null: nullpx
Asesinatos

Un hombre mata a tiros a un extranjero en un bar de Kansas tras gritarle “fuera de mi país”

Adam W. Purinton, de 51 años, inició una balacera contra dos indios a los que supuestamente confudió con gente del Medio Oriente. Un cliente, que trató de defenderlos, resultó herido.
24 Feb 2017 – 1:20 PM EST

Las autoridades arrestaron a un hombre de 51 años acusado de asesinato e intento de asesinato después de que disparara a tres personas, dos de ellos indios, en un bar en Olathe, Kansas, el miércoles por la noche. Según los testigos, el arrestado gritó "fuera de mi país"

Uno de los indios, identificado como Srinivas Kuchibhotla, de 32 años, murió después en un hospital debido a las heridas provocadas por los disparos

Por ahora, las autoridades no investigan lo sucedido como un crimen de odio. En una conferencia de prensa el jueves, declinaron incluso calificar lo sucedido como tal y solo anunciaron que están trabajando con el FBI para esclarecer los hechos.

Todo sucedió el miércoles en la noche cuando Adam W. Purinton lanzó "insultos racistas" contra los extranjeros en el bar Austins Bar and Grill en Olathe, Kansas, según declaró un mesero.

Varios testigos contaron al Kansas City Star que Purinton lanzó insultos de carácter racial contra los dos indios, a los que parece que confundió con personas del Medio Oriente. Al comenzar el tiroteo fue cuando Ian Grillot, un asiduo del local de 24 años, intervino y resultó herido.

Además de Kuchibhotla y Grillot, Alok Madasani, de 32 años, fue alcanzado por los disparos. Tanto Grillot como Madasani fueron hospitalizados, aunque Madasani fue posteriormente dado de alta.

Según los datos de las cuentas de LinkedIn, Kuchibhotla y Madasani, se desempeñaban como ingenieros empleados en el fabricante de GPS Garmin, pero habían cursado sus estudios en la India.

Grillot explicó en un video en el que se ve aún en el hospital que cuando escuchó los disparos se refugió bajo una mesa. Según él, escuchó nueve disparos por lo que salió de su refugio pensando que ya el arma no tendría más munición.



"Fue por detrás de él, se volvió y me disparó", contó desde la cama del centro hospitalario. Los disparos le alcanzaron en una mano y el pecho y casi le atraviesan la arteria carótida.

El joven se mostró "agradecido de que estoy vivo (...) Media pulgada más y podría estar muerto o no andar nunca más".

Según AP, un empleado de un restaurante de la cadena Applebee llamó a la policía informando de que una persona le había dicho que había participado en una balacera. Cuando poco después era arrestado, iba desarmado. El acusado fue entrevistado por detectives de Olathe y un juez estableció su fianza en dos millones de dólares.

Lo sucedido conmocionó las localidades indias de donde los dos extranjeros eran originarios. El suceso llegó hasta el gobierno indio, quien puso a trabajar a personal diplomático para seguir la investigación de los hechos.

Una campaña para recaudar fondos para las víctimas fue abierta en GoFundMe. En menos de 24 horas se habían donado más de 53,000 dólares.


Publicidad