null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El jardín de los gnomos'

Univision28 Nov 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

candelaria: es la última vez

que te pido

que te largues de aquí.

no voy a permitir

que le hagas la vida miserable

a mi hijo.

narda: a ver, yo no miento,

señora, ya le dije

que estoy esperando un hijo

de roberto.

candelaria: yo no creo

que roberto se haya metido

con una muchacha así como tú.

¿quién sabe de quién sea

ese hijo que estás esperando

y quién sabe

si estás embarazada?

¿por qué no vas a buscar

al padre al arroyo ese

de donde tú también saliste?

¿eh?

narda: no le voy a permitir

a usted que me insulte.

¿puede llamarle a roberto?

candelaria: roberto se fue

de viaje con su novia.

¿no lo sabías que tiene novia?

sí, y se van a casar.

ahora que roberto

termine su carrera.

mira,

si se metió con alguien

así como tú, no era en serio.

narda: no voy a dejar

ni que usted

ni que nadie me humille. ¿sí?

no voy a volver a buscar

a roberto.

no lo necesito.

esta medalla me la dio roberto.

désela.

dígale que narda

nunca va a volver a verlo.

roberto: ¡mamá! ¿mamá?

candelaria: roberto.

roberto: ya llegué.

candelaria: ¿qué haces aquí?

roberto: es que el curso

terminó antes

y preferí regresarme.

candelaria: sí, te esperaba

hasta mañana.

roberto: sí, solo vine

a dejar mis cosas, ¿eh?

porque voy a salir con--

candelaria: ¿cómo que vas

a salir? si acabas de llegar.

no, no, no, espérate, relájate.

cuéntame cómo te fue.

roberto: luego te cuento, mamá.

¿ok? voy a ir con...

con unos amigos.

candelaria: ¿con unos amigos?

¿que no será que vas

a ir a buscar

a la muchacha esa...

narda?

roberto: ¿cómo sabes de narda?

candelaria: te conozco

a la perfección, no puedes

ocultarme nada.

roberto: bueno, es que yo

no había querido contarte aún.

candelaria: pues ella vino.

ah, te dejó...

te dejó esto.

dijo que todo se acabó.

sí es lo mejor, ¿no?

roberto.

¿una muchacha de servicio?

ay, hijo, mira,

yo creo que es lo mejor.

¿no?

roberto: no, ma, ella...

ella no pudo haber

terminado nuestra relación.

candelaria: pues lo hizo.

anda con alguien de su pueblo.

roberto: pues esto me lo va

a tener que explicar, ¿eh?

candelaria: roberto. ¡hijo!

¡roberto!

roberto: [golpea]

mujer: ¿busca a alguien, joven?

roberto: sí, a narda.

narda solares.

mujer: no, narda ya se fue.

roberto: bueno, ¿y sabe cuándo

regresa?

mujer: no, joven, se fue

con maleta y todo.

roberto: bueno, ¿y no le dijo

adónde iba?

mujer: no, solo me dejó la llave

porque ya se le vencía la renta.

y, además, como aquí

nadie la conocía...

roberto: bueno, gracias.

narda: y entonces,

el príncipe enfrentó

al enorme dragón

de largos colmillos

y tenebrosas fauces

de donde emanaba fuego

para poder salvar a la princesa.

elenita: ¿el príncipe lastimó

al dragón?

narda: eso te lo cuento

el día de mañana, mi amor.

elenita: no, mamita,

no me dejes así.

quiero saber qué pasó

con el dragón.

¿los gnomos lo ayudaron?

narda: bueno, puede ser,

pero eso lo sabrás hasta mañana,

mi amor.

ahora ya tenemos que irnos

porque cloti ya debe

estar por llegar a la casa.

le encargué unas cositas

para poder hacer los postres.

elenita: no quiero irme, mamita.

aquí es muy bonito,

siempre que estamos

en el jardín de los gnomos

pasa muy rápido el tiempo.

narda: sí, mi amor, yo lo sé.

este es nuestro lugar favorito.

elenita: sí, me gusta porque

casi nadie viene aquí.

es como un lugar mágico.

narda: sí.

bueno, ¿qué te parece si luego

venimos otra vez, eh?

ayúdame a recoger

para que nos vayamos.

cloti: bueno, ¿y dónde andaban?

elenita: en el jardín

de los gnomos.

cloti: ah, ¿sí?

a mí ese lugar me da miedo.

me imagino que los gnomos

van a cobrar vida.

narda: [ríe]

elenita: sí, ese es

nuestro lugar mágico.

cloti: ah, ¿sí?

¿y tú vas a ayudar a tu mamá

a hacer las galletas?

elenita: cloti, mi mamita

ya me enseñó cómo hacer

las galletas especiales.

las que tienen

el ingrediente secreto.

narda: todo tiene

el ingrediente secreto.

[ríe]

cloti: por esto te quedan

superricas tus galletas,

narda.

bueno, yo ya me voy.

al rato nos vemos para salir

con el puesto.

yo ya tengo listas

las jericallas, el pastel

de chocolate, los flanes,

el arroz con leche

con las pasitas y la canela.

no se te vayan a olvidar

las cucharitas.

narda: sí, cloti.

entonces, ¿qué, preparo primero

la masa? ¿sí?

elenita: ¡sí!

narda: [ríe]

elenita: mm.

están deliciosas.

narda: ¿tú sabes cuál es

el ingrediente secreto

para que queden así de ricas?

elenita: el azúcar.

narda: no.

elenita: la mantequilla.

narda: no.

elenita: la harina.

narda: el amor.

porque al hacerlas

estoy pensando en el amor.

en la persona que más amo

en la vida.

esa personita eres tú.

elenita: yo también te quiero

a ti mucho, mami.

narda: te amo, mi vida.

elenita: oye, mamá.

narda: dime.

elenita: ¿yo tengo papá?

narda: claro que tienes papá,

mi amor.

elenita: ¿y por qué no está

con nosotras?

narda: pues, no pudimos

estar juntos.

en realidad, él nunca supo

que yo te estaba esperando.

pero él era muy encantador.

mira.

mira, él es tu papá.

elenita: está bien guapo,

parece un príncipe.

¡compren, compren!

ricas y deliciosas galletas.

no se van a arrepentir.

tienen chispas de chocolate,

nuez y mantequilla.

narda: mi amor,

¿qué estás haciendo?

elenita: te estoy ayudando

a vender galletas,

para tener más para la venta.

narda: con razón me hacían falta

unos paquetitos.

mi amor, tú no te preocupes

por la renta.

ey, tú preocúpate--

no, no, no, tú preocúpate

por estudiar y ya, elenita, ¿sí?

es lo único por lo que tienes

que preocuparte.

cloti: pues qué buen gesto

de tu chamaca, ayudarte a vender

sabiendo las necesidades

que tiene.

narda: pues sí,

pero mi elenita no debería

preocuparse por esas cosas.

los gastos son

mi responsabilidad.

cloti: pues, sufres

porque quieres.

deberías de buscar al papá

de elenita para que te ayude

con los gastos.

narda: de esa familia

no quiero nada.

me prometí salir adelante

sola con mi hija.

cloti: pues, te pasas de tonta.

narda: cloti.

cloti: ¿qué?

nada más tienes guardadas

sus fotos suspirándole

de vez en cuando.

deberías de buscarlo.

narda: ya basta, cloti,

en verdad.

cloti: ya ves ahora el gasto

que vamos a hacer

con la excursión que tienen

los de segundo al zoológico.

narda: ¿excursión?

elenita: no sé por qué cloti

te dijo de la excursión

si yo ni quiero ir.

narda: mi amor, claro

que quieres ir.

y te vas a divertir mucho

con tus amiguitos.

mi vida, tú no debes

de preocuparte por el dinero.

solo tienes que ir y divertirte.

elenita: pero es que yo

me quiero quedar contigo

a hacer galletas.

narda: ya te dije que tienes

que ir a tu excursión

al zoológico.

y, cuando regreses,

¿qué te parece si vamos

al jardín de los gnomos, eh?

y me puedes platicar

todo lo que viste.

mi amor, tú eres

lo más importante para mí,

el amor de mi vida.

si tú eres feliz,

yo soy feliz.

si tu sonríes, yo sonrío.

y nunca olvides que yo estoy

en tu corazón,

y tú estás en el mío.

elenita: te quiero, mamita.

narda: [piensa] le voy a hacer

unos muffins de chocolate

a mi elenita.

cuando llegue,

será una sorpresa para ella.

[choque]

[música]

[música]

elenita: me hubiera quedado

contigo.

cloti: no te culpes, elenita,

¿eh?

las cosas pasan,

y tu mamita ya está en el cielo.

y te está allí cuidando.

elenita: pero me quedé sola.

¿y ahora con quién voy a estar?

cloti: no, mi amor.

tú no estás solita,

me tienes a mí.

y tú te vas a ir a mi casa

con mi esposo,

con mis hijos.

ya mañana dios dirá.

¿sí?

este es el papá de elenita.

roberto valverde.

candelaria: roberto,

no has tocado la comida.

roberto: sí, es que no tengo

hambre, mamá.

marion: es que roberto está

desveladísimo porque

se quedó ayer hasta muy tarde

terminando un informe

financiero.

roberto: sí, estoy

un poco cansado.

marion: pero todo eso

va a cambiar ahora cuando

nos casemos y mi papá le dé

la dirección de sus empresas.

candelaria: hija,

qué considerado tu papá.

roberto: marion, ya hablamos

de esto.

marion: mi amor--

roberto: yo no voy a estar

en las empresas de tu papá.

marion: mi amor, pero--

roberto: yo estoy muy bien

en la empresa donde trabajo,

gano muy bien, tengo muy buen

puesto, ya me compré mi casa.

candelaria: roberto, no seas

malagradecido.

marion: bueno, mejor hablemos

de otro tema, ¿no?

ahora quiero platicar

sobre la sesión de fotos

de al rato

donde vamos a anunciar

nuestro compromiso.

candelaria: ya cité

a todos los medios.

roberto: ¿los medios, mamá?

¿en plural?

candelaria: sí, su compromiso

es un acontecimiento

muy importante.

te vas a casar con la hija

de don alberto garza,

nada más y nada menos.

eso tiene que estar en todos

los periódicos y en todas

las revistas de sociales.

marion: tu mamá y yo siempre

estamos de acuerdo.

>> vieja, la verdad,

no sé si la niña deba

quedarse con nosotros.

los niños andan celosos

de elenita y a cada rato

pelean con ella.

cloti: ay, viejo, déjalos,

son niños.

>> la verdad, lo siento

por elenita, pero no podemos

solventar los gastos.

es una boca más que alimentar.

cloti: viejo,

tengo que decirte algo:

yo creo que yo sé

dónde encontrar...

>> ¿qué pasó, amor?

¿qué pasa?

cloti: es él.

>> ¿qué?

cloti: es él.

>> ¿él, quién?

cloti: pues él.

>> ¿quién?

[suspira]

elenita: cloti,

¿qué hacemos aquí?

cloti: aguántame, elenita.

ahorita lo vas a saber.

nada más que me tengo que poner

bien trucha, ¿eh?

elenita, elenita, ven, corre.

córrele, córrele.

roberto: ¿le puedo ayudar

en algo, señora?

cloti: ¿usted vive aquí?

roberto: no, mi mamá.

pero si está buscando trabajo,

tendrá que esperar

a que regrese.

yo solo vine

por unos documentos.

cloti: buscando trabajo,

¿qué dice usted?

no, no ando buscando trabajo.

¿es usted roberto valverde?

roberto: sí, así es.

cloti: ella es elenita,

su hija.

su mamá murió.

y, pues, usted se tiene

que hacer cargo de ella.

[música]

[música]

cloti: ella es elenita, su hija.

es hija de narda.

yo soy cloti, mucho gusto.

y yo soy, era,

la mejor amiga de narda.

roberto: ¿narda?

¿narda solares?

elenita: ella era mi mamita.

cloti: ella murió

hace unos días.

y dejó a elenita desamparada,

tampoco tenía familiares.

y ahorita se está quedando

conmigo.

pero usted es su papá

y se tiene que hacer cargo.

roberto: ¿narda murió?

ella... bueno, pero ella

nunca me dijo que estuviera

embarazada de mí.

ella se fue, desapareció,

no la volví a ver.

cloti: perdón, perdón,

pero ella, ella es su hija.

a mí me dijo hace unos años

que usted vivía aquí.

roberto: ¿cuántos años tienes?

elenita: siete.

cloti: perdóneme, mi niña,

no te vas a poder

quedar conmigo porque él

es tu papito

y se tiene que hacer cargo

de ti.

