quiero causar problemas

con tu esposa.

no me insistas, por favor.

rafael: está bien.

y aunque tal vez

no lo hablamos tan seguido,

no quiero que olvides

que para mi siempre serás

mi hija.

damiana: [suspira]

profeor: saludo al profesor.

saludo de combate.

guardia.

ihajime!

renata: ¿qué hace damiana aquí?

rafael: por favor, renata,

no hagas un escandalo, ¿sí?

damiana quiere a nuestro hijo

como un hermano

y es natural que quiera verlo.

por favor.

[aplausos]

renata: bien, mi amor.

[silbido]

profesor: dachi.

saludo al profesor.

saludo entre ustedes.

vamos.

[aplausos]

renata: ¿qué le pasa?

¿qué pasó?

instructor: iprimeros auxilios!

renata: illama una ambulancia!

mi amor, mi amor, ¿qué tienes?

¿qué le pasa?

mi amor, mi amor.

¿qué le pasa?

rafael: mi amor.

renata: ¿qué le pasa, rafael?

rafael: ¿qué tiene mi hijo,

doctor, por qué se desmayó?

doctor: rafaelito tiene

un severo cuadro

de anemia aplásica.

renata: no, no, no puede ser.

yo misma le sirvo la comida

a mi hijo.

doctor: no tiene nada que ver

la alimentación, señora.

su cuerpo dejó de producir

células sanguíneas nuevas,

por ello le sale sangre

de la nariz

y tiene mareos constantes.

rafael: bueno ¿y qué podemos

hacer, doctor?

doctor: no hay otra opción

más que practicarle

un trasplante de medula

para salvarle la vida.

rafael: bueno, hágalo

inmediatamente, doctor.

mi esposa y yo nos haremos

los exámenes necesarios

para poder saber

quién es compatible

y salvarle la vida.

¿qué pasó, doctor?

¿quién de nosotros es compatible

para el trasplante de medula?

doctor: ninguno, señor.

rafael: pero ¿cómo?

si somos sus papás.

doctor: eso no es garantía

de compatibilidad.

necesitamos hacerle pruebas

a otros familiares

hasta encontrar a uno

que sea compatible.

rafael: es que no tenemos

parientes, doctor.

mi hijo solamente nos tiene

a mi esposa y a mi.

doctor: pues, entonces,

tendremos que esperar

a que aparezca un donante.

pero les advierto que puede

pasar mucho tiempo

y no es bueno para la vida

de rafaelito.

damiana: mi papá me ha estado

informando sobre la salud

de mi hermanito,

y no han encontrado un donante

para la operación.

ellos no fueron compatibles.

marcia: ay, no te preocupes.

mira, verás que pronto

va a llegar la solución.

mucama: adelante, señora.

renata: gracias.

sergio, por favor.

necesito tu ayuda.

ximena: ¿qué haces aquí?

renata: vengo a pedir

por la vida de mi hijo.

sergio: pero ¿yo qué puedo

hacer?

renata: tú puedes salvarle

la vida.

tú puedes salvarle la vida

de tu hermano.

sergio: ¿qué?

[música]

[música]

doctor: gracias a que sergio

fue compatible,

el trasplante pudo realizarse

y la operación fue

todo un éxito.

renata: entonces, mi hijo

va a estar bien,

¿verdad, doctor?

doctor: hay que esperar

su reacción.

confiamos en que no haya

complicaciones

y que unos días

puedan llevárselo a casa.

rafael: muchas gracias, doctor.

rafaelito se quedó dormido.

y ahora que el niño

está fuera de peligro,

es momento de que hables.

empezando por explicar

cómo es que sergio y rafaelito

son hermanos.

renata: [suspira]

yo tenia relaciones con sergio

y salí embarazada.

en ese momento

no quiso saber de mi embarazo

porque me dijo que ya tenia

todo listo para escaparse

con carmen.

yo le marque a su celular

para exigirle

que me respondiera,

pero no me contestó.

supuse que ya estaba con carmen

y también le marqué a ella

para decirle de mi embarazo

y que--y que por favor

no me arruinara la vida

otra vez.

tampoco me contestó

y me imagino que fue

cuando tuvieron ese accidente

donde murieron.

rafael: carmen era

tu mejor amiga.

ella nunca te arruinó la vida.

renata: claro que sí.

yo te amaba

y a carmen no le importó

hacerte caso después

de que se enteró de la traición

de sergio

y que tuvo que casarse

con ximena.

ximena: sí, claro,

porque fue cuando me embarace

de sergio.

renata: cuando murieron,

decidí hacer todo

para casarme contigo,

porque siempre fuiste

el amor de mi vida

y quería que fueras

el papá de mi bebé.

sergio: entonces ¿los tres

somos hijos de mi papá?

renata: no.

damiana es hija de rafael.

damiana: pero la prueba

de paternidad salió negativa.

renata: porque alteré

la muestra.

ay, que guapo.

rafaelito: gracias.

renata: quedaste guapísimo.

perfecto.

listo, vámonos a que te sirva

de desayunar.

[ríe]

damiana: casi no dormí

por estar dándole vueltas

a lo que me dijiste anoche.

renata: [suspira]

mi amor, adelántate.

tengo que hablar con damiana.

rafaelito: sí, mamá.

renata: bye, mi amor,

ahorita te veo.

rafaelito: sí.

damiana: te voy a dar

la oportunidad

de que te arrepientas

y me digas

que todo lo inventaste

nada más para fastidiarme.

renata: yo no inventé nada.

tú no eres hija de rafael.

eres hija del papá de sergio.

damiana: no, no es cierto.

eres una embustera.

isiempre me has odiado,

pero esto es el colmo!

renata: pues, deja de

atormentarte.

toma el cepillo de rafael

para que con su cabello

hagas una prueba de paternidad

y de una buena vez

salgas de dudas.

damiana: por supuesto

que lo voy a hacer

para callarte la boca.

renata: la prueba salió negativa

porque en efecto...

no eres hermana de mi hijo.

eres hija de rafael.

sergio y tú no son hermanos.

marcia: pero ¿por qué jugaste

tan sucio?

¿por qué meterte con el amante

de carmen, con carmen,

con su esposo, con su hija?

¿qué no eran amigas?

renata: pero siempre sentí

mucha envidia de carmen.

yo quería todo lo de ella.

y me dio mucho coraje

cuando pasó por encima

de nuestra amistad

y se casó contigo

sabiendo que yo te amaba.

por eso me quise quedar

con su amante, con su esposo,

con su familia.

rafael: pues, te vas a quedar

sola porque te vas a ir

de esta casa

y te voy a quitar

la custodia de mi hijo.

porque aunque no lleve

mi sangre,

rafaelito es mi hijo.

voy a demostrar que no eres

una buena influencia para él.

renata: [llora]

rafael: y tú

nunca dejaste de ser mi hija.

damiana: y me lo demostraste

porque siempre me apoyaste

y me quisiste, papá.

que alegría que todo

se haya aclarado.

vamos a poder seguir amándonos.

sergio: sí.

yo me mantuve fiel a mi amor

por ti porque tenia la esperanza

de que nuestro amor

no era imposible.

te amo.

rafael: ahora sí,

vamos por tus cosas

para que vuelvas a esta

que siempre ha sido tu casa.

no existe envidia de la buena

porque la envidia

es un sentimiento

que nace de nuestras carencias

emocionales

y se propaga

como veneno en nuestro interior,

volviéndonos capaces de cometer

las más bajas jugadas

para conseguir aquello

que envidiamos.

destruyendo esa felicidad

deseada que vemos en los demás.

no sintamos envidia.

no estemos obedeciéndola

porque solamente

genera intrigas.

construyamos nuestra

propia felicidad

con honestidad

y sinceridad

para que no suframos por

un amor imposible.

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo ♪

Cargando Playlist...