null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Inocente engaño'

Univision6 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

televisa presenta...

pancho: ¿cómo estoy quedando,

hermanita, eh?

¿me veo guapo?

a ver, píntame los labios.

ingrid: vas a quedar

muy hermoso, pancho.

ay, te ves divino.

a ver, para esa boquita.

párala.

eugenia: alto.

ay, pancho.

¿por qué siempre te tienes

que meter con mis amigas?

mamá.

mamá.

mamá.

aurora: ¿qué pasa, eugenia?

eugenia: estoy harta

de mi hermano.

siempre está metido

en mi cuarto cuando invito

a mis amigas a hacer

una pijamada.

yo creo que no le gustan

las mujeres porque se deja

maquillar por ellas

muy divertido.

aurora: ipancho!

ipancho!

ipancho!

pancho: es mi mamá.

siempre me arruinan las fiestas.

chale.

oigan, pero...

¿ya me pusieron aretes?

¿ya me maquillaron?

ya hasta tengo el moño

en la cabeza.

me merezco un beso, ¿sí?

dale.

deme un beso, ¿sí?

no, no, no.

tuyo.

ingrid: pero cierra los ojos.

pancho: sí.

ay, que rico beso.

dame otro, ¿sí?

ay, ándale, me lo merezco.

aurora: pancho.

pancho: ¿por qué gritas, mamá?

¿que no ves que nos asustas?

aurora: salte de aquí.

salte de la sala de tele.

pancho: bueno, chicas.

no me voy, me sacan.

tan bien que nos la estábamos

pasando, ¿verdad?

bueno, luego nos organizamos

de nuevo--

aurora: ipancho!

pancho: sí, ya.

eugenia: bueno, ya.

¿me pintan?

ingrid: sí.

a ver.

este color te queda muy bien.

eugenia: ¿tú crees?

ingrid: sí.

aurora: ¿por qué haces esto,

pancho?

¿por qué te dejas maquillar?

¿que te pongan aretes

y moños en la cabeza?

¿por qué?

pancho: ay, mamá.

porque quería un beso de ingrid.

por ella sería capaz

de hacer cualquier cosa.

me gusta mucho.

y ¿eso qué tiene de malo?

aurora: no debes pensar

en esas cosas.

todo a su tiempo.

apenas tienes 14 años.

¿eh?

estás muy chico para estar

pensando en esas cosas.

pancho: mamá, yo soy grande.

ya tengo 14 años.

[gime]

y además siempre

voy a pensar en las mujeres

porque ellas son muy bonitas.

aurora: ay, escuincle.

no sé qué voy a hacer contigo.

no lo sé.

pancho: ya está ocupada

la casa de enfrente

que estaba vacía.

ay, ojalá esté alguna chavita

así muy guapa.

eso sería muy divertido.

>> ¿es neta lo que me estás

diciendo, pancho?

pancho: sí.

tan neta como este pellizco

que te voy a dar.

>> ¿qué te pasa?

me dolió.

pancho: pues así como tu dolor

así de neto es lo que pasó

entre ingrid y yo.

ella me dio un beso en la boca.

sus labios eran tan dulces.

me quedé con unas ganas

de volverla a besar, pero...

llegó mi mamá y arruinó

toda la fiesta.

tan bien que nos la estábamos

pasando con las amigas

de mi hermana y conmigo, pero--

ingrid es tan hermosa.

>> la neta sí.

está buenísima.

aparte está superguapa.

yo creo que todo el mundo

la quiere besar.

incluso yo.

pancho: oye, sí, pero tranquilo.

porque es solo mía.

no para ti.

aparte a mi casa sí va

y la tuya no.

yo te llevo un buen de ventaja.

>> ay, pero eso

es gracias a tu hermana

que es la que la invita

y es su amiga.

pancho: pues sí.

>> oye, ¿te metes a su cama,

verdad?

pancho: oy, ojalá.

no, en serio.

ganas me dan, pero mi hermana

ya sabes que se pone

superpesada con eso

de que se quede el guarura

de sus amigas.

pero de que es mi novia,

no me canso de decir

que es mi novia.

>> ay, vámonos.

ahí viene la griselda.

vámonos, vámonos.

griselda: pancho, pancho.

todavía no te vayas, pancho.

pancho: ¿qué quieres, griselda?

griselda: pues solo quería

preguntarte que si querías

que te diera mis apuntes

de historia.

pancho: es que no estoy

tan interesado.

griselda: pero todos

ya empezaron menos tú.

pero yo lo puedo hacer por ti.

pancho: sí.

sí, buena idea.

nosotros--eh, nos vemos después.

tú lo haces.

griselda: oye, pancho.

pero para hacer

las ilustraciones,

nos tendríamos que reunir

en tu casa.

porque a ti te salen

mejor que a mí, ¿sí?

pancho: sí, bueno yo te aviso,

¿vale?

y luego nos vemos.

griselda: bueno, ya me voy.

>> griselda se muere por ti.

pues es que mírala.

hasta te hace la tarea

para quedar bien contigo.

pancho: yo nunca le voy

a hacer caso.

porque es--es como maga.

>> ¿cómo maga?

pancho: sí.

no tiene nada por aquí

ni nada por acá.

>> tienes razón,

griselda es la mejor maga.

pancho: sí, oye.

te juego unas competencias

de aquí al salón.

pero el que pierda

paga la torta.

>> ok.

cecilia: ay, no.

pancho: qué hermosa es.

cecilia: no, no puede ser.

pancho: espera, espera.

yo te ayudo.

cecilia: ay, qué lindo.

gracias.

ay, se me cayó todo.

pancho: qué bonitos ojos tienes.

cecilia: gracias.

oye, no te preocupes

yo puedo con esto.

pancho: ya casi acabo,

ahí está.

solamente dime

a dónde la llevo.

cecilia: no, ¿cómo crees?

pesa muchísimo.

pancho: no, en serio.

cecilia: seguramente

te está esperando tu mamá.

pancho: no,

yo vivo aquí enfrente

así que no importa mucho.

cecilia: ¿en serio?

bueno, pues--

pancho: dime a dónde la llevo.

hay que tratar muy bien

a los vecinos.

cecilia: oye, gracias.

bueno, ven, te digo por donde.

ven.

tengo la cabeza vuelta un--

[suspira]

a ver, ven, por aquí.

qué pena.

ay, joven, el sillón

en la recámara de arriba

por favor, y los cuadros

al ladito, ¿sí?

gracias.

ven.

oye, muchas gracias

por ayudarme con las cajas.

pancho: no, no, al contrario,

señora.

cecilia: no me digas señora.

me llamo cecilia.

pancho: bueno, yo pancho.

al contrario, cecilia.

me gustó mucho que se viniera

a vivir para acá.

ya verá que la zona

le va a gustar mucho.

cecilia: sí, no lo dudo.

oye, ¿sabes qué?

te voy a agradecer

con un refresquito, ¿por qué no?

igual que los muchachos.

pancho: ok, gracias.

cecilia: no, a ti.

a ver.

pancho: [saborea] está muy rica.

está muy buena.

cecilia: ¿sí?

qué bueno que te gustó.

oye, ¿me decías que tú vives

aquí enfrente?

pancho: sí, de hecho

esa ventana es mi recámara.

cecilia: no...

pues justo mi recámara

queda enfrente de la tuya.

pancho: qué casualidad.

cecilia: sí.

bueno, pues.

ahora sí ya vete.

seguramente te están esperando

tus papás.

pancho: sí.

bueno, ya me voy.

cecilia: andale.

pancho: luego nos saludamos

desde nuestras recámaras.

cecilia: claro que sí.

pancho: adiós.

cecilia: bye.

>> tu mochila.

pancho: gracias.

aurora: ¿para qué te llevas

la patineta a la escuela,

pancho?

¿por qué te la llevaste?

pancho: porque es mía y ya.

por eso me la llevé.

aurora: pero bien sabías

que ya te habían advertido

la maestra y la directora

que no te llevaras

la patineta a la escuela.

hoy te la llevaste

y te la quitaron.

¿piensas que tu papá

recoge el dinero con la escoba?

¿que barre con él?

no, pancho.

a tu papá le cuesta trabajar

y ganar el dinero

para que nosotros estemos bien.

¿crees que tu papá se merece

que se quede sin calzones

para comprarte la patineta

que te quitaron?

pancho: pues no, mamá.

pero es que agarra la onda.

no tenía por qué quitarnos

las patinetas,

porque estábamos en el receso

y en el patio de la escuela.

aurora: ay, para ti nunca

hay ningún problema.

pero espera que llegue tu padre

y él también te va a dar

tu buena regañada.

pancho: pues ya, ¿qué le vamos

a hacer?

aurora: y recoge tu mochila,

por favor.

pancho: oye, ma.

¿ya viste que hay nuevos vecinos

en la casa de enfrente?

hay que darles la bienvenida,

¿no?

y hay que estar atentos

porque la nueva vecina

es muy buena onda.

aurora: ya, ya después

iré a darle la bienvenida,

francisco.

pero por lo pronto

tú estás castigado.

pancho: pero ¿por qué?

aurora: porque no aprecias

los sacrificios

que hace tu padre

para comprarte las cosas.

estás castigado.

pancho: no se vale, mamá.

nunca me entiendes.

nunca.

aurora: y levanta la mochila.

tú agarraste mis galletas

especiales, ¿verdad, eugenia?

te las comiste con tus amigas

el día que vinieron

a hacer la pijamada, ¿cierto?

no es la primera vez

que hacen una pijamada

y que se acaban mis galletas

danesas.

sabes muy bien que no deben

de comérselas.

eugenia: mamá, te juro que yo

no agarré tus galletas

el día que vinieron mis amigas

a la pijamada.

yo creo que deberías

de preguntarle a mi hermano.

aurora: ay, a tu hermano

no le gustan esas galletas.

eugenia: pues entonces no sé

qué fue lo que pasó con ellas,

porque yo no las agarré.

solamente que haya sido

un fantasma.

[ríe]

pancho: hola, vecina.

cecilia: hola, vecinito,

¿qué tal?

pancho: te traje

estas galletas danesas.

como presente de bienvenida.

cecilia: oye, qué lindo,

gracias.

¿cómo sabes que me encantan

las galletas danesas?

las voy a disfrutar muchísimo.

gracias.

pancho: sí, eso quiero.

que disfrutes mucho.

¿cómo se llama?

cecilia: cecilia.

pancho: no, no, la perrita.

cecilia: ah.

linda, se llama linda.

mira, ven linda, ven.

pancho: me gusta mucho

su nombre.

ya que es muy linda,

igual que tú.

cecilia: gracias.

pancho: claro que tú

eres mucho más bonita.

aurora: así que fuiste tú

quien agarró mis galletas

todo para dárselas a la vecina.

pancho: ay, mamá.

yo te dije que teníamos

que darle la bienvenida

a la vecina.

pero no me hiciste caso.

y le hice un favor a ti

y a toda la familia

dándole las galletas

como bienvenida.

aurora: eran mis galletas.

y mis galletas favoritas

no se las come nadie.

¿sabes qué?

ahora sí te voy a matar a golpes

porque no conforme

con regalar mis galletas

te sales de tu recámara

cuando estás castigado

por la patineta.

ahora tienes castigo doble.

pancho: ay ma--

aurora: no vas a salir a jugar

y tampoco vas a ir con perico.

vete a tu recámara y pobre de ti

si te vuelves a salir.

eugenia: ipancho!

ay, mamá.

estoy harta de las hormonas

de tu hijito.

mira que regalarle

tus galletas a la señora...

aurora: bueno, él me había dicho

que quería que le diéramos

la bienvenida a la señora.

eugenia: ah, pues ¿cómo no?

si la vecina está guapísima

y como tu hijo anda

de calenturiento,

era de esperarse.

pancho: no puedo dormir.

no puedo dejar de pensar

en cecilia.

cecilia: mira quien me espera.

mira.

qué rico.

para antes de dormir,

para la princesa.

qué linda.

pancho: ¿me sonrió?

debo de estar soñando.

me guiñó un ojo.

guau, qué señora.

está guapísima.

>> la verdad es que

no te creo nada

de que esa señora

se haya desnudado

frente a tu ventana.

a mí se me hace

que fue un sueño.

pancho: te lo juro, te lo juro.

no fue un sueño.

ella me sonrió

y hasta me guiñó un ojo.

uy, si la hubieras visto...

griselda: pancho, pancho.

aquí está tu libreta

de historia.

nada más me faltan

las ilustraciones,

pero como tú dibujas muy bien,

pues, podríamos ir a tu casa

y hacerlo ahí.

pancho: sí, sí.

cuando quieras ve.

es que nosotros ya nos tenemos

que ir a la dirección

porque nos van a dar

las patinetas.

ahí te ves.

cecilia: pancho, pancho,

ven acá.

ven, te estoy hablando.

tengo que hablar contigo.

pero acompáñame a mi casa.

pasa, pasa.

siéntate.

pancho, me estuviste viendo

ayer desnuda por tu ventana

¿verdad?

pancho: no, no--

cecilia: no, no, para nada, ¿eh?

yo alcancé a verte, no te hagas.

pancho: muy poquito, te lo juro.

cecilia: ¿ah sí?

tranquilo, tranquilo, pancho.

tranquilo, no pasa nada.

me gustó.

de hecho me encantó

que me hayas visto.

[música]

[música]

sonia: ay, los cafés

ya están listos, amiga.

ya deja esos trastes en paz

y vente a tomarlo.

tráete las galletitas.

aurora: sí.

ay, son mis galletas favoritas.

son caras, pero es el único

gusto que me doy.

y me lo merezco.

sonia: ¿ya no te ha agarrado

las galletas el condenado

chamaco de tu hijo?

aurora: sigue haciéndolo.

seguramente debe tener

una noviecita por ahí.

claro, para quedar bien con ella

le regala mis galletas.

sonia: oye, aurora.

nunca me dijiste a cual vecina

le regaló francisco tus galletas

la primera vez que las agarró.

pero ahora que lo mencionas

me he encontrado muchas veces

a pancho por la casa de enfrente

porque va a visitar

a la vecina nueva.

aurora: ¿sí?

sonia: ¿fue a ella a quien

le regaló tus galletas?

aurora: sí, pero...

no sabía que fuera tanto

a visitarla.

a ver, sonia, cuéntame.

me interesa saber

por qué va tanto

mi hijo a verla.

sonia: ay, amiga.

mira, no es que sea chismosa

pero yo creo que tu hijo

frecuenta la vecina nueva.

aurora: ¿estás segura, sonia?

sonia: muy segura.

como que me llamo sonia pérez.

¿a qué va tanto tu hijo

a esa casa?

¿a qué?

pancho: ya llegué, mamá.

perdón, perdón,

no vi que estabas trapeando.

ya, no me veas así,

no te ensucié nada.

aurora: ¿de dónde vienes?

pancho: ay, bueno.

ahorita te digo.

aurora: te pregunté

que donde vienes, francisco.

pancho: ay, pues.

de estar con mis amigos.

aurora: pues qué extraño

porque me dijeron que te vieron

en la casa de enfrente

con la nueva vecina.

pancho: ya caigo.

ay, mejor dime qué te dijo

al tal sonia, tu amiga,

la chismosa.

aurora: no, no fue ella.

pancho: ay, mamá.

obviamente fue ella.

cada vez que voy para allá

siempre se me queda viendo

con unos ojos de pistola.

está al pendiente de mí.

obviamente fue ella

quien te contó el chisme.

aurora: bueno, quien haya sido

el asunto es que quiero

que me digas

quien es esa vecina.

¿es la misma

a la que le regalaste

mis galletas?

¿es ella?

pancho: sí, es ella.

deberías de conocerla.

cecilia es superbuena onda.

me la paso muy bien con ella.

aurora: ¿que tanto hacen,

francisco?

dime, ¿qué tanto haces

metido tú en su casa?

dime, francisco.

¿qué tanto hacen?

pancho: no vayas a empezar

con tus cosas, ¿sí?

ella y yo solamente

pues platicamos.

a ella le gustan mucho

los videojuegos.

jugamos un rato

y cada vez que ella

no está en su casa

y le cuido a su perrita.

la saco a pasear.

pero siempre tienes

que arruinar todo.

aparte me andaba del baño,

me voy.

aurora: bernardo,

de nuevo te lo digo.

tienes que hablar

muy seriamente con francisco.

ya te lo dije una vez

y me ignoraste.

espero que esta vez

no lo hagas.

ahora resulta que tu hijo

tiene una relación muy extraña

con la vecina de enfrente.

oye, ponme atención,

te estoy hablando.

¿que no me escuchas?

bernardo: mi hija, perdón.

pero estoy muy preocupado.

tengo que hacer cuentas

para ver con qué vamos a vivir.

ya ves que ganó trump

en estados unidos y el dólar

se fue por los cielos.

y en la empresa también

van a hacer ajustes

a su presupuesto.

nosotros tenemos que hacer

ajustes al presupuesto

de la casa.

aurora: bueno, sí.

eso está terrible pero mira...

a lo que no estruje.

tu hijo anda con una señora.

bernardo: ¿cómo que anda

con una señora?

aurora: sí.

anda con la nueva vecina

que está aquí enfrente.

se la pasa metido

todo el día allá.

anda con ella.

bernardo: claro que no anda

con ella, aurora.

pues, bueno.

le gusta al chamaco, déjalo.

aurora: ¿cómo déjalo?

habla con él, oriéntalo.

porque si no después

van a venir los problemas.

bernardo: ¿qué problemas

puede tener con una señora?

por dios.

aurora, deja en paz al muchacho.

déjalo en paz.

[llaman a la puerta]

[bosteza]

cecilia: voy.

aurora: buenos días, vecina.

cecilia: buenos días.

¿usted es...?

aurora: aurora.

soy la mamá de francisco.

cecilia: ¿francisco?

no sé de quien me habla.

aurora: ¿segura que no lo sabe?

pancho, mi hijo, siempre le trae

de estas galletas.

bueno, me imagino que a usted

le gustan mucho.

el me contó que ustedes

se llevan muy bien.

estas galletas son para usted.

cecilia: ay, gracias.

pancho, pase, por favor.

adelante, eh.

discúlpeme.

pancho, ya, ya.

es que como usted me dijo

francisco, bueno pues,

yo lo confundí.

qué tonta, eh.

¿gusta un café, un agua, un té?

aurora: no, gracias.

solo quería venir a conocerla.

mi hijo está hablando mucho

de usted.

sé que está viniendo.

sé que se llevan muy bien

y que también le cuida

su perrita.

cecilia: ay, sí.

mira, linda.

es que cuando yo trabajo mucho

no me da casi tiempo de pasearla

y ella necesita hacer

sus necesidades y todo

y pues bueno,

su hijo me hace el favor.

y tiene un hijo muy educado

y muy amable.

aurora: mire.

no quiero ser grosera

pero me pareció muy extraño

que siendo usted

una mujer más grande

esté haciendo una amistad

con un muchachito

de tan solo 14 años.

cecilia: ay, no, no señora.

no va por ahí,

usted puede quedarse

completamente tranquila.

el nada más viene

de vez en cuando

y me ayuda con linda

pero nada más.

aurora: pues, no lo sé.

yo la verdad es que pienso

que no está bien.

así que es que le voy a pedir

que por favor no haga pasar

a pancho aquí a su casa.

no vaya a ser que su marido

se moleste.

cecilia: ay, bueno.

mi marido es muy buena onda

y cuando viene pancho

solamente viene y sale.

no se queda--

aurora: dije que por favor

no quiero volver a saber

que mi hijo entre a esta casa.

¿entendió, señora?

cecilia: sí, por supuesto.

pancho: mamá, ¿la fuiste a ver?

aurora: sí, la fui a ver.

fui a ver quien es y como es.

y esa una mujer demasiado guapa.

voluptuosa.

así que le dejé muy en claro

que no te permitiera otra vez

la entrada a su casa.

así como a ti te prohíbo

que no la veas, no la busques

y ni siquiera te acerques

a su casa.

te lo prohíbo.

pancho: pero ¿por qué?

ella es mi amiga.

yo no tengo por qué quitarme

su amistad.

aparte ¿me lo prohíbes solamente

porque es guapa y voluptuosa?

no, no lo voy a hacer.

aurora: no te lo voy a volver

a repetir.

te prohíbo terminantemente

que sigas con esa amistad.

ah, y como no me haces caso

y te pones al brinco,

te voy a castigar.

[llaman a la puerta]

pancho: voy, voy.

¿qué pasó?

¿por qué estás llorando?

cecilia: no sé qué me pasa.

¿me puedo quedar aquí?

pancho: sí, sí.

tranquila, no hay nadie.

pero ¿por qué estás así?

cecilia: es que--

melchor me pegó.

pancho: tranquila, tranquila.

yo te voy a proteger.

cecilia: abrázame, pancho.

abrázame.

prométeme que no me vas a dejar.

pancho: te lo prometo,

te lo prometo.

cecilia: porque si tú me dejas

estoy segura de que él

me va a matar.

pancho, ayúdame.

[llora]

pancho, abrázame.

abrázame, pancho, abrázame.

abrázame.

pancho: tranquila.

cecilia: no me sueltes.

pancho: tranquila.

aurora: ¿qué hace usted aquí

en la recámara de mi hijo?

[música]

[música]

¿qué es lo que estaban

haciendo ahí?

cecilia: tranquila.

aurora: ¿qué es lo que estabas

haciendo en su recámara?

¿qué es lo que estabas haciendo

en su cama?

cecilia: señora, tranquila,

por favor.

no estamos haciendo nada

de lo que está imaginándose,

por favor.

aurora: ¿ah no?

para nada.

lo estabas abrazando

y estaban en su cama.

pancho: mamá, solamente

nos estábamos abrazando,

créenos.

aurora: claro se estaban

abrazando y estaban solos

encerrados.

con la puerta cerrada.

no, no, no.

pancho: nos estábamos abrazando

es todo, mamá.

tranquilízate.

aurora: no, dime, francisco.

¿qué es lo que estaban haciendo?

pancho: es todo, mamá.

aurora: ¿sabe qué?

largo de aquí.

todos: [discuten]

aurora: ifuera de aquí!

ifuera!

cecilia: [llora]

iauxilio!

imataron a mi marido!

imataron a mi marido!

iauxilio!

sí, agente.

yo entré, dejé las llaves

en el mueble e iba camino

hacia mi recámara

y lo encontré.

encontré a mi marido muerto.

[llora]

agente: cuánto lo siento,

señora.

pero aquí yo soy el investigador

del caso.

por lo que le voy a pedir

que usted vaya a la delegación

a rendir su declaración

ante el ministerio público.

usted fue la persona

que encontró el cuerpo.

y por lo tanto,

usted es la primera sospechosa

de le muerte de su marido.

cecilia: [llora]

agente: ya estuvimos haciendo

las primeras investigaciones

sobre la muerte de su marido,

señora.

en todas las casas vecinas

se sabe que su marido y usted

no se llevaban nada bien.

que discutían todo el tiempo

y prácticamente era mañana,

tarde y noche.

cecilia: sí.

así es.

nosotros peleábamos,

pero como cualquier pareja.

pero de eso a matarlo, no.

eso jamás, se lo juro.

agente: a ver, dígame.

¿en dónde estaba usted

antes de llegar a su casa

y encontrar el cuerpo

de su marido.

cecilia: mire,

yo no soy una santa.

y nunca lo seré.

pero además yo no soy culpable

y preferiría que se me culpe

de pederasta que de asesina.

todo este tiempo

estuve con mi vecino, pancho.

el vive en las casas

de enfrente.

estuvimos en su recámara.

el se llama francisco alvarez.

usted puede buscarlo,

hablar con él, y él

le va a decir toda la verdad.

búsquelo.

el se lo va a decir.

>> yo puedo constatar

que mi hermano varias veces

me dijo que su mujer

quería asesinarlo

para quedarse con un pequeño

departamento que habían comprado

una cuenta de banco

y un seguro de vida.

yo estoy segura

que ella lo mató.

ella lo mató.

aurora: ¿qué?

¿el marido de esa señora

está muerto?

agente: sí, señora.

el cuerpo lo encontró

la misma esposa

en una de las recámaras.

francisco, dime.

¿es verdad que estuvieron

todo ese tiempo juntos

tú y la señora cecilia rentería

en tu recámara?

pancho: ella no es una asesina.

ella es buena.

es muy linda.

el maldito es él.

el maldito y mala persona es él.

el siempre le pegaba.

aurora: pero, hijo, por favor.

no tienes que tapar

a esa señora.

pancho: mamá,

no la estoy tapando.

pero ella estuvo todo el tiempo

metida en mi cuarto.

tú nos cachaste, dile.

dile, mamá.

agente: cecilia, investigamos

a francisco alvarez

y a su familia, y efectivamente,

tanto francisco

como la señora aurora,

la mamá del menor,

confirmaron que tú estuviste

en su casa dentro de la recámara

del menor todo ese tiempo.

por lo tanto quedas en libertad.

cecilia, te puedes ir.

>> ella lo mató.

ella es la asesina

de mi hermano.

ella lo mató.

¿por qué la deja en libertad?

ella lo mató, ella es

la asesina de mi hermano.

¿por qué?

¿por qué la deja libre?

agente: porque ella tiene

una coartada, señora.

ella no puede ser la asesina

porque todo ese tiempo

estuvo con un muchacho

que se llama francisco.

y además es su vecino.

>> seguramente es su amante.

agente: mire, el muchacho

asegura que no.

el muchacho dice

que entre ellos dos

no ha pasado nada.

y no tenemos nada con qué acusar

a la señora cecilia.

nada.

permiso.

aurora: ay, en qué lío

se metió mi hijo.

en qué--

ay, virgencita santa.

te lo pido, te lo suplico,

te lo ruego, protege a mi hijo.

tengo la sensación

de que algo no está bien.

creo que esa mujer

está mintiendo.

por favor, madre mía, ayúdame.

ayuda a mi hijo, te lo suplico.

no quiero que lo involucren

en algo que puede ser terrible.

por favor, virgencita,

protégelo.

ayúdalo, ayúdanos,

virgencita santa.

cúbrelo con tu manto.

por favor.

cecilia: muchas gracias

por ayudarme y por apoyarme

de esa manera.

pancho: te quiero.

te quiero mucho.

cecilia: yo también te quiero

mucho, eh.

eso nunca lo dudes.

ven, siéntate.

si quieres tomar...

pancho: oye.

¿tú lo mataste?

¿tú mataste a tu marido?

cecilia: sí, yo lo maté.

yo ya no me siento

sí, pancho, yo lo maté.

no tenía de otra.

era él o yo.

tú sabes como me pegaba

y me quería matar.

pancho: sí, sí, lo sé.

cecilia: sabes que me trataba

muy mal.

tuve que defenderme.

pancho: lo bueno es que--

ya vamos a poder estar juntos.

sin necesidad de estarnos

ocultando.

estarnos escondiendo.

cecilia: ¿tú le dijiste

a alguien--?

¿qué le dijiste a tu mamá?

pancho: nada.

solamente que somos amigos.

que no ha pasado nada

entre nosotros.

que me gusta venir

a platicar contigo.

y que te gustan los videojuegos.

cecilia: ¿sí?

pancho: sí.

cecilia: ¿y ya?

pancho: y que vengo a veces

a cuidar a tu perrita.

eso es todo, pero no--

no le dije lo que en realidad

pasa entre nosotros.

cecilia: y eso es

lo que tienes que decirle.

está muy bien.

no quieres que me metan

a la cárcel.

pancho: no, no.

cecilia: no lo harías.

ah bueno.

entonces a cualquier persona

que te pregunte,

tú tienes que decir

que no pasa nada

entre nosotros, ¿sí?

[ruido]

pancho: ¿qué está haciendo

cecilia?

¿por qué mete sus cosas

en cajas?

¿por qué?

[llaman a la puerta]

cecilia: ¿quién será?

a ver.

voy, voy.

pancho, ¿qué haces aquí?

pancho: es que vi

que estás haciendo mudanza.

¿por qué haces eso?

¿por qué te vas?

cecilia: yo ya no me siento

cómoda aquí.

aquí maté a mi marido

y no es sano.

es un lugar que me trae

malos recuerdos.

pancho: pero ¿ya no nos vamos

a ver?

cecilia: yo pienso que lo mejor

es que lo dejemos

como un buen recuerdo.

tú estás muy chiquito y mira,

yo soy muy grandota para ti.

lo mejor es que dejemos

lo nuestro para siempre.

pancho: no me hagas eso.

tú eres la mujer de mi vida.

contigo perdí mi virginidad

y yo te amo.

y yo quiero estar contigo.

cecilia: ay, tú eres muy lindo,

de verdad.

eres un niño muy amable

pero...

ya déjalo.

es lo mejor.

víctor: ¿quién es él, cecilia?

cecilia: víctor, tranquilo.

es pancho.

pancho, el que te dije

que me ayudó con la coartada

para--por él no estoy

en la cárcel.

víctor: pancho.

mucho gusto, pancho.

yo soy víctor, y soy muy amigo

de cecilia.

pancho: me vio la cara.

cecilia me vio la cara.

bernardo: ¿qué es eso

tan importante que quieres

decirnos, hijo?

aurora: ¿qué pasa, francisco?

¿es sobre la mujer

que vive aquí enfrente?

pancho: sí.

eugenia: ay, hermanito.

en qué problemón

te fuiste a meter

por tu calentura

de chamaco cusco.

pancho: ah, ya déjame en paz,

eugenia.

yo solamente quería platicar

con mis papás.

no sé ni qué haces aquí

de chismosa.

eugenia: pues ver que yo

tenía razón y que tu calentura

no te iba a traer nada bueno.

aurora: ya, eugenia.

deja en paz a tu hermano

si no te voy a pedir

que vayas a tu recámara.

eugenia: ay, ya está bien.

ya me callo.

bernardo: a ver, hijo.

¿qué es lo que te preocupa?

pancho: cecilia y yo--

nosotros--

hemos tenido relaciones

sexuales.

muchas veces.

aurora: lo sabía.

sabía que esa mujer

te había enredado.

lo sabía.

ay, pero ahorita mismo

me va a escuchar

y la voy a mandar a la cárcel

porque se metió con un menor

de edad.

por pederasta.

pancho: no, no, mamá, mamá.

no es todo.

aurora: ¿qué más?

dinos.

¿qué más pasó entre tú y ella?

¿qué?

[música]

[música]

yo--yo mentí.

el día que nos encontraste

en la recámara.

ella me pidió ayuda.

y como no había nadie

la dejé pasar.

ella llegó llorando

diciendo que su marido

le había golpeado.

que quería matarla.

y yo decidí ayudarla

porque la quiero mucho.

me enamoré de ella.

bernardo: pero no es eso

solamente, francisco.

no nos estarías diciendo esto

si no hay otra razón.

otro motivo que te impulsó

a decírnoslo.

¿qué fue lo que hizo esa mujer

en realidad?

pancho: ella me engañó.

me utilizó y tiene otro amante.

y ella mató a su marido.

lo hizo antes

de venir a la casa.

me lo aseguró regresando

de la delegación.

ella mató a su marido.

aurora: válgame dios

y la virgen de guadalupe.

pero ¿con quién

te fuiste a meter?

con una asesina pedófila.

ahorita mismo vamos

a decirle todo a la policía.

al investigador.

pancho: no, mamá.

aurora: vamos, francisco.

pancho: no, por favor.

bernardo: tu mamá tiene razón.

esto debe saberlo la policía.

vámonos.

aurora: vámonos, vente.

bernardo: vámonos.

cecilia: orale que no tenemos

todo el día.

apúrate.

a ver, fíjate en esa caja

la última que queda.

no, no hay ninguna caja.

vamos.

[sirena]

cierra tu camión.

orale.

córrele.

agente: deténganse.

policía federal.

quedan detenidos

por el homicidio

de manuel buendía flores.

su marido, señora.

cecilia: no nos pueden agarrar,

suéltame.

agente: el joven francisco

cambió su declaración.

dice que usted le confesó

haber matado a su marido

antes de venir a su casa.

víctor: suéltenme.

cecilia: usted ya me investigó.

yo soy inocente.

no me pueden detener,

¿me están escuchando?

suéltame.

francisco, ¿tú le dijiste?

¿me acusaste?

¿por qué lo hiciste, francisco?

suéltame.

agente: súbanlos.

cecilia: [grita]

agente: súbanlos.

bernardo: bien, hiciste bien.

eugenia: mamá, ahora sí

que te luciste con la comida.

y eso ¿porque estamos

festejando algo?

aurora: [ríe] sí.

estamos festejando

que los quiero mucho.

y que somos una familia.

porque debemos mantenernos

unidos para cuidarnos

los unos a los otros.

porque no hay mayor protección

que el que se tiene

con la familia.

bernardo: su madre tiene razón.

aurora: sí, bernardo.

pero espero que ahora sí

me hagas caso cuando te digo

las cosas.

porque si hubieras hablado

con tu hijo antes,

probablemente

no hubiera sucedido

todo lo que pasó.

bernardo: tienes razón, mujer.

perdóname.

aurora: y tú, hijo.

tienes que darte cuenta

de que eres muy chico

para tener una vida sexual.

y que esa mujer

se aprovechó de ti.

tienes muchas cosas

por las cuales estar contento.

sonreír y vivir.

pancho: sí, ma.

la verdad es que las terapias

a las que estoy yendo

me han enseñado muchas cosas.

he comprendido que en realidad

ella abusó de mí.

y ahora lo único que quiero

es reconstruir mi vida.

aurora: muy bien.

[llaman a la puerta]

eugenia: yo abro.

>> hola a todos.

todos: hola.

>> ella y yo venimos por pancho.

para irnos a la fiesta

del muelas.

pancho: griselda, ¿eres tú?

griselda: sí, sí, soy yo.

¿por qué?

pancho: es que te ves

muy cambiada.

y muy bien arreglada.

la verdad, te ves muy bonita.

griselda: claro.

así soy cuando no estoy

en la escuela.

aurora: esa niña me gusta

para que sea novia de mi hijo.

ojalá que se hagan novios,

¿verdad?

bueno, pero todo a su tiempo.

pobre de nuestro hijo

que sufrió un inocente engaño.

bernardo: pero bueno.

ya todo terminó.

y a mí también me gusta esa niña

para que sea novia de mi hijo.

pancho: bueno, mamá.

ya nos vamos.

se nos hace tarde.

griselda: adiós, señora.

aurora: tenemos que estar

siempre atentos a la educación

de nuestros hijos.

siempre atentos para ver

con quien se llevan.

quienes son sus amistades.

porque las malas compañías

pueden ser tremendas

y obligan a nuestros hijos

a mentir.

y los pueden involucrar

en cosas muy fuertes,

como un asesinato.

cuidemos a nuestros hijos

para que ninguno sufra

un "inocente engaño".

>> ♪ desde una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajo el tepeyac

juan dieguito la virgen le dijo

juan dieguito la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo ♪

Cargando Playlist...