Canciones

"Muerto en vida": Natalia Clavier le dice 'chau' a su ex con esta canción

Superación y sanación para la cantautora argentina al escribir este tema del nuevo disco de The Echocentrics.
19 May 2016 – 11:20 AM EDT

Por Natalia Clavier @nataliaclavier

“Como una cámara invisible, que me sigue a donde voy. Como el fantasma de aquel que no ha muerto, solo se ha ido”, recitan las primeras frases de “Muerto en vida”, canción que compuse con el productor de Austin, Texas, Adrian Quesada, para el segundo album de The Echocentrics, “Echo Hotel”.


En el momento en el que escribí la letra, el centro de mis días y mis noches giraban en torno al desamor, ya que recientemente me había separado de quien fue hasta la fecha, el gran amor de mi vida. Siempre me interesó la honestidad como base de mi trabajo como artista y de esta manera escribí esta canción.

Sin embargo, no fue hasta después de la sesión de voz que caí en cuenta de que este bolero psicodélico que había grabado con Adrián había resultado en una catarsis lírica. Si bien me resultó un tanto desafiante e intimidante interpretarla por estar llena de verdad y de fuertes sentimientos, también me dejó una sensación de alivio y sanación.

Cuando recibí un email de Adrián con una versión casi acabada de “Muerto en Vida”, su comentario me sorprendió: “Wow Nati, mi corazón se sale de mi pecho y se está desangrando sobre la mesa de mezclas!”

Evidentemente la letra lo había emocionado tanto como a mí al escribirla y cantarla.

“Muerto en vida, así te quiero percibir.
Que desaparezca tu recuerdo, que ya no habites en mí.
Que te mueras, sin tener que morir”, canta el estribillo.

¿Se puede realmente “matar de la memoria” a un gran amor?
¿Se lo puede exorcizar o erradicar de nuestro sistema?

¿Cómo se logra la desconexión de la persona que una vez amamos con locura cuando, incluso después de la separación, el vínculo sigue siendo profundo?

No sé si tengo las respuestas absolutas a estas preguntas, ni si es relevante encontrarlas. Tal vez sea este un camino de aprendizaje tan largo como la vida misma.

El día de mi casamiento fue uno de los más felices que recuerdo. Imaginaba envejecer junto a este hombre tan maravilloso. Los laberintos de la vida me llevaron, 8 años más tarde, a escribir semejante letra sobre ese mismo hombre.

Ahora que el tiempo, el maestro sanador, ha hecho lo suyo y la distancia entre los dos, tan necesaria, ha sucedido también, puedo apreciar este amor y todos los buenos y malos aspectos de la relación y de lo que fuimos como pareja.

Ahora creo que separarnos fue una decisión tan dolorosa como positiva para ambos. También siento que un amor enorme y significativo es imposible de “matar” por completo. Lo que sí es posible es transformarlo, re-significarlo y capitalizarlo como una parte más de los muchos elementos, historias y emociones que componen a la totalidad de la mujer que hoy soy. Una mujer aún más fuerte, libre y dispuesta a tomar al toro por los cuernos, y a finalmente reclamar su vida.

Una vez más, la música me trae magia y sanación. Espero y deseo que al leer estas palabras y escuchar la canción, te sientas inspirada o inspirado y sepas que una vez atravesado el oscuro túnel del corazón roto, te esperará una luz brillante del otro lado.

Echo Hotel de The Echocentrics está disponible a partir del 20 de mayo.


Más contenido de tu interés