publicidad
Padres de los normalistas llamaron a la gente a sumarse a esta protesta.

Las contradicciones entre la fiscalía mexicana y la CIDH sobre Ayotzinapa

Las contradicciones entre la fiscalía mexicana y la CIDH sobre Ayotzinapa

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), conformado por la CIDH, demostró varias contradicciones de la versión oficial.

Padres de los normalistas llamaron a la gente a sumarse a esta protesta.
Padres de los normalistas llamaron a la gente a sumarse a esta protesta.

El 27 de enero de 2015, el entonces procurador mexicano, Jesús Murillo Karam, informaba sobre lo que según las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) había ocurrido con los 43 normalistas desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, la noche del 26 de septiembre. Este domingo, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), conformado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, demostró varias contradicciones de la versión oficial.

publicidad

Lea: Paso a paso el relato sobre el crimen de Iguala

A continuación los puntos principales de la investigación del GIEI que discripa con lo anunciada por Jesús Murillo Karam.

1.- Incendio en el basurero de Cocula

Versión Oficial: Karam aseguró que los normalistas fueron detenidos en la calle Juan N. Álvarez. De ahí fueron entregados a varios policías municipales de Cocula, quienes después se los dieron a integrantes del cártel Guerreros  Unidos. A este grupo criminal estaban relacionados el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa.

"Los normalistas fueron privados de su libertad, de su vida, incinerados en el basurero municipal de Cocula, en el estado de Guerrero. Sus restos fueron arrojados al río San Juan", fueron las palabras textuales de Murillo Karam.

La PGR concluyó que los 43 cuerpos fueron incinerados en un lapso de 16 horas, que en el lugar se encontraron restos de diesel y gasolina, tres zonas con ceniza, rocas con impacto térmico, varios residuos deteriorados por el fuego, fragmentos de llantas con huellas de carbonización, así como residuos característicos de neumáticos.

"Una vez alcanzada la ignición, las llantas utilizadas alcanzaron hasta 1,600 grados centígrados (2,912 grados fahrenheit), dificultando que el fuego se extinguiera por medios mecánicos, prologando su combustión", aseguró Murillo Karam.

Habrá nuevo peritaje oficial sobre caso Ayotzinapa Univision

Según la PGR, esa combustión a 1,600 grados (2,912 F) se logró con 15 llantas, ramas y botellas de plástico. Las evidencias de la PGR fueron basadas en sus propias investigaciones y en las declaraciones de los detenidos hasta ese momento.

Además, indicaron que los sicarios estuvieron revisando la hoguera para que no se apagara. Finalmente explicaron que los lugareños no vieron el incendio de la llama de siete metros porque se había erguido al fondo del basurero, en una hondonada de 20 metros de profundidad (65.62 pies).

Versión del GIEI: El grupo, que realizó su propio peritaje, fue manejado por el doctor José Torero, experto en manejo de fuego y seguridad. Su trabajo ha sido acreeditado en diversas universidades prestigiosas como la de Berkley, de Edimburgo y de Queensland.

Su principal conclusión es que los "jóvenes no fueron incinerados en el basurero de Cocula. La evidencia recolectada (hasta el momento) no permite inferir mayores conclusiones acerca de los presuntos eventos ocurridos el 27 de septiembre o su correlación con la hipótesis establecida a base de testimonios", señala el grupo.

Como pruebas, el grupo exhibe que, según los peritajes de Torero, para reducir 43 cuerpos al aire libre, se necesitarían 30,100 kilos (66,360 libras) de madera y 13,330 kilos (29,390 libras) de neumáticos.

En caso de conseguirse este material, el fuego debía de consumir todo a su alrededor en unas 60 horas y no en 16, como asegura la PGR.

Informe Completo GIEI Caso Ayotzinapa

GIEI argumenta que el incendio habría sido tan grande que cualquier persona que estuviera cerca a más de 30 metros (98.43 pies) se habría quemado vivo y que además se provocaría un incendio forestal.

Los cálculos del experto indican que una llama de 7 metros de altura provocaría un penacho de humo de 300 metros (984 pies) de altura, el cual, de haber existido, habría sido visto por todos los habitantes de Cocula.

2.-El quinto autobús

Versión Oficial: Murillo Karam dijo que un grupo integrado por decenas de normalistas había llegado a Iguala en dos autobuses. Intentaban retener más camiones para trasladarse, la siguiente semana, a la Ciudad de México en donde participarían en la marcha de la Conmemoración Anual del la Matanza Estudiantil de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968.

publicidad

El titular de la PGR explicó que además de los dos autobuses en los que los jóvenes arribaron, tomaron un tercer autobús en una caseta. Cuatro fueron los autobuses en total, según la PGR, los que tomaron los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Versión del GIEI: Los expertos vieron los videos de seguridad de la terminal de autobuses y notaron que los normalistas se llevaron no cuatro sino cinco autobuses de pasajeros.

Varios testimonios señalan que las autoridades que persiguierion y detuvieron este camión no eran sólo policías municipales sino también agentes estatales y federales.

La PGR solo ha reconocido la participación de policías municipales. Las investigaciones de GIEI hay varias anomalías en el expediente de la PGR, todas orientadas a ocultar su existencia:

-Las autoridades en un inicio no aceptaron que los normalistas lo confiscaron aún y cuando los estudiantes dijeron haberlo tomado. Después, una vez que lo reconocieron, el gobierno aseguró que la unidad fue destruida de manera inmediata por los normalistas.

-Ante la presión del GIEI, la PGR llamó a declarar al chofer de ese quinto autobús para que explicara que había pasado con ella. El hombre contradijo la versión de la destrucción inmediata y aseguró que después de que los estudiantes lo tomaron, regresó a la terminal debido a una falla mecánica.

Expertos refutan versión sobre muerte de normalistas en Ayotzinapa Univision

Las investigaciones del GIEI aseguran que ningún autobús regresó a su lugar de origen. Los expertos de la CIDH dicen que la persecusión de los agentes es evidencia de su preocupación porque los vehículos salieran de la zona.

Una acotación importante de este grupo de expertos es que existen antecedentes importantes de tráfico de drogas desde Iguala hacia Estados Unidos, empleando camiones de pasajeros.

3.- Militares

Versión Oficial: Al caso lo han rodeado las incógnitas sobre la participación del Ejército en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

"No hay una sola evidencia de que hayan intervenido el Ejército, ni una sola, las mismas declaraciones de los que hoy dicen que el Ejército fue, lo acusaban (antes) de omisión, las mismitas. No hay una sola (prueba) de la participación del Ejército", ni siquiera había un grupo ahí...", respondió Karam a la pregunta de un periodista.

publicidad

La Secretaría de la Defensa Nacional agregó que los elementos del 27 Batallón de Infantería, asentado en Iguala, se mantuvieron acuartelados y ajeanos a los hechos que se desarrollaron durante la noche del 26 de septiembre de 2014.

Versión del GIEI: El grupo obtuvo declaraciones de agentes de inteligencia militar, quienes reconocieron haber estado en algunos de los lugares donde se desarrollaron los ataques como la zona aledaña al Palacio de Justicia de Iguala, lugar donde fueron retenidos dos de los cinco camiones que tomaron los normalistas.

Los estudiatnes de uno de estos autobuses fueron arrestados y desaparecidos, mientras que los del segundo vehículo lograron huir a pie.

Padres de los 43 piden que se investigue a Murillo Karam Univision
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad