null: nullpx

Esta artista lleva años petrificando cosas en las aguas más saladas del planeta

Un vestido de novia, 500 sandías, un violín y un par de zapatos hacen parte de los particulares objetos que Sigalit Landau ha puesto en las aguas de este mar ubicado entre Israel y Jordania. Con su cámara ha registrado el proceso a través del cual estas piezas se han convertido en pesadas esculturas de sal.
28 Dic 2017 – 10:11 AM EST
Comparte
1/12
Comparte
La artista Sigalit Landau, nacida en Jerusalén, lleva 15 años desafiando las particulares condiciones del Mar Muerto y registrando con su cámara de fotos y de video, los inesperados efectos que tiene este lugar sobre varios objetos que se sumergen en él. Crédito: Sigalit Landau
2/12
Comparte
Este vestido de novia, réplica de un atuendo tradicional que se usó el personaje de Leah, en la obra de teatro 'Tha Dybbuk', fue sumergido durante dos meses en sus aguas. Sigalit Landau
3/12
Comparte
Con el pasar de los días, la prenda apenas suspendida por unos delicados hilos de nylon fue cobrando peso y rigidez. La tela fue perdiendo movilidad y se fue convirtiendo en una roca de sal que pesaba 150 libras más que en su versión original. Sigalit Landau
4/12
Comparte
Retirar la escultura de las profundidades del mar requirió de la fuerza de cinco hombres. Sigalit Landau
5/12
Comparte
"A través de los años he aprendido más y más acerca de este bajo y extraño lugar. Pero aún la magia está ahí sumergida esperando por nosotros. Es como conocer otro sistema de tiempo, una lógica diferente, otro planeta. Parece como nieve, como azúcar, como el abrazo de la muerte, como lágrimas solidificadas", escribió la artista en el texto que acompañó la exhibición de esta obra el año pasado en la galería Marlborough Contemporary. Crédito: Sigalit Landau
6/12
Comparte
El Mar Muerto, ubicado entre Israel y Jordania es el punto más bajo que existe en el planeta una vez que está a 1368 pies (417 metros) por debajo del nivel del mar. Esa condición hace que sea la mayor concentración de sal del mundo, (tiene algo así como 340 gramos por litro de agua) y justamente ese nivel de salinidad impide la vida. Crédito: Sigalit Landau
7/12
Comparte
Sin embargo, sus aguas visitadas por cientos de personas que las recorren cada año en busca de efectos curativos, se han convertido en una fuente inagotable de inspiración para esta artista que bautizando objetos profanos en sus aguas, les confiere una especie de vida. Crédito: Sigalit Landau
8/12
Comparte
Este pequeño vestido infantil ha pasado de ser una prenda pasajera a convertirse en una escultura petrificada por los efectos misteriosos de las aguas del Mar Muerto que resultan más pesadas que las aguas de cualquier mar en el mundo. Sigalit Landau
9/12
Comparte
El Mar Muerto hace parte de la biografía de esta artista, porque es el lugar en el que sus padres solían llevarla a pasar los fines de semana. Es así el mar de su infancia, un lugar que además la ha animado a recoger toda esta aventura en un libro que ha titulado: 'The Salt Years' (Los Años de Sal) Crédito: Sigalit Landau
10/12
Comparte
Esta obra, en la que una modelo flota desnuda rodeada de un espiral hecho de 500 sandías, creada en 2005, fue una de las primeras exploraciones que le dio renombre a esta artista y que le permitió jugar con las particularidades de la densidad de estas agua en las que los cuerpos no puedes sumergirse Crédito: Sigalit Landau
11/12
Comparte
Esta imagen de un par de zapatos de sal derritiéndose en el hielo de un lago helado en Gdansk, Polonia ("Lago salado", 2011), fue una pieza central de su exposición para el pabellón de Israel en la Bienal de Venecia 2011. Crédito: Sigalit Landau
12/12
Comparte
Sigalit Landau ha puesto así con complejas estructuras de madera todo tipo de objetos en estas aguas, desde zapatos y violines, hasta vestidos y sandías y con cada obra ha querido llamar la atención sobre la relevancia topográfica, histórica, cultural y ambiental de este lugar. Crédito: Sigalit Landau
Comparte
RELACIONADOS:Trending
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés