null: nullpx
Univision 45 Houston

Despiden a la empleada de un asilo en Texas que le pidió a una residente hispana no hablar español

“Es grosero sentarse en la sala de la recepción y hablar español”, dice en parte una carta que recibió Katherine Hernández, residente de un centro para personas de la tercera edad del Salvation Army en Houston. La misiva fue enviada por la directora del lugar, quien hoy perdió su trabajo por esta razón.
21 Feb 2019 – 7:26 PM EST

HOUSTON, Texas. – Katherine Hernández, una mujer de origen mexicano que reside en un centro para personas de la tercera edad del Salvation Army, recibió una carta el 15 de febrero de la directora de lugar en la que le pide que no hable español en las áreas comunes.

“Es grosero sentarse en la sala de la recepción y hablar español cuando hay otras personas allí que no lo entienden”, se lee en una parte de la misiva.


La hispana denunció el hecho y este miércoles por la tarde la organización Salvation Army informó, a través de un comunicado, que luego de investigar el incidente la empleada fue despedida porque allí no se toleran los comentarios o acciones discriminatorias.

“Al enterarnos del lenguaje inapropiado que usó una de nuestras empleadas en una comunicación que envió a una residente de William Booth Garden, investigamos el hecho con prontitud y la persona en cuestión ya no trabaja para el Salvation Army”, se lee en el mensaje de la organización.

“Estamos contactando a la persona que presentó la denuncia y nos aseguráremos de que ella y todos los demás residentes se sientan cómodos de compartir las situaciones que les preocupan”, agregan.

Hernández dijo en una entrevista con Univision 45 que este es un caso claro de discriminación porque la directora sabe que ella es bilingüe y lo ha sabido durante los cuatro años que la ha visto en el lugar, pero solo hasta ahora le dijo algo.

“Me ofende mucho que me diga que no puedo hablar español porque este es mi primer idioma… yo soy mexicana-americana y al decirme que no puedo hablar español me está quitando parte de mi”, dijo Hernández.

Tras conversar con residentes del lugar, la hispana se dio cuenta de que otros no recibieron la carta y eso la hizo pensar que la empleada solo se estaba enfocando en ella.

Cuando reclamó al respecto, la directora le envió una segunda carta en la que la citaba a una reunión para supuestamente abordar el asunto.

La junta fue cancelada a último momento este miércoles. “La canceló cuando ya supo que estaban investigando”, dijo Hernández

Texto de la carta, traducido del inglés

Querida Katherine,

Recibí tu carta con relación a hablar español en la sala de la recepción o en otras actividades. Estados Unidos es un país donde se habla inglés y los que vienen aquí o nacen aquí deberían aprender a hablar el idioma. Es grosero sentarse en la sala de la recepción y hablar español cuando hay otros residentes allí que no hablan español. La exclusión de aquellos que no hablan español es inaceptable. Como ha ocurrido, varios residentes han preguntado qué se está diciendo y se sienten ofendidos y excluidos de la conversación. Es perfectamente aceptable que un residente que no habla español pregunte qué se está diciendo y que se le traduzca la conversación. La mayoría de los residentes hablan inglés, sin embargo, las conversaciones en el vestíbulo y en el cuarto de actividades es sobre todo en español. Esto es muy injusto con el 25% de las personas que no hablan español y tiene que cambiar.

Te puede interesar:

En fotos: Incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump

Loading
Cargando galería
Publicidad