null: nullpx
THE CITY

Repartidores celebran el acceso a los baños y la transparencia de las propinas junto a AOC y Chuck Schumer

A partir del lunes, los restaurantes deben dejar que los repartidores utilicen los baños si lo solicitan. Otra reforma otorga a los trabajadores el derecho a ver cómo se asignan sus propinas.
Publicado 24 Ene 2022 – 12:38 PM EST | Actualizado 24 Ene 2022 – 02:10 PM EST
Reacciona
Comparte
Default image alt
Gabriel López, quien se gana la vida como repartidor de comida desde hace más de 18 meses, desafía los elementos en el centro de la ciudad, el 21 de enero de 2022. Crédito: Hiram Alejandro Durán/ THE CITY

Este artículo fue publicado originalmente el 23 de enero de 2022 por THE CITY. Suscríbete aquí para recibir las últimas historias de THE CITY cada mañana.

A partir del lunes, los repartidores de comida a domicilio de la ciudad de Nueva York tienen derecho a una mayor claridad en sus ingresos diarios y en las propinas, así como el derecho a utilizar la mayoría de los baños de los restaurantes, ya que las nuevas leyes comienzan a entrar en vigor.

Las normas se derivan de una serie de proyectos de ley aprobados por la Alcaldía el pasado mes de septiembre, a raíz de los informes de THE CITY y de las demandas de Los Deliveristas Unidos, un grupo laboral que representa a miles de repartidores.

Los Deliveristas celebraron las nuevas protecciones el domingo por la tarde con una manifestación en Times Square, respaldada por aliados como la representante Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata del Bronx/Queens) y el senador Chuck Schumer, que ha abogado por fondos federales para crear paradas de descanso para los trabajadores y otras ayudas.

También se unieron el Contralor de la ciudad Brad Lander y los concejales Carlina Rivera (D-Manhattan) y Justin Brannan (D-Brooklyn), entre los legisladores que presentaron los proyectos de ley del Concejo Municipal.

La manifestación atrajo a docenas de Deliveristas, muchos de los cuales proceden de comunidades indígenas de México y Guatemala. También participaron trabajadores de Bangladesh y Mali.

"Vamos a ver grandes, grandes cambios con estas leyes", dijo el viernes a THE CITY el repartidor del Alto Manhattan Manny Ramírez, de 34 años. "La discrepancia entre lo que el cliente cree que nos pagan y lo que realmente pagan las aplicaciones era inmensa, pero ahora hay más conciencia, y sentimos que hemos ganado sólo con eso".

"Nos sentimos ganadores", dice Ernesta Gálvez, de 40 años, que trabaja para la aplicación Relay y es una de las pocas mujeres entre Los Deliveristas. "Es emotivo pensar en lo lejos que hemos llegado".

Ocasio-Cortez dijo en una entrevista telefónica el domingo que los logros locales para los repartidores envían señales importantes a nivel nacional.

"Lo que estamos viendo con Los Deliveristas y la clase trabajadora en Nueva York, particularmente los trabajadores en la industria de la tecnología, es un contrapunto tan fuerte a lo que hemos visto en California", dijo, señalando la prohibición de ese estado de que los contratistas sean reconocidos como empleados de tiempo completo.


"La organización real de estos trabajadores puede ser y es eficaz no sólo para luchar, sino para ampliar realmente la calidad de vida de las personas, en particular las que se ganan la vida con todas estas aplicaciones", añadió. "Lo que realmente me entusiasma explorar con ellos es cómo podemos utilizar esto como punto de partida para el crecimiento de los derechos de los trabajadores y una mayor dignidad para los trabajadores, tanto en todo el estado como en todo el país."

Acceso a los baños

Entre las nuevas normas que se estrenan esta semana: los repartidores tienen derecho a utilizar el baño de los clientes en los restaurantes donde recogen un pedido. El rechazo de los gerentes de los restaurantes a permitir el acceso a los baños se convirtió en un tema decisivo para los repartidores hace dos años, al inicio de la pandemia.

Ramírez, que trabaja para Doordash y Relay, dijo que la nueva ley de acceso a baños le permitirá volver a su antigua ruta de reparto en el Bajo Manhattan, donde puede encontrar más clientes -con más dinero- que en el norte.

Dijo que se vio obligado a trasladar su ruta al norte durante la pandemia porque tiene un familiar en el barrio y podía hacer sus necesidades en su apartamento.

"Encontrar un lugar para usar el baño o incluso descansar era imposible en el Bajo Manhattan el año pasado y en 2020, hasta ahora, gracias a estas leyes", dijo.

Las aplicaciones de entrega, entre las que también se encuentran UberEats y Grubhub, deberán presentar informes de ingresos diarios a cada trabajador a través de la app, y también deberán ofrecer transparencia en torno a las propinas de los clientes.

Las empresas están ahora sujetas a requisitos de licencia para seguir operando en la ciudad de Nueva York.

El Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador de la ciudad (DCWP por sus siglas en inglés) es el encargado de hacer cumplir las leyes. Hasta ahora, la agencia ha concedido licencias a UberEats, Postmates y Drizzly, todas ellas pertenecientes al gigante tecnológico Uber, según un portavoz de la empresa.

Relay aún no ha solicitado la licencia, dijo el viernes el portavoz Matt Miller. Sin embargo, añadió que la plataforma ya garantiza que "el 100% de las propinas van a los jinetes pase lo que pase" y paga a los mensajeros semanalmente.

Miller dijo que Relay desplegaría el lenguaje en sus contratos con los restaurantes el lunes reflejando los requisitos del baño. "La normativa de la
Alcaldía sigue trabajando fuertemente a favor de cualquier restaurante o pasajero que trabaje con Relay", añadió.


Otras grandes plataformas expresaron igualmente su apoyo a los proyectos de ley del Concejo el viernes.

"Los trabajadores de entrega de NYC trabajan duro todos los días para apoyar a los restaurantes y los residentes de toda la ciudad", dijo un portavoz de Grubhub en un comunicado. "El acceso a los baños y un salario digno son simplemente lo correcto".

Un portavoz de Doordash declaró: "Estamos comprometidos activamente con la comunidad de Doordash y ansiosos por trabajar con los legisladores de la ciudad de Nueva York sobre las formas en que podemos abordar mejor sus necesidades únicas."

Apoyo económico para los repartidores

Otros dos proyectos de ley muy anticipados -uno que exige a las plataformas que paguen las bolsas aislantes de los trabajadores, y otro que establece reglas de salario mínimo similares a las que disfrutan los conductores de Uber y Lyft- se pondrán en marcha en abril y a principios del próximo año, respectivamente.

La mayoría de los repartidores de Nueva York ganan mucho menos que el salario mínimo de $15 de la ciudad: sólo $7.87 antes de las propinas y $12 después, en promedio, según un estudio realizado en septiembre por el Workers Justice Project y la Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell.

Lander, que como miembro del Concejo presentó el proyecto de ley que fijará las normas salariales, dijo que su oficina "hablará con el DCWP y estudiará cómo pueden seguir aplicando, reforzando y mejorando la ejecución de estas nuevas leyes sobre la entrega, así como las de causa justa y semana laboral justa, y otras leyes fundamentales de protección de los trabajadores que aplican".

Desde que el Concejo aprobó las nuevas leyes, los repartidores y los funcionarios del DCWP se han reunido regularmente para recomendar cómo la agencia puede hacer cumplir las regulaciones, según Hildalyn Colón Hernández, directora de políticas del Workers Justice Project, que representa a los repartidores.

Josh Wood, un trabajador de reparto de UberEats del Bajo Manhattan desde 2016 y miembro de Los Deliveristas Unidos desde 2020, dijo que se reunió en privado con varios funcionarios del DCWP en octubre durante casi dos horas.

Dijo que hicieron todo lo posible “para asegurarse de que los trabajadores tengan una perspectiva en la implementación de esta ley."

Ramírez dijo que él también se reunió con la agencia dos veces, y que cada reunión duró unas dos horas.

En una declaración el viernes, el Comisionado del DCWP, Peter Hatch, elogió la defensa "incansable" de los repartidores y su presión para aumentar las protecciones.

"Al conceder la licencia a las aplicaciones de entrega, podemos aportar la tan necesaria supervisión y regulación a este sector en expansión, lo que beneficiará en gran medida no solo a estos trabajadores esenciales, sino también a los restaurantes y a los consumidores que utilizan las aplicaciones", añadió.

Más de 2,000 espectadores sintonizaron un seminario en Facebook Live sobre las nuevas leyes organizado por Los Deliveristas Unidos el 10 de enero.

En los próximos meses, el grupo se centrará en aumentar la difusión y la concienciación.

Schumer dijo a THE CITY en una entrevista telefónica que trabajará "estrechamente" con las agencias locales y los repartidores para asegurar la puesta en marcha de las leyes - y señaló su éxito en la obtención de fondos federales.

"La ciudad y yo trabajamos bien juntos, conseguí $6,000 millones el año pasado, y todavía hay bastante por ahí", para proyectos como las estaciones de carga para los repartidores, dijo el líder de la mayoría del Senado. "Así que siempre que las agencias no estén trabajando, yo estaré allí. Los vigilaré como un halcón. Seré su perro guardián".

THE CITY es una organización de noticias independiente y sin ánimo de lucro que se dedica a realizar reportajes contundentes al servicio de los neoyorquinos.


Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés