Huracán María

FEMA reconoce que subestimó la devastación que el huracán María ocasionó en Puerto Rico

Un nuevo informe de la agencia describe una falta de conocimiento en los días posteriores a la tormenta sobre los hospitales y las plantas de tratamiento de agua, así como la escasez de suministros de emergencia.
13 Jul 2018 – 12:11 PM EDT

Una evaluación interna de FEMA ha encontrado que la agencia no estaba preparada para lidiar con tormentas del tamaño y la fuerza de los huracanes Harvey, Irma y María, el último de los cuales devastó a Puerto Rico en 2017.

En un informe largamente esperado sobre los huracanes de 2017, la agencia dijo que había subestimado lo arrollador que podría ser un huracán en Puerto Rico. FEMA dijo que no pudo entender la "infraestructura insuficientemente mantenida", especialmente la red eléctrica, de la isla.

Estos hallazgos de FEMA confirman lo que se ha informado durante casi un año: que el manejo del gobierno de la catástrofe en Puerto Rico fue lamentablemente inadecuado.

El informe encontró escasez grave de personal, dificultades para coordinar la logística de socorro, falta de suministros básicos de ayuda y falta de preparación local, entre otras deficiencias.

El plan para Puerto Rico fue desarrollado por un contratista de FEMA en 2014 en anticipación a una tormenta catastrófica y utilizado por FEMA cuando Maria golpeó en septiembre pasado. LA agencia se preparó para un huracán de categoría 4 y proyectó que la isla pasaría de la modalidad de respuesta a modalidad de recuperación después de aproximadamente 30 días.

Pero la realidad los golpeó con fuerza: el huracán María fue una tormenta de categoría con diferentes ubicaciones en la isla que experimentaron vientos de categoría 5. A cerca de un año después de que María tocó tierra, la isla apenas está empezando a cambiar al modo de recuperación.

Durante las primeras 72 horas después de que la tormenta azotara a Puerto Rico, FEMA "tenía poca información sobre el estado de la infraestructura, incluidos hospitales, carreteras e instalaciones acuáticas", según la agencia.

Hasta una semana después del huracán, FEMA no tenía información sobre el estado de 24 de 52 plantas de tratamiento de aguas residuales o 37 de 69 hospitales.


También demoraron varios días para que la comida y el agua dulce llegaran a la isla, y la distribución, una vez que llegaron los suministros, era un desafío debido a la falta de diesel, carreteras funcionales y conductores disponibles.

Los destrozos que dejó el huracán Irma en Puerto Rico (FOTOS)

Loading
Cargando galería
Publicidad