Abuso Infantil

“Tiene 15 años y solo pesa 70 libras”, sheriff texano sobre caso de maltrato y encierro de tres menores

Un jovencito de 15 años de edad logró escapar de la casa donde él y sus hermanos eran maltratados con un bate de metal y llegó hasta un restaurante Sonic en el norte de San Antonio para pedir ayuda. Las autoridades arrestaron a la hispana que supuestamente los cuidaba.
16 Oct 2017 – 11:52 AM EDT

SAN ANTONIO, Texas. – Un caso de maltrato y encierro de tres hermanos salió a la luz pública el pasado fin de semana en San Antonio, Texas, luego de que un chico de 15 años escapó de la residencia donde vivía con sus hermanos y se presentó en un restaurante Sonic del norte de la ciudad, para pedir ayuda porque los tres eran golpeados, de forma constante, con un bate metálico de béisbol, según autoridades.


El muchacho, con graves moretones en varias partes de su cuerpo y desnutrición severa, huyó de su casa el sábado en la noche y, con la ayuda de una persona en el restaurante, logró contactar a línea de emergencia 911.

La denuncia del menor condujo al arresto de Marissa Mónica Cano, de 38 años de edad, quien estaba a cargo de los tres hermanos, aunque no es familiar de ellos, según informó Javier Salazar, sheriff del condado Bexar.

Hasta ahora la mujer enfrenta dos cargos de agresión agravada a un menor por golpear al chico de 15 años y a su hermano de 17 con un bate de metal. Las autoridades aún investigan si una hermana de las víctimas, de 8 años de edad, también fue maltratada por Cano.

El adolescente les contó a los oficiales que atendieron el incidente que Cano lo agredía a él, a su hermanita de 8 años y a su hermano de 17 con un bate de béisbol, los hacía aguantar hambre y los encerraba en el garaje.

“Fue desgarrador escuchar la versión de los hechos por parte de los chicos”, dijo Salazar a medios locales. “Mencionaron que este abuso, en su opinión, no fue necesariamente abuso… Casi diciendo que esta clase de vida era normal para ellos. Sabemos que no lo es”, agregó.

El chico de 15 años tenía lesiones que indican que era víctima de abuso continuo y los investigadores del caso creen que fue agredido durante años. El muchacho era solo “piel y huesos”, de acuerdo con el sheriff Salazar.


El joven presenta lesiones que aún están infectadas y otras que ya sanaron. Salazar hizo especial énfasis en una herida que tiene el chico en una de sus piernas, la cual presenta una infección severa.

El oficial también confirmó que los dos adolescentes no estaban matriculados en la escuela, pero no pudo hablar de la situación de la niña de 8 años.

“Hasta ahora ellos no nos han podido decir cuándo fue la última vez que estuvieron en una escuela. Es obvio para nosotros que esta mujer no mandaba a los jovencitos a la escuela para evitar cualquier sospecha de parte de las autoridades”, explicó Salazar.

Las autoridades están interrogando a otras personas de interés y Salazar dijo que no descarta que haya nuevos arrestos en este caso.

Vea También:


El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés