null: nullpx
Asesinatos

Juez concede fianza a los arrestados en el campamento de Nuevo México donde tenían a 11 niños desnutridos

La jueza Sarah Backus argumentó que debido a que no tienen antecedentes penales, los cinco adultos podrán ser liberados si pagan una fianza de 20,000 dólares cada uno.
14 Ago 2018 – 10:17 PM EDT

Una jueza de Nuevo México se negó a detener a cinco adultos acusados de abuso infantil luego de una redada donde encontraron a 11 menores desnutridos en un campamento.

La jueza Sarah Backus aseguró que los acusados podrán ser liberados si pagan una fianza de 20,000 dólares cada uno y se adhieren a condiciones que incluyen el arresto domiciliario y el monitoreo GPS.

Argumentando su falta de antecedentes penales, Backus dijo que el estado no demostró que los acusados serían un peligro para la comunidad o para los niños desnutridos que se encontraban en el complejo y que ahora están bajo custodia estatal.


"El estado alega que había un gran plan en marcha, pero no ha demostrado a mi satisfacción una evidencia clara y convincente de lo que en realidad era ese plan", dijo Backus.

En ese complejo, un niño de 3 años fue encontrado enterrado, tras morir en un ritual para "expulsar espíritus demoníacos", pero su familia extendida creyó que "volvería como Jesús" para identificar objetivos "corruptos", según aseguraron los fiscales este lunes.


Las autoridades desenterraron los restos del niño en un deplorable complejo al norte de Taos, tres días después de una redada realizada el 3 de agosto en la que los investigadores encontraron a otros 11 niños vivos pero desnutridos y arrestaron a cinco adultos acusados de abusar de ellos.

Algunos de estos niños, de entre 1 y 15 años de edad, recibieron entrenamiento con armas para defender el complejo contra una posible incursión del FBI, según dijeron a la corte los propios menores.

El agente especial del FBI Travis Taylor dijo que un joven de 15 años relató a los investigadores que uno de los sospechosos le dijo que el niño de 3 años, identificado como Abdul-Ghani Wahhaj, regresaría y designaría instituciones.


"Esperaban que Abdul-Ghani resucitara para dejarles saber de qué instituciones gubernamentales se debe deshacer", dijo el fiscal del condado de Taos, John Lovelace, al argumentar que se debía denegar la fianza a los cinco acusados.

Los adultos, incluidas tres mujeres que según la policía eran las madres de los 11 niños, fueron acusados de 11 cargos de abuso infantil.

Los fiscales dijeron en documentos judiciales presentados la semana pasada que Lucas Morton y su esposa, Subhannah Wahhaj, junto con su hermano, Siraj Ibn Wahhaj y su esposa, Jany Leveille, y otra hermana, Hujrah Wahhaj, estaban entrenando a los niños para usar armas de fuego "en adelanto de una conspiración para cometer disparos en la escuela ".

En fotos: La mirada de los asesinos más crueles del último siglo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosEstados Unidos
Publicidad