null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Jugar al policía'

2 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

trini: tómese este tecito

para que se le calmen

los nervios, don migue.

migue: ah, muchas gracias,

doña trini,

pero no hay té que calme

esta zozobra, sobre todo

de no saber nada de mi hijo.

trini: por favor,

no pierda la calma.

primero dios, todo sale bien.

migue: ¿y--y mis nietos,

karen y fernando?

trini: ya están dormidos,

desde hace ratito los acosté.

y, ay, la karencita se durmió

llorando pidiendo por su papá.

michel: ay, abuelo,

no, ya no puedo.

ya se tardaron en darnos

noticias de mi papá.

migue: cálmate, calma,

la policía está haciendo

su trabajo, hijo.

no dudes que tu papá

de un momento a otro

cruce por esa puerta.

espera, ten calma, hijo.

[llaman a la puerta]

michel: ¿y mi papá?

¿dónde está mi papá?

migue: quiero ver a mi hijo,

¿dónde está mi hijo, oficial?

oficial: lo siento mucho,

don migue,

pero su hijo ha muerto.

migue: ¡no!

michel: ¡no! ¡no!

oficial: hicimos todo

lo que pudimos.

migue: si yo hice todo

lo que me dijeron.

quiero a mi hijo

y lo quiero vivo.

¡pagué el rescate!

michel: ustedes no hicieron

nada.

lo debieron de haber salvado,

y no lo hicieron.

oficial: necesitamos que vaya

a reconocer el cuerpo,

por favor.

michel: no...

ambos: [lloran]

migue: hijo...

[llora]

perdóname, hijo.

oficial: lo espero afuera.

migue: perdóname, hijo.

no supe defenderte.

hice caso de las amenazas.

quizá, a lo mejor pude pagar

el rescate antes.

y ahora tú aquí muerto.

y mis nietos se han quedado

sin su padre.

pero te juro

que voy a buscar y a encontrar

a los que te arrebataron

la vida, hijo.

perdóname.

perdóname, hijo.

[llora]

ahora sí, les hice

un chocolatito muy sabroso.

¿por qué no han desayunado?

karen: pero es que no tengo

hambre, y tampoco quiero

ir a la escuela.

fernando: yo tampoco.

migue: ya tienen más

de una semana que no van

a la escuela.

ya es--ya es hora

de que retomemos la vida normal,

que vayan a la escuela,

que hagan sus actividades.

siéntate a desayunar, hijo.

michel: no tengo hambre.

me voy a la escuela.

migue: ¿cómo?

hijo, ven, ven para acá.

quiero hablar con ustedes,

quiero decirles algo

mucho muy importante.

michel: ¿sobre qué?

migue: he decidido

meterme a la policía.

fernando: guau.

michel: ¿estás demente

o te volviste loco?

migue: ni estoy loco

ni estoy demente.

¿y saben para qué me quiero

meter a la policía?

fernando: ¿por qué?

migue: para defender a todas

esas familias y no pasen

lo que nosotros hemos pasado.

fernando: órale,

así como superhéroe.

migue: exactamente, tú sí sabes.

michel: no seas ridículo.

ya estás muy grande para que

quieras combatir delincuentes

y quieras ser policía.

karen: yo sí quiero

que seas policía.

fernando: yo también.

migue: gracias,

gracias por todo su apoyo.

michel: ay, ya, me parece

absurda esta idea.

lo único que vas a hacer

es el ridículo por jugarle

al policía.

migue: ¿qué le pasa?

¿qué le pasó?

a ver, coman.

>> ya no puedes, abuelo.

deberías de irte pero al asilo.

migue: ¡como me ves te verás!

luna: vamos, apúrense.

vamos.

ya no estén perdiendo el tiempo,

apúrense.

vamos.

migue.

te dije que esto pasaría.

migue: lo sé, mi comandante,

pero esto lo hago

por lo que le pasó a mi hijo,

y para que las familias

mexicanas no sufran lo mismo

que sufrimos nosotros.

te lo agradezco mucho

de haberme ayudado a entrar

a la policía.

no te voy a defraudar,

te lo prometo.

luna: no, yo lo sé

perfectamente.

vamos, vas muy bien además, ¿eh?

vamos.

migue: gracias, gracias.

gracias, gracias, gracias.

>> [ríe]

¿qué? ¿a poco es todo

lo que das?

muerde el polvo, abuelo.

todos: [ríen]

migue: ¡no te confíes!

¡sorpresas te da la vida, chavo!

luna: ¿están dormidos

o qué les pasa?

>> [gime]

migue: ¿a poco es todo

lo que das, chavo?

come potasio.

luna: [silbato]

¡vamos, vamos!

muy bien, migue,

has mejorado mucho.

hasta eres el mejor

de tu pelotón.

estoy seguro que tus nietos

van a estar muy orgullosos

de ti.

migue: gracias, mi comandante.

le he echado muchas ganas,

sobre todo para servir

a mi gente y a mi comunidad.

es que en estas épocas

se ha desatado mucho

la delincuencia

y los secuestros exprés,

en mi colonia y en varios puntos

de la ciudad.

está muy duro, mi comandante.

luna: sí, sí, así es.

la comunidad nos necesita.

migue: y bastante.

luna: pero ya habrá tiempo

de luchar contra

la delincuencia.

lo de hoy, lo de hoy

es la ceremonia de graduación,

así es que ándale.

migue: gracias, mi comandante.

[aplausos]

luna: migue sandoval martínez.

muchas felicidades.

[aplausos y vítores]

trini: muchas felicidades.

estamos muy orgullosos

de usted.

migue: gracias, doña trini.

fernando: felicidades.

migue: gracias, mi amor.

¿saben qué?

me siento feliz de que esté

mi familia reunida

en este momento tan--

luna: migue,

muchas felicidades.

migue: muchas gracias.

luna: estamos muy contentos,

¿eh?

migue: y gracias

por su confianza.

luna: sabes que creemos mucho

en ti.

migue: muchas gracias.

luna: felicidades, felicidades.

migue: muchas gracias.

¿y michel por qué no vino?

fernando: creo que tenía

un examen muy importante,

pero dijo que estaba

muy orgulloso de ti.

migue: no, se te nota,

tú no sabes mentir, hijo, ¿eh?

karen: ay, abuelito,

siempre nos cachas.

migue: pues, ¿por qué crees

que soy policía, hija?

trini: pero ¿lo importante

sabe qué es, don migue,

para el día de hoy?

que ahora usted representa

la autoridad.

migue: sí, claro.

niños: felicidades.

migue: eso.

[motor enciende]

chacal: no, no, a ver, arranca.

coyote: ay.

chamaco baboso.

¿por qué no te fijas?

michel: baboso eres tú,

que no se fija por dónde voy

pasando.

chacal: oye, coyote.

coyote: aprende a hablar bien

primero, ¿te sientes

muy hombrecito o qué?

michel: no me siento nada,

pero si te me vas a poner

al tiro, de una vez te digo

que no me voy a dejar.

chacal: ya, ya, ya.

el chamaco tiene razón,

ni lo viste, ¿eh?

aparte, este chamaco

tiene potencial.

oye, niño, me gusta--

me gusta tu carácter.

oye, ¿eres de por aquí?

michel: sí, sí vivo por aquí,

¿por qué?

chacal: ¿y conoces al señor

de esa casa?

michel: melquíades.

¿qué con él o qué?

chacal: ¿ves?

tiene potencial, menso.

michel: ¿qué pasa?

chacal: no, fíjate,

no, nada malo, lo que pasa

es que ese señor me debe

un dinero, y se me esconde,

sus empleados ni siquiera

me dejan acercarme a la puerta.

michel: pues así es ese señor.

tiene zapaterías y bodegas,

pero pues le debe dinero

a todo mundo.

chacal: sí, sí, así son.

michel: a mi papá pues le llegó

a deber una lana

y nunca se la pagó.

chacal: oye, ¿y tú conoces

más o menos a qué hora entra

y sale, y todas esas cosas?

michel: pues, sale a las seis.

lo sé porque, pues, mi papá

le rentaba bodegas de mercancía.

chacal: oye, tiene una hija,

¿no? se llama...

michel: lucy.

chacal: lucy.

¿sabes algo de lucy?

o sea, también a qué hora

entra y sale.

michel: sale alrededor

de las siete, las ocho,

y va en la prepa del valle,

que es una prepa muy fresa y...

chacal: sí.

michel: se va todo derecho,

y pues se toma el camino.

chacal: ya.

michel: tiene hasta chofer.

chacal: ya, ok.

no, chamaco, pues mira,

hasta te ganaste un dinerito.

ten.

michel: no.

chacal: tómalo.

es por la información,

nada es gratis.

ten, tómalo.

eso.

oye, es más, ¿no te gustaría

trabajar conmigo?

michel: ¿de qué?

chacal: de halcón.

no te asustes.

es lo mismo que hiciste ahorita,

básicamente, darme información,

quién entra, quién sale,

qué pasa por la calle,

y probablemente un día

te diga qué es exactamente

lo que quiero que veas.

michel: ¿para qué?

chacal: eso no te importa

todavía, son negocios, ¿mm?

entonces, ¿qué?

¿le entras o no?

michel: va.

chacal: eso, campeón, ¿eh?

eso.

luego el coyotito

o alguien de mi gente

va a venir a darte un radio

para estar en comunicación,

¿vale?

váyase con cuidado.

por la sombrita, mi hijo, ¿eh?

ay, coyotito.

coyote: voluntariamente

a fuerzas.

chacal: hombre, pues.

así es la cosa, hijo.

no está mal esto

de los secuestros exprés,

pero ya hay que dar

un golpe grande, ¿no?

coyote: sí.

chacal: ya tengo un empresario

ahí visto, y un chavo

que nos va a dar información.

>> ¿y ese vato es de fiar?

chacal: pues, lo acabo

de reclutar de halcón,

ya mañana vamos a ver

si lo que nos dijo es verdad.

por lo pronto,

vamos por un pez gordo, ¿mm?

quiero millones, no centavos.

todos: [ríen]

michel: ¿por qué te tuviste

que morir, papá?

ahora nada más falta

que el abuelo--

[llaman a la puerta]

migue: ¿puedo pasar?

michel: ¿qué quieres?

michel: platicar contigo, hijo.

hace mucho tiempo

que no hemos platicado.

michel: ¿de qué quieres

platicar?

yo ya te dije lo que pienso.

estás muy grande

para jugarle al policía.

además, ¿qué vas a hacer

cuando los rateros escapen?

¿corretearlos?

¿o ya te dieron tu bicicleta?

migue: no te burles, hijo.

la labor que hacemos nosotros

los policías es muy honorable.

además, yo solo quiero

lo mejor para ti, hijo.

las bodegas que dejó tu padre

están siendo administradas

por tu primo ezequiel.

es la herencia que tu papá

les dejó.

y yo quiero que, como mayorcito

que eres, en un futuro

tú las administres.

michel: ¿quién te dijo que yo

me quería hacer cargo

de lo que era de mi papá?

olvídate de esas bodegas,

jamás las voy a administrar.

migue: esas bodegas

son su herencia.

piensa en tus hermanos.

no lo eches en saco roto, hijo.

michel: te dije que no.

yo ya no creo en nada.

desde que se murió mi papá,

ya no creo ni en la justicia.

mujer: [jadea]

¡agárrenlo!

migue: ¡párate, chamaco!

¡párate! ¡chamaco!

>> ¡alto!

[disparo]

todo por tu culpa,

se fue el ratero.

migue: ah, ¿es por mi culpa?

>> estuve a punto de agarrarlo.

migue: traté de darle al cache

pero no pude, no te justifiques,

por favor.

>> pues claro que no pudiste.

migue: pero si tú ibas adelante

de él.

>> si hubiera tenido

a alguien más veloz,

seguramente lo hubiéramos

alcanzado, pero no,

te quedaste atrás.

[pitido]

chacal: ya salió.

ya salió, ¿eh?

truchas.

[motor enciende]

para abajo, vato.

ahí va para allá,

ahí va para allá.

cubre ahí atrás,

cubre ahí atrás.

todos: [hablan a la vez]

hombre: ¿qué es lo que quieren?

¡no, déjala!

lucy: [grita]

chacal: sin escándalo, gato.

sin escándalo.

cubre atrás, cubre atrás.

gato: vámonos.

chacal: vámonos, vámonos.

vámonos, vámonos.

migue: ¿qué te parece

si hacemos una ronda

de esta esquina hasta el parque

de los coyotes?

>> no, mejor nos separamos

y nos juntamos en el parque.

prefiero hacer mi ronda sola.

migue: bueno, allá tú.

voy a hacer mi ronda solo.

¿qué pasa? ¿por qué tanta prisa?

su licencia y su tarjeta

de circulación.

gato: usted no es de tránsito,

no tenemos por qué mostrarle

nada.

migue: ¡su licencia y su tarjeta

de circulación, órale!

[disparos]

¡bájate!

lucy: ¡ayuda! ¡auxilio!

migue: ¡bájate!

>> arrodíllate.

migue: ¡abre la cajuela!

¡abre la cajuela, órale!

¡ábrela!

[música]

[música]

chacal: ¿cómo es posible

que un policía de esquina

les haya echado a perder

un secuestro? por dios,

¿son unos imbéciles?

coyote: el gato salió herido.

lo llevaron al hospital.

al greñas y al zopilote

los llevaron detenidos.

chacal: averíguame quién es

ese poli, ¿eh?

quiero toda su información,

porque ese me la va a pagar.

coyote: ya estamos en eso,

chacal.

melquíades: usted no merece

solamente un reconocimiento,

usted un merece un lugar más

alto dentro de la organización.

migue: no, no, no, para nada.

yo solamente cumplo

con mi deber.

melquíades: lo que usted hizo

no lo hace cualquiera.

luna: así es, migue,

no seas modesto.

reconocemos tu valor,

y lo que hiciste es muy loable.

melquíades: en verdad estoy

muy agradecido por haber salvado

a mi hija.

de no ser por usted,

quién sabe qué hubiera pasado

en manos de los delincuentes.

usted merece un ascenso.

migue: muchas gracias,

muchas gracias.

qué bueno que llegaste, hijo,

vente, siéntate.

¿dónde andabas?

michel: fui a hacer una tarea

con monse.

¿y esto?

trini: pues es que estamos

celebrando a don migue.

michel: ¿es tu cumpleaños o qué?

migue: no, para nada.

trini: es algo mucho mejor.

hoy, a tu abuelo lo ascendieron

porque salvó a la hija

de don melquíades,

que la quisieron secuestrar.

chacal: ¿y conoces al señor

de esa casa?

michel: melquíades.

chacal: oye, tiene una hija,

¿no? se llama...

michel: lucy.

chacal: lucy.

¿sabes algo de lucy?

michel: sale alrededor

de las siete, las ocho,

y va en la prepa del valle.

trini: michel,

te estoy hablando.

michel: o sea que iban

a secuestrar a lucy.

migue: sí, hijo.

pero afortunadamente

logré detenerlos.

imagínate nada más

lo que iba a sufrir esa familia

si los secuestradores

se salen con la suya.

trini: ay, no, dios no quiera.

karen: mi abue es el mejor.

michel: sí, sí, sí,

tuviste suerte.

¿saben qué?

me duele la cabeza

y vengo muy cansado.

trini: michel,

¿no quieres que te lleve

algo de cenar?

migue: déjelo, déjelo,

doña trini.

debes de tener muchísimo

cuidado, porque se han desatado

una serie de robos y secuestros

exprés, sobre todo en esta zona.

michel: sí.

oye, como que desde

que te dieron un ascenso

ya te sientes acá

el superhéroe, ¿no?

ya bájale.

migue: cálmate, yo solo estoy

previniendo.

además, ¿sabes una cosa?

tienes que ponerte a estudiar,

¿eh? ya estuvo suave.

michel: bueno, ya,

ya me tengo que ir a la prepa.

migue: bueno, yo me voy a dar

mi ronda en mi patrulla.

cuídate mucho.

coyote: ¿qué onda, chavo?

michel: ¿y ahora tú qué quieres?

coyote: ay, tranquilo.

oye, ¿que ese no era el poli

que detuvo a los secuestradores

de la hija de don melquíades?

¿qué hacías con él?

michel: ¿qué te importa?

coyote: ay, cálmate,

tranquilízate.

cálmate, te estoy diciendo

que se me hace conocido.

¿que no salió en las noticias?

híjole, ¿cómo no me tomé

una selfie con él?

es re famoso, ¿eh?

¿qué hacías con él?

michel: es mi abuelo, ¿eh?

¿qué te traes con él?

ya sé que fueron ustedes, ¿eh?

ustedes quisieron secuestrar

a la hija de don melquíades,

no se hagan.

coyote: estás mal de la cabeza,

¿eh, chavo?

a los secuestradores

los detuvo la policía.

si hubiéramos sido nosotros,

estaríamos también

en la cárcel--

michel: ya, me da igual.

de una vez te aviso que ya

no quiero ser su soplón.

coyote: uy, manito.

¿cómo te explico de acuerdo

a tus capacidades intelectuales?

mira, tú ya no te puedes rajar,

ya te comprometiste

con el chacal.

y pues él básicamente odia

que le queden mal.

mira, aquí te manda este radio

para que estén en contacto.

toma.

y te pide que te vayas

a la zona comercial

a echar un ojo.

michel: yo no voy para allá.

coyote: [ríe]

chirriones.

¿cómo que no?

michel: es que, la verdad,

mi papá tenía unas bodegas,

y fue ahí donde lo secuestraron

y lo mataron.

así que ahí nos vemos, coyote.

coyote: híjole, qué triste

tu vida, chamaco.

chacal: hasta parece broma

del destino.

vino a caer a nuestras manos

el nieto del poli ese.

>> [ríen]

>> ¿qué?

coyote: todo indica que es hijo

de uno de los bodegueros

que secuestramos.

tal vez sea peligroso

tenerlo de halcón.

chacal: no, te equivocas.

más bien, eso puede resultar

más benéfico, ¿eh?

hay que sacarle provecho

a esa información.

este chavo nos puede dar

demasiada información.

es más, tráemelo.

coyote: pero va a saber

dónde estamos.

chacal: [suspira]

no te preocupes por eso,

nos vamos a mover a otra casa

de seguridad.

aparte, ese chavo va a estar

con nosotros,

yo sé lo que te digo.

tráemelo.

tráemelo, hombre.

órale.

coyote: vámonos.

[música]

[música]

luna: ya tenemos detectado

en estas zonas a un grupo

delictivo que se dedica

a hacer secuestros

y extorsiones.

migue: ¿qué han dicho

los detenidos, comandante?

luna: pues, hasta el momento,

nada.

no han querido revelar quién

los mandó ni hacia dónde

se dirigían con la chica.

migue: es probable que sean

parte de ese grupo

de secuestradores

que operan en la zona.

luna: sí, sí, sí, así es.

aunque no hay nada probado,

y no creo que haya otro grupo

en esas zonas.

son territorios ya ganados

por una agrupación.

migue: entonces, es probable

que se trate de los mismos

secuestradores que secuestraron

a mi hijo.

luna: mantén la cabeza fría,

no dejes que ese sentimiento

te rebase.

no podemos ser viscerales.

cada paso que demos

hacia esos delincuentes

tiene que ser sumamente

estudiado,

porque son muy astutos.

migue: lo sé perfectamente bien.

es solo que veo cada vez

más cerca el día de detener

a los culpables del asesinato

de mi hijo, comandante.

luna: además, sabemos

que reclutan muchachitos

para que sean sus halcones.

por eso tenemos que actuar

con mucho cuidado,

porque tienen ojos y oídos

por todos lados.

migue: tú, michel,

¿cómo te sientes hoy?

cuéntanos.

¿cómo vas en la escuela?

¿cómo va el equipo

de básquetbol?

michel: pues es que no hay nada

que contar.

migue: ¿cómo?

michel: mejor tú cuéntame.

¿ya atrapas a los malos?

migue: mm, no es momento

de hablar de eso, hijo.

ah, y quiero decirles

algo muy importante.

que tengan muchísimo cuidado

con ese tipo de delincuentes,

¿eh? se dedican a reclutar

jovencitos para que sean

sus soplones.

¿y saben qué?

cuando vean que alguien

se les acerca o ven algo raro,

huyan del lugar inmediatamente,

¿eh?

karen: pero doña trini

va por nosotros.

migue: no lo digo por eso, hija,

lo digo por michel.

ten mucho cuidado, michel, ¿eh?

buenos días, este,

vengo a preguntar por

las calificaciones del alumno

michel salgado vera.

¿alguien puede ayudar?

maestra: yo puedo.

adelante, por favor.

soy la prefecta

de los de tercer semestre.

siéntese, por favor.

migue: mucho gusto, maestra.

pues verá, vengo a preguntar

por mi muchacho.

maestra: sí, sé quién es

su nieto.

y esperaba verlo antes,

porque le mandé muchos recados

para que viniera.

migue: ¿perdón?

pero yo no recibí ningún recado,

maestra.

y tiene usted razón,

debí de estar más al pendiente

de mi muchacho, pero...

pero no recibí nada.

maestra: sí, porque michel tiene

meses que no viene a la escuela,

y si quiere salvar

la preparatoria,

va a tener que repetir

el semestre, no hay otro camino.

coyote: vamos, muévete.

pareces tortuga.

vamos, apúrate.

chacal, aquí traigo al chamaco.

michel: ¿por qué mandaste

a tu perro a buscarme?

coyote: mira, chamaco baboso,

a mí me vas a respetar,

¿me escuchaste?

chacal: tranquilo, coyote,

no te me "adevestes".

y tú ya baja la intensidad.

me divierten tus modos,

pero si yo dejo que el coyote

te dé tu escarmiento,

no te la vas a acabar, ¿eh?

así que bájale dos cambios.

michel: ¿y para qué me quieres?

chacal: mira, quiero

que me des información acerca

de unos comerciantes.

michel: ¿después de haber sido

tú el que secuestró y mató

a mi papá?

chacal: mira, carnal,

te voy a hacer un favor

y te voy a decir la verdad.

nosotros no somos los malos.

la delincuencia

no es culpa nuestra.

la realidad es que es la policía

la que está bien metida

en los secuestros,

y nos culpan a nosotros.

coyote: claro, ¿de dónde crees

que sacan lana?

si ganan una miseria los polis.

chacal: los policías son

los que están podridos

y con el fango hasta el cuello.

y van a agarrar a mis hombres

como chivos expiatorios

de sus porquerías.

por eso nosotros debemos estar

unidos, carnal.

nosotros sabemos que--

que a tu papá lo secuestró

la policía.

ellos tienen el territorio

comercial, y fueron

los que mataron a tu papá.

migue: ¿dónde andabas?

michel: pues en mi escuela.

trini: y yo, con su permiso,

me voy porque dejé los frijoles

en la lumbre, ¿eh?

migue: ándele, doña trini.

tú no vienes de la escuela.

me has estado mintiendo, ¿eh?

fui a hablar con la maestra,

y tiene más de seis meses

que no te paras.

vas a repetir el semestre.

¿qué te pasa?

¿dónde te metes todas

las noches?

michel: no te interesa.

migue: ¿qué?

michel: a ti te importa más

estarle jugando al policía

que hablar con nosotros.

migue: no, hijo.

tú bien sabes que me metí

a la policía para agarrar

a los que mataron a mi hijo,

y para que ustedes estén bien,

para que se haga justicia.

michel: pues si quieres agarrar

a los que mataron a mi papá,

solo hace falta que metas ahí

la mano en tu corporación.

migue: ¿qué estás diciendo?

michel: que fue la misma policía

quien lo extorsionó,

ellos lo secuestraron

y luego lo mataron.

pero, ah, no, haciendo

el ridículo metiéndote

a la policía.

[música]

[música]

migue: perdóname, mi hijo,

no debí pegarte.

michel: no me llames hijo,

yo no soy tu hijo.

a tu hijo lo mataron

los mismos que tú defiendes.

migue: pero ¿cómo dices eso?

michel: no me toques.

migue: pero--pero te desconozco,

hijo.

yo no sé por qué.

¿quién te envenenó el alma?

michel: tú me la envenenaste.

migue: yo no te envenené nada.

michel: no te quiero ver

cerca de mí.

cuando tenga los 18

me voy a largar,

y no me volverás a ver.

migue: michel.

michel.

yo solo quiero lo mejor

para ti y para toda

nuestra familia.

virgen, madre santa,

ayúdame.

¿qué debo hacer para que

mi familia vuelva a unirse?

te lo ruego, virgencita.

que michel deje de guardar

rencor en su corazón.

que entienda que tenemos

que seguir adelante,

y que la muerte de su papá

fue una tragedia que nos marcó,

pero podemos dirigir nuestro

dolor hacia lo positivo

y no a lo negativo.

y que comprenda que solo busco

el bien de todos,

y que no es por jugar

al policía.

michel: no puedo seguir

sin saber que no se te hizo

justicia.

y el abuelo, que solo piensa

en sí mismo, que se cree

el héroe solamente

porque es policía.

¿por qué te fuiste, papá?

tú sí sabrías qué hacer.

[llora]

¿y esta rosa?

no estaba aquí cuando tomé

la foto, ¿o sí?

tal vez sí estaba.

con todo lo que ha pasado

ni me di cuenta.

tal vez la puso doña trini.

la voy a poner en agua.

karen: volvimos, abuelito.

comimos en casa de doña trini.

migue: ay, qué rico.

ándale, vayan a hacer su tarea,

hijos.

trini: ¿qué pasó, don migue?

