null: nullpx

¡Que no te engañen, aprende a leer el lenguaje del cuerpo!

¿Te mienten? ¿Estás teniendo éxito en una entrevista? Más que las palabras, el lenguaje del cuerpo te lo dirá
7 Abr 2021 – 10:30 AM EDT
Reacciona
Comparte
1/26
Comparte
Las palabras pueden ser engañosas, pero el lenguaje del cuerpo casi siempre nos dice mucho más del carácter de una persona, la forma en que estamos siendo atendidos en una entrevista, el diálogo que sostenemos con desconocidos, amigos y hasta pareja. Crédito: Shutterstock
2/26
Comparte
Cuando estés en esa entrevista de trabajo, en esa reunión importante con otras personas, o en una plática seria con alguien que te interese observa bien su lenguaje corporal. Crédito: Shutterstock
3/26
Comparte
La mayoría de las veces los gestos y posiciones del cuerpo dicen mucho más que las palabras. Quien sabe interpretarlos no será fácilmente engañado, ni por manipuladores habilidosos, ni políticos mentirosos. Crédito: Shutterstock
4/26
Comparte
El saludo
Según las costumbres de los países o las sociedades en que vivimos hay diferentes clases de saludos. En algunos lados se inclina la cabeza o el cuerpo, o se juntan las manos, pero en esta parte del mundo es más común darnos las manos. Si es la costumbre al presentarnos a otra persona deberás notar cómo es su forma de hacerlo.
Crédito: Shutterstock
5/26
Comparte
Una mano floja, que simplemente se deja tocar y no hace ningún tipo de ligero apretón indica bastante reserva y falta de espontaneidad, a menos que la otra persona sea alguien con problemas de artritis o una situación similar. Una mano que aprieta mucho es desconsiderada, alguien que trata de imponerse y suele ser molesta. Crédito: Shutterstock
6/26
Comparte
El tiempo también indica: el apretón de manos breve, pero firme sin llegar a ser intenso, mirando los ojos de la otra persona y con una sonrisa es muy buena señal de sinceridad y espontaneidad. Lo mismo puede decirse del abrazo y los besos en las mejillas en las sociedades en que es costumbre. Crédito: Shutterstock
7/26
Comparte
La sonrisa
Las personas sinceras, empáticas, que realmente expresan sus sentimientos de forma genuina sonríen con toda la cara, los ojos se arrugan y los labios se abren. Esas personas que su sonrisa parece una mueca porque no abren la boca y hacen un gesto medio seco con sus labios generalmente están fingiendo, sonríen para “quedar bien”.
Crédito: Shutterstock
8/26
Comparte
Se observa en esos políticos o figuras públicas a quienes no les queda más remedio que sonreír, y al hacerlo lo hacen de muy mala gana. Las personas observadoras se dan cuenta y se percatan de que es alguien cuya supuesta expresión de alegría no es sincera. Crédito: Shutterstock
9/26
Comparte
Los hombros
Encoger los hombros es el lenguaje universal de “a mí no me importa”- El movimiento hacia arriba y abajo o hacia adelante y atrás de los hombros a veces inclusive acompañado de un gesto en la cara, con los labios o las cejas indica total indiferencia. El mensaje es claro “lo que me estás diciendo no me interesa, me entra por un oído y me sale por el otro”
Crédito: Shutterstock
10/26
Comparte
Si apuntan con un dedo con la mano cerrada es un intento de demostrar dominio
Indica que esa persona quiere dominar la situación, se siente en control y está como “dando órdenes”. Suele verse con el dedo índice y el puño cerrado, como acusando. Alguien así piensa que tú eres la persona culpable, y que él o ella pueden juzgarte o criticarte. Indica también deseos de dominar por parte de la otra persona, o una orden que quiere cumplas.
Crédito: Shutterstock
11/26
Comparte
Las palmas abiertas indican honestidad
Tener abiertas las manos, sin cerrar los puños, y mostrarlas cuando hablan contigo indican honestidad. Las personas que están siendo sinceras no se encogen” sino más bien se abren, al mover las manos muestran las palmas, no están con las piernas y brazos cruzados sino más bien en una actitud relajada que generalmente indica veracidad.
Crédito: Shutterstock
12/26
Comparte
Las cejas levantadas y la incomodidad
Esa persona que empieza a levantar las cejas mientras le hablas, se mueve demasiado en su asiento y hasta hace cierto gesto con la boca está indicando que esa conversación le incomoda, no le gusta hablar de ese tema.