a lo mejor, no nos vamos

a volver a ver.

a lo mejor, sí.

elenita: sí, cloti.

cloti: toma.

roberto: ¿me da su teléfono?

cloti: gracias, aquí le dejo

a la niña, su hija,

y esta es mi dirección,

por si se le ofrece algo.

tome.

bueno, esperemos que no se

le ofrezca nada, ¿verdad?

mi vida, cuídate mucho, ¿eh?

mucho.

marion: ¿cómo que tienes

una hija?

roberto: te estoy tratando

de explicar.

marion: nunca me dijiste

que tuvieras una hija.

roberto: bueno, yo tampoco

lo sabía, mi amor.

marion: a ver, a ver,

no me llames mi amor.

al rato me vas a salir

con que tienes una familia.

roberto: claro que no,

tampoco exageres, ¿eh?

yo estoy igual que tú, en shock.

no me esperaba nada de esto.

narda nunca me dijo

que estuviera embarazada.

marion: pues, a lo mejor no es

tu hija y tú la tienes aquí

como si nada.

échala a la calle.

roberto: ¿cómo crees que la voy

a echar a la calle?

es una niña.

se va a quedar aquí conmigo

y ya después veremos qué pasa.

marion: ¿estás loco?

¿te has puesto a pensar

en lo que va a decir la gente?

¿que a mi prometido le salió

una hija?

échala a la calle.

roberto: eh, baja la voz,

ella está en la sala,

nos pueden escuchar.

marion: no me importa

que me escuchen,

que esa niña se largue.

pancha: no le hagas caso,

esa novia que tiene el patrón

se pone bien loca.

elenita: sí, se ve que tiene

cara de enojona.

pancha: sí, se enoja por todo.

¿tú quieres comer tus galletitas

con leche?

¿qué pasa?

¿no te gustan las galletas?

elenita: sí, mi mamita preparaba

unas riquísimas que tenían

el ingrediente secreto.

pancha: ¿y cuál es

el ingrediente secreto?

elenita: si te lo digo,

ya no es secreto,

pero si quieres,

luego te enseño a hacerlas.

pancha: ¿a poco

tú sabes cocinar?

pancha: mi mamita

me enseñó a hacerlas.

ella era muy buena.

pancha: oh, ya estás,

me enseñas a hacerlas,

pero--pero ya no estés triste.

a tu mamá no le va a gustar

que llores.

marion: espero que esa niña

ya no esté.

todos: ¡fondo, fondo, fondo!

[gritan y aplauden]

roberto: ahorita vengo.

elenita, vete a dormir,

tú no puedes estar aquí.

elenita: qué buena fiesta.

roberto: pero es una fiesta

de grandes, no de niños.

anda, vete a dormir.

amiga: qué bonita niña,

¿cómo te llamas, hermosa?

elenita: elena.

amiga: ¿elena? ven, elena.

roberto: no, pero ya

se va a ir a dormir.

espérate.

amiga: ay, espera, no.

oigan, oigan todos,

les quiero presentar a elena.

todos: ¡hola!

qué lindo cabello.

elenita: soy su hija.

todos: ¡oh!

elenita: [tararea]

ya levántate, papá.

roberto: déjenme dormir,

¿que no ven que me duele

la cabeza, pancha?

elenita: y anoche tomaste mucho.

roberto: claro que no, ¿eh?

porque no pude disfrutar

de la fiesta

hasta que la señorita

se dignó a irse a dormir, ¿eh?

pancha: [ríe]

patrón.

la hija le salió reteabusada.

elenita: toma,

con esto se te quita.

órale, esta mujer sí era

de copa grande.

roberto: ¿y tú cómo sabes

de eso?

elenita: porque cloti me enseñó.

roberto: eh, bueno, me voy

a meter a bañar, mejor salgan,

y ahorita las veo

para el desayuno.

pancha: vete, te voy a hacer

unos frijolitos bien sabrosos.

>> tu papá se va

a morir cuando se entere

que roberto tiene una hija.

marion: lo sé, mamá,

pero es que él es tan necio

en querer proteger

a esa escuincla.

>> déjalo, hija.

marion: no, mamá, yo no

lo voy a dejar.

>> y entonces,

¿qué vas a hacer?

porque así como están las cosas

no te vas a casar.

marion: voy a hacer algo

definitivo.

roberto: están deliciosas.

pancha: elenita, te volaste

la barda, de verdad.

elenita: les dije

que las galletas

tenían el ingrediente secreto.

pancha: ¿cuál?

no le echaste nada fuera

de la receta.

elenita: claro que sí,

el ingrediente secreto

es el amor.

mi mamita decía

que cuando las haces,

debes de pensar en el amor

de tu vida.

pancha: ah...

¿y tú en quién pensaste?

elenita: en mi papito,

él es el amor de mi vida.

candelaria: ¿y tú quién eres?

roberto: ¡elenita!

candelaria: esta niña,

¿quién es?

roberto: [suspira] elenita

es...

candelaria: ¿es qué?

roberto: es mi hija, mamá.

candelaria: [ríe]

ay, qué tontería estás diciendo.

roberto: ¿por qué no vas a jugar

a tu recámara?

ninguna tontería, mamá,

elenita es mi hija.

y de narda.

candelaria: eso no es cierto--

esa mocosa no es tu hija.

esa mujer, lo único que quiere

es dinero.

roberto: narda está muerta,

mamá.

y ahora elenita

solo me tiene a mí.

candelaria: pues te vas a hacer

una prueba de adn

porque yo no acepto

que esa mocosa sea tu hija

y mucho menos que pongas

en riesgo tus planes

de matrimonio con marion,

¡y punto!

marion: ¡elenita!

elenita: ¡mande!

marion: hola, mi amor.

elenita: hola.

marion: ¿está tu papi?

elenita: no, fue a recoger

unos resultados de un estudio.

marion: ah, ¿y pancha?

elenita: eh, tampoco,

fue a la tintorería.

marion: ah, pues qué bueno,

mi amor, porque vine por ti.

te voy a llevar a un lugar

que te va a encantar.

elenita: ¿en serio?

marion: sí, quiero pasar

una tarde de chicas.

elenita: espera,

déjame le llamo a pancha.

marion: no, no, no, mi amor,

no hace falta.

yo ya le avisé a tu papá.

vamos.

ven, mi amor.

nos vamos a divertir mucho.

entonces, ¿tenemos un acuerdo?

directora: no se preocupe

de nada, señorita de la garza,

cuente con mi absoluta

discreción.

además, usted ha sido

muy generosa con nosotros.

elenita: marion,

¿qué hacemos aquí?

marion: vine a dejarte al lugar

adonde perteneces, hermosa.

a un orfanato.

no voy a permitir

que interfieras

en mi relación con roberto.

elenita: ¡marion!

¡marion! ¡marion!

¡suélteme!

¡suéltame!

¡suéltame!

[música]

[música]

roberto: ¡es mi hija, pancha!

elenita es mi hija.

¿dónde está ella?

quiero darle la buena noticia.

candelaria: eh, hijo,

elenita no está.

roberto: debe estar aquí.

yo la dejé aquí, en la casa.

¿dónde está mi hija, pancha?

pancha: cuando yo regresé

de la tintorería ya no estaba.

marion: ay, mi amor, pues,

es obvio que la niña escapó.

roberto: es imposible--

elenita no tiene a dónde más ir.

es imposible que se haya

escapado.

candelaria: hijo, mira,

yo apoyo lo que dice marion.

seguramente escapó.

esa niña es como un animalito

de la calle.

roberto: no te expreses

así de ella, mamá.

es mi hija.

y ella estaba feliz viviendo

aquí conmigo, no tiene ningún

sentido que se haya escapado.

marion: mira, mi amor, a ver,

yo entiendo que estés dolido,

pero pues, esto tarde o temprano

iba a pasar.

es mejor que continuemos

con nuestros planes.

roberto: ¿cómo me puedes pedir

eso?

¿no escuchaste lo que dije?

¡es mi hija!

y aunque no lo fuera,

yo la quiero.

¡y la buscaré hasta por debajo

de las piedras si es necesario!

elenita: [llora]

[piensa] mamita,

te extraño mucho.

ahora me he quedado solita.

mamá lupita,

no me dejes, por favor.

virgencita, hazme el milagrito

de tener una familia.

un papá que me quiera

y que no nos separemos nunca.

por favor, virgencita,

dame un papá.

mi mamita ya está en el cielo

y es una estrellotota.

pero ahora te pido

tener un papito que vaya conmigo

al jardín de los gnomos.

roberto: es que no encuentro

a elenita, pancha.

ya fui a hospitales,

a su escuela, a todas partes

y no la encuentro.

¿dónde podrá estar mi hija?

pancha: ay, no sé, patrón.

me siento muy culpable

de haberla dejado sola.

pero sabe qué,

yo no me trago ese cuento chino

de que escapó, no.

roberto: tienes razón.

voy a hablar con mi mamá.

¿y esta rosa?

¿tú la pusiste aquí?

pancha: no, patrón.

a lo mejor fue elenita.

roberto: tienes razón.

ten.

ponla en agua, por favor.

pancha: sí.

la voy a poner en agua

y se la voy a dejar

a la virgencita

que está en el pasillo.

roberto: sí.

candelaria: hijo,

qué desmejorado estás.

¿dormiste? ¿comiste bien?

roberto: no.

no he podido dormir pensando

que elenita está perdida.

candelaria: deja ese asunto

en paz, viviste muchos años

sin saber de ella, ahora

lo que tiene que preocuparte

es marion,

la tienes muy descuidada.

roberto: mamá...

esta es la primera vez

que mi vida tiene sentido.

candelaria: bueno,

pero ahora te vas a casar

con marion y van a hacer

una familia juntos.

roberto: mamá, no entiendes.

elenita no es una cosa

de la que uno se deshace

cuando quiere.

es una niña que...

aunque no fuera mi hija...

no la puedo

ni quiero desamparar.

mamá...

¿tú no sabes dónde está?

candelaria: no.

roberto: ok.

ya me voy.

candelaria: ¡hijo!

roberto: ¿qué?

¿tú sabes dónde está?

¿tú te la llevaste, mamá?

candelaria: eh, no, no--

roberto: dime dónde está.

candelaria: yo no me la llevé,

se la llevó marion.

roberto: ¿qué?

¿marion?

mamá, ¿dónde está?

¡contéstame, mamá! ¿dónde está?

candelaria: está en el orfanato

de santa rosa.

elenita: [piensa] mi papá

se olvidó de mí.

narda: tú eres lo más importante

para mí, el amor de mi vida.

si tú eres feliz, yo soy feliz.

si tú sonríes, yo sonrío.

y nunca olvides

que yo estoy en tu corazón

y tú estás en el mío.

elenita: [llora]

yo fui muy feliz contigo,

mamita.

y quiero ir adonde fui feliz.

directora: pero ¿cómo

que no aparece?

>> la buscamos por todos lados

y no está.

directora: ¿en dónde

la buscaron?

>> en todos los rincones.

>> señor, por favor--

señor, no puede pasar, señor--

roberto: ¿es usted la directora?

directora: sí,

yo soy la directora.

roberto: ¿dónde está elenita?

directora: elenita escapó.

roberto: ¿cómo que escapó?

¡o me das a mi hija

o la voy a buscar

por todas partes! tú eliges.

diectora: ya le dije que elenita

escapó.

por favor, llama a la policía

y que activen la alerta ámber

de inmediato.

>> sí, señora directora.

roberto: entonces, es verdad.

¿mi hija no está?

directora: así es.

por favor, ayúdeme recordando

dónde puede estar,

con una amiguita, en algún lugar

al que le gustaba ir,

con un conocido.

roberto: cloti.

[música]

[música]

roberto: tenía la esperanza

de que mi hija estuviera aquí

con usted.

cloti: pues no, no vino por aquí

a ver, ¿qué hacía mi elenita

en un orfanato?

roberto: bueno, es una historia

muy larga de contar.

ahora, por favor, haga memoria,

¿dónde puede estar elenita?

cloti: ah, pues...

claro, ya sé dónde puede estar,

en el jardín de los gnomos.

yo lo llevo, no se me vaya

a perder.

roberto: vámonos, vámonos.

>> ey, tú, niña.

¿y tu mamá?

elenita: se murió.

>> ah...

tú has de ser una huerfanita.

ese uniforme yo lo he visto.

me vas a servir para pedir

limosna para mí.

elenita: no.

>> sí.

elenita: ¡que no!

>> ¡cállate, mocosa!

roberto: [grita]

¡para atrás!

¡para atrás!

aléjate de mi hija, imbécil.

>> tranquilo.

roberto: ¡ya!

>> ya, ya, tranquilo.

roberto: mi amor, mi amor.

¿estás bien?

elenita: sí.

roberto: ¿no te hizo nada?

¿no te hizo nada?

ya pasó, ya pasó, ¿sí?

está bien.

elenita: ¡cuidado!

cloti: ¡ayuda! ¡ayuda!

elenita: despierta, papito.

¡papito, despierta!

cloti: ¡ayuda!

¡por favor, ayuda!

elenita: despierta, papito.

¡papito!

cloti: ¡auxilio! ¡auxilio!

¡ayuda!

elenita: despierta, papito.

¡papito!

despierta.

cloti: ¡alguien!

¡por favor, ayuda!

elenita: ¡despierta, papito!

cloti: ¡alguien!

¡alguien que nos ayude!

¡hay un hombre herido!

elenita: ¡despierta!

cloti: ¡ayuda!

elenita: ¡despierta, papito!

doctor: afortunadamente,

el golpe que le dieron

en la cabeza no pasó a mayores.

va a tomar analgésicos

para el dolor.

roberto: mi amor,

ahora sí ya nada ni nadie

nos podrá separar,

porque tú eres mi hija.

elenita: yo siempre lo supe,

que ese príncipe era mi papá.

pancha: ahí viene.

candelaria: estaba

muy preocupada por ti, hijo,

cuando pancha me dijo

que te habías ido al hospital,

¿estás bien?

marion: ay, mi amor,

nos tenías muy angustiadas

a tu mami y a mí.

roberto: lo que le hiciste

a mi hija fue desalmado y cruel.

eres la peor persona

que conozco.

marion: no me insultes.

entiéndeme, mi amor,

ella se interpuso

en nuestra relación y...

y no la quiero en nuestra vida.

roberto: a la que no quiero

en mi vida...

es a ti.

no me quiero casar contigo.

y es más,

no te quiero volver a ver.

marion: no, mi amor, tú, tú no

me puedes estar haciendo esto.

imagínate el escarnio social.

roberto: ¡no me importa!

lárgate de mi casa.

¡lárgate de mi casa!

marion: estúpido.

candelaria: hijo.

roberto: mamá, no.

por el momento a ti tampoco

te quiero ver.

tú también quisiste separarme

de mi hija.

candelaria: y también

te separé de narda.

cuando me dijo que estaba

embarazada, la corrí.

pensé que te iba a arruinar

el futuro y yo quería

lo mejor para ti.

roberto: [resuella]

candelaria: espero que algún día

puedas perdonarme.

roberto: [suspira]

pero a ti y a mí

nadie nunca nos va a separar.

"y entonces,

el príncipe y el dragón

se hicieron amigos.

y vivieron para siempre felices

en el jardín de los gnomos".

elenita: qué bonito cuento.

roberto: qué bonito es estar

aquí contigo.

en donde fuiste feliz

con tu mamá.

elenita: y ahora lo seré

contigo, papá.

roberto: así es, hija.

y ahora,

como símbolo de nuestro amor,

quiero darte esta medallita

de la virgen de guadalupe

que un día fue una promesa

de amor entre tu mamá y yo.

porque te amo

tanto como la amé a ella.

elenita: gracias.

roberto: de nada.

tú llegaste a cambiarme mi vida

y te prometo que nada ni nadie

nos va a volver a separar.

elenita: y colorín colorado,

este cuento se ha acabado.

roberto: y ya volveremos aquí,

al jardín de los gnomos.

la vida te puede cambiar

en un instante.

por eso debes aprovechar

cada momento.

no repares en cosas

superficiales

sino en algo más profundo

y sincero, como es el amor,

el corazón y la esencia

de las personas.

la vida también te da grandes

sorpresas y tu vida se puede

llenar de alegría, de risas,

de momentos inolvidables

como la llegada de un hijo.

y si creías que tu vida

estaba resuelta,

puede ser que no,

que toda la magia ocurra

como cuando estamos

en el jardín de los gnomos.

[música]

banda del recodo: ♪ desde el

cielo, una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana, la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

juan dieguito, la virgen le dijo

juan dieguito, la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo... ♪

Cargando Playlist...