null: nullpx
Logo image
Vix

Obras de arte hechas con virus y bacterias (aunque no lo creas son pinturas hermosas)

Publicado 31 Oct 2019 – 11:53 AM EDT | Actualizado 31 Oct 2019 – 11:53 AM EDT
Reacciona
Comparte

El arte no sólo se encuentra en los museos, puede estar presente en diversos objetos, formas y expresiones.

Para comprobarlo, la Sociedad Americana de Microbiología convoca año con año a un concurso de arte que se distingue por una peculiaridad: las obras no se exhiben en un óleo, sino en placas de petri.

Se trata del concurso Agar Art, donde la ciencia y el arte se juntan para crear piezas inigualables que no cualquiera puede lograr. Para participar no se necesita de un pincel, sino de microorganismos que creen armonía para así lograr una obra de arte única.

Los concursantes de Agar Art deben hacer sus creaciones con microbios, hongos, bacterias, virus o cualquier otro microorganismo que les sea útil. Éstos se colocan sobre una placa de petri, componiendo así la figura que el autor prefiera. Las obras se pueden observar a simple vista, sin necesidad de un microscopio.

Los participantes deben ser creativos a la hora de componer sus pinturas, y el único requisito es que las hagan usando como herramienta los microorganismos. Los resultados son realmente sorprendentes.

Agar Art comenzó en el 2015 y ha reunido a personas de todos los países desde la primera edición. Para formar parte del concurso no se necesita ser científico, ya que puede participar cualquiera que esté interesado en las ciencias microbiológicas.

Para lograr que los microorganismos se mantengan inmóviles —sin llegar a perjudicarlos—, se coloca en la placa de petri una sustancia llamada agar, la cual tiene una textura similar a la gelatina, y que sirve como alimento para estos seres (de ahí es de donde el concurso toma su nombre).

En la edición celebrada en el 2018 se presentaron 156 trabajos de 109 artistas, provenientes de más de 20 países. La obra ganadora fue 'La batalla entre el invierno y la primavera', creada por la estudiante Ana Tsitsishvili, originaria de Georgia.

Para elegir a los ganadores, el jurado evalúa diseño, creatividad y precisión científica. Pero también existe otra categoría donde el público puede votar por la pintura que más le guste.

Sin duda, las obras exhibidas en Agar Art podrían competir sin problema con una pintura al óleo. Entre ellas pueden encontrarse piezas que emulan a la naturaleza o al cuerpo humano. También se observan personas, así como constelaciones de estrellas.

Los ganadores del 2019 aún no han sido seleccionados, pero puedes conocer las piezas participantes a través del Facebook oficial de la Asociación Americana de Microbiología del 4 al 13 de noviembre.

Te recomendamos:

Reacciona
Comparte