null: nullpx
Crímenes

Su segunda esposa murió en un supuesto accidente de auto y 45 años después lo declararon culpable de asesinato

Esta es la historia de Donnie Rudd y de la sentencia que le pone fin a una larga pesadilla para cinco ex esposas, hijastras, víctimas de fraude y familiares de la joven fallecida hace cuatro décadas.
7 Jul 2018 – 5:42 PM EDT

Donnie Rudd, abogado de 76 años, fue declarado culpable del asesinato en primer grado de su segunda esposa Noreen Kumeta de 19 años, en un juicio realizado hace una semana en Chicago. La joven falleció en 1973, en el que siempre se creyó que fue un accidente automovilístico. Al jurado solo le bastaron tres horas de deliberaciones para confirmar que sí hubo premeditación en el incidente fatal.

En 1973, las autoridades no cuestionaron sus declaraciones porque valoraron sus credenciales de ciudadano honrado, explicó el diario Chicago Tribune. Para ese momento, tenía 31 años y se desempeñaba como abogado y profesor, además de ser miembro de la junta del Distrito Escolar 54. El caso quedó archivado como un accidente.

Las primeras dudas aparecieron 18 años después, en 1991, durante la investigación del crimen de una clienta de su bufete, del que fue declarado sospechoso. La víctima, Lauretta Tabak-Bodtke, fue encontrada sin vida en su casa en Arlington Heights, poco tiempo después de haber amenazado con denunciarle por mala praxis. Donnie Rudd presumía de haber ganado un disputa comercial de ella por un monto de seis cifras, pero nunca le entregó el dinero.

En la escena del crimen no se encontraron señales de robo. Solo los informes de dos vecinos que aseguran haber visto ese día un automóvil con unas placas que decían “Mr. CONDO”, según Washington Post.

Aunque nunca se presentaron cargos formales contra Donnie Rudd por el asesinato de Lauretta Tabak-Bodtke, durante la investigación de este crimen a los detectives les llamó la atención el accidente sucedido en 1973. Sin embargo, el cuerpo de Noreen Kumeta solo pudo ser exhumado en 2013 (40 años después del accidente y 22 después del crimen que hizo reabrir el caso cerrado).

Una vez que el patólogo concluyó que las lesiones de Noreen Kumeta no eran propias del impacto contra una roca y más bien parecían el resultado de varios golpes con un objeto contundente en la cabeza, se pudo reclasificar como un homicidio,

La sentencia que se tardó 4 décadas en llegar


En diciembre de 2016, la fiscalía logró acusarlo formalmente del el asesinato de Noreen Kumeta. Durante el juicio, en junio de 2018, la abogada asistente del Estado aseguró que Donnie Rudd “engañó a mucha gente” al hacer ver el crimen como un accidente. “El acusado no se casó con Noreen porque la amaba", agregó. "Se casó con ella porque quería matarla”, le dijo al Washington Post.

Esa no es la opinión de los abogados de Donnie Rudd, quienes están convencidos de que “armaron un caso circunstancial basado en insinuaciones que lo muestran como una mala persona”, señaló el Chicago Tribune. El acusado se mantuvo impasible después del veredicto. Actualmente recibe tratamiento para el avanzado cáncer de colon que padece.

Un fatal 'accidente'


En 1973, Donnie Rudd fue encontrado acomodando la cabeza inmóvil de su esposa en el asiento delantero del automóvil cuando llegó la policía. Era casi medianoche en la oscura carretera que conducía a la casa de sus suegros a 40 millas del noroeste de Chicago. No era la mejor vía pero sí la más solitaria. Y fue el primer accidente reportado por el recién graduado policía Christopher Bish.


El oficial de 21 años empujó a la joven al suelo para resucitarla. Cuarenta y cinco años más tarde le contó al jurado que la cabeza de “rizos rubios” de Noreen Kumeta se sintió "blanda" al tacto. Estaba sin vida, presuntamente por haber salido disparada del automóvil fuertemente maniobrado por Donnie Rudd para evitar una colisión con otro vehículo que circulaba a muy alta velocidad.

Los fiscales alegan que el matrimonio de Rudd con Noreen no se concretó por afecto, sino por un plan para cobrar el dinero del seguro. La noche anterior a su boda estuvo en la casa de una novia anterior llamada Dianne Marks, señaló Washington Post. Volvió con ella el mismo día en que enterraron a Noreen y poco después se convirtió en su tercera esposa.

Abogado estrella y... ¿asesino?


De acuerdo con un perfil publicado en 2016 por Houston Chronicle, Donnie Rudd nació y creció en Texas. Conoció a su primera esposa Louann Hart, mientras estudiaba ingeniería química en la Universidad Texas A&M. La pareja se mudó a Chicago cuando se inscribió en la Facultad de Derecho de Kent. Más tarde trabajó como abogado de patentes para Quaker Oats y fue elegido miembro de la junta escolar local. Él y su primera esposa tuvieron cuatro hijos.

Se convirtió en una estrella y en el más experto en la ley de condominios. Tanto, que en 1983 ayudó a los legisladores de Illinois a reescribir las leyes estatales que supervisaban los complejos. En algún momento, su bufete tuvo más de 2,000 clientes, en su mayoría asociaciones de propietarios.

Fue tan exitoso en su carrera que hasta tuvo un programa de televisión llamado “Mr. CONDO”. También trabajó para una firma de biotecnología que contrató a la NASA. Se casó cinco veces y desde hace muchos años ha ido acumulando tantos reclamos legales de clientes y deudas que no tuvo otra opción que declararse en bancarrota.

El primer matrimonio terminó en un intercambio de parejas. Los Rudd se habían hecho amigos de otra pareja de la junta escolar, los Marks. En 1972, ambas uniones se terminaron. Donnie se mudó con Dianne Marks. El esposo de Marks se unió románticamente con Louann (también se casaron y todavía permanecen juntos).


"Siempre nos hemos preguntado cómo puedes salirte con la tuya con tantas cosas", le dijo Louann Hart, la primera esposa a Houston Chronicle. "Lo que le ha hecho a otras personas… está más allá de mi capacidad de comprensión".

Un año después, Donnie Rudd dejó a Dianne Marks para casarse con Noreen Kumeta, su nueva compañera de trabajo de 19 años. Lo demás es historia. Su papel de viudo afligido duró pocas semanas. El mismo día del funeral regresó a la casa de su novia abandonada. Se casó -por tercera vez- ocho meses después, de acuerdo con Daily Herald.

Las cuentas pendientes de Mr. Condo


Donnie Rudd todavía sigue siendo sospechoso por el asesinato de Lauretta Tabak-Bodtke, ocurrido en 1991 en Arlington Heights. Según Daily News, en la casa de esta diseñadora de interiores no se encontraron señales de asalto o de lucha. La única pista sigue siendo el automóvil con la matrícula de "Mr. CONDO".

La casa de Tabak-Bodtke no mostró señales de un asalto o una lucha, dijeron los fiscales. Dos vecinos informaron haber visto el automóvil de Rudd, cuyas matrículas de tocador leen "Sr. Condo", en la casa de Tabak-Bodtke el día de su asesinato.

"No crees que alguien que viva en tu casa sea capaz de eso", dijo una de las hijas de Dianne Marks. "No me puedo imaginar lo que piensa la familia de Noreen".


Viviendo con el diablo: La biografía


La vida con Donnie Rudd fue una pesadilla para sus familias. Por eso las hijas de Dianne Marks -Cindy y Lori Hart- decidieron escribir sus memorias para contar esa historia. La del padrastro encantador y excéntrico que, tras su fachada de éxito, escondía muchos secretos.

Cindy Hart, ha seguido de cerca el caso de su padrastro acudiendo a todas las audiencias desde su arresto en 2016. Se hizo amiga de los hijos de Lauretta Tabak-Bodtke, de las hermanas de Noreen Kumeta y apoyó a su madre durante más de dos décadas tumultuosas.


Esta biografía, titulada ' Viviendo con el diablo', ( Living with the devil, en inglés) lo describe como un sociópata y relata cómo la familia logra superar tantos traumas cuando decide buscar la verdad.

"Mi madre solía decir que hay una delgada línea entre el genio y la locura y Donnie tenía un pie en cada lado", dijo Lori, una de las hijas de Dianne Marks. " Es un alivio saber que estará en la cárcel. Nos quita esa carga a todos".

(En fotos) Cronología de una sentencia que vio luz cuatro décadas después

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CrímenesLocal

Más contenido de tu interés