Tráfico de Influencias

Peña Nieto admite que un empresario pagó los impuestos de un apartamento de la primera dama en Miami

Ricardo Pierdant, amigo del presidente, negó inicialmente que pusiera los 30,000 dólares de las tasas, una cantidad que triplica el sueldo mensual del presidente de México
16 Ago 2016 – 4:03 PM EDT

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, admitió este lunes que el empresario mexicano Ricardo Pierdant, radicado en Estados Unidos, pagó los casi 30,000 dólares en impuestos de 2013 del apartamento que su esposa, Angélica Rivera, tiene en una zona exclusiva del Sur de la Florida, tal y como publicó Univisión la semana pasada. Esta afirmación muestra las incongruencias en algunas de las declaraciones realizadas inicialmente en este caso y a la vez vuelven a alimentar la controversia sobre tráfico de influencias. No en vano, la cantidad puesta por el empresario mexicano triplica el sueldo mensual del presidente.

“En una única ocasión, le pedimos, o le pidió mi esposa, que cubriera el impuesto predial correspondiente de ese año y que después le fuera reembolsado aquí en México”, dijo Peña Nieto en una entrevista con Joaquín López-Dóriga para el Canal 2.

Las palabras de Peña Nieto contrastan con las declaraciones que realizó inicialmente el propio Pierdant a Univision Investiga, en las que sostuvo que él jamás había liquidado un año de predial de la unidad que la primera dama tiene en Key Biscayne.


"Eso es totalmente falso, yo pago lo del 404, de ningún otro departamento más", afirmó el empresario en una entrevista telefónica. Pierdant pidió que le enviaran los registros públicos del pago, para revisarlos con su contador. Luego de que Univision Investiga se los hizo llegar por correo electrónico, Pierdant ya no respondió más a los correos y llamadas de teléfono. Luego se desdijo afirmando lo contrario en declaraciones al medio mexicano SDP Noticias.

Peña Nieto reconoció que su esposa posee la unidad 304 del Ocean Club en Key Biscayne, justo debajo de un apartamento propiedad de Pierdant, en una isla situada frente a las costas de Miami. Angélica Rivera la adquirió en 2005 por 1.8 millones de dólares.

“Es un amigo que está allá y que, efectivamente, le hizo un favor, una única ocasión de 11 años que tiene la propiedad, en una única ocasión porque mi esposa estaba aquí. Dijo: ‘Oye, puedes cubrir el impuesto predial y yo te lo cubro aquí?’, como de hecho ocurrió”, confirmó Peña Nieto a López-Dóriga.


Presidencia de México aseguró que la primera dama ya había devuelto el dinero. Sin embargo, esto no ha acabo con los muchos interrogantes abiertos en esta nueva polémica.

En el año 2013 en el que el empresario realizó el pago de los impuestos del apartamento, Angélica Rivera no realizaba actividad profesional alguna; su último trabajo como actriz tuvo lugar en 2007 con la telenovela ‘Destilando amor’. Por su parte, según el portal de transparencia de México, el sueldo del presidente es de 142,218 pesos mexicanos al mes, lo que se traduciría en 10,895 dólares al cambio de esa época. Si la pareja presidencial hubiera hecho el pago del año de predial hubieran necesitado tres meses del sueldo de Peña Nieto, sin contar el ahorro en intereses.

La ley de Servidores públicos de México, en sus artículos 88 y 89, prohíbe cualquier tipo de regalo a los funcionarios públicos de un valor mayor a 44 dólares. Pierdant y la pareja presidencial han justificado el préstamo indicando que se realizó a nombre de Angélica Rivera, quien técnicamente no es una funcionaria pública.

El empresario, de 49 años, confirmó a Univision Investiga que es amigo del presidente Enrique Peña Nieto desde que tenía 18 años, cuando ambos estudiaban en la Universidad Panamericana en la Ciudad de México.

También admitió que le había prestado su departamento a la pareja presidencial durante su estancia en Miami. Pese a que era público que Rivera tenía un apartamento en Key Biscayne, nunca se había revelado el acuerdo con Pierdant.

Tanto el presidente mexicano como el hombre de negocios negaron que su amistad suponga un beneficio para el empresario. Peña Nieto rechazó que tenga contratos con el gobierno federal mientras que Pierdant negó cualquier lazo de sus negocios con el gobierno de México.

Sin embargo, en entrevista con Univision Investiga sí reconoció que es propietario de una empresa de artículos promocionales y que ha vendido material al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el presidente Peña Nieto.


El empresario es además dueño del Grupo Pierdant, dedicado a los bienes industriales en México, y controla igualmente la concesión del servicio público de bicicletas en Miami Beach y San Diego. Próximamente también comenzará a operar en la ciudad de Puebla (México).

El apartamento de Rivera, compuesto de tres dormitorios y valorado en más de tres millones de dólares, está conectado por un ascensor privado con el de Pierdant.

El empresario mexicano adquirió la unidad 404 por más de dos millones de dólares en efectivo pese a que se enfrentaba a un embargo millonario por haber incumplido el pago de otra propiedad en Miami.

Pierdant aseguró a Univision Investiga que no era raro que alguien con problemas económicos pudiera desembolsar tal cantidad sin la ayuda de un intermediario millonario.

"Vi una buena oportunidad aquí. Pierdes en una, ganas en otra. Yo tenía la plata en ese momento'', fueron sus palabras. Sin embargo, la abogada de bienes raíces Betty González consultada por Univision Investiga sostuvo que “la realidad es que no es común que una persona que tenga deudas y embargos pague de contado''.

El caso de Key Biscayne recuerda el escándalo de la “Casa Blanca” y por el que el propio presidente pidió perdón. En el 2014, se supo que la primera dama había adquirido una mansión en la capital mexicana por siete millones de dólares a un contratista del gobierno. Durante la entrevista con López-Dóriga, Peña Nieto dijo que no se trató de una ilegalidad pero “aquello fue un hecho que generó percepción de que se había hecho algo equivocado”.

Lea también:


Publicidad