¿cómo le fue con michel?

migue: muy mal, doña trini.

le pegué.

y yo creo que les he fallado

mucho a mis nietos.

trini: ay, no diga eso,

si usted es ejemplo de lucha,

de perseverancia.

migue: sí, les he estado

fallando.

y ahora michel va a tener

que repetir el semestre.

trini: ay, don migue,

es que pues a lo mejor

usted tendría que tratar

de estar un poco más cerca

del chamaco,

no vaya a ser que ande

en malos pasos.

migue: pues sí,

pero no sé dónde se meta

todos los días.

coyote: te dije que el greñas

iba a hablar.

ya dio nuestros nombres,

y puede que diga

dónde nos escondemos.

chacal: bueno, pues haz

lo que tengas que hacer.

coyote: [ríe]

ya lo hice.

mandé a que lo silenciaran,

así que para estas horas

ya debe de descansar en paz.

[ríe]

chacal: pues quiero que me digas

exactamente todo lo que dijeron,

¿eh?

coyote: claro que sí, carnal.

[ríe]

michel: quiero hablar

con el chacal.

chacal: dale chance al morro.

dale chance.

¿qué quieres hablar conmigo?

michel: la policía cree

que son dueños del territorio

comercial de la colonia

donde vivo.

bueno, pues yo tengo información

que darles.

esa zona la conozco

como la palma de mi mano.

coyote: ten cuidado, chacal.

¿qué tal si es una trampa

de este?

su abuelo es poli.

michel: sí, mi abuelo

es policía,

pero yo no estoy con él.

¿me van a creer o no?

chacal: pues yo sí voy a creer

en ti.

quiero que me digas todo

lo que sepas del dueño

de la tienda de abarrotes, ¿mm?

michel: bueno,

pues es don federico cisneros.

él es dueño de la zona oriente

de la zona comercial.

sus cargamentos salen

a las cinco de la mañana,

él llega a las cuatro

y se va a las diez de la mañana.

solamente va a supervisar.

pero él sí tiene guaruras.

chacal: bueno, pues...

ni modo.

[llaman a la puerta]

luna: pásale.

el chofer habló.

tenemos el apodo del jefe

de la banda, es el chacal,

aunque no sabemos dónde pueda

ser su centro de operaciones.

migue: déjeme hablar con él,

jefe.

estoy seguro que se trata

de la misma banda

de delincuentes que secuestraron

a mi hijo.

yo le voy a sacar

más información, deme chance.

luna: no, no hay manera, migue.

lo mataron.

migue: ¿qué? ¿cómo?

pero ¿cómo pasó?

luna: durante la noche

lo ahorcaron.

aunque quisieron hacerlo ver

como suicidio, pero no,

lo mataron.

migue: bueno, ¿y qué hay

de los otros dos,

al que lo apodan el gato

y el greñas?

luna: se irán al reclusorio.

ellos no han hablado,

pero los vamos a tener

vigilados, no te preocupes.

[disparos]

chacal: bájate.

federico: ¡no disparen!

¡no disparen!

¡no disparen!

[disparos]

[disparos]

luna: ¿ya están listos todos?

pues me avisan.

¿qué pasó?

migue: mire, jefe,

uno de los hombres

de la seguridad de don federico

dio detalles de la camioneta

de los secuestradores.

luna: hay que meterlas a la base

de datos.

migue: ya lo hice, jefe,

y uno de los informantes

ha visto esta camioneta

en la colonia.

saben que es del chacal,

y creen saber dónde está,

comandante.

luna: pues hay que desplegar

un operativo.

vamos a agarrar a esos

delincuentes pero ya,

no hay que darles tregua.

migue: sí, vamos.

luna: ¡ríndete, chacal!

¡estás rodeado!

ve hacia atrás a ver

si podemos entrar.

córrele, vamos.

migue: comandante,

déjeme entrar, está mi nieto

ahí adentro.

luna: ¿cómo sabes?

migue: es su moto.

¡michel!

¡sé que estás ahí adentro!

michel: es mi abuelo.

migue: ¡salgan con las manos

en alto!

michel: que mi abuelo

es el que está gritando.

chacal: sácalo por atrás.

migue: ¡sé qué estás ahí!

luna: sale, te cubro, te cubro.

chacal: ten, mátalo.

michel: no puedo, es mi abuelo.

chacal: querías mostrarnos

tu lealtad, ¿no?

mátalo.

¡mátalo!

migue: michel, tira el arma.

chacal: mátalo.

[música]

[música]

chacal: ¡mátalo! ¡mátalo!

michel: no pienso matar

a mi abuelo.

chacal: ay, niño, niño,

¿te crees muy valiente?

dispara, si eres tan hombre.

[clic]

[ríe]

¿en verdad creíste que te iba

a dar un arma cargada?

cómo eres imbécil, ¿eh?

pero esta,

esta sí está cargada, hermano.

y antes de matarte,

déjame decirte algo.

yo sí maté a tu papá.

yo sí cobré ese dinero,

pero como se puso igual

de gallito que tú,

lo tuve que matar.

michel: ¡eres un desgraciado!

chacal: no te preocupes,

ahorita lo vas a alcanzar,

porque yo me voy a largar

de aquí.

[disparos]

>> ¡vamos!

michel: abuelo, abuelo,

perdóname por haberte fallado,

perdóname, abuelo.

migue: tranquilo, tranquilo,

tan solo fue un rozón, hijo.

vamos a estar bien.

vamos a estar bien.

pues sí, mi comandante.

sé que mi nieto cometió

muchos errores, sobre todo

al involucrarse con esa banda

de secuestradores.

luna: ya rindió su declaración,

y él les proporcionó los datos

de la gente que secuestraban.

migue: ya sé.

y aunque me destroce el corazón,

tiene que pagar su culpa.

luna: irá al centro

de internamiento para menores

infractores.

digo, hasta que cumpla

la mayoría de edad.

migue: pues, mi nieta está

muy arrepentido y ya aprendió

su lección, comandante.

y en cuanto a mí,

estaré más cercano a mis nietos.

luna: a ver, migue, migue,

no seas tan drástico contigo.

canalizaste el dolor de haber

perdido a tu hijo de una manera

positiva, y tu nieto erró

el camino.

ahora solo queda ver hacia

adelante, ¿está bien?

migue: está bien, comandante.

trini: ya vienen, muchachos,

ya vienen.

hay que esperarlos aquí.

migue: pasa, pasa.

todos: ¡bienvenidos!

trini: ¡michel!

karen: hermanito,

qué bueno que estás aquí.

fernando: te extrañé, bro.

michel: yo también, hermano,

¿cómo estás?

trini: te hice un mole

para chuparse los dedos.

michel: ay, muchas gracias,

seguramente está bien rico

como siempre.

trini: claro.

migue: aquí estamos todos

reunidos, hijo, sabiendo

que ibas a venir bien.

estamos muy contentos

que hayas venido, hijo, ¿verdad?

trini: claro.

michel: lo sé.

en todo este tiempo que estuve

lejos de ustedes,

aprendí a valorarlos.

pero sobre todo a ti, abuelo,

que de las cosas peores

siempre sacas lo mejor.

eres un hombre muy valiente.

te quiero, abuelo.

migue: yo también, hijo.

michel: oigan, adivinen qué.

todos: ¿qué?

michel: les tengo que contar

algo: quiero ser policía

como mi abuelo.

migue: ¿de veras?

trini: muy bien.

migue: vas a ser un muy buen

policía, hijo.

michel: sí, quiero servir

a la sociedad con honor,

como lo haces tú.

y yo que pensaba que jugabas

al policía.

migue: no, hijo, ¿cómo crees?

eso--eso lo decías antes, hijo,

porque estabas lleno de dolor,

pero ahora todo va a ser

diferente, porque retomarás

tu vida, y todos como familia

te vamos a apoyar, hijo.

michel: gracias.

ahora entiendo muchas cosas.

aprendí de mis errores,

y sé que tengo la mejor familia,

pero sobre todo al mejor abuelo

del mundo.

migue: gracias.

estoy muy feliz.

karen: y aparte, mi abuelito

es un superhéroe,

y muy valiente.

migue: gracias, hija.

gracias.

la labor de un policía

es muy loable.

no podemos señalar a todos

de corruptos o de gandallas.

hay quienes sí cumplen

con su deber de proteger

a la sociedad.

pero, sobre todo,

el aprendizaje es que cuando

hay una tragedia, podemos sacar

siempre lo positivo,

no enfrascarnos en el rencor,

en el odio, en los sentimientos

negativos, porque eso

no nos llevará a nada.

valoremos a la gente mayor,

nunca sabes de dónde puede

llegar la ayuda,

y no pensar que solo es

por jugar al policía.

[música]

[música]

Cargando Playlist...