null: nullpx
Inmigración

Tres dreamers cuentan por qué se atreven a viajar a México aunque temen que no los dejen regresar a EEUU

Este grupo de jóvenes se alista para visitar su país de origen enfrentando las nuevas y duras políticas migratorias de la era Trump. En su regreso planean arriesgarse a entrar por la frontera en autobús acompañados de abogados y académicos.
12 May 2017 – 10:17 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Los dreamers Miriam Juan Estrella (a la izquierda), José Rivas y Karina Ruiz. Crédito: Fernando Hernández/ Cortesía

LOS ÁNGELES, California.- Aunque sigue en vilo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), un viaje académico organizado por el Centro de Estudios California-México retomó el plan de llevar a México a decenas de dreamers de distintos estados del país.

A la fecha, 34 beneficiarios de DACA están en la lista de participantes. Desde 2012, más de 120 dreamers se han reencontrado con sus raíces y familiares al otro lado de la frontera gracias a este programa que se vale de un permiso especial de salida al extranjero, conocido como advance parole.

Este viaje, el sexto planeado por dicho grupo, se mantuvo en pausa tras el triunfo de Donald Trump -quien en campaña prometió eliminar DACA, aunque después dijo que había cambiado de opinión-, pero se reactivó luego de incluir una medida adicional para el regreso a Estados Unidos: el grupo cruzará la garita de San Diego en un autobús (en los recorridos anteriores los estudiantes tomaron un vuelo de la Ciudad de México a Los Ángeles).

"Vamos a regresar con un abogado, académicos y hasta un sacerdote porque queremos asegurarnos de que ni uno solo va a ser detenido a su regreso", dijo a Univision Noticias, Armando Vázquez-Ramos, director del Centro de Estudios California-México y organizador del programa.

Cargando Video...
'Dreamers' viajan a México para reencontrarse con sus raíces

Sobre los riesgos que pueden correr estando por fuera durante una época de tantos cambios y endurecimiento de las políticas migratorias, los organizadores dicen que están preparados para asumirlos. "Si ocurre la cancelación de DACA durante el viaje ellos están protegidos por un permiso especial", señaló el profesor. "Sin duda hay un riesgo, pero decidimos lanzar la convocatoria porque le apostamos a que no van a tocar el programa DACA y porque hay un gran interés", agregó.

Tres dreamers que serán parte de este recorrido en su natal México, que se realizará del 1 al 21 de agosto, compartieron con Univision Noticias las razones por las que decidieron tomar este riesgo.

Karina: "El miedo no puede paralizarnos"

"¿Qué pasaría si me quedo en México?", fue la pregunta que se hizo Karina Ruiz, una dreamer de Arizona que realizará el viaje este verano con otros beneficiarios de DACA. "Tendría un problema tremendo; lo he platicado con mi esposo de que si no me dejan regresar nos llevaríamos a los niños para allá", dice Ruiz, quien tiene tres hijos, de 5, 7 y 15 años.

Para ella, su visita a su natal Estado de México, como parte de las actividades del programa escolar, es una moneda en el aire.

"El presidente ha dicho que no nos quiere 'tocar', pero hay una incertidumbre; aunque si no nos arriesgamos nadie lo hará por nosotros", comenta.

"El mensaje es que el miedo no puede paralizarnos, estamos tomando un riesgo calculado", expone esta residente de Phoenix.

Un mes después de que cumplió 15 años, Ruiz cruzó ilegalmente la frontera entre México y EEUU. Sus padres, originarios de Oaxaca, la trajeron para que tuviera una vida mejor. A pesar de los retos por ser indocumentada, ella se graduó de la carrera de Bioquímica en la Universidad Estatal de Arizona en mayo de 2015 y actualmente colabora con la organización Arizona Dream Act Coalition.

"Tengo 18 años sin ver a mis hermanos, no conozco a mis sobrinos y no estuve cuando fallecieron mis abuelos", comparte Ruiz, quien cree que el reencuentro con sus parientes es uno de los principales incentivos para regresar a su país de origen.

Ruiz también se enteró que ir a México le permitiría reingresar legalmente a EEUU y agilizar su proceso para regularizar su estatus migratorio. Aunque expertos consideran que no es una vía segura, ni directa a la legalización y recomiendan analizar cada caso antes de viajar al extranjero usando un advance parol.

"Es jugarnos el todo por el todo", dice Ruiz.

José: "También en México puedo salir adelante"

José Rivas, un dreamer que estudia una maestría en salud mental en la Universidad de Wyoming, sabe que por el actual periodo de incertidumbre migratoria no sería el mejor momento para salir del país; sin embargo, cree que valdrá la pena ser parte del viaje académico del Centro de Estudios California-México para regresar a su terruño, ver a sus familiares y abrazar su cultura.

"El miedo está ahí porque puede pasar algo, especialmente con el presidente Trump, quien ha dicho que va a quitar DACA", menciona.

Rivas, de 27 años, no tiene un plan definido en caso de que no pueda regresar a EEUU, pero confía en que México también le brindaría una oportunidad.

"Creo que si me tengo que quedar allá, con los estudios que tengo (una licenciatura en Justicia Penal) también en México puedo salir adelante, solo tendría que adaptarme", comenta quien actualmente vive en el campus de su universidad.

Él tenía seis años cuando emigró del Estado de México al norte de California. Lo trajo su abuela y tres años después vinieron sus padres, quienes actualmente viven en Modesto. Su única salida al extranjero ocurrió en 2015, cuando brindó servicio comunitario en Trinidad y Tobago usando el advance parol.

"Para mí este viaje es una oportunidad de tocar tierras mexicanas, para conectarnos con nuestras raíces y ver a los familiares que no he visto en 21 años", señala.

Este joven dice que si tuviera la oportunidad de conversar con el presidente le pediría que dejara que los dreamers contribuyan a este país. "Estamos pidiendo poder competir por trabajos y becas, porque no todos somos vendedores de droga, ni violadores", asegura.

Miriam: "Quiero conocer el lugar de donde soy"

Desde hace 17 años, Miriam Juan Estrella no regresa a Michoacán, donde nació. Ella tenía cuatro años cuando su familia decidió emigrar al sur de California. Su padre, un pintor y lavacoches, quería que sus hijos estudiaran una carrera universitaria en este país.

Esta estudiante de Español y Matemáticas, en la universidad Cal Poly Pomona, dice que se emocionó al saber del programa que conecta a los dreamers con su país de origen, a pesar de que no hay garantías de que continúe DACA durante la era Trump.

"Todos tenemos temor de que estemos en México con nuestras familias y de repente escuchemos que DACA se ha terminado", advierte. "Pero voy a tomar el riesgo de ir porque quiero conocer el lugar de donde soy".

Uno de los planes de Juan Estrella es replicar estos viajes académicos en su universidad, que es una de las últimas en California en abrir un centro de asistencia para dreamers. Ella también quiere aprovechar que en su récord quedaría registrado un reingreso legal a EEUU.

"Si no hago este viaje viviré toda mi vida preguntándome: '¿qué hubiera pasado?'", dice.

Vea también:

Loading
Cargando galería
Cargando Video...
Jessica Colotl, la mexicana que fue símbolo de inmigración y cuya protección bajo DACA expiró
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés