null: nullpx
Coronavirus

Herramientas digitales acusan si residentes cumplen o no las normas de distanciamiento social

California obtiene nota B, pero el condado de Tulare, es uno de los pocos que se encuentran bajo el promedio estatal con nota C. Esto revela que sus habitantes no han sido lo suficientemente rigurosos al seguir las normas de distanciamiento social para frenar la propagación del coronavirus.
9 Abr 2020 – 10:21 PM EDT
Reacciona
Comparte
Un grupo de personas practica el distanciamiento social mientras esperan en fila para entrar a una tienda Trader Joe's de San Francsico. Crédito: AP Photo/Jeff Chiu

Unacast e s una aplicación que recopila datos de otras apps asociadas, con el objetivo de identificar los movimientos de sus usuarios. Esta data interactiva permite conocer qué tan obedientes son los residentes del país.


Según la Organización Mundial de la Salud y los CDC, el distanciamiento social es la forma más efectiva para frenar la propagación de COVID-19. Razón por la cual, autoridades de salud locales insisten en la importancia de no salir, si no es estrictamente necesario.

La herramienta digital revela que el condado de Tulare obtiene nota C, es decir que sólo ha habido una reducción de la movilidad entre un 40 y 55%. La mayoría del estado califica para una B, lo que significa que en esas zonas, la movilidad ha disminuido entre un 55 y 70%.

El condado que no ha seguido las normas de distanciamiento social en California es el de Siskiyou, al norte del estado, cuya calificación fue una D.

Por su parte, el gigante de la tecnología Google preparó un informe donde muestra la respuesta de la población frente a las directrices de distanciamiento social.

Este reporte revela, por ejemplo, que las visitas a tiendas del retail o instalaciones recreativas disminuyeron en un 50% en California entre el 16 de febrero y el pasado 29 de marzo.

Por su parte, la movilización en parques cayó en un 38%, mientras que las idas a los supermercados o farmacias, bajó un 24%. Estas últimas son tiendas consideradas esenciales, por lo que se entiende una menor reducción.

Las cifras demuestran los efectos que tuvieron las ordenes ejecutivas de quedarse en casa, tanto estatales como locales. La ida a los lugares de trabajos se redujo en un 39%, mientras que la permanencia en casa subió en un 15%.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés