null: nullpx

Chequeadores de datos "entran" en la ONU por primera vez

Hasta ahora, 43 afirmaciones hechas por seis presidentes han sido verificadas. Solo 13 de ellas han sido consideradas 100% verdaderas - lo que confirma la importancia del trabajo de los fact-checkers en un momento como este. #UNAssemblyFacts es la etiqueta que pueden seguir en redes.
Opinión
Directora adjunta de la International Fact-Checking Network, en The Poynter Institute, y fundadora de la Agência Lupa.
2019-09-25T17:08:57-04:00

La Asamblea General de la ONU es una espécie de Juegos Olímpicos para los fact-checkers. En todo el mundo, ninguno de ellos se aleja de la TV. Es el momento de ver - o mejor, de oír - cómo el representante de cada país se comporta en la tribuna de Nueva York. ¿Qué datos reales llevará el presidente o el primer ministro al conocimiento del planeta? ¿Qué informaciones falsas o engañosas sobre su gobierno o nación presentará?

Por primera vez, desde el último martes, 23 plataformas de chequeos de datos de 17 países trabajan de forma conjunta - cada una en su propio país - para verificar lo que dicen los mandatarios reunidos en la ONU.

Todo el contenido producido por el grupo está publicado por las redes sociales - en varias lenguas - bajo un mismo hashtag: #UNAssemblyFacts. Y así seguirá siendo hasta el día 30, cuando acaba el evento internacional.

Escribo este artículo tras las primeras 24 horas de trabajo colectivo. Hasta ahora, 43 afirmaciones hechas por seis presidentes han sido verificadas. Solo 13 de ellas han sido consideradas 100% verdaderas - lo que confirma la importancia del trabajo de los fact-checkers en un momento como este.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que abrió la cumbre internacional con un discurso de más de 30 minutos, fue el político con la mayor cantidad de informaciones engañosas. Los verificadores brasileños de Agência Lupa y Aos Fatos verificaron 26 afirmaciones y clasificaron 12 de ellas como "falsas". Teniendo en cuenta el tiempo de su discurso, es casi un dato falso a cada 2 minutos.

Según datos públicos, Bolsonaro ha dado información de baja calidad al mundo sobre los médicos cubanos que han trabajado en Brasil como parte del programa ‘Más Médicos’ y también se ha equivocado - bastante - sobre la región amazónica, que definitivamente no está "intacta", como dijo en la tribuna de la ONU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, fueron evaluados por PolitiFact y Doğruluk Payı. Y parece ser que han tenido un buen día. El equipo estadounidense trabajó en la afirmación de Trump, que dijo que 80% de las personas viven hoy en países donde la libertad religiosa es un problema.

Según los fact-checkers esto es "fundamentalmente cierto" - algo que, sin duda, merece atención. El equipo turco clasificó como "verdadera" la frase de Erdogan sobre ayuda humanitaria ofrecida por su país. Según datos oficiales, Turquía realmente es la nación que brinda la mayor proporción de ayuda humanitaria en relación a su PIB en todo el mundo.

Los verificadores de hechos de Nigeria, por su parte, captaron una frase engañosa del presidente Muhammadu Buhari. Algo típico de los poderosos. En la tribuna de la ONU, Buhari habló sobre lo que considera logros del "Programa Nacional de Inversión Social: un proyecto a favor de los pobres y que se dirige a los hogares más humildes y vulnerables del país".

Los verificadores de Dubawa señalaron con objetividad que "no hay una base de datos creíble (en Nigeria) que contiene todos los detalles de las actividades del programa mencionado por el presidente. Además, el Reloj Mundial de la Pobreza, una plataforma web diseñada para proporcionar estimaciones de pobreza en tiempo real, muestra que 94 millones de los 197 millones de nigerianos todavía viven en la pobreza extrema."

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, tuvo cinco frases analizadas por Maldito Bulo y recibió cinco "verdaderos". Hasta ahora ha sido el que mejor estuvo en la tribuna.

El objetivo del proyecto #UNAssemblyFacts es garantizar que los ciudadanos de todo el mundo conozcan las informaciones falsas o engañosas difundidas por los políticos de alto nivel durante el evento internacional celebrado en Nueva York.

Todos los chequeos publicados durante la Asamblea General serán compartidos entre los participantes del proyecto para que puedan ser traducidos y reproducidos en sus propias plataformas y países.

Antes de participar en esta alianza, las organizaciones de verificación de hechos acordaron un conjunto de términos propuestos por la International Fact-Checking Network.

Se comprometieron a escribir artículos de una "manera responsable y precisa, siguiendo el Código de Principios Éticos de la IFCN". Esto significa que deben ser transparentes sobre las fuentes que utilizan, permitir que la evidencia conduzca a sus conclusiones y no ser partidistas.

Si un verificador de datos comete un error al escribir un chequeo para el proyecto de verificación sobre la ONU, deberá publicar una corrección y alertar a todos los miembros de la allianza para que también puedan traducir y ajustar la información.

Cualquiera que esté interesado en seguir los resultados de este trabajo debe seguir y compartir el hashtag #UNAssemblyFacts en Twitter, Facebook e Instagram. Los fact-checkers están conectados todo el tiempo.

El proyecto de chequeo de los discursos en la Asamblea General de la ONU tiene un efecto mas grande: eleva mundialmente el costo de la mentira.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad