null: nullpx
San Antonio

Acusación por discrimen termina en pesquisa contra ciudad de San Antonio

El ayuntamiento debe volver a reunirse de inmediato en este punto tan pronto como sea posible para considerar revocar este voto y avanzar con Chick-fil-A como parte del contrato.
28 Mar 2019 – 5:13 PM EDT

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, abrió una investigación en el condado de San Antonio luego de que el bufete de abogados First Liberty Institute solicitó al Departamento de Transporte de los Estados Unidos a abrir una investigación sobre si las denuncias de discriminación religiosa por parte de miembros del Concejo Municipal de San Antonio por posible violación la ley federal que protege la libertad religiosa y no cumpla con las garantías tras polémica con la cadena Chick-fil-A.

"Hoy, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, abrió una investigación en el condado de San Antonio. La decisión del Concejo Municipal de excluir a Chick-fil-A del contrato de Concesión del Aeropuerto y ha pedido a la Secretaría de Transportes que haga lo mismo", declaró en un escuesto comunicado de prensa el concejal del Distrito 6, Greg Brockhouse. Además, señaló que la investigación responde a "la horrible decisión del Concejo Municipal de castigar a Chick-fil-A por su constitucionalidad".

El bufete legal, dedicado exclusivamente a la defensa y restauración de la libertad religiosa, busca probar que el Consejo Municipal de San Antonio infringió en la ley que protege la libertad religiosa de la no discriminación requerida como un receptor de la subvención federal luego de que el concejal del Distrito I, Roberto Treviño, junto a miembros del Concejo Municipal aprobaron un acuerdo de concesión en el aeropuerto de la ciudad para que Chick-fil-A fuera excluida del aeropuerto. La votación del Consejo Municipal se cerró 6-4.

La cadena con sede en Atlanta tiene un historial de subvención a organizaciones cristianas.

“El Ayuntamiento aprobó el acuerdo… El Ayuntamiento no hizo ningún otro cambio al acuerdo. Durante la consideración del acuerdo por parte del consejo, y su moción para excluir a Chick-fil-A, el concejal Treviño afirmó abiertamente que San Antonio no debería contratar a Chick-fil-A debido a lo que describió como su supuesto ‘legado de comportamiento anti-LGBTQ’ y sugirió que la ciudad debería examinar todos los acuerdos económicos futuros para garantizar que se alineen con nuestros valores fundamentales como ciudad ", expone la carta que dirigió la firma legal a la secretaria de transportación de Estados Unidos, Elaine Chao.

Según Brockhouse, el ayuntamiento debe volver a reunirse de inmediato en este punto tan pronto como sea posible para considerar revocar este voto y avanzar con Chick-fil-A como parte del contrato. Es imperativo que el alcalde Nirenberg hable en nombre de esta ciudad y haga su trabajo. Él ha permanecido en silencio mientras la nación se burla de San Antonio. Los errores ocurren, pero pueden solucionarse y podemos mostrar la inclusión honrando a todos
puntos de vista. El desacuerdo no es discriminación y Chick-fil-A merece ser incluido."

RELACIONADOS:San Antonio

Más contenido de tu interés