null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'A tiempo'

Univision2 Oct 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

azucena: lo que estamos viendo

en el video que les muestro

es el juego de "choking game".

consiste en provocarse

un desmayo

por medio del ahorcamiento.

y se graban para compartir

esa experiencia

en las redes sociales.

>> oye, despierta, despierta.

ingrid: es que no puede ser

que nuestros hijos estén jugando

a lastimarse de esa manera,

maestra azucena.

azucena: desafortunadamente,

es una moda

que acaba de resurgir

entre los jóvenes de secundaria

y de preparatoria.

ahora lo están llamando

el "juego de la muerte".

lina: no entiendo por qué

nos mandó llamar

para mostrarnos esto, maestra.

azucena: porque es mi deber,

como su maestra, informarles

lo que mis alumnos, sus hijos,

están viendo en internet.

ingrid: no, y hace bien,

maestra. digo, es muy impactante

lo que acabamos de ver,

pero le agradecemos mucho

que nos informe.

lina: no, no, maestra,

lo que no se vale

es que nos hagan

perder el tiempo con cosas

que ni siquiera ocurren

en nuestro país.

azucena: lamento contradecirla,

señora lina, pero este

es un juego que sí se practica

en nuestro país.

los jóvenes que aparecen

en este video,

son alumnos de una secundaria

muy cercana a la nuestra.

lina: bueno, pues como sea.

yo espero que este asunto

se quede aquí

y que no se le ocurra

andarle diciendo

a nuestros hijos, ¿no?

nada más les estaría dando

ideas a los chavos

cuando ni siquiera saben

de este mentado jueguito.

¿o no, compañeros papás?

ingrid: no, no, perdóname.

información es poder.

mientras más información--

azucena: señora lina.

iseñores!

una información a tiempo

evitará que engañen a sus hijos

y que no les ocurran desgracias.

ingrid: exactamente.

exactamente.

lina: ridículo.

maura: ¿quién sabe

por qué la maestra azucena

se está tardando tanto

en la junta?

ernesto: se nos va a armar

si la maestra

les mete el gusanito de que algo

andamos haciendo mal.

fidel: ya, no importa

lo que diga la maestra.

nosotros tenemos que aferrarnos

a que no sabemos nada.

dante: la maestra

ya se las huele, fidel.

sofía: sí, por eso citó

a nuestros papás.

de seguro para contarles

y para que nos castiguen.

fidel: la maestra

podrá decir misa, pero ninguno

se tiene que rajar, ¿eh?

lo prometimos.

maura: fidel tiene razón.

sofía: nadie va a decir nada.

ernesto: estoy de acuerdo.

sofía: no has querido contarme

nada más de lo que hablaste

con la maestra azucena, ma.

ingrid: porque quería llegar

a la casa para hablar contigo

y con tu hermano, hija.

césar: ¿y conmigo por qué?

si yo no hice nada.

ingrid: ya lo sé, tranquilo.

no se trata de nada

que hayas hecho.

sofía: entonces, ¿para qué

los mandaron llamar?

ingrid: para mostrarnos un video

de esos juegos o retos

que están muy de moda

en internet, que a los jóvenes

les da por imitar

y pueden ser muy peligrosos.

césar: yo no hago ningún reto.

no me vayas a castigar

el internet por culpa

de la tarada de mi hermana.

sofía: yo tampoco

he hecho ningún reto, menso.

ingrid: ¿segura, sofía?

porque cuando estamos jóvenes,

hacemos cualquier cosa

por estar a la moda

y no medimos las consecuencias.

sofía: sí, ma,

te juro que yo no hago nada

de lo que no debo hacer.

te lo juro.

ingrid: está bien.

pero quiero que sepas--bueno,

que los dos sepan

que pueden hablar conmigo

de lo que sea que les llame

la atención en internet,

para que no puedan engañarlos

y no les vaya a ocurrir

una desgracia.

césar: aquí la única desgracia

es mi hermana.

no debieron de tenerla.

sofía: y a ti te debieron

de tirar a la basura.

ingrid: ya no estén peleando,

por favor.

lo que quiero

es que les quede claro

que pueden acercarse a mí

para contarme cualquier cosa.

soy su mamá

y estoy para protegerlos.

