null: nullpx
Divisas

Tres consecuencias negativas que puede provocar una mayor caída del peso

Para frenar la depreciación de la moneda, el Banco de México elevó este jueves su tasa clave de interés a su nivel más alto desde 2009.
28 Sep 2016 – 6:50 PM EDT

Ha perdido más del 15% de su valor en 2016 y es la moneda con el peor desempeño en los últimos dos años: el peso mexicano.

Para frenar una caída que ha sido acelerada recientemente por el 'factor Donald Trump' y la reñida contienda por la presidencia estadounidense, el Banco de México anunció este jueves una subida de su tasa clave de interés.

El banco central elevó su tasa referencial en 50 puntos básicos, a un 4.75%, su nivel más alto desde junio de 2009, cuando el mundo atravesaba por una crisis económica. En la práctica, el banco central hará más costoso tomar prestado. Es la tercera ocasión durante el año que el banco central de México sube sus tasas.

La decisión se da cuando la carrera electoral en Estados Unidos ha puesto nerviosos a los inversores, debido a que el candidato republicano ha puesto sobre la mesa polémicas propuestas como fijar más aranceles a los productos mexicanos que entran a su país.

Además del frente externo, como el 'efecto Trump', los expertos apuntan a factores internos que han incidido, incluso con más fuerza, en la depreciación sostenida de la moneda mexicana, que cayó a 20 pesos por dólar, desde los 13.50 pesos de finales del 2014.

Esto es lo que amenaza con suceder si el peso sigue perdiendo valor frente al dólar estadounidense:

Habría que evaluar más subidas de la tasa de interés

El banco central tendrá que evaluar alzas sucesivas de su tasa de interés de referencia y, como un efecto dominó, subirían las tasas que cobran los bancos a quienes pidan una hipoteca o una tarjeta de crédito. Aunque, el banco central dijo que la subida decretada este jueves no significa que vaya a iniciar un ciclo alcista.

Otro dato clave que mirarán las autoridades mexicanas es la tasa de inflación, que ha estado subiendo debido a la depreciación del peso. La inflación se aceleró 0.54% durante la primera quincena de septiembre, el mayor ascenso en nueve años por el alza de precios en gasolinas y algunos alimentos.

Las autoridades también estarán atentas a lo que decida hacer la Reserva Federal con las tasas en Estados Unidos, pues tasas más elevadas en el país del norte alentarían que algunos inversores decidan poner su dinero allá y eso también ocasionaría una mayor caída del peso mexicano.

Subiría la deuda mexicana

La depreciación de la moneda local hizo que la deuda del país alcanzara sus mayores niveles desde el 2000. Esto porque un gran porcentaje de la deuda mexicana está en dólares.

Y una mayor deuda obligaría a las autoridades a ajustarse el cinturón y desembolsar menos dinero para proyectos locales.

La deuda en dólares equivale a 12 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano. La devaluación del peso es responsable por .4 punto de esa porción.


Seguirían cayendo las reservas internacionales

El monto de las reservas internacionales se ha visto afectado con la depreciación del peso, ya que usualmente el banco central recurre a los dólares que tiene guardados para cualquier emergencia y los inyecta al mercado para frenar la caída de la moneda local.

Esto es así por lógica simple de oferta y demanda: si hay más dólares en el mercado disminuye la demanda y, por consiguiente, su valor.

Actualmente, las reservas internacionales de México ascienden a 175,869 millones de dólares, que ayudan a blindar al país de una contingencia a nivel local o global.

Lea también:

Publicidad