null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El amor de mamá'

Univision20 Sep 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

paula: [suspira]

ay, mi chiquita bebé.

después del parque,

vamos a ir a pagar la renta

con este dinerito que nos cayó.

ay, chiquitita.

¿qué--?

¿qué pasa?

idámela!

[grita]

antonia: iayúdenla, ayúdenla!

ivayan por él, vayan por él!

iayuden, ayuden!

iayúdenla, pobrecita!

iayuden!

iratero, policía!

paula: ah, ay, mi pie, mi pie.

[gime]

>> vamos, te ayudo.

paula: ok.

[jadea]

>> despacito.

paula: [jadea]

>> ¿le duele mucho?

paula: ah, sí.

mi bebé--

[gime]

mi bebé, mi bebé,

¿dónde está mi bebé?

mi bebé, ¿dónde está mi bebé?

imi hija, mi hija!

¿dónde está?

estaba aquí, mi bebé.

mi bebé, ¿dónde está?

imi hija!

¿en dónde está mi hija?

[jadea]

>> hija, cálmate,

solo fue un mal sueño.

paula: no, es una realidad.

me robaron a mi hija.

me la robaron porque fui

una estúpida.

>> ya deja de culparte

por lo ocurrido.

tú estabas lastimada,

¿cómo podías evitar

que se llevaran a tu hija?

paula: es que si no hubiera

forcejeado con ese ratero,

no me habría caído

y mi hija estaría conmigo.

ese momento me marcó el alma

para toda la vida, mamá.

>> lo hiciste por instinto,

cualquier persona reacciona

para que no le quiten sus cosas.

así que, por favor, hija,

ya no te culpes más.

paula: no puedo evitarlo.

en mi alma siempre existirá

el vacío, este sentimiento

de culpa no desaparecerá

hasta que vuelva a tener

a mi hija conmigo.

la he buscado tanto,

¿dónde estará?

lucero: "abue", ya está su té.

antonia: [ríe]

ay, mi hija.

lucero: tenga, tómese su té

para las reumas.

tómeselo.

antonia: gracias, mi hija.

ay, quisiera ir a ayudarte

a vender los dulces, pero--

pero aquí estoy,

que no me puedo levantar.

me--me duelen todos los brazos,

todos.

lucero: no te preocupes,

abuelita,

yo me voy solita a vender.

tú quédate a descansar

para que te mejores.

antonia: [ríe]

qué linda eres, mi hijita,

gracias.

eres una niña muy buena.

lucero: [ríe]

te quiero mucho, "abue".

ya me voy, para que no nos vayan

a ganar nuestro lugar

en el semáforo, ¿eh?

antonia: vete, mi amor, no, no.

bendiciones, mi amor,

que te vaya muy, muy bien.

lucero: gracias, igual.

antonia: [gime]

qué horror... esa cochinada

sabe horrible.

mm, esto sí que es

una buena medicina.

esto sí, así, sí.

javier: anoche encontramos

a unos niños desaparecidos.

paula: ay, qué bueno.

su familia se pondrá feliz

de tenerlos de regreso.

javier: sí, y gracias

a tu institución

"el amor de mamá",

que se encarga de buscar

niños desaparecidos.

paula: ojalá que un día

yo también pueda encontrar

a mi hija.

javier: un día, paula,

ya lo verás.

así como la niña que fue

arrebatada de los brazos

de su madre por el padre

y ya fue encontrada...

así, un día, tu hija

estará contigo.

paula: muchas gracias por todo

el apoyo que me has dado

en todo este tiempo, javier.

sin tu ayuda, localizar

a los niños que se han perdido

sería más difícil.

javier: a mí también me importa

el destino de todos estos niños.

además, me da la oportunidad

de estar más tiempo contigo.

paula: por favor, javier,

sabes que yo no puedo

corresponderte.

mi mente y mis fuerzas

están en encontrar a mi hija.

javier: te entiendo,

pero también debes de pensar

en ti como mujer.

paula: no, para mí no existe

más deseo que encontrar

a mi hija.

siempre he sido sincera contigo.

es lo menos que puedo hacer

después de todo el apoyo

que me has dado.

javier: apoyo incondicional.

sabes que siempre

contarás conmigo.

pero no pierdo la esperanza...

de que algún día

me correspondas.

lucero: gracias.

¿me compra un chicle?

pascual: no, gracias.

lucero: sí, anímese.

ya verá que con los chicles

le podrá dar unos buenos besotes

a su novia.

que hasta le pedirá más.

pascual: [ríe]

está bien.

dame tres chicles.

solo te estoy comprando

porque me caíste muy bien.

¿cuánto es?

lucero: 30.

pascual: aquí tienes.

sabes vender, ¿eh?

eres muy simpática y agradable.

lucero: clarines.

a la vida hay que verla

con una sonrisa, hoy estamos

y mañana quién sabe.

pascual: ¿y siempre vendes aquí

tus dulces?

lucero: pues cuando no me ganan

mi lugar, sí.

pascual: de seguro debes

de tener muchos clientes

porque estás muy bonita.

lucero: [ríe]

no me esté choreando.

ya mejor aváncele,

que ya se puso en filas.

pascual: ique tengas bonito día!

lucero: iahí voy!

ya llegué, abuelita,

traje tamales para cenar.

mire nada más, ¿otra vez

se le pasaron las copas?

antonia: ay, no, no, no,

no me regañes.

ay, con los cieguitos

que han hecho, de vez en cuando

que es--como logro

que se me pasen los dolores

de las reumas.

lucero: mejor debería

de ir al dispensario

para que la revise un doctor.

antonia: calla, ¿gastar

el dinero que no tenemos?

no, no, no, no.

mira, con el té

y con el mezcalito que me tomo,

ahí me la voy llevando, sí.

oye, ¿co--cómo te fue

en la venta?

a ver.

lucero: pues muy bien, "abue".

vendí todo, y hasta compré

la nueva mercancía.

y con lo que me sobró,

compré unos tamalitos

para cenar.

y hasta dinerito le traje.

antonia: ah, a ver, a ver.

a ver, a ver.

lucero: tome.

antonia: ay, pero ¿sabes?

no, no, no, no tengo hambre.

mira, mejor lánzate a la tienda

de don tomás y me traes una--

otra botella de mezcal, ándale.

lucero: no, abuelita,

¿cómo cree?

no, mejor cene algo,

porque no está bien que tenga

el estómago vacío.

sí, ándele, no, a cenar.

antonia: no tengo hambre--

lucero: a cenar, siéntese.

antonia: ay, está bien.

pero si en media hora me empieza

a doler las reumas es tu culpa.

lucero: muchas gracias.

espéreme, espéreme.

pascual: hola, hola, hola,

¿cómo estás?

¿te acuerdas de mí?

lucero: no, la verdad, no.

pascual: ayer te compré

unos chicles, me insististe

tanto que te terminé

comprando casi todos.

lucero: híjole, la mera verdad,

le vendo a tanta gente

que no me acuerdo.

pascual: uy, ¿cómo, pues?

tú te olvidaste rápidamente

de mí y yo no puedo olvidar

esa carita tan bonita.

lucero: ah, ya me acordé

de usted.

es el que nada más me estaba

cotorreando, ¿verdad?

pascual: no te estaba

cotorreando,

te estaba diciendo la verdad.

lucero: ay, ¿y qué dijo?

¿"esta ya se tragó el cuento"?

pascual: ah, no, claro que no,

háblame de tú.

¿o qué, me ves tan viejo?

lucero: no, pero pues

no me gusta ser tan llevada.

pascual: mira, me gustaría

conocerte mejor.

te invito un helado.

lucero: no puedo,

tengo que vender mis dulces

para ayudarle a mi abuela

que está enferma.

pascual: ah, pues en ese caso

te compro todos tus dulces.

y es más, hasta te doy

un poco más de dinero con tal

de que aceptes mi invitación.

lucero: no, pues estaría

muy bien que me compre

todos mis dulces.

pero luego, ¿qué vendo?

[ríe]

pascual: sí, es cierto.

lucero: no, y además no puedo.

no puedo irme con usted.

pascual: bueno, no dejaré

de insistir.

seguiré viniendo

hasta que aceptes mi invitación,

¿te late?

lucero: ajá.

pascual: bueno, entonces...

dime cuánto te debo.

como habíamos quedado

en comprarte todo,

dime cuánto es.

lucero: pues unos...

ándele, sí.

pascual: ¿andele?

antonia: ¿por qué ese tipo

le está dando dinero?

y mucho.

lucero: [ríe]

pascual: isorpresa!

lucero: ay, está rebonito

el osito.

pascual: "pues tómame,

soy tuyo".

andale, tómalo.

lucero: muchas gracias, pascual.

pero sabes que no me gusta

que te molestes.

pascual: para mí es un placer.

te quiero convencer

de que me gustas de verdad.

lucero: pues no entiendo

cómo te puedo gustar.

una vendedora de chicles.

y tú, pues en cambio,

te ves bien educado.

pascual: eso es lo que más

me gusta de ti.

que eres inocente, tierna.

y pues yo soy todo un romántico.

y si tú quieres,

podríamos hasta ser novios.

antonia: ¿no cree que está

muy grandecito para mi chamaca?

lucero: abuela...

pascual: ah, seguro usted debe

ser la abuelita de lucero,

¿verdad?

antonia: así es.

para que no ande pensando

que la chamaca está sola.

pascual: no, no, no, no,

al contrario.

y qué bueno que usted vino,

me gustaría hablar con usted.

antonia: está bueno.

mi hija, ya me voy a la casa

para hablar a solas con él.

y saber cuáles son

las intenciones de este señor.

eh, quédate aquí,

la venta buena.

lucero: sí, abuela.

pascual: espero que te haya

gustado, ¿eh?

lucero: gracias.

pascual: venga, señora.

a mí me interesa su nieta.

yo le puedo dar una mejor vida.

antonia: no me chupo el dedo.

no te creo que tengas

buenas intenciones con ella.

pascual: ay, y a poco

eso a usted le importa.

antonia: [gime]

sí, porque tengo que cuidar

a la gallina de los huevos

de oro.

pascual: ah, no, pues mire:

si es por dinero,

yo le puedo dar la lana que sea

con tal de que deje que lucero

se vaya conmigo.

antonia: [ríe]

¿y qué dijiste?

"esta ya torció el brazo".

pues no, fíjate.

pascual: pues más le vale

que deje que lucero se vaya

conmigo, porque a mí me interesa

para un muy buen negocio.

y si no la deja por las buenas,

pues será por las malas.

y usted terminará perdiendo,

no queremos eso, ¿verdad?

mire... usted decide.

lucero: ¿qué fue

lo que platicaron

usted y pascual?

estoy bien preocupada.

antonia: no, no te preocupes

por nada.

el señor y yo ya quedamos

de acuerdo en que anden.

es más, hasta te vas a ir

a vivir con él.

lucero: ¿qué?

¿cómo crees, abuelita?

apenas si lo conozco.

antonia: no, eso es lo de menos,

mi hija, ya lo irás conociendo

con el tiempo.

lucero: no, yo no me voy a ir

a vivir con él.

no te puedo dejar sola.

antonia: ay, no te preocupes

por mí, hazme caso.

lo mejor es que te vayas

a vivir con él.

lucero: ¿aquí es donde vives?

pascual: sí, ¿por qué?

lucero: porque pensé que vivías

en un lugar mucho mejor.

pascual: ay, ¿de qué te quejas?

si está mejor que el chiquero

donde tú vivías.

mira, deja tu cochina caja

por ahí y acomódate.

que aquí es donde vas a vivir.

lucero: nunca me habías

hablado así.

no te enojes, solo fue

un simple comentario.

pascual: pues ahórrate

tus comentarios, niñita, ¿eh?

y aquí no vas a estar de floja.

aquí vas a trabajar

para pagarte tus servicios, ¿va?

lucero: ¿quieres que siga

vendiendo los chicles

y los dulces?

por mí está bien,

siempre lo he hecho.

pascual: [ríe]

no, no digas tonterías, niñita.

aquí vas a trabajar en algo

que sí deja dinero.

mira, a ver...

ponte este, a ver si te queda.

eso es lo que vas a utilizar

para seducir a los hombres.

con eso vas a trabajar.

anda, póntelo.

lucero: por favor, abuelita,

deja que me venga contigo.

no quiero estar con pascual.

el quiere que seduzca hombres.

antonia: ah, pues para eso

te quería.

lucero: ¿qué?

antonia: pues lo siento.

pero--pero yo ya quedé

con el pascual

que te ibas con él.

así que te regresas, pero ya.

lucero: no, por favor, abuelita,

no lo permitas.

no me mandes con ese mal hombre.

soy tu nieta, tu misma sangre.

antonia: [ríe]

¿qué, qué, qué--?

ni digas, que yo no soy

nada tuyo.

lucero: ¿cómo?

eres mi abuelita.

me has cuidado

desde que mi mamá se murió.

antonia: no, eso solo te lo dije

para no tener que darte

explicaciones.

pero yo a ti te encontré

en un bote de basura.

nadie te quiso.

te tiraron a la basura,

yo te recogí.

lucero: no, no, no es cierto.

no creo lo que me estás

diciendo.

antonia: esa es la verdad.

y ya, ya, ya, ya.

ya deja de lloriquear

y ya vete con el pascual

antes de que venga por ti

a que te agarre de trancazos

como lo hace, ya, ya.

olvídate de mí para siempre, ya.

lucero: [llora]

pascual: sabía que ibas

a estar aquí, ivámonos!

lucero: no, no...

pascual: ivámonos!

ique nos vaya--vámonos!

ivámonos, córrele!

ivámonos!

antonia: te lo dije...

te lo dije.

lucero: no, por favor, no.

pascual: maldita escuincla.

ite voy a enseñar que no

te tienes que escapar de mí!

lucero: [llora]

por favor, pascual, déjame ir,

por favor.

yo no quiero estar con nadie,

por favor.

pascual: ya pagué por ti, y yo

tengo que recuperar mi dinero.

lucero: ¿le pagaste a mi abuela

por mí?

pascual: ah, ¿no sabías

que tu abuelita te vendió?

ay, pobrecita.

pero yo no estoy aquí

para darte explicaciones, ¿eh?

te voy a enseñar a que no tienes

que volverte a escapar.

lucero: no, por favor--

pascual: sí, sí, claro que sí.

lucero: no, pascual, no.

pascual: ¿no?

lucero: ino!

pascual: icállate!

lucero: [grita]

pascual: pásale, ándale.

aquí te vas a quedar a dormir.

y tú no te me vuelves a escapar.

lucero: [gime]

pascual: nancy,

te traje compañía.

aquí te vas a quedar.

aquí estarás mejor vigilada,

¿eh?

y si tratas de escaparte,

ten por seguro

que te van a matar.

no te asustes.

echale un ojo.

nancy: ay, a ti también

te engañó ese desgraciado

para prostituirte.

lucero: mi abuela me vendió

a él.

o bueno, la señora que yo creía

que era mi abuela.

nancy: sí, está más gacho

tu caso.

yo estoy aquí, pues por taruga.

porque le creí al pascual

que me quería y que me iba

a hacer muy feliz.

lucero: yo no quiero estar aquí.

yo no le hecho nada malo

a nadie.

nancy: no, no, no, no.

ni yo, eso es lo de menos.

a esos desgraciados

lo único que les importa

es ganar dinero con nosotras,

como si fuéramos mercancía.

lucero: ¿tú ya has estado

con un hombre?

nancy: la primera vez

fue el momento más horrible

de mi vida.

sentía que las manos

de ese maldito me quemaban

cuando me tocaban.

lucero: ¿y por qué te dejaste?

hubieras hecho lo posible

por escapar.

nancy: una vez lo intenté

y me fue igual que a ti.

la única manera que encontré

para no sentir tanto asco

es pensar en mi mamá.

recordar su amor es...

como puedo soportar que esos

asquerosos hombres me toquen.

lucero: pero yo no tengo

familia.

ni siquiera tengo

el amor de mamá.

paula: ¿tienes algo

sobre los niños robados

la semana pasada?

javier: no hemos podido

localizar a esos niños.

aunque te tengo

una buena noticia.

pudimos localizar a una niña

que se robaron hace diez años.

lamentablemente,

la encontramos prostituyéndose

porque la obligaban.

pero ya está con su familia.

paula: ¿lograron detener

a esos imbéciles

que la forzaban a venderse?

javier: no, lamentablemente no.

alguien les avisó que íbamos

por ellos y lograron escapar.

