publicidad

Alcalde frenó plan de identificaciones

Alcalde frenó plan de identificaciones

San Francisco retrasó su plan de dar tarjetas de identificación a los residentes de la ciudad sin importar estatus migratorio en Estados Unidos.

"Hemos retrasado el programa hasta que revisemos datos suficientes

sobre nuestra actual política de ciudad santuario, y continuemos hacia

delante en cambiarla", comentó Newsom, el miércoles en entrevista con

el San Francisco Chronicle.El alcalde el mes pasado le pidió al administrador municipal Ed Lee que

suspendiera el programa de tarjetas de identificaciones hasta que "una

revisión profunda haya sido completada para asegurarse de que todos los

aspectos del programa cumplen con las leyes estatales y federales".La revisión de la política de santuario de la ciudad se llevó a cabo en

respuesta a una serie de artículos del San Francisco Chronicle, que

explicaban cómo la ciudad con regularidad protegía a jóvenes

indocumentados de ser deportados después de haber sido hallados

culpables de cometer delitos.La ciudad debía haber comenzado a emitir identificaciones a finales de

octubre o principios de noviembre, pero Newsom afirmó que no iniciará

el programa "hasta que todos estos asuntos estén resueltos".A parte de las políticas de santuario, Newsom ha dicho que es

imperativo lograr que las tarjetas de identidad sean imposibles de

falsificar.El retraso también ocurre en momentos en que el fiscal municipal,

Dennis Herrera, la semana pasada presentara una respuesta de la ciudad

a una demanda desafiando la legalidad del programa bajo las leyes

publicidad

estatales y federales.Se espera que un juez de la Corte Superior de San Francisco escuche argumentos en torno a esta demanda a finales de este mes.Como el programa luce ahora, las identificaciones estarían disponibles

para cualquier persona que pueda probar que él o ella han residido en

la ciudad de San Francisco durante al menos 15 días, junto con una

identificación con foto.El documento sería aceptado en los departamentos de la ciudad,

incluyendo la Policía y por cualquier agencia que recibe fondos

municipales.Los funcionarios de San Francisco esperan que la nueva

identificación eventualmente sea utilizada en instalaciones de la

ciudad como bibliotecas y campos de golf, entre otras.Algunos bancos y otras instituciones financieras también están

considerando aceptar las identificaciones como un documento lo

suficientemente válido para abrir una cuenta.

Si bien el programa fue diseñado para ayudar a los inmigrantes

ilegales, los grupos que respaldan la iniciativa opinan que ayudará

además a los residentes de la tercera edad que carecen de una licencia

de conducir, así como los residentes trangéneros que buscan una

identificación válida.El supervisor Tom Ammiano, que respaldó la legislación que fue aprobada

10-1, dijo que tenía pautado un encuentro con Newsom para disputar la

suspensión temporal de la emisión de identificaciones."Confío en que el programa seguirá adelante, y que podremos cumplir con

cualquier desafío legal", comentó Ammiano, quien espera que la ciudad

de San Francisco empezará a entregar identificaciones tan pronto como

noviembre próximo.La demanda, presentada por el Immigration Reform Law Institute de

Washington, señala que funcionarios municipales aprobaron el programa

en noviembre sin evaluar el impacto ambiental que representaría. La

entidad pronostica que ocasionaría un éxodo de indocumentados hacia San

Francisco.La demanda también argumenta que el costo del programa sería el gasto

ilegal de recursos de la ciudad, y que San Francisco no puede declarar

a una persona como "residente", si no vive legalmente en Estados Unidos."Es una propuesta que ayuda y motiva a los inmigrantes ilegales a

permanecer en el país", afirmó Sharma Hammond, el abogado que

representa a la organización.El pleito legal fue presentado en nombre de cuatro residentes de San

Francisco. Otro abogado de la organización está demandando a la ciudad

a nombre de la familia Bologna, tres miembros que fueron supuestamente

publicidad

asesinados por un adolescente indocumentado que tenía una orden de

deportación y no fue repatriado al ser protegido por la política de

santuario de la ciudad.Documentos presentados por el fiscal municipal en corte argumentaron

que ni las leyes estatales ni las federales tenían algún impacto en el

programa de la ciudad."Nada en la ordenanza obliga a los funcionarios municipales emitir

determinaciones sobre el estatus migratorio de un individuo, mucho

menos acerca de quién debe ser admitido o no en el país", resumió el

documento.Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes que han estado

trabajando con las autoridades municipales en la propuesta y la

implementación del programa han dicho que fueron sorprendidos por las

recientes declaraciones del alcalde Newsom."Estamos sorprendidos y alarmados porque el alcalde optó por ponerle un

freno a este programa", comentó Ana Pérez, directora ejecutiva del

Centro de Recursos de Centro América, en San Francisco.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad