null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El nuevo club de las flores'

Univision4 Ene 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

vidal: vas a ver

que te voy a ganar esta, ¿eh?

alonso: ¿voy a ver? ¿cómo?

raquel: mi papito te va a ganar,

él es el mejor.

alonso: ah, ¿ya oíste

a tu hermana?

dalia: ya llegué, mis amores.

alonso: voy, voy, voy.

dalia: alonso.

alonso: dale.

¿qué?

hola.

ya llegaste, sí, qué bueno.

vidal: ¡sí, te gané!

dalia: ¿cómo qué bueno?

¿cómo que qué bueno?

alonso: ¡no! ¡no! ¡no!

¡me distraje!

raquel: yo quería

que tú ganaras.

alonso: [ríe]

dalia: alonso, mira qué estás

haciendo.

no lavaste los platos,

la cocina es un desastre.

¿qué te pasa?

alonso: ¿cuáles--cuáles platos?

tú no me dijiste

que lavara nada.

¿que lavara cuáles platos?

¿de qué--?

dalia: pero ve nada más esto,

la casa es un tiradero.

¿qué te pasa?

vidal: espe--espera, papá.

no regañes a mi papá, mamá.

él estuvo jugando con nosotros.

dalia: esto es algo

entre tu papá y yo.

dime, ¿ya hicieron la tarea?

alonso: no, la neta.

dalia: ¿ves?

en lugar de que los mandes

a hacer la tarea,

estás jugando con ellos.

niños, vayan a su cuarto

a hacer la tarea.

pero rápido, que se las voy

a revisar ahorita.

alonso: al rato jugamos, ¿va?

vidal: sí.

alonso: iba a levantar.

ya estoy, espérame.

dalia: alonso,

es que no me ayudas.

o sea, ya que no trabajas,

por lo menos deberías

de tener limpio el departamento,

¿no crees?

alonso: estoy tratando.

dalia: yo vengo muerta

de trabajar y lo que quiero

es llegar a descansar,

no encontrarme con este tiradero

que tengo que venir a limpiar.

a ver, ¿por qué no consigues

trabajo?

alonso: ¿cómo?

dalia: que por qué no consigues

trabajo.

alonso: porque no hay.

no hay trabajo.

¿no ves la situación cómo está?

ve los salarios.

¿qué quieres que haga?

dalia: ay, sí, pretextos,

pretextos, es lo único

que conoces, pretextos.

y tú tienes dos años

que no trabajas

y yo soy la única que corre

con los gastos de esta casa.

alonso: ¿me lo estás

echando en cara?

dalia: ay, mira, no te quieras

hacer la víctima, ¿eh?

estoy harta, harta de esta

situación, así que lo mejor

es que te largues de esta casa

y que nos divorciemos.

alonso: ¿cómo crees?

¿ya otra vez--?

raquel: no, no quiero

perder a mi papito.

mi papito es bueno.

vidal: si mi papá se va,

nosotros nos vamos con él.

alonso: ya, hijo,

no te preocupes,

tu mamá está enojada,

habla por coraje,

no nos vamos a divorciar

y yo tampoco me voy a ir

de aquí, ¿eh?

dalia: me parece perfecto,

quédate, pero mis hijos y yo

nos vamos de aquí.

yo no puedo seguir un día más

al lado de un hombre

que en lugar de ser una ayuda

es una carga para mí.

no aguanto ni medio día más.

hortensia: dalia.

dalia: mande.

hortensia: te entrego

el balance del mes.

dalia: ay, gracias.

hortensia: oye, y perdón

que hoy llegué tarde,

pero tuve que ir a firmar

la boleta de juvenal

a la escuela.

dalia: ay, no, ni te preocupes.

hortensia: oye, y cuéntame

qué es eso tan importante

que querías decirme.

dalia: ay, ¿qué crees?

hortensia: ¿qué pasó?

dalia: ya conseguí el crédito

para echar a andar la florería.

hortensia: ¿en serio, amiga?

dalia: sí.

hortensia: ay,

me da mucho gusto.

te va a ir increíble,

vas a ver.

dalia: nos va a ir increíble,

porque tú vienes conmigo.

tú me vas a ayudar

a levantar la florería.

no nos vamos a quedar

así como estamos, ¿o sí?

hortensia: o sea que alonso

no ha conseguido trabajo.

dalia: ay, bueno, ya sabes,

él dice que no encuentra,

pero para mí que ni lo busca.

pero yo quiero avanzar,

yo quiero salir adelante

con este proyecto.

hortensia: y ya tienes

todo listo.

dalia: sí.

