Científico chino anuncia que modificó los genes de dos bebés y la comunidad científica reaciona con indignación

El profesor He Jiankui, de una universidad tecnológica de China, anunció que había alterado el ADN de dos gemelas nacidas recientemente para hacerlas resistentes al VIH. Pero más de 100 investigadores y la propia universidad cuestionaron la meta tanto ética como científicamente.
27 Nov 2018 – 3:34 AM EST

La duda, el asombro y la preocupación invadieron este lunes a la comunidad científica mundial luego de que un investigador chino anunciara que ayudó a crear a las primeras bebés del mundo editadas genéticamente para que sean resistentes a ciertas enfermedades.

He Jiankui de la Universidad Sureña de Ciencia y Tecnología de China dijo que modificó el ADN de las gemelas Lulu y Nana, que "nacieron sanas hace unas semanas" por fertilización in vitro. Explicó que editó el embrión antes de ser implantado en el útero de la madre para evitar "que se infecten con el VIH", una meta dudosa tanto ética como científicamente.

He asegura haber utilizado la técnica del CRISPR/Cas9 llamada "tijeras genéticas", con la que afirma haber "desactivado" el gen CCR5, que forma una proteína que permite que el VIH entre en una célula y que en la práctica supone una mejora del ADN.

"Entiendo que mi trabajo sea controvertido, pero creo que las familias necesitan esta tecnología y estoy dispuesto a aceptar las críticas por ellos", dice en uno de los videos colgado en YouTube en el que anunció la novedad.

El propio creador de la técnica empleada para la modificación genética usada en este caso, Feng Zhang, científico en el Instituto Broad de MIT, cuestionó en un comunicado su utilización en humanos.

“No sólo considero que esto es riesgoso, sino que también estoy muy preocupado por la falta de transparencia” alrededor del trabajo, dijo Zhang, que creó la ténica CRISPR/Cas9 junto con la científica Jennifer Doudna.

Amplio rechazo

Hasta ahora más de 100 científicos chinos firmaron una petición pidiendo una mayor supervisión a los experimentos de edición genética. Y la propia Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur de la ciudad de Shenzhen, donde trabaja He, rebatió a su profesor en un comunicado y subrayó que ni siquiera tenía conocimiento de este proyecto.

La institución dijo que se sentía "profundamente conmocionada por el caso" e instó a He, en excedencia desde febrero de este año, a que acuda cuanto antes para dar explicaciones.

La universidad donde He labora indicó que contratará a expertos para investigar, afirmando que el trabajo “violó gravemente la ética académica y los estándares”.

Un vocero de He dijo que desde principios de año ha tenido permiso para no impartir clases, pero permanece en la facultad y tiene un laboratorio en la universidad.

Las autoridades en Shenzhen, la ciudad donde se ubica el laboratorio de He, también iniciaron una pesquisa.


También investigarán a un profesor en EEUU

La Universidad Rice en Estados Unidos dijo que investigará la participación del profesor de física Michael Deem, quien dijo que trabajó con He en el proyecto en China. Este tipo de edición genética está prohibida en territorio estadounidense.

“Sin importar dónde se haya realizado, este trabajo según se le describe en los reportes de la prensa viola las normas de conducta científicas y es incongruente con las normas éticas de la comunidad científica y la Universidad Rice”, afirmó la institución en un comunicado.

La edición genética es una forma de reescribir el ADN, el código de la vida, para intentar proveer un gen faltante que se requiere o inutilizar uno que causa problemas. Apenas recientemente se ha probado en adultos para atender enfermedades graves.

Editar huevos, esperma o embriones es distinto, porque hace cambios permanentes que pueden pasar a las generaciones futuras. Se desconocen sus riesgos, y científicos destacados han pedido una suspensión en su uso, excepto en pruebas de laboratorio, hasta que se tenga más conocimiento.

"Anunciar esos resultados en un video en YouTube es una práctica científica muy problemática", lamentó Nicholas Evans, profesor de filosofía de la universidad de Massachusetts Lowell, en Estados Unidos, que trabaja sobre temas de bioética.

Que se compruebe o no lo anunciado, el tema plantea "graves preocupaciones éticas", señala Sarah Chan, de la universidad de Edimburgo, citada por el Science Media Centre.

Esta experimentación médica era conocida desde hace tiempo, pero ningún científico se atrevió a utilizarla ya que "nadie puede predecir el impacto incierto de estas modificaciones genéticas". Para la comunidad científica dar este paso supone abrir una caja de Pandora.

Mira también

La oveja Dolly nació hace 20 años

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Genética
Publicidad