¿entendido?

lina: hija, ¿ya estás lista?

maura: sí, ma,

ya me quité el uniforme.

lina: ah, qué bueno.

pues apúrate, mi amor,

para que me ayudes

a poner la mesa para comer.

maura: sí, ma.

oye, ¿de qué les habló

la maestra azucena?

lina: ay, no,

ni me lo recuerdes

que se me revuelve el estómago

del coraje.

nada más

me hizo perder el tiempo como si

no tuviera nada que hacer.

maura: pero ¿de qué se trató

la junta?

lina: ay, de nada, maura.

la verdad, es que ya sabes

cómo son los maestros

de latositos.

mi amor, ya va a llegar tu papá

para comer.

apúrate,

no hemos puesto la mesa.

maura: está bien, ma.

les digo que mi mamá

estaba como si nada.

hasta yo le tuve que preguntar

por la junta, y aún así

no me quiso decir nada.

ernesto: igual mi mamá.

estuvo alivianada, como siempre.

sofía: mi mamá me dijo algo

de que estuvieron viendo videos

de juegos en internet

o algo así.

dante: con razón mi mamá

estaba que echaba chispas,

porque la pusieron a ver videos.

[ríe]

fidel: sí, qué manchada.

lo bueno

es que la maestra azucena

no logró inquietar

a nuestros papás

y nosotros vamos a poder

seguir haciendo lo nuestro.

maura: y para luego es tarde.

¿qué dicen?

¿esta noche en mi casa?

sofía: va, va, sí.

ernesto: yo llevo la botana.

dante: yo llevo la botella,

entonces.

fidel: va, va.

[risas]

fidel: ¿saben qué?

pues, sigamos chupando.

como ya confirmamos

que la maestra

no sabe lo que hacemos...

y lo que hacemos es chupar

porque el mundo se va a acabar.

dante: isí!

ernesto: ay, a mí ya se me hacía

que la maestra nos iba

a echar a perder la diversión

diciéndole a nuestros padres

que creía que estábamos tomando.

dante: pues yo me voy a echar

un cigarro,

porque se antoja un buen

con el trago.

sofía: dante, guácala,

nos apestas horrible.

hazte para allá.

dante: pues háganse para allá.

yo pensaba que la maestra

me iba a echar de cabeza

con mis papás, pero ya vi

que ni sabe que fumo.

maura: ay, amiga,

vámonos para allá

lejos de esta chimenea.

fidel: uy, te dijeron

ferrocarril.

[ríe]

ya calma tu humareda.

[música]

fidel: se llama el método

"duerme león", porque se trata

de apretar a alguien

del cuello con tu brazo

hasta que se desmaya.

ernesto: guau, se ve

que es un viaje superchido.

fidel: sí, está chidísimo.

dante: hay que contarles

a las niñas para que lo juguemos

en nuestra próxima fiesta.

fidel: va, va.

es que mira, mira.

ernesto: ¿aguantarán

las niñas esto?

fidel: sí, sí,

porque es nada más un viaje,

o sea, hasta que las--

sí, es que te quedas inconciente

y luego te regresan.

sofía: oigan,

pero mi mamá me dijo

que estos juegos de internet

pueden ser peligrosos.

maura: ay, ya hablas

como la maestra azucena.

dante: claro que no hay peligro.

a los chavos

que vimos en los videos

no les pasa absolutamente nada.

ernesto: sí, sofía, y además

se ve que sintieron

un viaje bien chido.

fidel: ya, vamos a hacer

este juego.

dante, vente, apriétame.

dante: sí, sí.

fidel: maura,

grábanos con tu celular.

maura: sí, ya estoy grabando.

fidel: ¿lista?

maura: sí, ya estoy grabando.

ernesto: qué emoción.

yo quiero seguir

después de fidel.

maura: el video

va a estar chidísimo

y va a tener muchos "likes".

fidel: más fuerte.

exacto.

dante: ¿seguro?

fidel: sí, con todo.

sofía: hola, mamá, soy sofía.

ingrid: ¿qué pasó, mi vida?

¿todo bien?

sofía: sí, ma, quiero ver

si ya puedes venir por mí.

ingrid: ¿ahorita?

sofía: sí, es que

ya me quiero ir.

ingrid: sí, sí, claro,

en este momento salgo

para la casa de maura.

sofía: sí, ma,

te voy a estar esperando afuera.

ahorita nos vemos.

dante: despierta.

fidel, despierta.

[música]

[música]

[puerta se cierra]

ingrid: ¿segura que no pasó nada

en la fiesta, sofía?

sofía: sí, ma, no pasó nada,

no te preocupes.

ingrid: no, es que me extrañó

que me hablaras tan temprano

para que fuera por ti.

sofía: ah, sí, no te preocupes,

equis.

bueno, lo que pasa

es que la fiesta

estaba medio aburridona,

pero ya, no pasa nada.

ingrid: sí, pero--

sofía: buenas noches.

ya me voy a dormir

porque tengo sueño.

ingrid: buenas noches.

[risas]

maura: se cayó horrible.

impactante, ¿eh?

dante: no puede ser, en serio.

anoche ya no te vimos

ni el polvo, sofía.

maura: sí, cuando nos dimos

cuenta, ya te habías ido.

sofía: ah, sí, es que como que

me empecé a sentir

un poquito mal

y yo no quise hacer olas,

y para no echarles a perder

la fiesta.

ernesto: estuvo megarraro.

nos sacamos un buen de onda.

sofía: ay, ernesto,

no fueron los únicos

que se sacaron de onda.

mi mamá se megaextrañó

cuando le dije

que pasara por mí.

fidel: ¿y qué le dijiste?

sofía: que la fiesta

estaba aburrida, pero nada más.

fidel: no le vayas a decir nada

de lo que pasa

en nuestras fiestas, ¿eh?

sofía: no, te juro

que yo no le dije nada.

te lo juro.

fidel: más te vale,

porque no queremos rajonas

en nuestro grupo.

azucena: tu trabajo

fue deficiente y no alcanzaste

una calificación aprobatoria.

fernando: no le haga, maestra.

azucena: yo no le hago nada,

fernando.

fuiste tú el que no se esforzó.

fernando: le juro

que me pongo la pila.

pero aunque sea póngame un seis.

mi papá me lo sentenció,

por favor.

azucena: lo que quiero

es que aprendas.

y lo siento, pero no.

ve a tu lugar, por favor.

[campana]

continuamos en un momento.

pueden salir al receso.

maura: hay que apurarnos,

porque si no nomás se hace cola

en la cafetería.

sofía: sí, ya vámonos.

azucena: sofía,

¿te puedes quedar

un minuto, por favor?

quiero hablar contigo.

sofía: sí, maestra.

azucena: te vi con tus amigos

a la hora de la entrada

y me pareció como que

medio se molestaron contigo.

¿sucedió algo?

sofía: este... no, nada,

maestra, no pasó nada.

azucena: ¿segura?

porque si algo pasa

entre ustedes

o están haciendo algo

que a lo mejor

tú no estás de acuerdo,

puedes hablar conmigo.

sofía: sí, maestra.

a lo mejor a usted se le figuró,

pero entre nosotros

no hay bronca, no se preocupe.

pero bueno, como ya escuchó,

la cafetería luego se llena,

entonces, yo me voy porque luego

no me alcanza el recreo

para comer nada.

ernesto: te compré

los pepinos con chile

como a ti tanto te gustan,

sofía.

sofía: gracias, ernesto,

qué lindo.

ernesto: cuando te quedaste

hablando con la maestra,

corrí a comprártelos

para que no tuvieras que hacer

la colota que ya está ahorita

en la cafetería.

sofía: gracias.

tú sí sabes cómo me gustan.

están buenísimos.

ernesto: tú eres

a la que más quiero

de manera más especial

de todos los cuates,

y no me gustaría que tuvieras

algún problema con ellos.

sofía: te prometo

que mi mamá no sabe nada.

no he rajado ni con ella

ni con la maestra azucena.

y con todo y todo que me hizo

quedarme a solas con ella,

no logró sacarme

ni una sola palabra.

ernesto: yo te creo.

pero sí se enojaron mucho

cuando desapareciste

de la fiesta.

y yo me puse muy triste

porque...

me gusta mucho estar contigo.

sofía: a mí también.

eres al que más quiero de todos.

ernesto: entonces,

no me vuelvas a dejar solito

en ninguna fiesta.

me siento

como un perrito perdido.

sofía: no, te prometo que no.

ernesto: además, no me gustaría

que te dejaran de invitar.

¿qué chiste tendrían las fiestas

sin ti?

sofía: te prometo que yo

ya no voy a estar rara ni nada.

¿quieres un pepino?

ernesto: sí.

ingrid: su papá avisó

que se le juntó el trabajo

y que no alcanza

a cenar con nosotros.

sofía: bueno, pero me mantuvo

el permiso que ya me había dado

para ir a la fiesta de hoy

de maura, ¿no?

ingrid: no me dijo nada

que hubiera cambiado de opinión.

yo creo que sí puedes ir.

sofía: "yes!".

ingrid: pero me extraña

que quieras ir otra vez

cuando la última te aburriste,

y tanto que me hablaste

supertemprano

para que fuera por ti.

césar: mi hermana es megarrara.

sofía: y tú un metiche.

ingrid: no peleen, por favor.

sofía: pues es que él se mete

donde no lo llaman.

ingrid: tú no le hagas caso.

césar: ni que me importara tanto

lo que hace una rarita como tú.

ingrid: césar,

ya termina de cenar

y no molestes a tu hermana.

sofía: bueno, entonces,

sigo con mi plan, ¿cierto?

ingrid: sí, sí, yo paso por ti

a la hora de siempre.

o bueno, si me hablas antes...

sofía: no creo, ma,

esta vez la fiesta promete.

césar: ¿ves cómo sigues

medio marciana?

sofía: y tú un baboso entero.