bueno, mi matrimonio

ya no tiene ningún sentido,

pero--pero yo voy a usar

mis ahorros para darle

otra vida a mis hijos.

hortensia: oye, qué bueno

que no le dijiste a alonso

lo de ese dinero, ¿eh?

si no ya no tendrías nada.

dalia: ay, no, cállate.

hortensia: y, por cierto,

cuenta conmigo

para lo del negocio

de la florería.

ay, qué emoción.

dalia: va a estar increíble.

hortensia: qué emoción.

dalia: ay.

mi virgencita.

este será nuestro nuevo hogar.

bendícelo, por favor.

y no nos abandones,

te lo suplico.

niños, ¿ya empezaron

a desempacar sus cosas?

ay, van a ver que en esta casa

vamos a ser muy felices.

hasta jardín tenemos.

vidal: eso no nos importa.

nosotros seríamos felices

si estuviera aquí mi papá.

dalia: vidal, mi amor,

ya hablamos de eso.

vidal: pues, mi hermanita y yo

no estamos de acuerdo.

no queremos vivir aquí.

raquel: yo quiero a mi papito.

dalia: por favor, entiendan,

hijitos.

su papá y yo ya no podemos

estar juntos.

la separación es lo más sano

para todos.

vidal: ¿y por qué no mejor

nos dejas con él

y nos visitas cuando quieras?

dalia: no, mi amor.

su lugar es a mi lado,

entiéndalo, por favor.

raquel: nunca te voy a perdonar

que nos hayas separado

de mi papito.

dalia: raque, mi amor.

vidal, raque.

niños.

ay, mi sueño hecho realidad.

siempre quise poner

una florería.

lo que pasa es que mi abuelo

tenía su puesto de flores

en el mercado de cuemanco.

hortensia: siempre tuviste

muy buena mano para las flores,

¿eh?

todas las que llevaste

a la oficina

florecieron muy bonito.

dalia: lo que pasa

es que mi abuelo

me enseñó a cultivarlas

y a cuidarlas

para que florecieran muy bonito.

por eso la parte de atrás

de la florería está destinada

para tener un pequeño vivero.

a mí me gustaban mucho--

ay.

jim: epa.

dalia: ay, perdón, perdón,

perdón.

jim: [ríe]

nunca pensé que mi princesa azul

caería del cielo

justo a mis brazos.

dalia: qué pena,

pero muchísimas gracias.

jim: ¿estás bien?

hortensia: ay, mi amiga

se hubiera dado

un santo porrazo

de no haber sido por usted.

jim: [carraspea]

bueno, qué bueno

que iba pasando entonces.

es que estoy perdido,

estoy buscando una dirección.

es santillana 33.

dalia: ah, sí, es ahí a la--

a la izquierda.

jim: ¿izquierda?

dalia: la siguiente cuadra.

jim: bueno, gracias,

y--y en otro momento muy pronto

vengo a comprar flores.

dalia: claro.

jim: con permiso.

hortensia: sí, sí, pase.

ay, amiga, lo flechaste.

dalia: ay, no, qué cosas dices.

además, yo no estoy ahorita

para novios.

mejor ayúdame a traer

más macetas.

hortensia: yo sé que acabas

de separarte de tu marido,

pero más adelante

no puedes cerrarte al amor.

y menos con ese bombón.

dalia: ya, de verdad.

por ahora no quiero saber

nada de amores.

ahorita estoy concentrada

exclusivamente en sacar adelante

este negocio.

por mí y por mis hijos

es que estoy luchando

para salir adelante.

hortensia: bueno,

pero de vez en cuando

un taquito de ojo no está mal.

dalia: ya, es que eres tremenda.

mejor ayúdame a pensar

cómo le vamos a poner

a la florería.

hortensia: ya sé.

le vamos a poner

"florería la dalia".

dalia: ay, no, que no lleve

mi nombre.

no, eso no me gusta.

azalea: buenas tardes.

dalia: buenas tardes.

pase, bienvenida.

tenemos flores de las que guste,

solo pregunte.

azalea: mi nombre es azalea.

sé que apenas están abriendo

este local y quisiera saber

si no solicitan a alguien

que las ayude.

dalia: pues, la verdad, no,

por ahorita nos la estamos

arreglando mi amiga y yo,

pero quizás más adelante.

muchas gracias.

azalea: las ayudo

en la limpieza,

a repartir pedidos, lo que sea,

pero denme una oportunidad.

hortensia: yo te conozco.

tu hija es cinthia cisneros

y va en el mismo salón

que mi hijo juvenal.

azalea: sí, sí, así es.

sí, exacto.

hortensia: ay, pues,

dale el trabajo,

finalmente hay que ayudarnos

entre nosotras.

dalia: claro.

está bien, te puedes quedar.

pero ahorita nos ponemos

de acuerdo en el pago, ¿sí?

azalea: sí, claro.

muchas gracias.

dalia: [resuella]

ya sé cuál va a ser

el nombre de esta florería.

ya que las tres

tenemos nombres de flores,

entonces se va a llamar

"el nuevo club de las flores".

hortensia: ay, sí,

excelente idea.

y la virgencita de guadalupe

nos guiará y bendecirá

para salir adelante.

dalia: nuestra morenita

siempre nos acompaña

en cada momento.

azalea: yo creo que ahí

la podemos poner,

y le voy a hacer

un marco de flores hermoso.

dalia: está bien, hazlo.

hortensia: ay, pues suena bien.

[llaman a la puerta]

dalia: hola, jim.

bienvenido, pasa,

estás en tu casa.

mira, ellos son mis hijos,

vidal y raquelita.

niños, él es jim,

es un amigo mío.

jim: niños, miren,

les traje unos regalos.

este es para ti

y este es para ti.

dalia: mira, si quieres,

dámelos y yo al ratito

se los doy.

gracias.

niños, jim vino a cenar

con nosotros.

vidal: pero nosotros

no queremos cenar con él.

dalia: vidal, por favor,

no seas grosero.

vidal: ¿qué ya se te olvidó

que estás casada con mi papá?

dalia: no, no se me ha olvidado.

y estamos en un proceso

de divorcio.

¿qué ya se te olvidó a ti?

jim: eh, a ver, niños,

solo quiero que sepan

que yo quiero a su mamá

y que no tengo

ninguna mala intención con ella.

¿está bien?

¿podemos ser amigos?

raquel: no.

vidal: nosotros nunca

vamos a ser amigos.

¿qué le pasa a este señor?

dalia: ay, dios mío, qué pena.

jim: no te preocupes.

[música]

[música]

juvenal: oye, ¿por qué

no me hablas de mi papá, eh?

hortensia: bueno, pues,

ya te dije que se murió.

juvenal: eso me lo has dicho

muchas veces,

pero nunca me has dicho

quién fue

o nunca me has mostrado

una foto suya,

quiénes son mis primos,

quiénes son mis abuelos.

no me has dicho nada.

hortensia: bueno, lo que pasa

es que tu papá se murió

enseguida de que tú naciste

en--en un accidente de moto y...

ay, pero pues ya--ya no hay

que hablar de esas cosas, ¿sí?

mira, mejor apúrate a comer

porque tienes que terminar

lo de tu maqueta, ¿eh?

richie: la mochila, la mochila.

[ríe]

ese es mi juve.

[ríe]

¿qué, no te acuerdas

de los cuates o qué?

juvenal: no, sí, claro que sí,

pero traigo prisa,

porque tengo clase.

richie: ay, no seas matadito.

si para lo que sirven

los estudios si no.

[ríe]

oye, mejor ya éntrale

a mi banda, ¿no?

voy a dar un golpe y, pues,

pues necesito gente

así como tú,

que le gira la ardilla.

juvenal: no, richie.

mira, tú y yo éramos amigos

antes, jalábamos, pero--

pero eso es antes,

ya quedó atrás.

y--y--y pues bueno,

ahí te ves.

cinthia.

cinthia.

espérame, espérame.

cinthia: ¿qué quieres?

ya te dije que no te voy

a hablar si te veo

con esos vagos.

juvenal: bueno, no les des

importancia.

mira, richie era mi amigo,

pero ya hace muchos años.

cinthia: es un delincuente.

juvenal: ay, no te enojes.

mira, ¿qué te parece si--

si en la tarde te llevo al cine?

¿qué dices?

ándale, bien que quieres.

solo paso por dinero con mi mamá

y ya después paso por ti.

¿te parece?

cinthia: órale pues.

hortensia: es que estoy así

porque je--juvenal otra vez

me preguntó por su papá

y temo que indague más.

dalia: bueno, tú sabías

que iba a llegar ese día.

a lo mejor ya es el momento

de que sepa la verdad.

azalea: ¿por qué?

¿acaso te golpeaba?

¿te abandonó?

hortensia: no.

es que simplemente no puedo,

no tengo el valor

de decirle la verdad.

azalea: pero quizás

esté bien hablarlo,

para que te desahogues,

para que te quites

ese peso que te agobia.

hortensia: es que juvenal

no puede saber

quién es su padre,

porque--porque él es hijo

de una violación.

