null: nullpx
Política

"No podemos con el peso de su presencia": Estadía de Trump altera la vida en pueblo de Nueva Jersey

El presidente se trasladó el viernes pasado a la localidad de Bedminster, donde pasará casi medio mes mientras, según él, concluyen unas reparaciones en la Casa Blanca. Inicialmente se pensó que había iniciado sus vacaciones, pero el fin de semana tuiteó que no era así y que seguía con su agenda de llamadas y reuniones.
7 Ago 2017 – 9:16 AM EDT

NUEVA JERSEY. - La apacible vida en la localidad de Bedminster, Nueva Jersey, no es la misma desde el viernes pasado, cuando el presidente Donald Trump arribó a uno de sus clubes de golf. Por 17 días, los 8,000 residentes del remoto pueblo tendrán que acostumbrarse a los helicópteros, cierres de vías y agentes del Servicio Secreto.

"Mis ovejas están aterrorizadas", se quejó Anne Choi, de 44 años, al diario The New York Daily News. "Es horrible. No contamos con la infraestructura. No podemos con el peso de su presencia", agregó.

Inicialmente se pensó que el mandatario iniciaba sus vacaciones en la localidad agrícola, pero él mismo se encargó el fin de semana de precisar que no es así. "(Estoy) trabajando en Benmisnter, N.J., mientras esté en curso la prevista construcción en la Casa Blanca. Esto no son vacaciones - ¡reuniones y llamadas!", escribió en su cuenta de Twitter.

Si bien Trump estará en un aislado club privado de 600 acres, los residentes de Bedminster han sentido su presencia. La semana pasada, contó Choi a The New York Daily News, tres helicópteros militares sobrevolaron su patio y realizaron una especie de simulacro antes de que llegara el presidente.

El club está ubicado a unos 45 kilómetros al oeste de la ciudad de Nueva York y según The Washington Post, para obtener una membresía hay que pagar honorarios de inicio entre 75,000 y 100,000 dólares, además de más de 22,000 dólares en cuotas anuales.


En fotos: Este es el lujoso club por el qué Trump sustituyó (por ahora) su mansión en Mar-a-Lago

Loading
Cargando galería

Para resguardar la seguridad de Trump, los agentes del servicio secreto incluso están usando drones y cámaras que podrían perturbar la privacidad de quienes viven en el área, agregó el diario.

"Es súper extraño", dijo al periódico Julie Henderson, una artista que vive en la misma calle que lleva al Trump National. Su esposo, Paul, se quejó también porque asegura que se ha quedado atascado en la autopista interestatal en dos ocasiones debido al paso de la caravana presidencial.

Otro, sin embargo, le han buscado el lado positivo. La llegada de agentes federales y periodistas podría alentar sus ventas, vaticinaron.

Ese fue el caso de Steve Desiderio, propietario de un restaurante. "Han tratado de pintarlo como un cierre (de las carreteras). ¿Debido a que hay cinco autos más en el semáforo?", se preguntó en una conversación con The New York Daily News.


RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpLocal

Más contenido de tu interés