null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Queriendo ser mamá'

27 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

locutor: quédese viendo

televisa presenta...

enrique: mi amor...

ambos: [ríen]

casandra: ¡malditos!

¡los odio!

¡por su culpa yo soy infeliz!

enrique: casandra,

¿qué haces ahí?

¡bájate de ahí!

¡no hagas una tontería!

casandra: ¡no!

me cambiaste

por esa maldita mujer.

y ahora lo van a pagar.

ofelia: no, mamita,

por favor, bájate.

¡no lo hagas!

yo te quiero mucho.

casandra: no puedo, hija.

¡no puedo!

escucha bien

lo que te voy a decir:

esa mujer--

esa mujer y tu papá

no pueden ser felices nunca.

¡nunca!

¡nunca!

[grita]

todos: [gritan]

ofelia: ¡mamá!

[llora] ¡mamá!

¡no! ¡mamá! ¡mamá!

¡no! ¡no!

¡mamá!

yo no quiero vivir aquí.

enrique: mi amor,

lo tienes que hacer.

ahora solamente me tienes a mí.

ofelia: sí, lo sé.

porque mi mamita

se murió por tu culpa

y la de esa mujer

con la que te casaste.

enrique: no es así, mi amor.

ni sofía ni yo

somos responsables

de que tu mamita

haya tomado una mala decisión.

ofelia: no es cierto.

¡ustedes la mataron!

sofía: hola

hola, ofelia,

qué bueno que ya estés aquí.

bienvenida.

ofelia: yo no estoy feliz

de estar aquí.

¡no la soporto!

¡la odio, la odio!

enrique: ofelia, ven acá.

ofelia, no hemos terminado.

déjame, voy a hablar con ella.

sofía: no, no, ven acá, ven.

no, no, déjala, ya no vayas.

hay que entender

lo difícil que es para ella

todo lo que está pasando,

mi amor.

mira, sobre todo

la muerte de su mamá.

enrique: aún así

no debe de ser grosera contigo.

no es justo que tú pagues

por algo que no es tu culpa.

sofía: a ver, yo ya sabía

que iba a reaccionar así,

mi amor.

pero mira, no te preocupes.

yo voy a poner todo mi empeño

para ganármela, ¿sí?

enrique: gracias, sofía,

eres una mujer increíble

y muy comprensiva.

sofía: [ríe]

enrique: solo espero que mi hija

te pueda aceptar algún día.

sofía: ofelia, buenos días.

oye, tu papá

se tuvo que ir a trabajar

pero te hice los "hotcakes"

que tanto te gustan.

ofelia: ¿quién te dijo que a mí

se me antoja eso para desayunar?

sofía: nadie, nadie.

lo que pasa es que pensé

que era una bonita manera

de empezar tu día.

ofelia: pues, no pienses

y mejor entiende

de una buena vez

que no te voy a aceptar.

¿qué pretendes?

¿que te diga mamá?

no, pues, eso jamás, ¿eh?

y bueno, además

yo no tengo la culpa de que tú

no hayas podido tener hijos.

así que no le andes

queriendo ser mi mamá, ¿eh?

sofía: no, no, no,

yo no quiero ser tu mamá.

no quiero ser tu mamá.

solamente quiero

que nos llevemos bien,

que seamos una buena familia.

ofelia: bueno, pues,

eso no pasará jamás.

al contrario,

no sabes cómo deseo que un día

ya te vayas a la calle.

porque ese es el único lugar

que te corresponde.

y bueno,

ya me voy a la prepa

porque aquí apesta, ¿eh?

sofía: [suspira]

brandon: ofelia,

qué gusto verte.

ofelia: oye, no te hagas.

nos vemos todos los días, ¿eh?

brandon: para que veas

que a mí me da gusto

verte todos los días.

¿y cuándo me vas a dar el sí?

ofelia: tú solamente

quieres jugar conmigo.

porque yo no creo que te gusten

las chavitas como yo.

brandon: [ríe] no, no, no,

al contrario.

si precisamente así

es como me gustan las mujeres...

chiquitas

para que yo les enseñe.

ofelia: ya deja

de decir tonterías.

mira,

ya me voy a ir a la escuela

y yo no quiero

que se me haga tarde,

porque mi papá

me lo acaba de advertir:

si trono una materia,

me va a dejar sin celular.

brandon: pues, estás de suerte,

chiquita,

porque yo te puedo llevar.

[claxon]

sofía: órale.

¿volviste a cambiar de coche?

ay, ya quisiera yo

ganar lo que tú ganas.

brandon: algún día te diré

cómo se gana el dinero.

¿qué dices?

¿aceptas que te lleve?

ofelia: claro que sí.

seré la envidia

de toda la escuela

cuando me vean llegar

en este auto.

guau.

enrique: mi amor, ya llegué.

sofía: ay, qué bueno

que pudiste venir a comer.

enrique: aproveché

que mi jefe salió

para darme una escapadita.

ya ves que son pocas

las ocasiones que puedo hacerlo.

sofía: ajá.

enrique: oye, qué rico huele.

sofía: hoy te hice mole de olla.

tu favorito.

qué bueno que estás aquí,

para no comer solita otra vez.

enrique: eso es lo que

no me gusta de mi trabajo.

que--que te descuido mucho,

y no vaya a ser que alguien

te vaya a conquistar.

sofía: ay, mi amor,

no digas tonterías.

yo solamente tengo ojos para ti.

enrique: eso espero.

porque te juro

que no soportaría perderte.

sofía: [ríe]

qué celoso eres.

amor, yo te amo y te respeto.

no tienes por qué dudar de mí.

enrique: no, no dudo de ti,

sino de que nunca faltan

los acomedidos.

sofía: ay, caramba.

si me casé contigo,

es porque quiero pasar mi vida

junto a ti para siempre.

ambos: [ríen]

enrique: te amo.

ofelia: oye, ¿y mi madrastra

no te late?

¿a poco no se te hace guapa?

brandon: la verdad,

no me gustan las "ñoras".

a mí me gustan

las chavitas como tú.

ya te lo había dicho.

¿por qué me lo preguntas?

ofelia: no, no, no, por nada.

bueno, pues,

entonces no me sirves

para lo que tengo planeado.

brandon: condenada chamaca.

solo porque me interesas mucho

es que te aguanto,

pero un día ya caerás.

ya caerás, chiquita.

>> gracias, muñeco.

víctor: no, de nada, señora.

ofelia: oye, tú trabajas

cerca de aquí, ¿verdad?

víctor: sí,

aquí a la vueltecita.

a poco no me reconoces.

yo soy el que lleva

la carne a tu casa, güerita.

ofelia: tienes mucha popularidad

con las señoras del barrio.

bueno, incluyendo

a mi madrastra, ¿eh?

ella dice que eres muy guapo.

víctor: ah, ¿te cae?

si por más que le sonrío

y le aviento florecitas

a doña sofía, ni me pela.

ofelia: ay, es que lo hace

para disimular.

pero ella es una "cougar".

le gustan chiquitos.

y mira, después

de que le dejas la carne,

la dejas suspirando.

víctor: ay, ¿te cae?

si se ve toda seriecita.

ofelia: pues, ya viste que no.

es más, si quieres

le puedes mandar un mensaje

y vas a ver

que te lo va a contestar.

víctor: a ver, a ver, a ver,

¿tú por qué me estás diciendo

esto, eh?

a poco vas a ser

la tapadera de tu madrastra.

es la esposa de tu papá.

ofelia: voy a ser

muy sincera contigo.

sofía nunca me ha caído bien.

o sea, no la soporto.

pero pues,

si ella deja a mi papá

por andar contigo,

yo no tengo ningún problema.

yo sería la más feliz.

víctor: [ríe]

¿y de veras crees

que quiera andar conmigo?

ofelia: pues,

el que no arriesga, no gana.

mándale un mensaje.

yo me voy a asegurar

de que le llegue.

víctor: órale, pues.

ofelia: "la verdad

me late que te guste

porque te me haces

una señora muy guapa.

ya verás que si quieres,

yo te puedo hacer sentir

toda una mujer".

[ríe] no puede ser.

pobre imbécil.

pues, que es un caso.

solamente basta verle la pinta

para darse cuenta

que es un chilaquil.

pero este galán de barrio

va a ser útil

para todos mis planes.

ok, a ver...

"espero que comprendas

que tengo que ser discreta".

víctor: ey, órale, desembucha

que tengo que ir

a entregar pedidos.

ofelia: toma, te dije

que le gustabas a mi madrastra.

¿ya ves cómo no se tardó

en contestarte?

víctor: chido.

no sabes cuánto he soñado

con que esto sea verdad.

ofelia: claro que es verdad.

solamente que te recomiendo

que seas muy discreto, ¿eh?

porque aunque esa vieja

no me caiga bien,

yo no quiero

que mi papá se dé cuenta.

porque sí es de armas tomar.

víctor: a ver, oye,

yo entiendo que te caiga mal

y que quieres

que se vaya de tu casa,

pero ¿ella me manda

estos recaditos contigo?

ofelia: o--obvio no,

¿cómo crees?

pero yo me aseguré

de que recibiera tu recado

y le agregué que pusiera

su nota en el buzón

y ya que tú pasarías

a recogerlo.

así que, pues este mensaje

lo puso ella en el buzón

y yo te lo traje a ti.

víctor: ey, es pilla

la güerilla.

ah, pues siendo así,

voy a seguir con mis encantos,

¿eh?

le puse un poquito más de carne

a su pedido,

solo por ser una clienta

tan especial.

sofía: ay, a ver--

permíteme tantito.

gracias.

deja--deja te doy

un poquito más de propina.

gracias.

víctor: discúlpeme,

no quería incomodarla.

la entiendo.

nos vemos después.

brandon: se me hace

que yo no te gusto

y nada más

estás jugando conmigo.

ofelia: [ríe] por favor,

tenme paciencia.

tengo muchas broncas en mi casa

para estar pensando

tener una relación.

brandon: ¿y eso qué?

una cosa no tiene que ver

con la otra, mi amor.

podemos andar

sin ningún problema.

ofelia: bueno,

déjame pensarlo, ¿sí?

brandon: no tienes nada

que pensar.

no tenemos tiempo que perder.

sofía: ¡ay!

oye, oye--

¡óyeme!

¿qué te pasa?

¿no sabes que es una menor

de edad?

ofelia: a ver,

tú no tienes por qué

meterte en mi vida.

lo que ocurra conmigo

es mi problema.

brandon: ya lo oyó, señora.

usted no tiene por qué meterse

en nuestras vidas.

sofía: a ver, a ver,

eso--eso quisieras.

pero yo,

aunque no sea su madre,

siempre voy a ver por ella.

y a ti no te quiero

volver a ver cerca de ella

porque si lo haces,

te lo juro

que te voy a meter a la cárcel

por abuso de menores.

ya métete a la casa, ándale,

que ya va a llegar tu papá.

ofelia: no sabes

cuánto te odio y te desprecio.

sofía: estás advertido.

no te quiero volver a ver

cerca de ella, ¿eh?

te meto a la cárcel.

¡te lo juro!

ofelia: [ríe]

en serio que no das una, ¿eh?

sofía no está,

se salió con mi papá

y no va a llegar hasta la noche.

víctor: ah, ¿y yo

qué voy a saber?

ofelia: oye, no, espérate,

pero déjame las flores.

víctor: pero yo

se las quería dar personalmente.

ofelia: ay, en serio

que tú no entiendes nada, ¿eh?

dámelas, yo las voy a poner

en un florero con agua.

y cuando ella llegue,

le va a dar mucho gusto

ver las flores

de su amor secreto.

de seguro con eso

ya deja de hacerse de rogar.

ambos: [ríen]

enrique: ¿qué te pareció,

mi amor?

sofía: ay, hace tanto

que no salíamos así, mi amor.

me la pasé tan bien...

enrique: yo también.

sofía: no has perdido

un ápice de tu encanto, mi amor.

enrique: oye, ¿y esas flores?

sofía: no sé.

[resuella]

¿no serán de ofelia?

ay, ya hueles a suegro.

enrique: pues,

voy a tener que sacar

la escopeta del armario, ¿eh?

sofía: ay, qué celoso eres,

mi amor. qué bonitas.

enrique: mi amor, ¿cómo estás?

ofelia: hola.

enrique: ¿quién te dio

esas flores?

ofelia: no son mías, papi,

son de sofía.

se las trajeron esta tarde.

sofía: ¿mías?

ay, no--

no, no creo.

ha de ser un error, ¿no?

ofelia: no, no, no.

ahí hay una tarjeta.

enrique: "para que cuando veas

estas flores,

te acuerdes de mí.

con amor. víctor".

¿quién es víctor?

sofía: ay, por favor,

yo no conozco a nadie

que se llama víctor.

esto, no--

de verdad es un error.

ofelia: no, no, no,

no hay ningún error.

yo no conozco a ningún víctor.

y me dijeron claramente

que eran para ti.

enrique: no, no, no quieras

verme la cara de estúpido.

pasó lo que siempre he temido.

de seguro ya te estás viendo

con alguien más.

sofía: mi amor, por favor.

a ver, ¿por quién me tomas?

de verdad, por dios.

yo te amo a ti y soy fiel.

>> ¡no mientas!

tú me estás engañando

con alguien más

y te exijo en este momento

que me digas quién es

el tal víctor.

dímelo porque te lo juro

que con mis propias manos

lo voy a matar.

sofía: ay, ay.

ay, perdón, hoy--

hoy no pedí nada de carne.

víctor: no vine a eso.

solo quería saber

si te gustaron mis flores.

sofía: ¿fuiste tú

quien mandó las flores?

¿por qué hiciste eso?

víctor: porque quiero

conquistarte.

cuando supe que sentías algo

por mí, no quise perder

la oportunidad.

sofía: a ver, no, no, no.

¿quién te dijo eso?

víctor: ofelia.

ella fue la que me dio la nota

donde me aceptabas.

sofía: ay, no puede ser.

¿sabes qué?

¿sabes qué?

no, no, no,

perdóname, por favor.

yo no--no puedo fijarme ni en ti

ni en ningún otro hombre

porque yo amo a mi marido.

y te voy a pedir por favor

que te vayas de mi casa

y no vuelvas, ¿sí?

no te quiero volver a ver.

[suspira]

enrique: ¿sofía?

¡sofía!

ofelia: papi, papi,

qué bueno que llegaste.

enrique: ¿dónde está sofía?

ofelia: pues, salió

a comprar una cosas.

pero mira, seguramente

se fue a ver a su amante.

enrique: ¿qué?

no, no, no puede ser.

ofelia: mira, pa, yo ya sé

quién es el amante de sofía.

enrique: ¿qué?

ofelia: su amante es el mozo

de la carnicería.

y hoy tuvo el descaro de venir.

pero imagínate, con ese tipo

es con el que sofía

te está viendo la cara.

enrique: víctor.

víctor: ¿qué pasó, patrón?

¿qué le vamos a dar?

enrique: contigo se está

metiendo mi esposa, ¿verdad?

contigo se está metiendo.

víctor: no, señor, no, no.

yo le puedo explicar--

enrique: ¿por qué

agarras lo ajeno?

¿por qué?

¿por qué te metes en lo ajeno?

[gime]

víctor: [jadea]

abogado: la casa queda

a nombre de las dos:

de la señora

sofía ramírez de gonzález,

y de la señorita

ofelia gonzález martínez.

ofelia: no, no puede ser

que tengamos que vivir juntas.

abogado: sí, y más aún

si usted es menor de edad.

la señora sofía

tendrá que ser su tutora legal

hasta que cumpla

la mayoría de edad.

ofelia: no, no, no,

yo no quiero que sea mi tutora.

sofía: cálmate, ofelia.

ya oíste al señor abogado.

solamente va a ser

hasta tu mayoría de edad.

nada más.

ofelia: [suspira]

¿y el dinero?

¿a quién le dejó mi papá

su dinero?

abogado: enrique

no tenía mucho dinero.

les dejó una modesta cuenta

que les ayudará

a vivir unos meses

mientras la señora sofía

encuentra algún trabajo.

sofía: ofelia--ofelia,

espera, ven.

tenemos que hablar.

ofelia: tú y yo

no tenemos nada de qué hablar.

si tenemos que vivir

las dos juntas,

es porque mi papá

también te dio esta casa

y porque ahorita no tengo

la manera de irme de aquí.

pero no quiero verte

ni quiero hablarte.

sofía: ay, ofelia,

¿por qué me odias tanto?

de verdad, yo lo único

que he querido es que tú y yo

vivamos en paz.

ofelia: ¿todavía lo preguntas?

tú eres la única culpable

de que mi papá

haya dejado a mi mamá.

sofía: ¡claro que no!

cuando yo conocí a enrique,

ellos estaban separados.

sí, vivían juntos--

ofelia: ay, por favor,

si vivían juntos es porque

no estaban separados.

lo recuerdo perfectamente

cuando mi mamá

me dijo la verdad.

que tú le habías quitado

a mi papá.

casandra: [llora]

sí, mi niña, tu papá lleva años

engañándome con otra.

ofelia: [llora]

casandra: y es esa mujer

con la que se va a casar

la que me arrebató su amor.

y es por eso

que yo ya no quiero vivir.

ofelia: no, mamita,

yo te quiero mucho.

te necesito.

sin ti yo ya no voy a vivir.

[llora]

casandra: esa mujer

me destrozó la vida.

es por ella que yo

ya no soy feliz.

ambas: [lloran]

ofelia: por eso te odio tanto.

porque tú

destruiste a mi familia.

por tu culpa

se puso tan mal mi mamá

que terminó quitándose la vida.

casandra: esa mujer--

esa mujer y tu papá

no pueden ser felices nunca.

¡nunca!

¡nunca!

[grita]

todos: [gritan]

ofelia: ¡mamá!

¡mamá!

sofía: no, no, no.

a ver, las cosas no fueron así.

ofelia: a ver, no te atrevas

a hablar mal de mi madre.

no trates de manchar

los recuerdos.

porque además, tú no sabes

lo que es llevar en tu memoria

ese momento de cuando tu madre

se cayó al vacío

para quitarse la vida.

¡tú no lo sabes!

tú eres la que estaba de más.

desde que llegaste

a nuestras vidas,

tú eres la única responsable

que haya perdido a mis papás.

solo tú eres la culpable

y a eso nunca,

nunca te lo voy a perdonar.

sofía: [solloza]

gracias, mariano,

por traerme a la casa.

ven.

mariano: yo feliz de hacerlo

así puedo pasar

más tiempo contigo.

además, quizás tenga la suerte

de conocer a ofelia.

sofía: no, caray,

no creo que esté.

la verdad--

mira, busca el primer pretexto

para irse de la casa

y no estar conmigo.

mariano: no sé si admirarte

por seguir firme en ganarte

el cariño de ofelia,

o si pedirte que la olvides

y te des cuenta

que nunca se van a llevar bien.

sofía: no.

mariano: no entiendo por qué

te aferras a un imposible.

tú no necesitas de esto,

mi amor.

sofía: quizás no lo entiendas,

pero de verdad para ofelia

fue dolorosísimo

y muy traumático

ver morir a su madre.

yo desde ese momento

me prometí cuidarla, protegerla,

hacer lo posible

por que fuera feliz.

yo nunca tuve hijos

y quizá queriendo ser madre

es que estoy con ella.

porque digo, al final,

solo nos tenemos

la una a la otra y--

y yo no quiero dejar de luchar

por conseguir su cariño.

mariano: [ríe]

lo mejor que he hecho

es enamorarme de ti.

eres una mujer admirable.

ofelia: guau, amiga,

cada vez te compras

cosas más lindas.

georgina: ay, pues, cuando

gustes te las puedo prestar.

para eso somos amigas.

ofelia: me da mucho gusto

que te hayas venido a vivir

a esta colonia, ¿eh?

porque por las tardes

aquí me aburría horrible.

y casi a todas mis amigas

de la prepa las dejé de ver,

pues, porque vivían muy lejos.

georgina: pues,

casi desde que llegué

a vivir aquí nos hicimos amigas.

ofelia: me encanta

estar contigo.

tú me ayudas a pasar la tarde

para aguantar a la odiosa

de mi madrastra.

georgina: ya deberías

salirte de tu casa.

ofelia: ay, pues,

es que es lo que quisiera.

pero ¿con qué ojos?

además,

como no tengo una carrera,

no he podido encontrar

un buen trabajo.

georgina: no inventes.

¿quién te dijo que necesitas

tener una maestría

para ganarte un buen dinerito?

veme a mí.

apenas terminé la secundaria

y me doy la vida que quiero.

ofelia: no, es que no sé

si podría tener relaciones

sexuales con un desconocido.

georgina: al principio

no es tan fácil

pero te vas acostumbrando.

más aún cuando vale la pena,

cuando ves que los hombres

van llenando tu cuenta bancaria.

sofía: ofelia--qué bueno que--

que llegas porque te quiero

presentar a mariano. él es--

él es mi prometido.

ofelia: ¿qué tal?

mariano: mucho gusto, ofelia.

por fin se me hizo conocerte.

precisamente le estaba

diciendo a sofía que quizás

mañana pudiéramos ir a comer

los tres, digo,

por fin es fin de semana

y pues no hay prisa de horario.

ofelia: pues sí,

quizás podríamos ir.

total, si no los aguanto

o me aburren, pues ya,

me voy y ya.

mariano: pues entonces

trataré de que no te aburras

para que la pasemos muy bien.

toma asiento por favor.

sofía: gracias.

mariano: permíteme, permíteme.

¿les gusta el restaurante

que elegí?

ofelia: pues sí, está lindo.

no nos podemos quejar, ¿verdad?

tienes buen gusto.

mesero: ¿gustan que les traiga

alguna bebida?

sofía: me--me voy a lavar

las manos. sí.

¿me pides algo por favor?

mariano: sí.

yo voy a querer un tequila

derecho y para sofía,

una piña colada.

¿a ti qué te gustaría tomar?

ofelia: pues lo que tú escojas

para mí estaría bien.

confío en tu buen gusto.

mariano: otra piña colada,

por favor.

mesero: enseguida.

ofelia: oye, ¿hace mucho

que conoces a sofía?

mariano: prácticamente

desde que entró a trabajar

a la empresa.

aunque tardé dos años

en que me hiciera caso.

realmente le dolió mucho

la muerte de tu papá.

ofelia: sí, bueno, a lo mejor.

pero encontró consuelo

muy rápido, ¿no?

y bueno, a ver,

¿qué viste en ella?

mariano: sofía es una mujer

encantadora. además,

tiene una personalidad

que me atrapó desde el primer

momento en que la conocí.

ofelia: mm. pues eso lo piensas

porque no has probado los besos

de una verdadera mujer.

[música]

[música]

sofía: ¿qué te pasa, ofelia?

¿qué haces?

ofelia: a ver, cállate.

tú no tienes nada

que reprocharme.

finalmente estoy haciendo

lo mismo que tú hiciste

cuando te metiste

entre mis papás.

y que te quede bien claro

que yo voy a hacer lo mismo

con todo hombre que tú conozcas.

sofía: eso no es cierto.

te he repetido mil veces

que yo no tuve nada que ver

con la separación de tus padres

pero no me quieres creer.

ofelia: y nunca lo voy a hacer

porque eres una mentirosa,

una embaucadora que lo único

que hizo fue hacerle daño

a mi padre. pobre de ti.

no sabes la clase de víbora

y alimaña que te estás

echando encima.

mariano: amor, perdóname.

yo no sé qué pasó.

estábamos platicando--

sofía: ya, ya, tranquilo.

tranquilo, ya--no es tu culpa.

ya lo sé.

ofelia hace estas cosas

para lastimarme.

ay, no. al contrario, qué pena--

qué pena haber hecho este

escándalo en el restaurante.

mariano: mi amor,

no tienes porqué pasar

por estos malos momentos.

vámonos a vivir juntos tú y yo.

ya--ya veremos la forma de

que a ofelia no le falte nada.

sofía: no--no, no puedo dejarla.

no puedo, ya lo sabes.

yo soy lo único que tiene.

a mí es lo único que tiene.

mariano: pero ella no lo valora

ni le interesa.

sofía: ya lo sé, mi amor,

pero no pue--no, no, no--

lo siento. no puedo dejarla.

y--y te voy a pedir un favor.

perdóname, mariano, yo creo

que ya no me voy a sentir cómoda

si sigues yendo a la casa.

mariano: no te preocupes.

lo que menos quiero es crear

un conflicto mayor

entre ofelia y tú.

sofía: ofelia hiciste muy mal

en besar a mariano.

ofelia: ay, ¿otra vez

a lo mismo?

bueno, a ver, ¿y quién te dice

que no fue él quien provocó

el beso?

sofía: ay, por favor,

no soy tonta.

tu actitud te delata.

sé perfectamente bien

que lo hiciste solo

para lastimarme. pero entiende,

la que quedas mal eres tú

porque con esa actitud la gente

va a pensar que eres una--

ofelia: a ver, a ver,

¿que soy qué? dilo.

¿la gente puede pensar

que soy una cualquiera?

es lo que ibas a decir, ¿no?

sofía: ay, por fa--

a ver, ven acá.

lo que te digo es por tu bien.

aunque no me creas, de verdad,

me preocupas.

de verdad por eso no me gusta

tu amistad con georgina.

todos sabemos a qué se dedica.

ofelia: pues es que ella

es la única que me comprende.

además no tienes porqué

preocuparte por mí, ¿eh?

ya estoy grandecita

para saber lo que hago.

y como ya estoy harta de ti,

lo mejor es que busque la manera

de irme de esta casa.

te digo que hasta me daban ganas

de agarrármela a golpes.

ay, odio que quiera

ser tan maternal,

la muy estúpida.

georgina: pues yo ya te dije

desde la vez pasada

que no tienes porqué chutarte

esos choros.

ya salte de ahí.

tú ya sabes cómo.

ofelia: estoy dispuesta

a hacer lo que sea

con tal de dejar de vivir

con sofía.

georgina: pues ya estás.

si quieres te conecto.

ofelia: pero, debo tener

una buena presentación.

para eso necesito dinero

y yo la verdad estoy frita.

georgina: tú no te preocupes.

para eso somos amigas.

yo te voy a prestar el dinero

porque estoy segura

de que vas a tener

muchos clientes.

sofía: ¿de dónde sacaste esto?

ofelia: yo no tengo

porqué darte explicaciones.

ahora ya salte de mi cuarto.

sofía: esta no es ropa apropiada

para una muchacha de tu edad.

ofelia: ay, ahí vas otra vez.

a ver, no quieras hablarme tú

de moral.

no creo que tenga que recordarte

lo que ha sido tu vida, ¿verdad?

rompiste un matrimonio.

después de que mi papá se murió

volviste a tener otra relación.

sofía: a ver, a ver, a ver.

tú sabes perfectamente bien

que yo le guardé respeto

a tu padre.

él siempre va a ser

el amor de mi vida.

y aunque ahorita estoy

con otra persona, él, tu padre,

siempre va a ocupar un lugar

muy especial en mi corazón.

ofelia: ay, qué cursi.

pero bien sabes que nunca

te voy a querer.

¿así que por qué no te sales

de mi cuarto?

no quiero que estés aquí.

ya salte.

georgina: no, pues sí que te ves

muy bien. bastante bien.

no, hombre, los clientes

van a estar así, ansiosos.

vas a ser la sensación.

ofelia: ¿y ahora qué sigue?

georgina: vamos a ir a la casa

donde yo trabajo.

ofelia: ¿qué no era

una página web en donde

nos contactaban?

georgina: sí, así es normalmente

pero otras chavas y yo

vemos a nuestros clientes

en una casa que maneja

una señora que le dicen

"la madame".

así está mucho más seguro.

ofelia: ¿y tú crees

que esa señora, la madame,

acepte que yo trabaje ahí?

georgina: ay, claro.

de eso se trata.

entre más chamba, todas ganamos.

ofelia: pues vamos.

sofía: ¿adónde vas?

ofelia: ay, no empieces

con tus preguntas

que no te voy a contestar nada.

sofía: pues lo quieras o no,

me vas a contestar

y además me tienes que decir

qué hacías con la tal georgina

esta y adónde iban juntas.

ofelia: ¿me estás espiando

o qué?

sofía: ay, mira,

te vi de casualidad.

ya las seguí y me di cuenta

que se metieron a esa casa

de citas, a la clandestina

que está aquí en la colonia.

ofelia: bueno, pues,

si ya me viste, ¿entonces

para qué das tantas vueltas?

ya sabes lo que está pasando,

¿no? y quiero que sepas

que estoy dispuesta a lo que sea

con tal de no vivir contigo.

sofía: pe--a ver, a ver,

¿a cambio de tu dignidad,

de--de tu respeto como mujer?

ofelia: ya te dije.

hago lo que sea con tal

de no volver a verte.

sofía: madre mía...

ayúdame, por favor.

que ofelia recapacite

para que no cometa una tontería

y eche a perder su vida, madre.

yo--yo sé que ella nunca

me ha querido pero--

pero no por eso

se tiene que prostituir.

ay.

por favor.

por favor, virgen de guadalupe,

que ofelia no tome

decisiones equivocadas

cegada por ese rencor

que me tiene desde hace

tanto tiempo.

ayúdame por favor, madre,

a evitar que cometa

ese gran error y--

y que pueda descubrir

ese gran amor que le tengo.

y que sepa porqué siempre

estoy queriendo ser mamá.

¿y esta rosa?

qué bonita.

¿la habrá traído ofelia?

sí, madre.

ya sé lo que tengo que hacer

para evitar que ofelia

cometa un error.

[música]

[música]

madame: pues sí.

está muy guapa tu amiga.

y aquí los clientes

buscan chicas nuevas.

ella será un éxito.

georgina: ¿ya vio, madame?

si yo tengo buen ojo.

convencí a ofe de venir

porque sé que aquí

le va a ir muy bien.

madame: tan bien le va a ir

que ya le tengo un cliente.

georgina: oye, "manita",

ese cliente está forrado

en dinero.

si le gusta lo que haces te va

a dar una buena "propinota".

ofelia: ay, ¿no podría ser otro?

madame: no, mi reina.

aquí ellos son los que eligen.

no al revés.

así es que más te vale

que lo trates muy bien

porque es mi mejor cliente.

siempre deja fuertes cantidades

de dinero.

buenas noches.

>> madame, ¿cómo está?

madame: muy bien.

qué gusto tenerlo.

le presento a ofelia.

>> hola.

ofelia: suélteme.

suélteme, suélteme.

[solloza] no.

sus caricias me dan asco.

¡suélteme!

>> ¡ya pagué por ti!

¿me entendiste?

ofelia: [llora] ¡no!

no, suélteme.

agente: ¡policía federal!

¡al suelo! ¡están detenidos!

[gritos]

¡tranquilos! ¡ahí abajo!

>> quítate, quítate, georgina.

agente: ¡manos arriba!

sofía: ¡ofelia, ofelia!

agente: ¡suelte a esa mujer!

¡rápido! ¡al suelo!

ofelia: [llora]

sofía: ¡ofelia!

ofelia: ¡sofía, sofía--!

agente: ¡llévenselo!

sofía: tranquila, ya pasó.

ya, ya pasó. tranquila.

ya estás bien.

ya estás a salvo.

ya, tranquila.

tranquila.

ay, dios mío, gracias.

te felicito, ofelia,

por haber sido tan valiente.

por--por haber hecho

tu declaración a pesar

de que estuvieron a punto

de violarte.

mira, ahora ese hombre

va a tener que responder

ante las autoridades.

ofelia: [llora] ay,

eso si no compran a la ley,

porque me dijeron que tiene

mucho dinero.

sofía: por lo pronto,

ya cerraron esa casa

de citas clandestinas

que tontamente nadie

habíamos denunciado por desidia.

ofelia: pero no creas

que por eso tú y yo

ya somos amigas, ¿eh?

si te abracé ese rato

fue porque estaba aterrada.

pero tú sigues siendo

la misma mujer despreciable

de siempre--

sofía: ya, ya, ya, ofelia,

por favor.

ya tira esa barrera

que construiste entre nosotras,

por favor.

ofelia: ¿y cómo quieres

que lo haga si tú me has hecho

mucho daño?

sofía: eso no es cierto.

si yo no te he dicho nada

es porque quiero--

quiero respetar el recuerdo

que tienes de tu madre.

ella es la que nunca

te habló con la verdad.

ofelia: ¿por qué? ¿a ver?

¿cómo puedes decir eso?

sofía: lo puedo decir

porque es cierto.

porque eso es cierto.

mira, yo ya entendí que tú--

tú no vas a querer jamás

mi cariño ni me vas a aceptar.

pero tienes que saber la verdad.

y mañana mismo te voy a llevar

con una persona que te va

a abrir los ojos. ya.

ella es la doctora

que atendía a tu mamá.

ofelia: eso no es verdad.

mi mamá no estaba enferma.

psiquiatra: ella sufría

de esquizofrenia paranoide.

y por más que tu papá

trató de que cumpliera

con su tratamiento,

ella siempre encontró

la manera de evitarlo.

ofelia: seguramente esta mujer

le pagó para que me dijera

todo esto, ¿verdad?

psiquiatra: siempre grabo

las sesiones que tengo

con mis pacientes,

las cuales son confidenciales,

pero haré una excepción

solo porque sofía me dijo

que tu integridad

y tu vida misma corren peligro.

ya es tiempo de que sepas

la verdad.

enrique: por favor, casandra,

tienes que tomar el medicamento

para poder estar bien.

casandra: a ti no te importa

si me tomo el medicamento

o si me muero.

te divorciaste de mí

hace seis años.

enrique: pero me quedé a tu lado

para que no te separaran

de ofelia.

casandra: ¡como si eso

me consolara!

¿y ahora te vas a casar

con otra mujer?

enrique: ¡porque tengo

todo el derecho de continuar

con mi vida!

pero para que esté tranquilo

debes de tomar el medicamento.

no estaré en paz si ofelia

se queda contigo.

ella no sabe nada

de tu enfermedad.

psiquiatra: ya lo hemos hablado,

casandra. si no sigues

con mis indicaciones,

te vamos a tener que internar.

¿eso es lo que quieres?

ya no podrías ver a tu hija.

casandra: ¡no, no, no, no!

¡no vas a poder ser feliz nunca,

ni estar tranquilo!

¡suéltenme!

voy a hacer algo que va a marcar

todo tu matrimonio para siempre.

ofelia: [llora] no.

no puede ser.

mi mamá estaba loca.

[música]

[música]

psiquiatra: esta sesión

sirvió para tomar la decisión

de internar a casandra

en el hospital psiquiátrico.

pero fue demasiado tarde

cuando se quitó la vida.

sofía: ese día se supone

que estaba bajo vigilancia,

pero pues fue muy astuta

y se escapó y--y lo demás

ya lo sabes, ofelia.

ofelia: [llora] no.

no, no, no, mi mamá

no estaba loca.

¡tú lo estás inventando, sofía!

psiquiatra: ofelia,

tu mamá estaba imposibilitada

para cuidarte.

tu amor hacia ella

no te dejó ver que estaba

enferma.

además de que todo

te lo ocultaron.

pero sofía siempre se ha portado

como una madre contigo.

a pesar de que tú la rechazabas.

ofelia: ¡no!

¡ella no es mi madre!

psiquiatra: no biológica,

pero no ha dejado de estar

a tu lado en tu educación,

en tu cuidado y siempre

que la has necesitado

ha estado ahí.

ofelia: no, no, no, no, no, no.

¡ya no sé qué pensar!

¡déjenme!

sofía: [resopla]

[llaman a la puerta]

ofelia: déjame en paz. vete.

sofía: perdóname, no--

no me puedo ir y más sabiendo

que estás tan abatida.

ofelia: ¿cómo no lo voy a estar

después de lo que me acabo

de enterar?

¿por qué no me dijiste antes

que mi mamá estaba loca?

sofía: tú tenías una imagen

de tu mamá que no queríamos

romper.

ya habías sufrido mucho

viéndola quitarse la vida.

entonces quisimos protegerte

pero fue de la manera errónea

y--y te ocultamos la verdad.

ofelia: ¿y cómo sabiendo

la verdad dejaste que yo

fuera tan cruel contigo?

sofía: porque me imagino

lo traumático que fue para ti

el suicidio de tu madre.

yo me prometí a mí misma

que te iba a cuidar,

que yo no iba a dejar

que tú sufrieras más.

porque yo iba estar ahí

a tu lado, queriendo ser tu mamá

para--para regresarte un poquito

de lo que te quitó la vida.

ofelia: ahora comprendo que--

tú has sido como una madre

para mí.

y que a pesar de mi odio,

tu amor ha sido infinito.

sofía: pero no es tarde para--

para empezar a estar unidas.

para ser felices.

ofelia: pero yo no podré

nunca ser feliz.

me atormenta saber

que si yo no hubiera inventado

esa mentira de tu supuesto

amante mi papá todavía viviría.

mi papá se murió por mi culpa.

[llora]

sofía: [solloza]

ese sentimiento de culpa

es muy fuerte pero--

yo voy a estar contigo

para apoyarte y que recibas

terapia para que juntas

salgamos adelante. ¿eh?

vamos a--vamos a olvidar

tantas cosas que nos atormentan

del pasado, ¿sí?

ofelia: gracias, sofía.

gracias por tu apoyo.

y sé que ahora nuestra vida

será diferente.

ofelia: hola. ¿cómo están?

hola, ¿cómo están?

sofía: bien.

mariano: ¿cómo te fue

en tu sesión con la doctora?

ofelia: pues muy bien.

este tiempo me ha servido

para perdonar, para liberarme

de rencores y concentrarme

en ser feliz.

mariano, perdóname por portarme

como una tonta contigo.

mariano: eso ya quedó atrás.

que este nuevo comienzo sea así.

lleno de cosas buenas,

de buena vida.

por eso te queremos dar

una noticia.

sofía: ya tenemos fecha

para casarnos.

ofelia: ay, ¡pues qué padre!

ya era hora.

yo quiero ser madrina, ¿eh?

sofía: [ríe] claro.

ofelia: es que ustedes

merecen ser muy felices.

pero sobre todo tú, sofía,

que tu amor es incondicional

y porque siempre hayas estado

queriendo ser mamá.

sofía: ocultar una verdad

siempre trae consecuencias.

es mejor que brille la luz

de la verdad, del amor,

de la unión familiar.

cuando los papás de divorcian

y se casan con una nueva pareja

deben de ser transparentes

con los hijos, porque a veces

ellos no comprenden

que sus padres puedan separarse.

pueden llegar a pensar

que la nueva pareja es

la causante del distanciamiento.

la pareja del padre

nunca llegará a sustituir

a la mamá.

pero eso no quiere decir

que no pueda tener un cariño

especial por los hijos

y que luche por el amor

y la unión de la familia,

por estar...

queriendo ser mamá.

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

>> juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo-- ♪

Cargando Playlist...