[solloza]

juvenal: ¿qué?

¿qué dijiste?

por eso nunca querías

hablar de mi padre, ¿verdad?

porque ni siquiera lo conoces,

porque es un maldito violador.

me mentiste, mamá.

me mentiste.

yo--

yo ni siquiera tendría

que haber nacido, mamá.

hortensia: hijo, espérate,

no te vayas, por favor.

no.

dalia: ven, ven, ven, ven.

hortensia: tengo que ir.

dalia: tranquila, tranquila,

tranquila.

hortensia: tengo que decirle

que desde que yo supe

que estaba embarazada

jamás lo rechacé.

decidí que lo iba a amar

con todo mi ser

y con todo mi corazón.

dalia: sí, pero dale--dale

tiempo, por favor.

él te ama muchísimo

y lo va a entender.

pero ahorita necesita tiempo

para asimilarlo.

tranquila, todo va a estar bien.

hortensia: [llora]

juvenal: yo no soy hijo

de una violación.

mi padre no violó a mi madre.

yo no soy hijo de una violación.

richie: miren nada más

quién viene por aquí.

[ríe]

mi juve.

[ríe]

¿qué?

¿qué pasó, mi buen?

ay, ¿a poco la chamacona

ya te mandó a volar, eh?

juvenal: déjame en paz, richie,

ya no estoy para tus cosas.

richie: [ríe]

al contrario, juve,

ahorita es el momento.

mira, tú sabes que--

que necesito gente así,

aguerrida como tú, ¿eh?

y con la sangre que tienes

sé que me ayudarías un buen.

y pues, ahí descargas

todo tu coraje, ¿eh?

hortensia: porque él es hijo

de una violación.

richie: anímate.

todos: anímate.

juvenal: sí le entro.

richie: [ríe]

eso es todo, papá.

azalea: sí, claro que me duele

lo que le pasó a hortensia.

pero eso me demuestra

que el pasado, tarde o temprano,

nos alcanza.

yo he luchado

para que no me alcance.

hortensia: ¿por qué lo dices?

azalea: yo tenía 17 años

cuando escapé con mi novio,

pero jamás imaginé

que estaba cayendo en las garras

de un zorro con la piel

de cordero.

dalia: pero ¿qué te pasó?

azalea: una vez que ya había

huido con él y que estaba

viviendo un cuento de hadas,

entonces él sacó

sus verdaderas intenciones

y me empezó a prostituir.

dalia: eso no puede ser.

azalea: ese hombre

me prostituía, me golpeaba,

me torturaba si yo me negaba.

así viví cinco años

de infierno,

hasta que logré escapar.

un año después,

conocí a mi esposo

y nos casamos,

después tuvimos a nuestros tres

hijitos.

no podría ni imaginarme

lo que pasaría si mi familia

se enterara.

richie: ay, chale, mira,

esa está re gatona.

[ríe]

buenota, pero gatona.

no, no, hay una página

que son unas diosas--

todos: [ríen]

richie: ese.

¿qué tranza, carnal?

juvenal: ¿qué tranza de qué?

al rato los veo, voy a entrar.

richie: no, no, carnalito.

mira, tú tienes que venir

con nosotros porque tenemos

que planear el golpe, ¿eh?

ya eres uno de los nuestros,

así tiene que ser.

mira, estamos viendo

unas páginas donde hay

unas prostis--

[ríe]

diosas, caray.

mira nada más.

juvenal: espérate, espérate.

regrésale, regrésale,

regrésale, regrésale.

richie: ¿qué, te gusta esa?

cinthia: juvenal, juvenal.

juvenal.

todos: uh.

[ríen]

cinthia: eso por dejarme

plantada ayer.

quedamos de ir al cine.

eres un patán.

y si crees que así

voy a ser tu novia,

estás muy equivocado.

juvenal: ¿sabes qué?

el que no andaría con alguien

como tú soy yo.

cinthia, eres hija

de una prostituta.

mírala, aquí está su foto,

en una página de internet.

[música]

[música]

cinthia: eres un maldito

desgraciado.

esta no es mi madre,

la estás difamando, maldito.

juvenal: sí que lo es.

así como yo soy hijo

de una violación.

cinthia: te odio, juvenal.

te odio.

juvenal: mejor afronta

la verdad,

es lo que deberías de hacer.

richie: oye, ¿a poco sí

es su jefa la de la foto,

carnal, eh?

dalia: aquí tiene.

muchísimas gracias, ¿eh?

quedamos a sus órdenes.

quedó precioso.

¿qué te pasa, hortensia?

estás muy mal.

¿qué pasó?

hortensia: ay, es que pasé

una noche infernal.

no sabía dónde estaba

mi juvenal, no llegó a dormir.

azalea: mi hija

estaba muy enojada

porque la dejó plantada.

ayer iba a pasar por ella.

obviamente yo no le dije nada

de lo que había ocurrido.

hortensia: yo estaba dispuesta

a cargar sola con esa losa.

mi juvenal no tenía

por qué haberse enterado de eso.

dalia: es mucho mejor

que sepa la verdad

por muy dura que ésta sea.

hortensia: pues sí,

por un lado siento alivio,

pero por otro lado

siento angustia.

mi hijo reaccionó muy mal

y estoy segura

que anduvo con los vagos

de la colonia.

azalea: tienes que estar

más al pendiente de él,

no vaya a cometer una tontería.

más aún si está enojado

y frustrado.

hortensia: pues sí, sí,

trataré de estar al pendiente.

aunque la verdad

es que no deja que me acerque.

está cortante y grosero.

dalia: dale su espacio.

pero quédate muy alerta.

>> buenas tardes.

dalia: buenas tardes.

>> ¿la señora dalia gutiérrez?

dalia: sí, a sus órdenes.

>> aquí le traigo el citatorio

para el juzgado de lo familiar.

dalia: ¿citatorio?

>> así es.

firme por favor de recibido

si es tan amable.

dalia: sí, claro.

>> muchas gracias.

con permiso.

dalia: propio.

[ríe]

no lo puedo creer.

alonso me está acusando

de abandono de hogar.

y para que le dé el divorcio,

quiere pensión alimenticia.

¿qué le pasa?

azalea: ahora vayan

a ver la televisión

y ahorita les reviso las tareas.

>> sí, ma.

vámonos.

azalea: hija, justamente

estábamos hablando de ti.

¿qué tienes?

¿has estado llorando otra vez?

¿es por juvenal?

azalea: sí, es por él.

porque me enseñó quién es

verdaderamente mi madre.

azalea: no te entiendo.

cinthia: ya no te creo

que trabajes en una florería

después de haber visto esto.

azalea: hija,

yo te puedo explicar.

cinthia: ¿qué me vas a explicar?

¿que soy hija de una prostituta?

>> ya estoy aquí.

¿me estaban esperando

para comer?

hija.

¿esto qué es?

cinthia: dame mi teléfono.

>> ¿qué hace tu foto

en una página de prostitutas?

azalea: esta foto

tiene mucho tiempo.

>> ¿fuiste prostituta?

azalea: no, caí en una mala

relación.

el hombre con el que me fui

me prostituía, hasta que pude

huir de él.

y esa foto fue justamente

dos meses antes de escaparme.

por favor, entiéndanme.

>> no, azalea.

no fuiste sincera conmigo.

tuvimos tres hijos,

¿y ahora resulta

que me casé con una prostituta?

me has decepcionado.

azalea: ¿adónde van?

>> nos vamos.

no podemos seguir compartiendo

el mismo techo.

>> ma, ¿por qué mi papá

nos quiere llevar a otro lado?

¿qué está pasando?

>> atrévete a contestarle,

a decirle a tu hijo

lo que está pasando,

quién es su madre.

azalea: no te puedo decir,

mi amor.

eres muy chico para entenderlo.

si tu padre no lo entiende,

no puedo pedirte a ti

que lo hagas.

>> pero ¿tú no vienes

con nosotros, verdad?

cinthia: niños, ya vámonos.

azalea: hija, no me hagas esto.

cinthia: ahora no puedo.

no puedo dejar de pensar

en lo que fuiste.

>> adiós, azalea.

azalea: [llora]

he perdido a mi familia.

lo perdí todo.

dalia: es que no puede ser

que yo le tenga que dar

el 30% de todo lo que gano

a este señor.

es que es mi trabajo,

señor juez.

juez: pero el código civil

marca que el hombre

también puede pedir

pensión alimenticia.

>> mi clienta necesita

ese dinero para mantener

a sus hijos.

ella está en guardia

y custodia de los menores.

>> perdón, señor juez,

pero mi cliente necesita

esa pensión.

el divorcio con la señora

gutiérrez le causó estrés

crónico a mi cliente.

se anexan las pruebas

del psicólogo al expediente.

juez: explique el padecimiento

de su cliente, abogado.

>> la depresión incapacita más

que una enfermedad física.

y después de que la señora

gutiérrez abandonara el hogar,

mi cliente cayó en depresión,

teniendo episodios de ansiedad

y disminuyendo su rendimiento.

dalia: eso es mentira.

él no ha tenido

episodios de nada.

alonso no trabaja

desde hace dos años

y ese es el motivo

por el que me estoy

separando de él.

juez: por favor,

señora gutiérrez,

guarde la compostura.

en vista de que ya no habrá

un arreglo en este matrimonio,

declaro que la señora

dalia gutiérrez

pagará al señor alonso corrales

una pensión alimenticia

del 30% del total

de sus ingresos.

dalia: ahora resulta

que tengo que mantenerte.

alonso: sí, me tienes

que mantener porque--

para que yo pueda

seguir viendo a los niños.

me encuentro mal.

mírame.

[música]

[música]

dalia: adelante.

bienvenidas, pasen.

siéntense por favor.

hortensia: ¿y qué pasó, amiga?

¿cómo te fue con el juez?

dalia: pues, la verdad,

es que fue un día muy difícil.

el juez falló a favor de alonso.

y ahora le tengo que dar

el 30% de todo lo que percibo.

es que no es justo.

azalea: claro que no es justo.

dalia: además, se inventó

una enfermedad de estrés

que, según él,

lo imposibilita para trabajar.

semejante holgazán este.

azalea: hoy nos fue a todas mal.

juvenal le mostró a cinthia

una foto mía

que hay en internet.

lo de esa época,

de la que les hablé.

ya perdí a mis hijos

y a mi marido.

hortensia: te pido perdón

por mi hijo juvenal.

mira, él está rebelde

y enojado con la vida.

y la verdad es que yo

ya no sé qué hacer con él.

dalia: amigas,

no podemos dejarnos caer.

ahorita todo lo vemos negro,

todo lo pensamos horrible

porque estamos agotadas,

pero van a ver que mañana

vamos a ver todo

de diferente color.

yo lo sé.

azalea: no sé qué hacer

yo tampoco para recuperar

a mi familia.

dalia: madre mía,

consuelo mío,

tú también eres madre.

tú sabes bien del dolor

que sentimos.

por favor, ayúdanos.

te suplico que mis hijos

me den mi lugar,

que me amen

como su madre que soy

y que se den cuenta

que yo hago todo,

todo por su bien,

que lucho día a día por ellos.

y que no es justo

que yo tenga que mantener

a su padre.

madre mía, escucha mis ruegos.

hortensia: virgencita,

salva a mi hijo.

sálvalo de las garras

de la delincuencia.

que sea ese muchacho bueno

que siempre ha sido.

porque la maldad

no está en su sangre.

azalea: virgen de guadalupe,

mi morenita,

nunca dije la verdad

de lo que me había pasado

por vergüenza,

por miedo a ser juzgada.

pero tú sabes que no fue

mi culpa.

por favor, que recupere

a mis hijos y a mi familia.

que mi familia regrese

y comprendan que fui víctima

de un hombre que me engañó

y me prostituyó.

todas: por favor, virgencita,

ayúdanos.

jim: como no te puedo

regalar flores,

te regalo chocolates

para el amor.

ambos: [ríen]

dalia: gracias.

tu amor me da mucha fuerza,

me inyectas vida.

jim: ¿cómo te fue en el juzgado?

dalia: ay, no.

no, no, no.

ahora resulta que yo

voy a trabajar todos los días

para mantener a alonso.

jim: ¿qué?

dalia: ¿puedes creer

que el juez falló a su favor?

jim: ¿y qué, le vas a decir

a tus hijos?

dalia: no, no, no,

por supuesto que no.

no, porque, para empezar,

yo no los voy a poner

en contra de su papá.

no, no, no.

las cosas van a caer

por su propio peso

tarde o temprano,

yo estoy segura de eso.

hortensia: "mañana nos vemos

en la esquina del centro

comercial sur a las siete

de la noche.

a esa hora recogen el dinero

los de la camioneta

de valor del centro.

el pecas te va a dar la busca.

te pones abusado".

juvenal: ¿qué haces?

hortensia: te traje

tus playeras.

juvenal: ahí déjalas.

¿que no te vas a ir?

me tengo que cambiar.

hortensia: sí, hijo.

yo solamente quería decirte

que--que te amo mucho.

y que tengas mucho cuidado

con quién te juntas, porque--

porque hay personas

que se pueden aprovechar

de tu vulnerabilidad

para arrastrarte

a hacer cosas malas.

juvenal: mira, mamá,

es muy temprano para tus choros,

yo no tengo ánimos

para escucharte,

así que ya vete.

me hartas, mamá.

hortensia: no voy a permitir

que te pierdas, hijo.

voy a hacer lo que sea necesario

para salvarte.

