Demandas

Texas encabeza nueva demanda contra el gobierno federal por una ley de salud que favorece a personas transgénero

La demanda intenta frenar las recientes directrices del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, que interpretan el 'sexo' de las personas como un estado mental y no biológico.
24 Ago 2016 – 4:22 PM EDT

AUSTIN, Texas - El estado de Texas y otros cuatro estados interpusieron una nueva demanda contra el gobierno federal para tratar de frenar las recientes directrices del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, que interpretan el 'sexo' de las personas como un estado mental y no biológico.

La demanda se presenta luego de que Texas y otros 13 estados lograran que un juez federal bloqueara otra ley federal que beneficiaba a estudiantes transgénero de escuelas públicas, la cual les permitía hacer uso del baño de acuerdo al sexo con el que se identifican.

De acuerdo con la demanda presentada en una Corte Federal del Norte de Texas, junto con los estados de Nebraska, Wisconsin, Kentucky y Kansas, las nuevas directrices fueron emitidas el mes pasado para interpretar el sexo de las personas dentro de la Ley de Cuidado a la Salud a Bajo Precio, conocida también como “Obamacare”.


El gobierno de Barack Obama “está tratando de redefinir la ley para que el término ´sexo´ se refiera al sentido interno de género que puede ser masculino, femenino, ninguno, o una combinación de hombre y mujer", señaló en un comunicado el procurador general de Texas, Ken Paxton.

“Pero el presidente no tiene el poder para reescribir la ley”, advirtió. “El impacto que esta nueva norma tiene para Texas y los trabajadores de la salud es importante".

“No sólo la regla requiere que los contribuyentes financien todos los tratamientos diseñados para hacer la transición a un sexo diferente, sino que también obliga a los trabajadores de la salud, incluidos los médicos, a proporcionar estos controvertidos servicios”, indicó.

Paxton señaló que las nuevas directrices a favor de personas transgénero también podrían aumentar el costo de atención a la salud para los contribuyentes de Texas, al prever el uso de fondos públicos para financiar todos los tratamientos diseñados para hacer la transición a otro sexo.

El procurador informó que esta es la demanda numero 13 que presenta contra el gobierno de Obama por “las continuas amenazas a los derechos constitucionales de los texanos. El gobierno federal no tiene derecho a obligar a los texanos a pagar por procedimientos médicos diseñados para cambiar el sexo de una persona", dijo Ken Paxton.


Expreso que las nuevas normas obligarían a los trabajadores de la salud, incluidos los médicos, a proporcionar servicios controvertidos, aun cuando estos servicios no están en el mejor interés del paciente.

También, dijo, las nuevas directrices podrían obligar a los médicos y otros profesionales a llevar a cabo procedimientos médicos que violan sus propias creencias religiosas.

"Estoy decepcionado por la falta de consideración para los profesionales médicos que creen que la participación en este tipo de procedimientos o tratamientos viola su juramento de Hipócrates, su conciencia o sus creencias religiosas personales, que están protegidos por la Constitución y la ley federal”, dijo Paxton.

Publicidad