Los Cadetes de Linares

La verdadera historia de 'Los Cadetes de Linares', el grupo más plagiado de México

El cantante Lupe Tijerina, fallecido este lunes, llevó a esta agrupación a los primeros lugares de las listas de popularidad norteña. Sus grandes éxitos se convirtieron en clásicos instantáneos.
5 Jul 2016 – 1:57 PM EDT

Se dice que 'Los Cadetes de Linares' es, probablemente, la banda más plagiada de la historia de la música regional mexicana. Los miembros del grupo han ido cambiando desde sus orígenes y muchos exintegrantes se han llevado el nombre de la banda con ellos. Es por eso que Lupe Tijerina siempre luchó por subrayar que 'Los Cadetes de Linares' solo hay dos: él y el difunto Homero Guerrero, fundador de la banda y encargado de hacer sonar el bajo sexto.

Por eso, la música norteña está de luto tras su muerte al sufrir un infarto cuando durante un concierto en Ciudad Fernández, San Luis Potosí.

Don Lupe Tijerina no perteneció a la alineación original de 'Los Cadetes de Linares', pero en cuanto conoció a Guerrero ambos supieron que ese dúo los llevaría al éxito. Y así fue. Gracias al talento de Lupe y Guerrero lograron convertirse en una de las bandas más influyentes de la música regional mexicana.



El grupo se formó en 1960 en la ciudad de Linares (Nuevo León) bajo la tutela de Homero Guerrero. De niño, Guerrero quería inscribirse en una academia militar, pero la situación económica de su familia no le permitió estudiar. Por se empeñó en ser un cadete de la música. De ahí el nombre. Un sueño frustrado que, en el largo plazo y de manera simbólica, se hizo realidad. Guerrero empezó como todos: tocando la guitarra en fiestas familiares, festivales de pueblo, escuelas y, sobre todo, en la plaza principal de Linares.

En 1961 se sumó al escuadrón el cadete acordeonista Adán Moreno. Entonces tocaban bajo el nombre de Acordeón y Bajo Sexto, pero la gente ya los había nombrado 'Los Cadetes de Linares'. Dicen que fue Emilio Garza, dueño de Discos Ramex, quien los bautizó.



En 1967 Moreno dejó la banda por desacuerdos con el resto del grupo y fue reemplazado por Samuel Zapata, que solo duró un año en el escuadrón. Guerrero y Zapata grabaron su primer disco de estudio en el 68 para Discos del Valle, una compañía discográfica de Houston, Texas. En esa sesión sacaron un montón de éxitos como ' El Ranchero', ' El Rogón', ' Estoy Pagando', ' Quiero que sepas', entre otros.

Zapata se fue y llegó Candelario Villarreal en su lugar. Tocaron juntos en el norte de México y en Texas, pero su éxito era meramente local.

Cuando Guerrero escuchó por primera vez a Lupe Tijerina, de inmediato lo incorporó a la banda. Ambos discutieron nuevas grabaciones. Guerrero aceptó las propuestas de Lupe y, en 1974, grabaron un disco con un corrido compuesto por Tijerina titulado ' Los Dos Amigos'. Este fue el verdadero comienzo de 'Los Cadetes de Linares' después de más de 10 años de buscar estabilidad.

Viajaron por toda la República mexicana y el suroeste de Estados Unidos. Tocaron en Chicago y Los Ángeles frente a grandes comunidades de origen mexicano. Las audiencias los recibieron de maravilla y, después de esa gira, se convirtieron en un grupo exitoso. Juntos aparecieron en varias escenas de la película 'Los dos amigos' de Valentín Trijullo en 1980.

Tijerina trajo a la formación el estilo que necesitaban para llegar a los primeros lugares de las listas de popularidad. Sus grandes éxitos se convirtieron en clásicos instantáneos.

Más adelante, el grupo sacaría himnos legendarios como ' Dos Coronas a mi madre', ' Las tres tumbas', ' Pueblito', ' Regalo de reyes' y ' Polvo maldito'. Ese dueto era la combinación perfecta para seguir conquistando corazones con debilidad norteña, pero su fortuna duró poco.

Homero Guerrero murió en un accidente de coche en la carretera de Monterrey a Reynosa en 1982. Fue un golpe duro para el mundo de la música en ese entonces. Miles de personas asistieron su funeral. La industria musical se conmocionó. Uno de los mejores músicos de todos los tiempos se había ido y dejó a Lupe Tijerina como el único sobreviviente de 'Los Cadetes de Linares'.


Después de la muerte de Guerrero, Tijerina cumplió con sus compromisos pendientes con diferentes músicos que lo acompañaron durante ese periodo.

Fue con Rosendo Cantú que hizo mejor mancuerna y Lupe continuó haciendo música original con él, además de los éxitos que alguna vez grabó con Guerrero. La relación de Tijerina y Cantú fue tormentosa hasta sus últimos días. Solo lograron trabajar juntos en pequeños lapsos de tiempo porque aparentemente, según dijo Cantú en una entrevista en 2006, Tijerina tenía muy mal carácter y era muy conflictivo.

“En el 82 me junté por primera vez con él y en 85 ya no andábamos juntos. En el 88 me junte otra vez con él y en 91 ya no estábamos. En el 97 me volví a unir y en 2003 nos volvimos a separar.”

Pese a todo, Don Lupe era muy querido en el mundo de la música. No solo era respetado por su talento, sino también como persona.


Muchos grupos compuestos por exmiembros del grupo u otros que nada tienen que ver con 'Los Cadetes de Linares' usan de manera ilegal el nombre de la banda que alguna vez hizo historia.

Tras la muerte de Emilio Garza, presidente de Discos Ramex, el nuevo propietario, Mike Cordero, cambió de razón social y nombró a la empresa Frontera Music. Hoy, el nombre del conjunto sigue en disputas legales en cortes norteamericanas.

Lupe Tijerina estaba cantando este lunes cuando tuvo que abandonar el escenario en la segunda canción. Se sentía mal y fue trasladado al hospital. Mario Mireles, compañero del cantautor, reveló que la agrupación siguió con el espectáculo pensando que Don Lupe regresaría en cualquier instante. Sin embargo, al bajar del escenario le dieron la mala noticia: Don Lupe había muerto.

“Siempre lo recordaremos con mucho aprecio, con una gran admiración y sobre todo, con mucho respeto, porque fue y seguirá siendo único, tanto como persona, como en su forma y estilo de tocar el acordeón, cantar e interpretar la verdadera y autentica Música Norteña,” publicaron los ' Tucanes de Tijuana' en su página de Facebook.

Descanse en paz, Don Lupe.


Más contenido de tu interés