ingrid: niños, no es posible

que no puedan ni terminar

de cenar sin decirse de cosas,

de veras.

terminen de cenar ya, por favor.

maura: hasta yo ya hice el reto.

ernesto: todos lo hicimos.

y nos grabamos

para subir los videos

a la página

que es solo de nuestro grupo.

dante: no te puedes

quedar atrás.

sofía: es que no sé.

eso de que me aprieten

el cuello...

ernesto: no pasa nada, de veras.

yo ya lo hice

y se siente bien chido.

maura: y cuando vuelves

a respirar

y regresas a la conciencia,

se siente increíble.

sofía: es que no sé si aguante.

fidel: ya, pruébalo una vez

y si no te gusta

no lo vuelves a hacer.

dante: sí, sofía, somos chavos

y tenemos que probar de todo.

fidel: tiene razón.

no hay que quedarnos

con ganas de nada.

[música]

[música]

fidel: ya no lo pienses tanto.

en caliente no se siente, vente.

sofía: no, fidel, no,

yo no quiero hacer esto.

dante: no manches, sofía.

¿qué no eres una de nosotros?

sofía: sí, dante,

sí soy su amiga,

pero yo no voy hacer

este tonto juego.

mi mamá me explicó

que este juego

puede ser muy peligroso.

maura: ay, ¿tu mamá

qué va a saber?

no te pases, sofía.

sofía: ya no me insistan

porque yo no lo voy a hacer.

yo no voy a decir nada,

pero yo paso.

maura: entonces,

lárgate de mi casa.

fidel: ya vete con tu mamita.

aquí nos aburres.

dante: y olvídate de regresar

a algunas de nuestras fiestas.

sofía: no, oigan,

esto no es justo.

iyo no hice nada!

maura: ilárgate de mi casa!

sofía: [golpea la puerta]

oigan, por favor, ábranme.

se quedó mi celular adentro

donde está mi bolso.

maura: no te vamos a abrir

ni te vamos a pasar nada.

friégate por apretada.

ernesto: oigan, hay que darles

sus cosas a sofía.

no sean mala onda.

dante: ella es mala onda

que no se quiere unir

a la diversión.

fidel: y pobre de ti

si le abres

que te aventamos con ella.

¿te queda claro?

ingrid: hija, ¿qué haces aquí?

volviste muy rápido

de la fiesta.

no me digas

que te volviste a aburrir.

sofía: este...

pues, este, sí, ya no quise

estar en casa de maura.

ingrid: ya.

¿y cómo te viniste?

sofía: pues, pues...

pues, caminando.

ingrid: ¿caminando sola?

¿de noche en las calles

como están de peligrosas?

¿por qué no me llamaste?

sofía: este--[tartamudea]

se me pasó.

ingrid: [tartamudea]

mucho tartamudeo.

¿qué pasó, sofía?

¿qué me estás ocultando?

sofía: este, no, nada.

ingrid: isofía!

sofía: está bien, mamá.

maura me corrió

y no me quisieron dar mi bolso

donde estaba mi celular.

por eso no te pude llamar.

ingrid: ¿qué?

ahora mismo voy a ir a esa casa

a ver si la escuincla esa

se pone berrinchuda conmigo.

[llaman a la puerta]

maura: ahí viene mi mamá.

dante: la botella, la botella.

[golpean la puerta]

lina: ¿quién toca?

ay, tenías que ser tú, ingrid.

qué manera de tocar.

eres más desesperada

que los aboneros.

ingrid: pues sí,

y tengo una razón, fíjate.

lina: ay, no me digas.

ingrid: sí te digo.

maura: aquí están

las cosas de sofía.

no tenían por qué mandarla.

ingrid: no, y tú no tenías

por qué correr a mi hija

ni mucho menos

quitarle su celular y exponerla

a los peligros de la calle.

lina: a ver, a ver, a mi hija

no le vas a hablar así.

además, no seas exagerada,

ingrid. siempre has sido

tan mal vibrosa, de veras.

ingrid: no, no soy exagerada.

cuido a mi hija y la protejo,

que es muy diferente.

cosa que tú deberías hacer

con maura.

lina: a ver, a mí

no me vas a venir a criticar

y mucho menos en mi casa.

ingrid: ay, bueno, si te ofende

es porque te estoy diciendo

la verdad.

lina: de verdad que siempre

me has caído tan mal

con tus ínfulas

de madre sobreprotectora.

mira, ya tienes las mugres

de tu hijita, ahora lárgate

y no las quiero volver a aquí

a ninguna de las dos.

ingrid: ni te preocupes, ¿eh?

mi hija no va a regresar

a este ambiente,

donde me queda claro

que no le están

influenciando bien,

aunque tú no te quieras

dar cuenta por irresponsable.

