null: nullpx
Inmigración

Usan edificio de oficinas en Arizona como centro de detención de niños inmigrantes

Una investigación periodística dejó al descubierto unas instalaciones en un área residencial de Phoenix que opera como un lugar improvisado para mantener a los niños separados de sus padres en la frontera.
11 Jul 2018 – 10:42 AM EDT

PHOENIX, Arizona. - Un edificio de oficinas situado en una zona residencial de Phoenix que opera sin los permisos pertinentes es utilizado como un centro de detención improvisado para niños migrantes, reveló una investigación del Centro de Periodismo Investigativo.

Representante estatales en Arizona calificaron las instalaciones como una ‘prisión privada para niños’ y exigieron el cierre del lugar.

“La ciudad de Phoenix contactó a ICE y confirmaron que el contratista estaba trayendo los niños a este edificio”, dijo Kate Gallego, concejal de Phoenix.

Las instalaciones no tienen cocina, hay pocos baños y son operadas por una empresa contratista de seguridad. Los representantes de Arizona exigen al gobierno federal transparencia con este tipo de contrataciones.

Cámaras de seguridad y una caja con juguetes se observan desde las afueras del edificio del que hasta hace unos días nadie sospechaba que estuviera funcionando como una prisión para niños migrantes.

Un video que hizo llegar una residente del área al Centro de Periodismo Investigativo despertó las alarmas. En las imágenes se observa a menores vestidos con ropa deportiva que entran al edificio de oficinas de 3,200 pies cuadrados.

El edificio no cuenta con los permisos que requiere la ciudad para el cuidado de menores y el contratista encargado del edificio ha afirmado públicamente que no opera "refugios ni ningún otro tipo de vivienda" para niños. La empresa se llama MVM y su página web señala que "brinda amplia experiencia en el dominio en las áreas de antinarcóticos, investigaciones criminales y civiles, seguridad pública y seguridad nacional".

En la edificación se instalaron nuevas cámaras, cerraduras adicionales en las puertas y una máquina trituradoras de papel directamente afuera de la puerta lateral del edificio.

“Este edificio tiene un permiso clase B que no permite estadías por la noche y no es el lugar apropiado, no es seguro”, comentó Steve Farley, candidato a la gobernación de Arizona, en una conferencia de prensa.

La edificación está ubicada en un área residencial entre la calle 20 y Osborn Road, en Phoenix, y los cuestionamientos y sospechas de los vecinos se generaron por la entrada y salida de niños en camionetas.

“Sí, estaban ahí todo el tiempo y a veces se iban a horas extrañas llenando las camionetas rápido y ya no veías nada por muchas horas”, contó Jake Mather, un vecino del área.

Los representantes exigieron al gobernador de Arizona, Doug Ducey, que intervenga y realice una investigación del lugar por parte del Departamento de Seguridad del Menor (DCS), cuyo deber es proteger a los niños independientemente de su estatus migratorio.

Así mismo, los políticos que presentaron la queja culpan al gobierno federal de cometer una violación criminal al permitir que en este lugar hospedaran menores sin que tuviera los permisos de la ciudad.

Vea también:


¿Quién responde por los menores migrantes?

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés