null: nullpx
Inmigración

Crisis migratoria lo transforma en padre y madre en NYC

Miguel Animas tuvo que asumir las responsabilidades que antes compartía con su esposa, Mirna Lazcano, en la crianza de sus hijas.
12 Abr 2016 – 11:50 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Las hijas de Miguel Animas piden la ayuda del papa Francisco. Crédito: Gerardo Romo / Univision Nueva York 41

La separación que un estatus migratorio les ha impuesto trastornó la dinámica familiar en el hogar Animas Lazcano, en East Harlem, Manhattan.

Luego de que la matriarca Mirna Lazcano quedara detenida en Puebla, México, sus dos hijas nacidas en Estados Unidos, Michel y Heidy, han permanecido al cuidado de su padre, Miguel Animas, en lo que llega el ansiado reencuentro.
Miguel admite que la crianza de sus hijas es un desafío constante, especialmente con la más pequeña, quien fue diagnosticada con Déficit de Atención.

Como si fuese hoy, recordó que el día en que las niñas volaban solas a Nueva York y él se preguntaba si sería capaz de asumir una responsabilidad que siempre compartió con Mirna.

Aunque la incertidumbre le carcomía las entrañas, Miguel hizo frente a la situación con la misma valentía con la que su esposa lo ayudó cuando quedó inhabilitado por un año, al sufrir un accidente de trabajo.

Aprendió a peinar el largo cabello de Michel viendo videos en YouTube, aunque nadie lo preparó para explicarle a Heidy la metamorfosis de niña a adolescente. “Pienso tanto que me distraigo y olvido bajarme en la estación de tren para ir a casa. Mis hijas necesitan a su madre”, dijo. “Por más que trato, a veces no sé cómo explicar lo que están experimentando”.

Cargando Video...
Familia mexicana lucha por reencontrarse


Miguel trabaja en limpieza 10 horas cada día y dedica los fines de semana a estar con sus hijas; todo se complica cuando debe presentarse a la citas médicas o de la escuela.

“Le doy prioridad a mis hijas, pero al final de la semana tengo que arreglármelas para estirar el sueldo”, confesó.

El dolor se agudiza cuando las niñas acuden a eventos escolares y los catedráticos preguntan por Mirna. Incluso, en las reuniones, Miguel es el único padre entre las madres, lo que despierta curiosidad. “Constantemente tengo que explicar que mi esposa fue deportada. Es vivir la pesadilla una y otra vez”.

Heidy ha recibido diplomas por sus excelentes calificaciones, pero el hecho de que su madre no este en las fotografías que documentan sus éxitos, no la entristece tanto como el que su hermana crezca sin Mirna.

“Yo tuve a mi mamá cuando era más niña, pero Michel la necesita ahora. Mamá debería estar aquí con ella”, deseó la adolescente.


Lea además:

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:InmigraciónLatinosFamiliaSer PadresLocal

Más contenido de tu interés