null: nullpx

Gabriela de la Garza es Sara Madrigal

Su camaleónica personalidad es casi tan magnética como su belleza, pero si hay un rasgo que sobresale en ella es su inteligencia.
13 Abr 2016 – 3:52 PM EDT


Su camaleónica personalidad es casi tan magnética como su belleza, pero si hay un rasgo que sobresale en ella es su inteligencia. Es una mujer que calcula cada uno de sus movimientos, nunca improvisa. Es como un
alacrán que al sentirse amenazado, no duda en clavar su aguijón.

Utiliza a las personas con tal de obtener sus propósitos, tal vez porque sabe lo que es pasar hambre y necesidad o quizá porque aprendió, desde pequeña, el arte del engaño y la mentira. Pero detrás de esta máscara se esconde una mujer que desea amar y que la amen.

Cuando su madre murió, Sara y Ámbar, se quedaron a cargo de su padre, Damián, un gran estafador. Sara se volvió la protectora de su hermana, quien tenía una salud muy frágil.

Durante un tiempo Sara se convirtió en el amuleto de la suerte de su padre, él sabía que su belleza les abriría muchas puertas y trató de sacarle el mayor provecho. Cuando conoce a Omar su vida da un giro, pues era una persona noble y sincera. Poco a poco se enamora de él. Pero por cumplir su promesa de cuidar a su hermana, ella tiene que traicionarlo.

Quince años después, Sara está casada con Lucio y se ha refinado, ha estudiado idiomas, relaciones públicas y ambos dirigen una importante cadena de hoteles y casinos.

RELACIONADOS:NovelasGabriela de la Garza

Más contenido de tu interés