null: nullpx
Noticias

Va al doctor por dolor de oído y le extraen una araña venenosa

Susie Meneses Torres fue al doctor por molestias en un oído, pensó que era una reacción después de aplicarse la vacuna para la alergia, jamás se imaginó que tenía una araña reclusa parda en el interior.
24 Ago 2019 – 8:36 PM EDT

Susie Meneses Torres decidió ir al médico después de sentir molestias en el oído izquierdo, para su sorpresa y la de los profesionales, le encontraron una araña reclusa parda.

Meneses Torres de Kansas City, dijo a Univision 45 que el 20 de agosto le aplicaron la vacuna para la alergia, esa noche comenzó a sentir molestia en el oído, pensó que era una reacción o que el área estaba drenando, al día siguiente decidió ir al doctor.

Meneses Torres señaló que la enfermera revisó el oído y le dijo que tenía un insecto, solicitó la ayuda de otros médicos y después de aproximadamente una hora, finalmente sacaron una araña reclusa parda.

“Gracias Dios porque me estaba cuidando, gracias, Jesús, el doctor dijo que tengo mucha suerte”, indicó la mujer.

Agregó que les tiene mucho miedo a las arañas y aunque sabe que Kansas City y Texas son los lugares donde mayormente se encuentra este tipo de arácnidos, ella nunca había visto una y no sabía como identificarlas.

Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que la araña reclusa parda mide entre 1 y 1.5 pulgadas, tienen una marca en forma de violín de color café oscuro en la parte superior del cuerpo y patas café claro. La parte inferior puede ser de color café oscuro, canela, amarillo o verdoso. Además, tienen 3 pares de ojos en lugar de los 4 pares que suelen tener otras arañas. La picadura de una araña reclusa parda es venenosa. La clase de insectos a la que pertenece cuenta con el mayor número de especies venenosas conocidas.

“Jamás me imaginé que esto podía pasar, el doctor me dijo que han sacado hormigas, cucarachas y piedras de oídos, pero jamás una araña y menos venenosa”, continúo.

El Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) señala en su página de internet que el veneno de una araña reclusa parda puede provocar necrosis, una herida grave que destruye el tejido de la piel. Este tipo de lesión cutánea requerirá atención médica.

Los doctores y enfermeras le aseguraron que la araña no la picó y el oído quedó limpio, sin embargo, la experiencia le deja un gran temor.

“Esa noche no pude dormir, me puse pedazos de algodón en los oídos, creo que ahora tengo una especie de fobia, no dejo mi bolsa en el suelo, limpió todo y traigo el cabello recogido”, aseveró.

Meneses Torres dijo que quedan muchas preguntas por responder, todavía no entiende ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué?, pero no deja de darle gracias a Dios porque no la picó.

Te puede interesar:


En fotos: Este es el rancho de animales exóticos que construyó el antiguo líder de La Luz del Mundo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:NoticiasAnimalesSalud

Más contenido de tu interés