lina: ay, iya lárgate!

ingrid: sí, ya me voy.

lina: ay, dios.

sofía: gracias, ma.

pero no hubiera querido

que te dijeras de cosas

con la mamá de maura.

ingrid: no te preocupes, hija.

lo importante

es que recuperé tus cosas

y ya no se van a meter contigo.

ya saben que yo te defiendo.

sofía: ay, gracias, ma,

eres lo máximo.

ingrid: no hay nada

que no esté dispuesta a hacer

con tal de mantenerte segura.

yo creo que ya lo mejor va a ser

que no te juntes con ese grupito

de dizque amigos.

sofía: sí.

eran mis amigos.

ingrid: pero unos malos amigos,

así que harás bien

en separarte de ellos.

andale,

te acompaño a tu recámara

para que te acuestes, ¿va?

y ya tranquila, mi amor.

fernando: orale, no sabía

que había un juego tan chido.

fidel: sí, nosotros

ya lo hicimos

y se siente de poca.

fernando: yo lo quiero hacer.

invítenme, ¿o qué?

maura: ¿quién te viera

tan entrón, fernando?

dante: sí, qué buena onda,

fernando.

ernesto: sí, qué buena onda.

maura: te avisamos

de la próxima fiesta en mi casa

para que juegues con nosotros.

ernesto: se va a poner

bien chido.

sofía: hola.

ya, no sean gachos,

ya no me desprecien.

hay que arreglar las cosas.

dante: no nos interesa.

ahora fernando

es nuestro nuevo amigo

y él sí le va a entrar a todo,

porque es cuate.

maura: y como ya estás fuera,

te vamos a hacer la vida

imposible.

vámonos.

fidel: vénganse.

no hay nadie, vengan.

ernesto: oigan, yo no quiero

hacerle nada a sofía.

dante: entonces, echa aguas

para que no nos descubran.

fernando: yo vigilo contigo.

fidel: sí no hay nadie,

¿verdad?

maura: creo que sí.

fidel: no vayan a ser las malas

que nos cachen.

es de mate, ¿no?

a ver...

aquí la cuantición.

dante: esa, esa.

fidel: sí, sí, la cuantición.

a sofía

le va a quedar bien claro

que no se tiene que meter

con nosotros.

maura: claro, porque

la que no es nuestra amiga,

es nuestra enemiga.

todos: [ríen]

sofía: es que se lo juro

que no me explico qué pasó,

maestra azucena.

azucena: no me sigas mintiendo

y acepta

que no hiciste la tarea.

es lo mejor.

sofía: pero neta

yo sí hice los ejercicios

que usted nos dejó.

maestra, no le miento.

azucena: lo siento, sofía,

pero te perdiste los puntos

de esta actividad.

ve a tu lugar.

ernesto: lo siento mucho, sofía.

no estoy de acuerdo

en lo que te están haciendo.

sofía: pero bien que participas.

ernesto: no, yo no borré nada

de tu libro, de veras.

sofía: pero te quedaste callado

cuando intentaba explicarle

a la maestra lo que pasó.

ernesto: lo siento.

porque con todo y todo

yo te sigo queriendo.

sofía: tú también me importas,

ernesto.

ya no hagas ese juego,

es peligroso.

ernesto: es que si me niego,

me van a querer de bajada

como a ti.

y no, ojalá lo pienses bien

y te arrepientas para que todo

vuelva a ser como era antes.

¿estás de acuerdo?

discúlpame.

ingrid: ya no estés triste,

mi vida.

sofía: es que, ma,

no te puedo negar

que sí siento feo

que mis amigos no me hablen.

ingrid: pero no eran

verdaderos amigos tuyos

si nada más te están molestando

solo porque tuvieron

un desacuerdo en una fiesta.

¿o qué, pasó algo más

que no me has dicho?

sofía: no, ma, no pasó nada.

ingrid: bueno, pues entonces,

ya no estés apachurrada

y arriba corazones,

que estoy segura que pronto

vas a hacer nuevos

y muy buenos amigos.

fernando: mamá,

¿qué te dijo mi papá?

¿sí lo convenciste

de que me dejara ir

a la fiesta en casa de maura?

toña: no, fernando.

tu papá te advirtió

que si no mejoraba

tu rendimiento en la escuela

no te iba a levantar el castigo

y sigues sin poder salir.

fernando: no se vale, ma.

toña: la solución

está en tus manos.

estudia más y podrás obtener

los permisos que quieras.

así que, ya, ponte las piyamas

para que te acuestes,

porque no vas a salir.

fernando: mi papá

no me deja salir

porque me tiene castigado,

pero les juro,

yo sí quiero hacer el reto.

dante: no manches, fernando.

de aquí a que te vuelvas

mejor estudiante y te regresen

los permisos otra vez,

le cuelga un buen.

ernesto: si quieren,

yo le puedo ayudar a estudiar

para que el próximo mes

tenga mejores calificaciones

y ya lo perdonen.

fidel: ajá.

pero ¿por qué esperamos tanto

y por qué no mejor

hacemos el reto aquí?

maura: no es tan mala idea.

aparte, va a quedar mejor

porque va a tener público.

fernando: sí.

grábenme.

yo también

quiero tener mi video.

fidel: vente.

maura: aquí traigo mi cámara.

dante: tú puedes, fernando.

tú puedes.

sofía: ¿qué le pasa?

fidel: empezó a convulsionar.

sofía: imaestra! imaestra!

ifernando empezó a convulsionar!

azucena: ¿qué tienes, fernando?

ifernando!

sofía,

¿qué fue lo que pasó aquí?

icontesta! ¿qué es lo que pasó?

¿qué tiene tu compañero?

fernando, por favor,

¿qué tienes?

ireacciona!

[música]

[música]

maura: qué bueno

que no abriste el pico

con la maestra azucena.

sofía: pero es que

era importante

que le dijera la verdad

para que pudieran ayudar

a fernando.

maura: ay, no te azotes.

la ambulancia se lo llevó,

ya lo van a atender.

y tú, más te vale que sigas así

sin decir nada.

sofía: pero ¿cómo pudieron

dejar a fernando ahí tirado

convulsionando?

maura: eso no te importa.

pero si dices algo,

te va a ir peor a ti

de lo que le fue a él.

sofía: mira, maura,

no te tengo miedo.

maura: pues deberías.

ya estás avisada.

ingrid: casi no has comido nada,

hija.

césar: pues sí, mamá,

es que las marcianas no comen.

ingrid: ay, mi amor,

ahorita no es momento

para tus ocurrencias.

oye, sí, hija,

de verdad, ¿qué te pasa?

¿por qué no le contestas

a tu hermano como siempre

que empieza a pelear contigo?

sofía: es que no puedo

dejar de sentirme mal

por lo que le pasó a fernando,

ma.

ingrid: ay, sí, mi amor.

es una desgracia

que se hay sentido mal.

pero no te preocupes,

en el hospital lo van a ayudar

para que se recupere pronto,

¿sí?

sofía: siento mucha pena por él.

oye, ¿crees que podamos ir

a verlo al hospital?

ingrid: ajá, claro.

solo come un poquitito más

y te llevo.

bueno, un muchito más

y te llevo.

[ríe]

sofía: ¿señora?

ingrid: hola,

¿te acuerdas de mí?

soy mamá de sofía,

compañerita de fernando.

toña: sí, gracias por venir

a saber de mi hijo.

eres la única de sus compañeros

que ha venido a visitarlo.

sofía: ¿y cómo sigue?

toña: mi hijo está en coma.

ingrid: ay, dios mío,

pero ¿los doctores te dijeron

que va a estar bien?

toña: no saben si mi hijo

se va a salvar.

ni tampoco saben

el daño que fernando

pueda tener en el cerebro.

[pitido]

sofía: fernando,

no puedo creer que estés así...

como muerto.

te pido perdón por no haber

dicho nada a la maestra.

te juro que yo no quería

que tú estuvieras aquí

ni que te pasara nada.

pero ahora

tienes que echarle ganas,

para que te alivies,

te despiertes,

y no tengas ningún daño.

pero la virgencita de guadalupe

nos va a ayudar.

morenita,

salva a fernando,

te lo ruego.

que fernando se despierte

y que maura y los demás chavos

se den cuenta

que este juego es peligroso

y ya no lo hagan,

porque están en riesgo

de muerte.

te lo pido, virgencita,

ayúdame.

gracias por llevarme a ver

a fernando al hospital, ma.

ingrid: nada que agradecer,

mi vida.

y pues sí, fernando está pasando

una situación muy dura.

pero está vivo, mi amor,

y debemos tener la esperanza

de que pronto se va a recuperar.

sofía: sí, ya le pedí

a la virgencita de guadalupe

que nos ayudara a--

¿y esta rosa?

ingrid: está hermosísima.

voy por un florero

para que la pongas en agua, ¿sí?

sofía: sí, ma.

[llaman a la puerta]

toña: adelante.

[solloza]

sofía: buenas tardes,

señora toña.

toña: hola, sofía.

sofía: las enfermeras

me dieron permiso de dejarle

esta rosa a fernando.

toña: está muy bonita, sofía,

muchas gracias.

sofía: fer, la neta

quiero que te mejores.

talvez no fuimos tan amigos,

pero yo quiero que te mejores.

toña: sigo sin poder explicarme

cómo es que fernando

empezó a convulsionarse.

sofía: yo--yo--

cuando yo llegué,

empezaba a convulsionarse.

y pues, mientras,

le pedí ayuda a la maestra.

toña: gracias a ti

es que mi hijo

tiene una posibilidad de vivir,

porque tú lo ayudaste.

y te lo voy a agradecer

toda la vida.

sofía: [solloza]

ingrid: hija, ¿por qué lloras?

¿qué te pasó?

sofía: ya no puedo más, mamá.

te voy a decir la verdad

de por qué fernando

está en coma.

ingrid: dime lo que sea, hija.

sofía: fernando está en coma

porque--

porque jugó un juego

con mis amigos

en el que se aprietan el cuello

hasta desmayarse.

ingrid: ¿hacen el juego

de la muerte?

sofía: mamá, no le dicen así.

le dicen "el método

del duerme león".

ingrid: es el juego

de la muerte.

del mismo que la maestra azucena

nos habló

cuando nos mandó llamar.

dime que tú no lo has hecho,

por favor.

sofía: no, mamá,

yo nunca lo jugué, te lo juro.

por eso fue que mis amigos

se enojaron conmigo.

porque maura, fernando, fidel,

ernesto y dante sí lo hacen.

ingrid: qué bueno

que fuiste sensata

y te negaste, hija.

sofía: sí, mamá,

lo hice porque,

pues me acordé que tú me dijiste

que esos juegos son peligrosos.

y tenías mucha razón.

me diste la información a tiempo

y por eso fue

que no jugué al juego

y puse mi vida a salvo.

te quiero mucho, ma.

ingrid: yo te amo, mi vida.

te amo mucho.

directora: la mandé llamar,

señora lina,

porque la situación aquí

es muy grave.

lina: ay, cómo le encanta

quitarme el tiempo.

ingrid: lina, maura hace

el juego de la muerte

con sus amigos.

maura: iclaro que no!

yo ni siquiera sé qué es eso.

sofía: claro que sí, maura,

y lo conocemos con otro nombre,

pero es el juego de la muerte.

y por culpa de ese juego tonto,

fernando está a punto de morir.

maura: deja de mentir.

no es cierto

que yo esté jugando a eso.

y menos fernando.

directora: maura, por el momento

no te voy a acusar de nada,

pero vamos a investigar

para descubrir la verdad.

lina: a ver, directora,

si mi hija dice que no hizo nada

es porque no hizo nada.

así que no veo que tenga

que estar investigando.

maura: ya viene, ya viene.

sofía: [grita]

fidel: métete.

dante: tú ve y cuídala allá.

fidel: vete a la puerta

al fondo.

tú cierra esta.

sofía: isuéltenme!

maura: no te vamos a soltar

hasta que hagas

el juego de la muerte.

sofía: ino quiero! ino quiero!

fidel: contigo vamos a probar

si este juego

de verdad es de muerte.

[música]

[música]

directora: ¿qué está pasando

aquí?

¿tú qué haces ahí?

¿qué pasa?

¿qué te estaban haciendo, sofía?

¿estás bien?

¿estás bien?

sofía: gracias por venir.

directora: ya decía yo

que algo estaba pasando aquí.

ven, vamos. ven conmigo.

vamos a la dirección

para hablarle a tu mamá

y para que te den

primeros auxilios.

ingrid: ya, ya, mi hijita,

todo está bien, yo estoy aquí.

sofía: gracias, ma,

pensé que me iban a ahorcar.

ingrid: ay, no, ni lo digas.

afortunadamente, la directora

intervino a tiempo.

directora: y lo seguiré

haciendo, señora ingrid.

me comprometo a poner

un "hasta aquí" al abuso

del que su hija ha sido víctima

y a acabar con la práctica

del juego de la muerte

en esta escuela.

ingrid: gracias.

fidel: ¿lista?

maura: sí, sí.

fidel: vamos, vamos, tú puedes.

directora: este es el video

que maura se grabó

haciendo el juego de la muerte.

así que ya no hay manera

de que lo niegues.

maura: pues no,

no lo voy a negar,

pero no entiendo

qué tiene de malo

que los chavos hagamos juegos.

directora: que no son juegos.

son actividades peligrosas

en las que ponen en riesgo

sus vidas.

maura: bájele, directora.

todo esto es inofensivo.

directora: tan inofensivo

que tienen a tu compañero

en coma.

lina: iya basta, maura!

deja de contestarle

a la directora, por favor.

ella tiene razón.

maura: pero, mamá--

lina: exacto, soy tu mamá,

y tarde me di cuenta

del problema que tengo contigo.

ahora caigo que nunca

debí haberte ocultado

esta información

pensando en que te darían ideas

para hacer algo indebido,

cuando siempre tuviste

las ideas a la mano en internet.

directora: no podemos ocultarle

a nuestros hijos

las cosas del mundo, pero sí

podemos platicar con ellos

para prevenirlos

de todos los peligros

que ellos no dimensionan

solo por estar a la moda.

lina: lo sé, directora.

y prometo tomar cartas

sobre el asunto.

directora: entenderán que,

después de esto,

maura tendrá graves

consecuencias para ella.

inclusive la expulsión.

lina: sí, entiendo.

directora: y esperen

las implicaciones legales

por lo ocurrido a su compañero.

maura: pero solo estábamos

jugando.

directora: no es un juego,

maura.

un menor de edad

está en riesgo de morir,

y eso es intento de asesinato.

ernesto: sofía--

sofía, por favor, espera.

sofía: ¿sí?

hola, ernesto, ¿qué pasa?

¿necesitas ayuda?

ernesto: ¿podemos hablar?

sofía: sí.

ingrid: ¿quieres que te espere

allá abajo?

sofía: sí, gracias, ma.

ernesto: sofi,

yo sé que la regué,

pero no me quiero quedar

con ese sentimiento guardado.

ya entendí que lo que hicimos

estuvo muy mal

y que yo debí defenderte.

y aunque yo no hice nada,

tampoco detuve a fidel.

sofía: a mí la verdad

me dolió mucho

que fueras parte de esto.

mira, yo te quiero mucho,

pero yo no quería

que las cosas acabaran así.

ernesto: me siento muy mal

por el daño

que le hicimos a fernando.

pero más mal me siento

porque yo nunca tuve el valor

de--de--

sofía: yo también

te quiero mucho.

y me da mucha alegría

que hayas aprendido la lección.

te prometo

que seguiremos siendo amigos,

y poco a poco

volveremos a empezar de nuevo.

ernesto: sí, tu amistad

me hará falta

para seguir adelante.

yo sé que tendré que pagar

por lo que pasó,

pero tengo miedo.

sofía: te quiero mucho, ernesto.

ingrid: ay, estoy muy orgullosa

de ti, mi amor.

eres una niña muy noble.

sofía: pero es que siento

bien feo, ma.

ingrid: ¿vamos a ver

a fernando?

sofía: isí, vamos!

[llaman a la puerta]

toña: ¿sí?

sofía: buenas tardes,

señora toña.

¿cómo está?

toña: bien.

sofía: qué bueno.

¿fernando?

fernando, idespertaste!

toña: sí, ya despertó.

fernando: sí--sí, so--sofía.

ya--

des--perté.

toña: el doctor

ya vino a revisarlo

y nos confirmó

que tiene problemas en el habla

y la mitad del cuerpo paralizado

como secuela

de la falta de oxígeno

en el cerebro.

pero nos dijo

que con fisioterapia

podrá recuperarse.

sofía: qué bueno.

y yo lo voy a ayudar

a que reciba todas sus terapias

y que todo esto quede atrás,

como si fuera una pesadilla.

ingrid: ay, pues qué felicidad

que fernando haya despertado.

sofía: sí, ma,

yo me siento muy contenta

y muy dispuesta a ayudarlo

para que recupere el habla

y el movimiento.

ingrid: ay, mi amor, no sabes

qué orgullosa estoy de ti

por haber hecho lo correcto,

por querer seguir

apoyando a tu compañero,

porque gracias a que no quisiste

participar en ese juego

y que gritaste por auxilio,

es que ahora fernando tiene

una nueva oportunidad de vivir.

sofía: no, mami,

la que hizo lo correcto

fuiste tú.

ingrid: ¿yo?

sofía: sí, tú.

porque no me ocultaste las cosas

y me explicaste los riesgos

que hay en esos juegos

que vemos en internet.

ingrid: bueno,

es que no hay mejor defensa

que la información, mi hijita.

y sí, les damos ideas

al hablarles de las cosas,

pero les damos ideas

para protegerse, para cuidarse,

para mantenerse a salvo.

sofía: te amo mucho.

ingrid: ay, yo más, yo más.

hablar con nuestros hijos

no es darles ideas.

las cosas ya están pasando

y debemos protegerlos

con la información.

advertirles de los peligros

que ellos no miden

para que sepan defenderse

y mantenerse a salvo.

los juegos

que se muestran en las redes

son muy peligrosos,

y este es el más letal de todos.

no solo por el deterioro

y el peligro de vida

que produce, sino también

por las implicaciones legales

que contiene.

porque están ahorcando

a un compañero.

no es un juego,

es un intento de asesinato.

y tenemos que decírselo así

a nuestros hijos

para que ninguno

esté en riesgo de morir

y sepan a alejarse

de estos juegos,

gracias a que les dimos

la información a tiempo.

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

>> juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo-- ♪

Cargando Playlist...