null: nullpx
Asesinatos

La extrema violencia en el apuñalamiento de dos hermanas en el metro indigna al Área de la Bahía

Gracias a la llamada de un usuario del sistema de transporte público las autoridades lograron el arresto del sospechoso del ataque en el que murió una joven de 18 años y otra de 26 quedó herida. Hasta el momento no hay evidencia de que sea un crimen de odio, pero es una posibilidad que los investigadores aún no descartan pues el atacante era blanco y sus víctimas afroamericanas.
24 Jul 2018 – 7:47 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– La búsqueda del sospechoso de haber acuchillado a una joven afroamericana de 18 años sin provocación alguna en la zona de la bahía de San Francisco terminó donde había comenzado: en una estación del tren.

John Cowell, de 27 años, un hombre con una larga lista de antecedentes penales que fue dejado en libertad condicional hace poco, fue arrestado sin incidentes a bordo de un tren con dirección a Antioch, a unas 12 millas (19 kilómetros) de la estación de Oakland donde habría apuñalado de muerte a Nia Wilson y herido a su hermana el domingo en la noche.

"Este es el primer paso para hacerle justicia a Nia y su familia", dijo a los medios Carlos Rojas, jefe de la Policía del Sistema de Tránsito Rápido del Área de la Bahía (BART).

Nia viajaba con dos de sus hermanas en el metro camino a casa el domingo cuando sucedió el mortal ataque. A eso de las 9:45 pm las jóvenes se bajaron en la estación MacArthur y estaban a punto de transferirse a otro tren, una de las hermanas se montó y las otras dos esperaron a que una mujer con un niño en una carriola saliera antes de ellas entrar.

En ese momento, un hombre se acercó por la espalda y apuñaló en el cuello a Nia y a su hermana Lahtifa Wilson, de 26 años. "Yo estaba en shock... no sabía ni que me había herido a mí porque estaba poniendo más atención a mi hermana. Ella gritó mi nombre: 'Tifa', 'Tifa', 'Tifa', y yo le dije 'Te tengo bebé, yo te tengo'", contó Wilson en una entrevista con el canal local ABC7.

"Él no nos conocía, nosotros no lo conocíamos", agregó la joven quien pasó la noche del ataque en el hospital.

Nia murió en la plataforma del tren y el sospechoso logró huir antes de que llegara la Policía, tras cambiarse de ropa rápidamente y tirar el cuchillo en una construcción cercana. Esas pistas que dejó ayudaron a su posterior identificación.

Gracias a una llamada telefónica de un pasajero al día siguiente, las autoridades lograron dar con su paradero para arrestarlo. Primero detuvieron y registraron un tren con dirección a Richmond en la estación MacArthur de Oakland, pero Cowell no estaba a bordo.

"Unos 10 minutos después de esa llamada, otro usuario nos avisó que el sujeto había tomado un tren con dirección a Antioch", explicó el jefe policial del BART.

El tren fue detenido en la estación Pleasant Hill, en Walnut Park, al noreste de Oakland. Cowell iba a bordo y fue arrestado por las autoridades.

Rojas indicó que en los cerca de 30 años de experiencia policial que tiene , "este fue probablemente uno de los ataques más violentos" que ha visto. Además, señaló que los investigadores entrevistarán a Cowell pronto, pero hasta el momento se desconocen los motivos del crimen.

A pesar de que la comunidad ha expresado que se pudo haber tratado de un crimen de odio por ser el atacante blanco y las víctimas afroamericanas, las autoridades han afirmado que hasta ahorano hay evidencia para sustentar esa afirmación. Sin embargo, no es una posibilidad que haya sido descartada aún.

Daryle Allums, el padrino de Nia y líder del grupo 'Dejen de matar a nuestros niños', se mostró preocupado de que este crimen pueda haber sido motivado por racismo, pero pidió a la comunidad afroamericana calmarse y no apresurarse a ninguna conclusión. "No sabemos si fue racismo. Consigamos información sobre lo que realmente pasó", expuso.

En un comunidado, la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, aseguró que no se conocía todavía la motivación de este crimen. "El apuñalamiento sin sentido y violento de dos jóvenes en una plataforma de tren del BART anoche ha sacudido nuestra comunidad", dijo Schaaf.

"Todos estamos de luto en este momento y trabajaremos juntos para conseguir justicia para Nia, su hermana y su familia", agregó.

Un primo de las víctimas, Ebony Monroe, describió a Nia como una persona "hermosa y dulce" que le gustaba el maquillaje y la moda. "Ella necesita justicia, era solo una niña inocente y no se merecía esto", indicó Monroe a los medios locales.

La familia Wilson ha creado una cuenta en la página GoFundMe para reunir dinero para el funeral, que hasta el martes en la tarde había recogido más de 30,000 dólares. "Nia estaba en el lugar equivocado a la hora equivocada. Ningún padre o madre debería tener que poner a descansar a su inocente hijo de 18 años por una persona desconsiderada y llena de odio. Queremos justicia", señalan en la petición.

En fotos: Protestas en Sacramento por Stephon Clark, el joven negro muerto a manos de la policía

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés