null: nullpx
Interés Humano

El conmovedor adiós entre un hombre moribundo y sus caballos

Un hospital militar en Texas permitió que un veterano de guerra cumpliera su último deseo antes de morir: salir a despedirse de sus caballos Sugar y Ringo.
24 May 2016 – 5:56 PM EDT

SAN ANTONIO, Texas - El momento no podía ser más conmovedor, cuando el 21 de mayo a Roberto González, un veterano de la guerra de Vietnam, le permitieron salir de su habitación en el Hospital Audie L. Murphy Memorial para despedirse de sus amados caballos, Sugar y Ringo. Era el último deseo del hombre de 71 años, quien enfrentaba una enfermedad terminal. Dos días después falleció.

El día del encuentro con los caballos también era una fecha importante en la vida de González por otra razón: el 21 de mayo de 1970, durante un enfrentamiento en la guerra de Vietnam, recibió un disparo en la espalda que lo dejó paralizado. A pesar de su discapacidad, el veterano no renunció a montar y durante años trabajó entrenando caballos y sementales de carreras en todo el estado de Texas, según publicó el sitio NewYorkPost.com

" Mi marido era uno de los únicos entrenadores discapacitados de caballos con licencia para domarlos en Texas, y logramos cumplir su último deseo", dijo Rosario González en entrevista con News4 de San Antonio. Fue su esposa quien organizó el encuentro con Sugar y Ringo, les planteó la situación al personal del hospital y ellos accedieron a hacer realidad ese último deseo de González en víspperas de su muerte.

"Estaba consciente de que los caballos estaban allí y abrió los ojos. Los caballos lo estaban besando", refirió conmovida la portavoz del hospital militar Lupe Hernández, en entrevista con el sitio The Daily Beast. "Cuando sabemos que están al final de la vida, tratamos de que estén lo más cómodos posible", agregó.

González llegó al hospital militar en 1974 como uno de sus primeros pacientes, ya que recién lo habían inaugurado. Durante una revisión médica en ese centro de salud, descubrieron que había desarrollado problemas hepáticos y sus riñones estaban empezando a cerrarse.

La tarde del 23 de mayo Roberto González falleció al lado de su familia y amigos. Gracias al Sistema de Cuidados de Salud de Veteranos del Sur de Texas, cumplió su úlltimo deseo: despedirse de Sugar y Ringo, sus queridos caballos.

Más contenido de tu interés