[solloza]

dalia: uy, les hice

los "hotcakes"

que tanto les gustan.

vidal: no quiero los hotcakes.

yo te pedí mis hotcakes

con jamón y tocino,

no con miel ni nada de esto.

guácala, qué asco.

yo no los quiero.

dalia: oye, ¿qué te pasa?

eres un majadero,

no tienes por qué

tirar los hotcakes.

¿que estás loco?

jim: buenos días.

vidal: ¿durmió él aquí?

dalia: sí, pero no conmigo.

él se quedó en la recámara

de huéspedes,

porque hasta que no solucionemos

lo del divorcio tu papá y yo,

jim y yo no podemos casarnos.

raquel: ¿te vas a casar

con ese señor?

¿y mi papito?

dalia: raquel, mi amor,

por favor, ya hemos hablado

de eso.

tu papito y yo ya no vamos

a estar juntos.

vidal: ¡te odio, mamá!

te odio a ti también

por destruir a nuestra familia.

ven, raquel.

ven.

dalia: ay, no sé.

no sé con qué no estoy

haciendo las cosas bien

con mis hijos.

me duele muchísimo

que se pongan así.

gracias por tu apoyo, jim,

pero yo creo que es--es mejor

que te vayas ahorita.

jim: está bien.

tranquila, ¿sí?

todo va a estar bien.

[gruñe]

ay.

hortensia: muchachas, ayúdenme,

por favor, necesito ayuda.

dalia: ¿qué pasa?

hortensia: juvenal y la banda

del richie van a asaltar

el centro comercial sur.

y--y es que yo aquí dentro

siento que algo

va a salir muy mal

y me lo van a matar.

dalia: vamos, vamos, vamos,

tenemos que evitar que tu hijo

participe en el asalto.

azalea: sí, sí, vamos.

richie: te quedas aquí.

zorro, tú vienes conmigo.

nosotros vamos a esperar

a los guardias

para interceptarlos.

pancho, te quedas del otro lado,

ahí nos cubres.

johnny, tú vas a la entrada

del centro.

johnny: dale.

charlie: vale.

hortensia: ay, sí, listo.

hijo, tú no vas a ir.

juvenal: mamá, mamá,

déjame ir.

hortensia: no.

no voy a dejar

que arruines tu vida

por unos vagos, ¿eh?

por ese sentimiento

que no debes de tener,

porque yo soy tu madre

y te quiero y siempre te querré.

no voy a dejar que te arrastren

a la delincuencia.

azalea: ¡vámonos ya, hortensia!

hortensia: vamos.

[disparos]

dalia: vámonos.

ciérrale, ciérrale, vámonos.

[disparos]

dalia: vámonos, vámonos.

[gritos]

[disparos]

[llaman a la puerta]

dalia: ¿quién?

voy.

[llaman a la puerta]

dalia: ¡voy!

ay.

¿qué pasó?

jim: dalia, tus hijos

son unos demonios.

dalia: ¿perdón?

jim: le echaron pique pique

a mi saco, me llené de ronchas,

paré en el hospital

y te estuve marque y marque

y no me contestabas nunca.

¿no te diste cuenta

de las llamadas o qué?

dalia: no, perdón.

surgió un imprevisto,

discúlpame.

pero cálmate, por favor.

jim: yo a ti te quiero y mucho,

te amo, pero no puedo

con tus hijos.

además, no me quieren,

no les caigo bien.

dalia: bueno, no sé,

voy a hablar con ellos.

jim: no.

ya--ya tomé una decisión.

o mandas a tus hijos

a vivir con su padre

o esto se termina.

tú eliges.

dalia: por supuesto

que elijo a mis hijos.

jim: entonces,

aquí terminó todo.

[música]

[música]

vidal: ¿qué hace usted aquí?

deje en paz a mi mamá.

ella algún día

va a regresar con mi papá

y seremos una familia.

dalia: vidal, ya basta.

estoy cansada de tanto problema.

ya va siendo hora que acepten

que no voy a regresar

con su papá.

raquel: eres mala.

tú lo corriste.

nos trajiste contigo,

pero queríamos estar

con mi papito.

jim: niños, yo amo a su mamá.

perdóname, dalia.

fui un tonto al ponerte

ese ultimátum.

sé que debes ver siempre

por tus hijos.

déjame estar a tu lado, amarte,

ser tu compañero, por favor.

vidal: ella tiene a mi papá.

jim: aunque son muy chicos,

niños, tienen que saber

la verdad, dalia.

dalia: jim, tú no tienes

por qué decirles nada

de su papá.

jim: es justo que sepan

que te separaste de su padre

porque él no trabajaba

y te partías el lomo

para mantenerlos a todos.

y no conforme con eso,

ahora tienes que pasarle

parte de lo que ganas a él.

solo porque no quiere trabajar.

vidal: eso no es cierto.

mi papá es muy trabajador

y ahora nos lleva

y nos compra cosas

con su dinero.

jim: les compra todo eso

con el dinero que su mamá le da.

niños, perdónenme que les diga,

pero su papá es un mantenido.

es justo que lo sepan, dalia.

vidal: ¿eso es cierto, mamá?

dalia: sí, mi amor.

yo le tengo que dar a tu papá

pensión alimenticia.

raquel: entonces, ¿mi papito

no es bueno?

dalia: sí, mi amor.

tu papito es muy bueno.

lo que pasa es que no se ha

portado muy bien conmigo.

pero con ustedes siempre será

un muy buen padre.

además, él los adora.

azalea: hija, qué gusto verte.

cinthia: no fue fácil

para mi papá y para mí

saber lo que fuiste.

pero eso es pasado.

azalea: hijita.

hijita de mi vida, yo los amo,

ustedes son toda mi vida.

cinthia: mi papá y yo

comprendimos que fuiste

una víctima, que no tuviste

la culpa de ser engañada

y pues, de lo contrario,

caíste en las garras

de un delincuente.

>> azalea.

perdónanos, no supimos

cómo reaccionar y...

pero somos una familia

y juntos saldremos adelante.

yo te amo.

alonso: hola.

vidal: hola.

alonso: [ríe]

¿qué? ¿no estás feliz?

mira lo que te traje.

el carro de control remoto

que querías.

ten.

y a mi princesa,

la muñeca que le prometí.

[ríe]

alonso: ¿y con qué

compraste eso, papá?

tú no trabajas.

alonso: ¿cómo que no?

con mi dinero.

me caen chambitas a veces,

de vez en cuando,

y pues guardo dinero.

raquel: no, papi,

no queremos tus regalos.

alonso: ¿qué?

¿por qué me estás diciendo eso?

vidal: no vamos a aceptarte

nada, porque ya sabemos

que mi mamá te da dinero.

nosotros queremos que trabajes

y que vengas con regalos

que compres tú con tu dinero.

alonso: ¿tú les dijiste eso?

dalia: no, fíjate que no.

de hecho, yo no les dije nada.

pero tú ahorita se los acabas

de confirmar,

así que ojalá que te pongas

a trabajar muy pronto.

ah, y por favor,

ya firma el divorcio, ¿sí?

juvenal: y pues, perdóname

por todo el daño

que le hice a tu familia,

cinthia.

cinthia: sí, te perdono.

porque finalmente

creo que ese secreto

nos unió más como familia

y porque tú también

estabas pasando por un momento

difícil.

juvenal: sí, a mi mamá y a mí

también nos unió más.

¿y sabes?

no me importa quién haya sido

mi papá,

yo sé que--yo sé que tengo

la mejor mamá del mundo.

cinthia: no es cierto,

es--es la mía.

juvenal: no, es la mía.

vidal: es la mía.

juvenal: estás loco.

cinthia: es la nuestra.

dalia: a ver, chicas,

levanten esas copas

porque vamos a reafirmar

nuestro pacto.

porque nosotras tres

siempre vamos a ser amigas.

hortensia: sí, siempre

nos vamos a apoyar,

a escuchar y a salir adelante,

por nosotras y por nuestras

familias.

azalea: sí, por nuestra amistad

que nos da fuerza,

que nos da alegría

y porque somos mujeres

emprendedoras

que nunca nos vamos

a dar por vencidas.

dalia: como las tres

tenemos nombres de flor,

así que arriba

"el club de las flores".

salud.

todas: [ríen]

hortensia: ¿ya está todo listo

para nuestro viaje?

dalia: sí.

y los niños se van a ir

a pasar el fin de semana

con su papá.

azalea: los míos se quedan

con su papá.

viaje de chicas.

todas: [celebran]

dalia: qué importante

es la solidaridad

entre las mujeres.

sobre todo cuando son madres,

cuando viven los mismos

problemas y pueden

aconsejarse para sacar

adelante a sus hijos.

aconsejarse también en el amor.

no es verdad

que cuando tenemos un fracaso

matrimonial la vida se acaba.

sigues siendo la misma mujer,

con los mismos sentimientos

y con un corazón que palpita

por ser feliz.

siempre habrá una oportunidad

de comenzar de nuevo,

de vivir en plenitud

y de tener

el nuevo club de las flores.

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...