null: nullpx
Inmigración

Venezolana premió a su hijo con un viaje a Utah y ICE lo encerró en Chicago

Diego Montaño, de 17 años, lleva más de un mes detenido en Chicago porque se le negó la entrada a EEUU ante sospechas de que sus padres lo hubiesen enviado a trabajar limpiando una casa.
22 Sep 2016 – 12:51 PM EDT

CHICAGO, Illinois. - El que iba a ser un viaje cultural en reconocimiento a sus buenas calificaciones se ha convertido en un calvario para el joven venezolano Diego Montaño, detenido hace 43 días en un centro al que lo envió el Servicio de Inmigración y control de Aduanas (ICE) en Chicago.

“Él iría a Utah a una conferencia general de la iglesia, conocería la nieve… esa era nuestra idea, pero se encontró con esto”, contó vía telefónica Claudia Rodríguez, madre del joven de 17 años.

El viaje, aseguró la mujer, fue un premio por haberse graduado con honores de la preparatoria. El pasado 10 agosto, Montaño emprendió vuelo a Utah, donde sería recibido por la familia de Fred Owens, un amigo de esta familia venezolana desde hace 20 años, cuando fue misionero mormón en sus tierras.

Antes de llegar a Utah, Diego Montaño haría una escala en el aeropuerto de San Francisco, California. Y fue desde allí que Fred Owens recibió una llamada del ICE, informándole que el menor estaba detenido.

Sobre los motivos que tuvo el ICE, el licenciado Christopher Keen, quien representa a Montaño, explicó que la detención se debería a presuntas sospechas de supuesto abuso laboral infantil. Como el menor de edad sólo tenía 400 dólares, las autoridades tomaron medidas, en caso de que los padres lo estuviesen enviando a trabajar a Estados Unidos.

“Creían que este muchacho iba a limpiar la casa para ganar dinero", aclaró Keen.

Después de interrogarlo por casi cinco horas en San Francisco, Diego Montaño fue entregado a la Oficina de Refugio y Reasentamiento de la Secretaria Federal de Servicios Humanos y de Salud (HHS) y dos días después fue trasladado en avión, escoltado por dos policías, a una casa hogar en Chicago, donde ya lleva más de un mes.

Desde Venezuela, Claudia Rodríguez asegura que el menor ha sufrido demasiado y suplica que lo dejen libre.

“Estoy desesperada, necesito que saquen a mi hijo. Mi hijo no es ningún delincuente sólo quería estar de vacaciones", dijo la mujer a quien se le notificó que no puede venir por él, pues de pisar suelo estadounidense sería detenida.

RELACIONADOS:InmigraciónMenores de EdadLocal

Más contenido de tu interés