Vivienda

Californianos hacinados en sus casas y lejos del trabajo: la crisis que hereda el próximo gobernador

El precio promedio de una casa en California es de 561,000 dólares, un costo que duplica el promedio nacional. Para los latinos, una de las comunidades más afectadas por la crisis inmobiliaria, el candidato que apoye la construcción de vivienda asequible se llevará su voto.
25 Ene 2018 – 10:57 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Cuando el mexicano Abel González emigró a Los Ángeles hace varios años alquilaba una vivienda por 450 dólares al mes, una cantidad con la que ahora difícilmente rentaría un pequeño cuarto en uno de los barrios más peligrosos de la ciudad. Hace unas semanas el dueño de la casa que habita quiso subirle la renta a 2,000 dólares, eso es $750 más de lo que ha pagado.

En medio de la lucha para no desembolsar más dinero, González, de 47 años, se puso a buscar otro lugar, pero se topó con la tremenda crisis inmobiliaria que afecta a los californianos. "No encontré nada, todo está caro. Lo más barato fue una casa de una recámara por 1,600 dólares y pedían un depósito de 3,200 dólares, por el primero y el último mes", dijo este originario de Jalisco a Univision Noticias.

Aunque al final solo le subieron la renta a 1,266 dólares, esto representa el 70% de sus ingresos. Sus parientes también la pasan mal, dice. En una casa de dos habitaciones que compró su hermana llegaron a vivir tres familias, eso quiere decir que algunos dormían en la sala. "Si esto empeora no nos van a dejar de otra más que buscar nuevos horizontes y una de las opciones es regresar a nuestra tierra", advierte.

Encontrar un hogar asequible en las zonas urbanas de California es una misión casi imposible. Muchos viven cada vez más lejos de sus trabajos y pierden varias horas cada semana en el tráfico; otros optan por rentar a extraños cuartos y hasta el garaje con tal de cubrir las elevadas hipotecas. Se trata de un problema enorme que tendrá que intentar resolver quien se convierta en el próximo gobernador.

Una reciente encuesta realizada a 900 votantes latinos concluyó que la vivienda asequible es un tema importante para esta comunidad a la hora de elegir entre los candidatos a la gubernatura. El 88% dijo que estaba de acuerdo en que los políticos estatales tomen medidas para "expandir la construcción de vivienda barata", lo cual proponen la mayoría de los aspirantes.

El sondeo, realizado por The Latino Community Foundation y The San Francisco Foundation, encontró que el 91% de los hispanos en San Francisco y el 90% de los que viven en Los Ángeles, las zonas metropolitanas con viviendas más caras en este estado, apoyan tal iniciativa.

Cuando se les preguntó a los encuestados si apoyarían a un candidato que respaldó e hizo campaña a favor del bono estatal de 4,000 millones de dólares para viviendas asequibles, el 81% respondió que sería más probable votar por este.

Con un pie en la calle

"Las rentas están exageradamente altas", expresa Lupita González, organizadora de la Alianza de Californianos para el Empoderamiento Comunitario (ACCE), que defiende a los inquilinos. "Si alguien se queda sin empleo, a esa familia no le alcanzará para pagar la renta y se quedará en la calle", agrega.

González dice que una de las soluciones a este problema no solo es construir viviendas asequibles, sino mantener las que ya existen. Ella explica que cada vez que un inquilino abandona un hogar protegido bajo la ley de control de renta, el siguiente queda desprotegido. Así, cada semana se pierden unas 1,000 unidades a las cuales no les podían elevar el alquiler.

Actualmente, este tipo de normas solo se han promulgado en Los Ángeles, San Francisco, Santa Mónica, Beverly Hills, West Hollywood, Berkeley y Richmond. En otras ciudades, los propietarios son libres de elevar las tarifas a su antojo.

"No solo es una crisis de vivienda, sino una epidemia de dueños avaros que cada vez quieren más dinero por su propiedad", reprochó González, quien cada semana dirige una clínica sobre de derechos de inquilinos en las cuales, según ella, se escuchan "historias de terror".

Las quejas más comunes son desalojos y aumentos de alquileres. "Hace dos semanas llegó un señor al que le aumentaron la renta de 600 a 1,200 dólares por un apartamento pequeño que ni siquiera tiene recámara", cuenta.

Matt Barreto, cofundador de Latino Decisions, que supervisó la encuesta sobre los votantes hispanos y la vivienda, señaló que los latinos en California esperan un gobierno estatal progresista que funcione bien y que ayude a crear oportunidades para que las personas tengan éxito.

"Con los precios de las viviendas subiendo vertiginosamente, los votantes latinos le dicen al estado que haga algo serio y que haga algo ahora. La propiedad de una vivienda es la columna vertebral de la estabilidad económica y el sueño americano, y los latinos esperan que el estado nivele el campo de juego", agregó Barreto.


Estos es la crisis inmobiliaria que enfrenta California en cifras:

  • El precio promedio de una casa es de 561,000 dólares, según la Asociación de Agentes Inmobiliarios.
  • El costo por vivienda duplica el promedio nacional.
  • Una familia necesita tener un ingreso de al menos 115,000 dólares anuales y dar un enganche del 20% para comprar una vivienda a ese precio.
  • El 75% de los habitantes del sur de California no pueden comprar una casa.
  • Más de la mitad de los californianos ha pensado mudarse a una vivienda más barata.
  • En San Francisco una casa vale un promedio de $1.5 millones, según Paragon Real Estate Group.
  • Una familia de Los Ángeles gana en promedio $64,000 al año, esto es la mitad de lo que necesita para comprar una casa.
  • El 30% de los inquilinos destinaba en 2016 más del 50% de sus ingresos al pago de renta y servicios públicos, según el Centro de Presupuestos y Políticas de California.
  • Uno de cada 10 residentes está considerando irse porque no pueden pagar la vivienda, según un estudio legislativo estatal.
  • Cifras del Censo muestran que dos millones de personas, de 25 años o más, abandonaron el estado desde 2010 debido a esta crisis inmobiliaria.
  • Houston y Dallas construyeron 63,000 casas en 2016, esto es 13,000 más de las que se edificaron en todo California ese año.
  • California necesita duplicar el número de viviendas construidas cada año para evitar que los precios aumenten más rápido que el promedio nacional, según la Oficina del Analista Legislativo.
  • Los condados de Los Ángeles, San Francisco, Orange y San Diego declararon en 2017 una emergencia ante la gran cantidad de indigentes.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:HispanosCaliforniaPolítica