Donald Trump

Una foto vieja de Donald Trump desgracia a los dueños de un restaurante alemán en Brooklyn

Los dueños del negocio decidieron retirarla de la pared para quitarle fuerza la controversia que en las pasadas semanas se generó, a través de internet, entre los comensales.
5 Ago 2016 – 1:06 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. – Cuando en el 2007 abrieron las puertas de su restaurante en Brooklyn, el objetivo de Fred y Amber Urban era que se hablara del lugar por la excelencia de su comida alemana y el servicio. Eso les permitiría generar ingresos para sacar adelante a su familia. Nueve años más tarde, una foto del aspirante a la presidencia de EE.UU., Donald Trump, puso en riesgo su negocio -" Schnitzel Haus"- y esta semana terminaron arrancándola de la pared donde estaba.

Según han explicado en diversos medios, la foto llevaba todo este tiempo allí sin generar ningún problema. En el 2012, una usuaria de la página web Yelp!, identificada como Althea A. la publicó como un detalle curioso que le llamó la atención del restaurante.

Fred y Amber Urban contaron que tras abrir el negocio en el 2007, un día recibieron la visita de Trump, entonces empresario y líder de la comunidad alemana en la ciudad de Nueva York, honrando la herencia de su abuelo, quien abandonó Alemania en el 1885 rumbo al este de Estados Unidos, en busca de una mejor vida.

Luego de cenar en su restaurante, unos días más tarde los Urban recibieron una foto de Donald Trump, deseándoles éxito en esta empresa. Decidieron presumirla en las paredes del local, al igual que muchas otras, incluida la del actor Al Pacino.

No tenían por qué pensar que la aspiración de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano terminaría afectándoles, sólo por tener su foto vieja allí expuesta.

La controversia dio inicio hace unos meses, cuando a través de Yelp! un usuario publicó que había comido en el lugar, pero que se sintió incómodo porque como hombre de raza negra y con varios amigos mexicanos estaba patrocinando un negocio que presumía una foto de una persona tan “racista” y “desagradable” como Trump. “Es como tener una foto de Hitler porque un día los visitó. Deberían quitarla”.



Otros usuarios de la misma página, que permite promover o criticar negocios de comida, se hicieron eco del mensaje e interpretaron como una pena que los dueños del restaurante alemán fuesen seguidores de Donald Trump.

¿Qué hizo que llegaran a esa conclusión? La familia Urban no sabía.

Decidido a ponerle fin a la controversia, que es lo más que cualquiera evita a la hora de disfrutar de una buena comida, Fred Urban publicó un mensaje amplio en la página del restaurtante, en el cual expuso su posición. “Tenemos clientes mexicanos, negros, hispanos, chinos, blancos, hindúes, alemanes, italianos (y puedo seguir) que apoyan Schnitzel Haus por la comida y la hospitalidad… Si Donald Trump no estuviera aspirando a la presidencia, ni siquiera estaríamos hablando de la foto”, expuso.

Para conocimiento general, informó que quitaron la foto de la pared, “porque no me gusta perder tiempo explicando por qué la colgué”.

Menos reservada fue la explicación de su compañera Amber Urban, quien aseguró al diario Daily Brooklyn: “Cuando tú estás afectando mis ingresos y quitando comida de la mesa familiar, nos vemos forzados a realizar cambios”.

RELACIONADOS:Donald TrumpBrooklynPolíticaLocal

Más contenido de tu interés