Crédito: Shutterstock
13/26
Comparte
Si quién está participando de la plática se percata inmediatamente cambiará el sujeto de la misma y notará como su interlocutor se relaja y distiendo, pero ya sabrás qué le incomoda, y hasta descubrirás por qué. Crédito: Shutterstock
14/26
Comparte
Piernas cruzadas
Cuando la persona con la que hablas cruza las piernas está indicando una especie de protección hacia su persona, si además de eso cruza los brazos en el pecho es una actitud muy incómoda, la persona con quien estás interactuando se siente amenazada por ti, teme que le vayas a formular preguntas indiscretas, está pensando cómo responder y cómo reaccionar, está a la defensiva. Shutterstock
15/26
Comparte
Si la postura se mantiene mucho tiempo o es habitual es típico de alguien inseguro, que trata de esconder su nerviosismo abrazándose a si mismo. Es típico de personas tímidas. Crédito: Shutterstock
16/26
Comparte
El tono de voz
Observa el tono de voz, generalmente cuando la otra persona está muy interesada en lo que dices su tono de voz cambia, a veces sube un poco, sin gritar, y te mira con atención. Cuando el tema no le interesa mantiene más o menos la voz en el mismo tono y es probable que ni siquiera se esté enterando de lo que le dices. En esos momentos hay que repetirle “¿me escuchaste? ¿Me explico?”, pues de lo contrario podría pasar por alto algo importante.
Crédito: Shutterstock
17/26
Comparte
Si imitan tu lenguaje corporal
Cuando la persona que habla contigo empieza a imitar tu lenguaje corporal después de unos momentos de iniciada la conversación, por ejemplo, si te mueves de cierta forma y la otra persona lo hace, o si tienes las piernas en cierta posición, o las manos y tu interlocutor lo repite con una sonrisa o un gesto en la cabeza casi siempre indica que la plática va bien, que le caes bien y hay empatía y le interesa lo que le estás diciendo.
Crédito: Shutterstock
18/26
Comparte
La mirada
Es un arma de doble filo que hay que saber interpretar. Generalmente las personas sinceras miran de frente al hablar, no esquivan el contacto visual, pero ¡ojo! Los mentirosos también saben hacerlo, pero en ese caso su mirada es más intensa, molesta, dura demasiado como tratando de hacer creer que son sinceros.
Crédito: Shutterstock
19/26
Comparte
La mirada clara, no agresiva, de frente, es sinónimo de integridad y honestidad. La que se mantiene mucho rato puede ser lo contrario. Además ese tipo de mirada constante como escudriñadora tiende a irritar y poner nervioso a los demás, es la técnica de los interrogadores en los departamentos de policía. Debes saber diferenciar una de otra. Crédito: Shutterstock
20/26
Comparte
Al mismo tiempo la mirada altanera, echando hacia atrás la cabeza lo que se dice “mirar por encima del hombro” con una expresión dura en el rostro indica personas muy arrogantes, generalmente narcisistas y egoístas que solamente les preocupa ellos y nada más. Indica “yo valgo más que tú, no me interesas”. Crédito: Shutterstock
21/26
Comparte
La pierna que tiembla
¿No has notado esas personas que constantemente están moviendo una pierna? Sentados, en un tren, en un salón de espera, en una reunión social no paran de mover la pierna. A menos que padezcan de algún trastorno nervioso o muscular ese tipo de gesto constante indica mucho nerviosismo, incapacidad para concentrarse y posiblemente ni siquiera te esté escuchando bien ni interpretando lo que le dices. Si quieres que te atienda y entienda deberás insistir.
Crédito: Shutterstock
22/26
Comparte
Los brazos cruzados
Estar de pie frente a otra persona con los brazos cruzados denota agresividad reprimida, autosuficiencia, o puede indicar una actitud de curiosidad a ver qué interesante tienes que decirle. Si los mantiene todo el tiempo en una conversación es mala señal.
Crédito: Shutterstock
23/26
Comparte
Puede hacerlo unos minutos tal vez al indicar algo que desea enfatizar, pero no mantener esa postura en el diálogo. Indica poca consideración hacia los demás están diciendo “no importa lo que me digas, yo tengo la razón”. Crédito: Shutterstock
24/26
Comparte
Reírse contigo
Si en una entrevista o diálogo notas que la otra persona se ríe o sonríe cuando tú lo haces, o si dices algo simpático y ocurrente, sin necesidad de hacer chistes ni actuar como comediante o bufón, sino con tacto y elegancia y notas que ese comentario le cayó bien a la otra persona porque ha sonreído contigo entonces indica que se está formando buena empatía y puedes relajarte más.
Crédito: Shutterstock
25/26
Comparte
La mandíbula cerrada, el cuello tenso o el ceño fruncido
Son señales de estrés y quien lo hace o bien está muy tenso, o está molesto deseando que termine la conversación, o está hablando contigo y pensando en otra cosa. ¡No te está atendiendo!
Crédito: Shutterstock
26/26
Comparte
Finalmente, recuerda, que es mejor cuando trates de saber si te están entendiendo o no, y quieras comprobarlo, en lugar de decir “¿Me entendiste?”, decir “¿Me explico?”, pues así le das la oportunidad elegante a la otra persona de decir “No te entendí bien” y no a la inversa, lo cual es mucho más considerado. Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés