null: nullpx
Asesinatos

El hijo de la periodista asesinada en Malta: "Había partes del cuerpo de mi madre a mi alrededor"

Un carro bomba mató ayer a la periodista Daphne Caruana Galizia, amenazada de muerte por sus investigaciones periodísticas sobre la corrupción institucional en Malta. En un post de Facebook su hijo Matthew Caruana Galizia, que enseguida llegó a la escena del crimen, arremete contra el gobierno de Malta por permitirlo.
17 Oct 2017 – 1:39 PM EDT

El gobierno maltés es cómplice del asesinato de su madre. Ese es el mensaje que tiene el hijo de la periodista de investigación Daphne Caruana Galizia para las autoridades de su país, tras morir el lunes después de que el auto que conducía explotara,

"El gobierno de Malta ha permitido una cultura de impunidad", escribió en un emotivo post de Facebook. "Si las instituciones funcionaran, no habría un asesinato que investigar, y mis hermanos y yo tendríamos madre".

Al igual que su madre, Caruana es periodista de investigación. La mujer murió cerca de su casa en Bidnija. Al oír la detonación, el joven acudió corriendo a la escena del crimen, donde encontró el vehículo calcinado, la bocina todavía sonando y restos del cuerpo de su madre.

Así lo contó en el texto completo del post, muy crítico con la complicidad de las instituciones con el acoso a los periodistas independientes:

"Mi madre fue asesinada porque se interponía entre el estado de derecho y los que intentaban violarlo, como muchos periodistas fuertes. Pero también fue atacada porque ella era la única persona que lo hacía. Esto es lo que sucede cuando las instituciones del estado están incapacitadas: la última persona que queda es a menudo un periodista. Eso la convierte en la primera persona en morir.

Nunca lo voy a olvidar correr en el infierno del campo, tratando de encontrar una manera de abrir la puerta, el claxón del auto todavía sonando, gritando a dos policías que aparecieron con un solo extintor de incendios cada uno. Me miraron fijamente. "Lo siento, no hay nada que podamos hacer", dijo uno de ellos. Miré hacia abajo y había partes del cuerpo de mi madre a mi alrededor. Me di cuenta de que tenían razón, era inútil. "¿Quién está en el auto?", me preguntaron. "Mi madre está en el auto. Ella está muerta. Ella está muerta por su incompetencia. "Sí, la incompetencia y la negligencia que resultó en el fracaso de evitar que esto sucediera.

Lamento ser gráfico, pero así es como luca la guerra, y necesitan saberlo. Esto no fue un asesinato ordinario y no fue trágico. Trágico es que a alguien lo atropelle un autobús. Cuando hay sangre y fuego a tu alrededor, es guerra. Somos un pueblo en guerra contra el estado y el crimen organizado, que se han vuelto indistinguibles.

Unas horas más tarde, mientras ese payaso de primer ministro estaba haciendo declaraciones al parlamento sobre una periodista a la que pasó más de una década demonizando y acosando, uno de los sargentos de policía que se supone debería estar investigando su asesinato, Ramon Mifsud, publicó en Facebook: '¡Todos obtienen lo que se merecen, estiércol de vaca! Me siento feliz :)'

Sí, en este punto nos encontramos: un estado mafioso donde ahora puedes cambiar tu género en tu tarjeta de identificación (¡gracias a Dios por eso!), pero donde serás reventado en pedazos por ejercer tus libertades básicas. Solo para las personas que se supone que deberían protegerte lo celebren. ¿Cómo llegamos a esto?

El gobierno de Malta ha permitido una cultura de impunidad. Es poco reconfortante que el Primer Ministro de este país diga que "no descansará" hasta que se encuentre a los perpetradores, cuando encabeza un gobierno que alentó esa misma impunidad. Primero llenó su oficina de delincuentes, luego llenó la policía de delincuentes e imbéciles, luego llenó las cortes de delincuentes e incompetentes. Si las instituciones funcionaran, no habría un asesinato para investigar, y mis hermanos y yo tendríamos madre.

Joseph Muscat, Keith Schembri, Chris Cardona, Konrad Mizzi, el Fiscal General y la larga lista de comisionados de policía que no tomaron ninguna medida: son cómplices. Son responsables de esto".

El último de múltiples ataques

Caruana Galizia había denunciado amenazas de muerte, después de investigaciones periodísticas en las que acusó de corrupción a personas destacadas del gobierno de centroizquierda de Malta. También participó en la investigación internacional de los Papeles de Panamá, que destapó las cuentas de personalidades políticas y empresariales en diferentes paraísos fiscales.

Este no era el primer ataque que sufrió Daphne Caruana Galizia en su larga carrera como periodista de investigación en Malta. Su hijo Matthew suele recordar como una noche, durante su infancia, su familia tuvo que salir corriendo de la casa en mitad de la noche, luego de que varios desconocidos le prendieran fuego.

Daphne Caruana Galizia deja otros dos hijos: Andrew, diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores de Malta y Paul, un economista que actualmente estudia en el London School of Economics, en Reino Unido.

RELACIONADOS:Asesinatos
Publicidad