pero seguimos buscándolos.

paula: me lleno de terror

al pensar que mi hija

se pueda encontrar

en una situación similar.

déjame ayudarte más.

javier: no hay nada que tú

puedas hacer.

prefiero que no te expongas.

paula: no puedo quedarme

tranquila sabiendo que mi hija

puede correr el mismo destino

que esta pobre muchacha.

yo tengo que hacer algo.

javier: ya lo haces

teniendo esta institución.

paula: sí, pero para mí

no es suficiente.

tengo que hacer más para tratar

de salvar a estos jóvenes.

nancy: solo cierra bien

tus ojos, lucero.

lore: acaba de llegar

el pascual, así que vámonos.

caminen... caminen, dije.

nancy: sí, lore... ven.

lore: caminen.

lucero: ¿adónde nos llevan?

nancy: no pasa nada, ven.

lore: ya lo sabrás,

chiquita linda.

caminen, dije.

andale, ándale...

pascual: uy, licenciado,

¿cómo está?

>> muy bien.

pascual: mire, aquí está

la niña que le dije.

>> ¿seguro que yo

la voy a estrenar?

pascual: seguro.

lucero: no, por favor, no.

por favor--

pascual: ya, ya, ya.

discúlpela, discúlpela.

>> no tengas cuidado.

pascual: mire, le prometo

que usted será el primero.

si quiere, pásele de una vez.

andele.

>> siendo así, valdrá la pena

cada peso que he pagado

por ella.

lucero: no, por favor,

no me haga nada, por favor.

me tienen aquí a la fuerza, no.

>> eso es lo de menos.

lucero: no...

>> a mí lo que me interesa

es hacerte mía.

me gustan así,

tiernitas, como tú.

lucero: no, déjeme, déjeme...

nancy: ya, "manita", ya pasó.

ni modo,

nos tocó llevar esta vida.

lucero: pero ¿por qué?

¿yo qué hice

para que me hicieran esto?

nancy: nada, no hiciste nada.

no merecemos que abusen

de nosotras de esta manera,

pero ¿pues qué podemos hacer?

si vuelves a tratar de escapar,

de seguro, pascual te mata.

además, ¿adónde vas a ir?

si la que decía que era

tu abuelita no lo es, y...

y si ni te quiere.

lucero: yo quisiera saber

quién es mi mamá.

estar con ella

para que me proteja.

nancy: se vale soñar.

pero en serio, "manita",

será mejor que aceptes pronto

que pues la tenemos chueca.

lucero: nunca, nunca podré

aceptar que los hombres abusen

de mí por dinero, inunca!

[llora]

paula: por favor, madre mía,

te lo ruego, te lo suplico.

protégeme siempre

con tu manto sagrado.

y que tus estrellas me lleven

por el camino correcto.

>> buenos días...

paula: buenos días, voy a vender

aquí junto con usted.

tuve suerte de encontrar

este lugarcito,

ya ve que están bien peleados.

>> sí, la verdad que sí.

pero mientras usted

cumpla con las cuotas,

no va a tener ningún problema

con nuestra líder.

paula: agradezco el consejo,

vecina.

mire las muchachas.

>> pues sí,

prostituyéndose desde esta hora.

pero mejor ni pregunte,

ni se meta ni las mire.

paula: y tan chamaquitas.

>> pues sí, a mí también

me dan mucha pena.

y más que las pobres

son obligadas a trabajar

por un tipo que les quita

todo su dinero.

pero es mejor ver, oír y callar.

paula: ¿por qué nadie

ha dicho nada?

>> porque el tipo que las maneja

es bien malo.

y tiene comprada

a toda la policía.

en serio, "manita",

mejor ni voltees a verlas.

porque te puedes meter

en una bronca

que no te la acabarías nunca.

andale, apúrate.

pascual: aquí van a trabajar.

ya no van a estar

en la otra calle.

ayer no tuvieron

muchos clientes.

a ver si sacan la cuota del día.

y pónganse bien abusadas,

no vayan a dejar que les paguen

menos de 150 pesos.

y tú, obedece a los clientes.

si no, te las vas a ver conmigo.

aquí les dejo al chango,

cualquier cosa

queda a sus órdenes.

>> ese es el maldito

que maneja a estas inocentes.

>> oye, vecina,

me llama la atención

que tengas un celular tan caro.

¿pues en dónde vendías antes?

paula: no, ni creas

que es bueno, ¿eh?

es de esos chafas que venden

en los mercados.

lucero: ay, nancy, no me gusta

cómo me ven los hombres.

me pone muy mal.

siento que me falta el aire,

no puedo estar aquí.

no, me tengo que ir, no.

nancy: no, no, no, no.

no te puedes ir.

mira, mejor trata de relajarte,

de no preocuparte.

ven, vamos a caminar

para que te calmes, ¿sí?

andale, ven.

esto es lo que yo hago,

al menos cuando voy

en la acera, cuidado.

oye, chango,

nos vamos a ir a caminar.

chango: no, no, no,

pascual dijo que se quedaran

aquí y aquí se quedan.

lucero: pero quiero ir

a la iglesia que está

aquí a la vuelta.

chango: por supuesto que no.

ustedes no rezan.

ustedes solo están

para venderse, así que quietas.

si se entera pascual que quieres

hacer lo que te da la gana,

así te va a ir.

y si yo te dejo,

a mí también me va a ir así.

lucero: ino, no!

icon usted no lo voy a hacer!

iestá muy sucio!

iusted me da mucho asco!

iváyase, váyase!

paula: pobre muchacha,

se ve que sufre cada que entra

a ese maldito lugar

con un hombre.

>> tú vas a hacer lo que yo

te pida, para eso te pagué.

lucero: no, es muy sucio

lo que quiere que haga.

y no lo voy a hacer.

>> tú vas a hacer

todo lo que yo te pida.

paula: oiga, no se atreva

a ponerle la mano encima.

>> usted no se meta.

esta no es su bronca.

paula: no voy a dejar

que le pegue a una menor

de edad, ¿o qué quiere?

¿que le hable a la policía?

isáquese!

ya, ¿estás bien, chiquilla?

lucero: ese hombre quería

que le hiciera cosas horribles.

paula: cálmate, cálmate,

ya no te podrá hacer nada

ese hombre, cálmate, ¿eh?

pascual: ¿por qué no hiciste

lo que ese hombre te pedía?

lucero: [llora]

era muy sucio lo que quería

que le hiciera.

pascual: el que paga, manda.

si él te está pagando, tú tienes

que hacer lo que él te pide.

por cierto, ¿quién es la mujer

que te defendió?

lucero: no lo sé,

nunca había hablado con ella.

pascual: no, no me mientas.

nadie defiende así nomás

por nomás, ¿verdad?

nancy: oye, es verdad, pascual.

lucero nunca ha hablado

con ella, y le puedes

preguntar al chango.

nosotras no hablamos con nadie.

pascual: más les vale,

porque si no, las mato.

las mato y pongo su cuerpecito

dentro de un socavón, ¿eh?

abusada...

lucero: [gime]

paula: había algo en su mirada

que me dejó impactada.

me estremecí al verla

a los ojos, me hizo sentir

que tengo que ayudarla.

que tengo que hacer

todo lo posible

para que deje esa vida.

>> justamente esto

es lo que no quería que pasara.

que te expusieras a ser

descubierta por esos tipos.

tienes que contenerte.

paula: no, no me puedo contener.

me da rabia e impotencia

ver cómo todos somos testigos

mudos de este abuso que sufren

las pobres muchachas.

y los muchachos.

por favor, madre mía,

permíteme ayudar a esos jóvenes

a que regresen a sus casas.

y sacarlos de esa oscuridad

a la que los tratantes

de personas los han llevado.

son almas inocentes que fueron

arrebatadas de sus familias.

de la misma manera que a mí

me arrebataron a mi hija,

negándoles la oportunidad

de recibir el amor de mamá.

¿quién la habrá dejado aquí?

>> ay, qué rosa tan bonita.

¿en dónde te la compraste?

paula: no la compré,

aquí me la encontré.

¿quién la habrá dejado aquí?

>> uy, ya te salió admirador...

paula: no, no lo creo.

mejor vamos a apurarnos

para ya comenzar con la venta.

>> bueno.

pascual: [carraspea]

por lo visto, usted es nueva

en la zona, ¿verdad?

paula: ¿a usted qué le importa?

pascual: mira, estúpida,

yo soy el que mando aquí.

y no quiero que te andes

metiendo con mis muchachas.

paula: así que usted

es el cobarde que las pone

a venderse para quedarse

con su dinero.

pascual: te voy a enseñar

que conmigo nadie se mete.

paula: oigan, dejen mis cosas.

¿qué te pasa?

¿qué les pasa, cobardes?

pascual: [chista]

itranquila, tranquila!

te lo advertí.

y la próxima... eres tú.

ya, ya, ya,

ya vámonos, vámonos, vámonos.

>> yo te advertí

que no te metas con esos tipos.

paula: [jadea]

que ni crea ese cobarde

que me voy a dejar meter miedo.

yo no voy a permitir

que abuse de mí.

pascual: y cuidadito

te le acerques a esa imbécil.

lucero: sí, no te preocupes,

pascual, no me voy a acercar.

no quiero que me vuelvas

a pegar.

pascual: pues más te vale.

antonia: ¿qué hubo, pascualito?

vengo a ver cómo está

mi muchacha.

pascual: le recuerdo

que ya no es su muchacha,

usted me la vendió.

antonia: sí, sí, sí, lo sé,

pero pues el dinero no, no--

no dura para siempre.

y como con mi muchacha

pues haces muy buen negocio,

eh, vengo a ver--

a que me des más, más dinerito.

pascual: pues fíjese

que no le daré ni un peso más.

ya le di lo que le tenía

que haber dado.

esta niña me ha sacado

un dolor de cabeza.

así que lárguese y no vuelva

a poner un pie por acá.

andele.

nancy, te la encargo.

antonia: fue una verdadera

lástima haberte vendido

al pascual.

si siguieras conmigo,

me seguirías dando

una buena lana

por tus dulcecitos.

antonia: ¿cuánto?

paula: diez pesos.

oiga, ¿qué tiene que ver

usted con el pascual, eh?

antonia: ¿qué le importa?

¿por qué le interesa saber?

paula: oiga, no es

para que me conteste tan feo.

lo que pasa es que el pascual

nos trae de jaque

a mi vecina de puesto y a mí.

y quería saber

si a usted también.

antonia: no, a mí no.

pero le vendí algo que valía

mucho y me dio una miseria.

pues véame, véame,

véame cómo estoy aquí,

que no aguanto la temblorina.

y el muy desgraciado

no quiso darme más dinero.

paula: qué poca la del pascual.

mire, para que vea que quiero

hablar con usted de buena lid,

yo le invito su trago.

pero eso sí, no la voy

a dejar tomar sola.

antonia: [ríe]

ah...

pascual: ¿por qué no cumplieron

su cuota del día?

nancy: pues porque no hubo

muchos clientes.

pascual: ¿y cómo los van a tener

si lucero nomás se dedica

a espantarlos?

se niega a hacer

lo que ellos le piden.

lucero: si ya no te sirvo,

déjame ir.

ya no quiero acostarme

con ellos.

pascual: ay...

en eso tienes razón.

no sirves para nada.

pero ni creas que la vas

a tener tan fácil.

te voy a vender muy lejos.

allá los extranjeros

van a pagar muy bien por ti.

[ríe]

sí, claro,

te harán su esclava sexual.

y allá en "extrangia",

quizá aprendas a obedecer.

¿eh, chiquita?

ay, pero quita esa carita,

tan bonita, a ver.

sonríe.

tú también, mi amor, sonríe.

que tengan bonita noche.

y anímense, muchachas, anímense.

[suspira]

lucero: [llora]

antonia: de verdad que usted

sí que es recuatita.

ya sentía que me moría

sin mi buen trago.

paula: a mí también me gusta

entrarle al trago.

pero pues para eso

hay que trabajar.

antonia: [suspira]

paula: hay días que tengo que ir

cruda al puesto.

antonia: pues entonces usted

y yo nos vamos a llevar

requetebién.

[ríe]

paula: oiga, ¿y usted siempre

ha vivido sola?

antonia: no, no, no, no.

antes-antes vivía con lucero,

pero--pero tontamente se la--

se la vendí a ese tal pascual.

paula: eso sí está bien duro,

oiga.

pero por lo que me pude

dar cuenta, ella ya no quiere

saber nada de usted.

antonia: ah... pues mira.

yo, yo, la verdad, no creo

que la chamaca esta me desprecie

porque yo la haya vendido.

[suspira]

yo creo que--

yo--yo creo...

yo creo que más bien

me desprecia porque--porque yo--

[ríe]

yo tontamente le dije

que no era su abuela.

paula: ¿y eso es verdad?

antonia: oh...

[gime]

la verdad, sí.

me apañé a esa chamaca

cuando era una bebé.

[ríe]

salud, salud.

como está rechulita,

pues yo dije "me va a traer

una lana pero rebuena".

paula: ¿cómo que se la apañó?

¿pues qué fue lo que pasó?

oiga.

antonia: pues eso.

me aproveché que su mamá

estaba reatragantada

y que me la robo, refácil.

[ríe]

paula: ¿en dónde se la robó?

antonia: en--ay, pues ahí, ahí,

en un parque.

sí, allá, allá por el sur

de la ciudad, sí.

paula: ¿en qué parque?

oiga.

antonia: [suspira]

paula: icontésteme!

¿en qué parque?

antonia: [balbucea]

el parque, el parque ese,

ahí, donde vuelan,

donde vuelan, sí, las mariposas.

ese, ese...

paula: es mi hija.

lucero es mi hija.

[música]

[música]

[sirenas]

paula: mi hija, no está lucero,

mi hija, ¿dónde está?

javier: tómala en resguardo.

paula: por favor, habla.

¿en dónde está lucero?

¿pascual le hizo algo?

nancy: [niega]

paula: te lo ruego, por favor.

¿qué hizo pascual con lucero?

pascual: buenas tardes a todos.

¿aquí lo traes?

a ver, vamos viendo.

mira, muy bien, muy bien.

pues dado el dinero,

la vaca es tuya.

puedes hacer con ella

lo que quieras.

lucero: no, no--

>> [habla inglés]

pascual: tranquila, tranquila.

javier: itodos al suelo!

iestán rodeados!

ial suelo, quieto!

[disparo]

[gritos]

levántate.

estás a salvo,

tranquila, tranquila.

pon las manos

donde las pueda ver.

lucero: [llora]

javier: adelante, adelante.

quietos, no se muevan.

adelante, adelante, adelante.

[gritos]

>> ¿hasta cuándo van a traer

a mi nieta?

muero por abrazarla,

por besarla.

paula: ay, yo también, mamá.

mi hija...

lucero: mamá...

¿usted es mi mamá?

paula: sí, sí, hija,

yo soy tu mamá.

lo supe cuando antonia me dijo

que ella te había robado

hace 16 años en el parque

de las mariposas.

lucero: [suspira]

ay, mamá...

paula: ahí te llevaba a pasear

cuando eras una bebé.

lucero: me hiciste mucha falta,

mamá... me hizo mucha falta

el amor de mamá.

>> mi nieta...

paula: también me hiciste

mucha falta.

todos los días pensaba en ti.

no sabes cómo me duele

que hayas pasado por todo esto.

no te pude encontrar antes,

pero ten por seguro que ahora

las cosas serán diferentes.

juntas lograremos que superes

este trago tan amargo.

porque nunca te volverá a faltar

el amor de mamá, ¿eh?

lucero: sí.

todas: [lloran]

paula: la trata de personas

es un cáncer para la sociedad.

y es un problema

que nos atañe a todos.

no podemos ser testigos mudos

de esta situación, cuando vemos

que hay tantos jóvenes que son

obligados a prostituirse.

el 93 por ciento de las víctimas

de la trata de personas

son mujeres.

y el 26 por ciento

son menores de edad.

debemos denunciar

cuando exista la sospecha

de que hay adolescentes

en esta situación, que son

tratados como mercancías.

no alimentemos la delincuencia

siendo parte de ella.

al tener el alma tan oscura

y aceptar tener relaciones

con una menor de edad.

los papás deben estar

más al pendiente de sus hijos,

para que nunca les falte

"el amor de mamá".

[música]

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó el tepeyac

juan diosito, la virgen le dijo

juan diosito

la virgen le dijo ♪

Cargando Playlist...