‘El Chapo’ cumplió su venganza y los Avendaño están acabados

Sin esperar ni un momento, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán comenzó su plan maestro para terminar con cada uno de sus enemigos.

El ejército está sobre la pista de Joaquín (Marco de la O), y sigue sus pasos muy de cerca. Al plantar un micrófono en el automóvil de su hijo mayor, descubren que está escondido en Tamazula y envían una tropa especial para atraparlo; apenas consigue escapar junto con Antonio, su mano derecha, para ocultarse en Mazatlán y poder planear su venganza contra los Avendaño, para la cual es un instrumento clave contar con Conrado Sol (Humberto Busto).

Para Don Sol, este es un momento decisivo: su nueva alianza con ‘El Chapo’ Guzmán es frágil y requiere de mucha delicadeza. Tras un encuentro clandestino, acuerdan que Ramón Avendaño debe ser eliminado, para que Benjamín, su hermano, sea puesto a disposición de las autoridades. Si Joaquín le entrega a su rival, a cambio será un hombre libre y su proceso de extradición será archivado.

Valiéndose de sus recursos económicos y con la ayuda de Antonio, Joaquín extiende su red de corrupción hasta el ejército y la unidad de élite. Mientras tanto, manipula a Carlillos, uno de sus antiguos ayudantes, ahora afiliado al cártel de Tijuana, para que le ayude a matar a Ramón. Para conseguir esto, no solo lo chantajea, sino que además secuestra a Araceli, su hermana, ejerciendo más presión sobre el peón, que acaba por traicionar al mayor de los Avendaño, haciéndolo ir a Mazatlán en pleno carnaval de 2002, donde Avendaño es abatido en la calle. Carlillos y su hermana pagarán esta traición con sus vidas, más aún porque Joaquín los deja a su suerte, sabiendo que no le conviene tener cerca de él a alguien que podría traicionarlo en un segundo.

Conrado, ahora en control de la situación, tiene un encuentro sexual con un prostituto, a manera de celebración de su retorno al poder por la puerta grande; el presidente de la nación tiene que doblar las manos y su esposa, que había utilizado a Don Sol para obtener su propio beneficio, ahora se ve obligada a aceptar que se incorpore como miembro del gabinete al ser nombrado director general de la Policía Federal. Este puesto lo refrenda Don Sol al aprehender a Benjamín, obviamente con la ayuda de ‘El Chapo’, que ahora cuenta con el apoyo del ejército para cazar a narcos que lo estorben en su plan de manejar a todos los cárteles.

El capítulo cierra de modo magistral al mostrar a Joaquín triunfante frente a todos los operativos, salvo Raciel, quien sigue renuente a unirse a la federación propuesta, por lo que anuncia que su siguiente objetivo es eliminarlo, esta vez, contando con el apoyo pactado con Don Sol.


RELACIONADOS:SeriesMarco de la O